Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Ucrania, Venezuela y los Zares

| 11
Project for the New American Century o PNAC

El “Proyecto para un nuevo siglo americano”, o en inglés, Project for the New American Century (PNAC).

En junio de 1997 el mundo asistió sorprendido a la presentación del “Proyecto para un nuevo siglo americano”, una especie de programa-manifiesto del movimiento neoconservador norteamericano que exponía las líneas estratégicas y los movimientos tácticos a poner en práctica para concluir el proceso de pacificación imperial y contrarrevolución mundial iniciados con la caída del Muro de Berlín y la disolución de la URSS.

Estos objetivos imperiales, como es habitual y hasta aburrido, se escondían tras una palabrería destinada a atizar el miedo de los ciudadanos norteamericanos ante la pérdida del liderazgo y el ascenso de fuerzas supuestamente hostiles. Así lo expresaban:

“Nosotros, los Estados Unidos, no podemos eludir las responsabilidades del liderazgo global o los costos asociados con su ejercicio, sin ponernos en peligro… Si fallamos, estaremos invitando a otros a que desafíen nuestros intereses fundamentales… Necesitamos incrementar los gastos de defensa si queremos llevar adelante nuestras responsabilidades globales: necesitamos fortalecer los nexos con nuestros aliados democráticos y desafiar a los regímenes que sean hostiles a nuestros intereses y valores; necesitamos promover en el exterior la causa de la libertad política y económica…”

No se trataba de un programa trasnochado de vocingleros impenitentes, sino una peligrosa declaración de principios políticos de la élite neoconservadora, para entonces extremadamente influyente, ocupada en organizar el asalto a las instituciones del gobierno que tendría lugar con la llegada al poder de George W. Bush. Entre los firmantes se encontraban Elliot Abrams, William J. Bennet, Jeb Bush, Francis Fukuyama, Norman Podhoretz, Dan Quayle, Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz.

Lo sucedido, tras el 11 de septiembre del 2001, sospechosamente, vino a confirmar las alertas de este grupo de facinerosos y logró que la nación y el mundo extendieran un cheque en blanco a los más recalcitrantes halcones de Washington en su intención de doblegar toda forma alternativa o de resistencia al mundo global neoliberal que se perfilaba en el horizonte. Comenzó así la guerra infinita contra el terrorismo, eufemismo imperial y neocon con el cual se designó a la Contrarreforma capitalista e imperial con la que se pretendía concluir la conformación del mundo unipolar y de pensamiento único. O sea, el milenio definitivo de Das Kapital.

Han transcurrido 13 años desde entonces. El PNAC no logró vencer, ni alcanzó sus objetivos estratégicos, al menos, no de la manera en que lo esperaba. Al producirse, en el 2008, la victoria electoral de Barack Obama, no tuvo más remedio que disolverse, oficialmente, para pasar a la clandestinidad bajo diferentes denominaciones. Desde el subsuelo, es el que ha vertebrado la rabiosa oposición contra su gobierno, que incluye las tácticas de barricada del Tea Party y la refinada contraguerrilla académica de Heritage Foundation y American Enterprise Institute.

Desde las catacumbas, los neoconservadores han logrado, poco a poco, doblegar al gobierno de Obama. Después de legarle guerras como las de Irak y Afganistán, que no se pueden ganar ni perder, pero que erosionan la credibilidad y evidencian las falencias de un estadista, han trabajado, con tino y acierto, para evidenciar las consecuencias de la guerra económica implacable, crisis incluida y los desastres del Obamacare. Hoy no puede hablarse del Obama demócrata e idealista de los primeros tiempos, sino de un frío emperador que cuenta, día a día, la posible sobrevida con honra que sus maniobras, no muy éticas que digamos, le garanticen.

Este Obama es el de la guerra de los drones; el que ha llegado a la conclusión de que no se puede admitir, por más tiempo, el triste espectáculo de un interminable río de féretros tocando las costas del país; el que no ha cerrado la Base Naval de Guantánamo; el que propició la subversión mercenaria en Libia y el linchamiento de Gadhaffi: el que ha otorgado los fondos para que la contra carnicera siria, Al Quaeda incluida, pueda destruir un país y masacrar a la mitad de sus habitantes, siempre que de ello resulte un Medio Oriente más supeditado a Israel y a los propios Estados Unidos; el que financia, organiza, dirige y protege a la canalla facha de la contra venezolana en sus intentos por destruir a la Revolución Bolivariana y detener los procesos de integración regional en marcha.

Evidenciando la lógica capitalista de la rentabilidad en las inversiones, el gobierno de los Estados Unidos, con el seráfico comediante Obama a la cabeza, ha terminado traicionándose a sí mismo y doblegándose a ante los chantajes y los golpes de sus acérrimos enemigos neoconservadores. Esto es lo que explica el paso de las tácticas de las guerras e invasiones infinitas, del Zar George W. Bush, al de las guerras de los drones y el atizamiento de las guerras civiles, del Zar Obama.

Lo que hemos presenciamos, sobrecogidos por la barbarie, en Libia, Siria y Venezuela, son itinerarios de una misma estrategia global que busca administrar los daños al liderazgo americano y garantizar, a la vez, el logro de sus objetivos estratégicos, los mismos que se planteó el Proyecto por el nuevo siglo americano”, hace ya 17 años. Obama es, sencillamente, el epígono o mayordomo demócrata diplomado de aquellos visionarios neoconservadores que, como Hitler en su día, soñaron con un milenio de predominio indisputado.

A manera de ejemplo de lo que espera a la Humanidad, de cumplirse estos designios, están las tristes imágenes de Ucrania entregada al poder facha: aves crucificadas, comunistas linchados, sinagogas quemadas, monumentos antifascitas derribados…

La implacable guerra contra la Revolución Bolivariana de Venezuela y el presidente Maduro es, apenas, una estación de este peregrinar de la infamia. Se habla de $ 5 mil millones de usd invertidos en Ucrania por el gobierno de Obama para comprarle una nación al emergente fascismo europeo. Cifras similares deben estarse invirtiendo en la adquisición de guarimberos, las voces de la CNN y una farándula comecheque arreada por Emilio Stefan y los periodistas desechables que ficha Carlos Alberto Montaner.

La geopolítica global apunta hacia una nueva etapa en los planes imperiales para lograr los mismos objetivos que en 1997. Solo han cambiado el color de la tez del Emperador y los métodos que usa para doblegar al mundo.

Asco de zares. Asco de sistema. Asco de epígonos. No pasarán.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • nelson valderrama dijo:

    Lastima, pero, Ucrania no tiene un Simon Bolivar que le respalde.

  • RICHARD HOLDFORD dijo:

    El mundo libre aPOYA A LOS ESTUDIANTS Y PUEBLO vENEZOLANOS

    • EL ISLEÑO dijo:

      De acuerdo con Ud Richard…el mundo libre apoya a los estudiantes y al pueblo de venezuela…éstos, saldrán victoriosos de estas guarimbas y otra vez se derrotaran las intenciones de cambiar el regimen por la fuerza…Ganen en las urnas para que gobiernen…recuerda que hoy en día ,gracias a la Revolución Bolivariana ,hay más de 2,5 millones de estudiantes en venezuela y el pueblo es mas saludable….esperemos…y el mundo libre verá la fortaleza de una nación…te saludo desde Cuba…

  • FREDY dijo:

    La principal estrategìa del Gobierno debe ser mejorar la economìa, se sabe que la oposiciòn està detras de la escaces, no ostante no hay alternativa o se resuelve este problema o poco a poco perderà electores y credibilidad ante las masas, una medida puede ser la fiscalizaciòn de los mercados por la Guardia Nacional o importaciones masivas de harina y otros alimentos vitales controlados directamente por el gobierno.

  • Juan dijo:

    Fredy, cómo se ve que no sabes nada de economía,eso solucionaría el problema por unos meses o tal vez algunas semanas. La solución definitiva es desarrollar la producción interna, proveer de las divisas necesarias, hacer eficiente la industria nacional, estimular la inversión.

  • Raúl Carbonell dijo:

    Pobre pueblo de Estados Unidos su gobierno imperial y sus títeres dirigentes manipulados de los mal llamados judíos los tiene idiotizados con CNN,FOX y otros medios,los tiene zombizados con la droga ilegal y las farmaceuticas.Pretenden envenenarnos con esa dosis, ya America Latina está despertando, Venezuela será su tumba y Puerto Rico le echará la última pala de tierra.

    • Raúl Carbonell dijo:

      Luisa, tengo una bola de cristal.

  • Orlando dijo:

    A pesar de que deberia estar acostumbrado a fuer de oirlos, aun me asombro de la manera tan parcializada como los comunistas enfocan los asuntos polticos. Un gobierno extranjero, un artista, un medio de prensa como la CNN arroja una opinion que no favorece al regimen de Nicolas Maduro y arman revuelo acusandolos de flagrante violacion de la soberania del pueblo de Venezuela y piden que dejen a los venezolanos resolver sus propios asuntos,

    En cambio cuando Putin mete carros de cambate, helicopteros y tropas de asalto del otro lado de la frontera, ninguno de ellos considera que hubo una clara violacion de la soberania ucraniana y de su integridad territorial, como dijo Obama

    • Raúl Carbonell dijo:

      El capitalismo y el comunismo ambos convergen en lo mismo,tienen un mismo creador, los mal llamados judíos que también se les dice,los sionistas.Todo para tomar control de las riquezas del planeta y controlar la humanidad.Por eso Estados Unidos y Rusia es lo mismo,la misma retórica,el mismo lenguaje,las mimas costumbres y los mismos vicios.Por eso America Latina y el Caribe es una esperanza viable para una mejor humanidad,libres de ese poder destructivo yankee-sionismo.

    • EL ISLEÑO dijo:

      Orlando…El gobierno de Ucrania es ilegal…Yanukovich hizo un pacto con la oposición violenta ,EN LA NOCHE,, donde acordaron:
      1-Liberar a la Yulia Timoshenko.
      2-Regresar a la constitución del 2004.
      3-Hacer un gobierno de coalición donde se incluyeran los opositores, llamando a elecciones anticipadas en unos meses.
      Los garantes del acuerdo fueron,nada mas y nada menos que los cancilleres de Inglaterra, Francia, Alemania y un negociador Ruso…Que obtendría Yanukovich y el gobiernos legítimo de Ucrania ???..pues …la pacificación de las protestas y la liberación de 69 policias “secuestrados” por las milicias del Maidan….SORPRESA EN LA MAÑANA..
      1-De acuerdo a la constitución del 2004, y ser un sistema parlamentario…1ra medida del parlamento..A-Destituir al presidente legítimo..B-Enjuiciarlo por crímenes de lesa Humanidad..C-Nombrar nuevo presidente de la República al opositor y mano derecha de la Timochenko,( perdedores en las elecciones anteriores)…D-Destruir todo acuerdo firmado con Rusia y solicitar “ayuda” al FMI y occidente…
      Resultado: Se consumó un “GOLPE DE ESTADO” moderno, de los que patrocina la derecha internacional, incitando a las minorias perdedoras en las elecciones al estilo occidental a que se lancen a la calle a destruir las instituciones democráticas, y como son “civiles” , nó se les puede tocar..a la vez que chantajean ( desde la prensa vagabunda mundial) al gobierno legítimo a nó reprimirlas, so pena de sancionar ,incautar, decomisar bienes de la república y de sus funcionarios..por lo tanto…es un gobierno ilegítimo y se debe 1-Volver al acuerdo, (cosa que los violentos no respetaron), siendo el presidente Yanukovich, restituyendolo en su cargo…
      2-llamar a elecciones anticipadas para elegir nuevo presidente…
      Esto ya es un imposible, ya que ésta gente apoyada por Occidente no tiene palabra y queda domostrada una vez más los que nos planteó el CHE sobre el imperialismo …ahora lo único que queda es la SECESIÓN de Ukrania en Oriental y Occidental o ir a una guerra mundial…esperemos que la cordura se imponga porque yá RUSIA dió el primer paso para la guerra y la secesión de Ukrania…a esperar…

  • Mariela Pérez-Castro dijo:

    Quien haya estudiado un poco de Historia, conoce bien la profunda y secular integración existente entre Ucrania y Rusia. Si nos vamos a los albores del medioevo, encontraremos la mención a la Rus de Kíev, ciudad donde se estableció primero el estado ruso.
    Más adelante, siempre Ucrania y Rusia fueron un todo indisoluble. En tiempos de Ivan el Terrible, las estepas ucranianas jugaron un papel fundamental en la historia del estado ruso autócrata. Tras la muerte del zar Alejandro, su hija, la regente Sofía, junto a su amante, el príncipe Golitzin, emprendieron una fallida campaña para lograr que Rusia dejara de pagar tributo al kan de Crimea. Esta campaña tuvo por escenario principal las estepas ucranianas. Pedro I transitó también por esas tierras, y su impronta se hizo visible en la flota de Boronezh, que bajó por los ríos hasta el Mar Negro, en la construcción del canal Volga-Don, obra ingeniera fundamental de este reinado.
    La Historia no miente. La revolución de Octubre entrelazó todavía más los destinos de ucranianos y rusos. La Granm Guerra Patria los unió todavía más. Es ocioso hacer la reseña de aquellos gloriosos y dolorosos días.
    Lamentable es que, a la vuelta de los siglos, dos pueblos que deben estar unidos, no solo por los lazos milenarios de la sangre, sino por los del sentido común, dejen que sus pueblos sean arrastrados hacia una confrontación fratricida donde quien únicamente saldrá veneficiado será el capital financiero internacional. fallidaña para lograr que Rusia dejara de pagar ti

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eliades Acosta Matos

Eliades Acosta Matos

Filósofo y escritor cubano. Es el autor del libro “El Apocalipsis según San George”.

Vea también