Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El líder de U2 “es portavoz de la élite occidental”

En este artículo: Cultura, Irlanda, Música, Política, U2
| 11
Un nuevo libro, publicado por Harry Browne y que lleva el nombre de "Bono: en el nombre del poder" revela motivos por los que todos deberían odiar al cantante de la agrupación más importante de Irlanda. En la publicación, por ejemplo, el autor asegura que U2 se quedó tanto tiempo en Irlanda no por el amor que le tienen a su patria como ellos aseguran sino porque aprovechaban una ventaja que le ofrecía el fisco. Allí los artistas no pagaban impuestos por su obra. En 2006 se puso un tope de 250 mil euros anuales y esto afectó a la banda que, en ese momento, decidió trasladar parte de su editorial a Ámsterdam, donde reciben un mejor trato fiscal. Por ota parte, Browne hace alusión al apoyo de Bono a las políticas neoliberales. Según él el mensaje del artista es que "los ricos y poderosos se ocuparán del problema de la pobreza".

En “Bono: en el nombre del poder” se asegura que el cantante de la agrupación más importante de Irlanda apoya las políticas neoliberales y considera que “los ricos y poderosos se ocuparán del problema de la pobreza”. Además, el libro cuenta como Bono evolucionó del pacifismo a apoyar a Bush.

Por Carlos Paul

Para el periodista y escritor irlandés Harry Browne, autor del libro Bono: en el nombre del poder, si se hace un balance entre la ayuda humanitaria que ha auspiciado el cantante del grupo de rock U2 y las ganancias que a partir de ese altruismo obtienen los corporativos transnacionales, de los que el músico es también representante, resulta que Bono ha hecho más daño del que parece, ya que se ha convertido en portavoz de la élite occidental, al defender la visión y el modelo económico neoliberal de personajes como George Bush, Tony Blair, Jesse Helms, Condoleezza Rice, Bill Clinton, Steve Jobs y Bill Gates, por nombrar algunos.

Puesto en circulación por el sello independiente Sexto Piso, con traducción de María Tabuyo y Agustín López Tobajas, Bono: en el nombre del poder es una rigurosa y detallada investigación en la que el autor profundiza no en la calidad musical del cantante y líder de una de las bandas con más éxito de las recientes décadas, sino en lo que Harry Browne denomina filantrocapitalismo, modelo de ayuda basado en la aceptación incondicional de las políticas neoliberales. Modelo del que, como otros ricos empresarios, Bono se ha beneficiado.

Según Browne, el libro “no es una condena a Bono, de lo que se trata es de cuestionar lo que éste representa como portavoz de un filantrocapitalismo. La idea es situarlo dentro de esas estructuras económicas neoliberales, aquellas que auspician campañas humanitarias que, con una mano dan y con otra quitan mucho más”.

PAGAN IMPUESTOS EN HOLANDA

La investigación del periodista irlandés, quien ha trabajado para periódicos como The Irish Times, Sunday Times, Irish Daily Mail y el Sunday Business Post, va más allá de la celebridad y relata también cómo los miembros de U2 cambiaron su dirección fiscal a Holanda para pagar menos impuestos; cómo cuentan con una red de empresas que logró reportar pérdidas el año en el que U2 realizó la gira más taquillera en la historia del rock, y cómo Bono ha anunciado productos de Louis Vuitton y Apple, dos de la compañías responsables de la devastación del continente africano, entre otras cuestiones.

“No es nada personal, apuntó el autor, pero me temo que uno de los primeros pasos para buscar la justicia real es dejar de comprar el mensaje que nos están vendiendo”.

De acuerdo con Diego Rabasa, director y editor de Sexto Piso, el trabajo fue muy riguroso: 85 por ciento fue investigación y 15 por ciento trabajo de campo. Browne habló con distintas personas, además de académicos y economistas.

Toda la documentación, afirma el editor, es muy sólida. El volumen refleja cómo los corporativos trasnacionales, tienen cada vez más influencia y poder a través de un supuesto altruismo, pero que en realidad encubre toda una operación financiera de alcances globales, como representantes de un neoliberalismo salvaje.

Harry Browne explica en dicho volumen que esas operaciones son como si un hombre brinda ayuda humanitaria con la mano izquierda y con la derecha saquea a quienes auxilia.

Caso concreto, detalla Rabasa, “es una empresa textil que Bono y su esposa montaron en África para apoyar a los artesanos locales, pero como los costos eran muy altos, mandaron la maquila a China, para luego vender el producto como si hubiera sido fabricado en África.

No es nada personal, reitera el autor. La idea es situar a Bono y su figura dentro de esas estructuras de poder económicas neoliberales que auspician campañas humanitarias.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco A. Dominguez dijo:

    Por eso yo no doy ni un quilo para campañas caritativas. Solo sirve para perpetuar la injusticia.

  • Guille dijo:

    Ya en una ocasión se puso a hablar mierda de Cuba con la mafia de Miami como anfitriona. Es el clásico “cambia casaca”. Tipos así de inconsistentes son peligrosos, además de despreciables.

  • Mariana dijo:

    Me parece genial. Llamarle a casa cosa por su nombre, es el primer paso si queremos cambiar algo.

  • Mariana dijo:

    Me parece genial. Llamarle a cada cosa por su nombre, es el primer paso si queremos cambiar algo.

  • antonio dijo:

    Simplemente basura

  • Marta dijo:

    Muy malos amigos tiene Bono que pena que ande por el camino equivocado, esa foto con Bush es para ofenderse

  • mireilys dijo:

    SI ME LLAMARAN PARA TIRARME UNA FOTO CON BUSH ¨THE ASS¨ LE DARÍA UNA BOFETADA Y RETARÍA A DUELO A SEMEJANTE OFENSOR.
    LO QUE PASA ES QUE BONO LLEVA AÑOS DICIENDO …BUT I´M STILL HAVEN´T FOUND WHAT I´M LOOKING FOR…. OJÁLA QUE LO ENCUENTRE O SE ENCUENTRE ÉL MISMO ANTES DE QUE EL DIABLO LE MUESTRE EL CAMINO.

  • Ivan dijo:

    Esto no es nada nuevo. Desde el principio, Bono siempre ha usado las “causas humanitarias” para vender discos, para que lo tomen en serio y ganar su anhelado Nobel de la Paz. El tiene cierto complejo de creerse como Jesús, pero a la misma vez, le encanta ser centro y, sobre todo, hacer dinero. Por eso prefiero mil veces a cualquier artista pop que no se pase la vida hablando de salvar al mundo, cuando en la vida real, todo el mundo sabe que lo único que le interesa es hacer dinero y ser centro de noticias. Al menos, esos no pretenden engañar al público con sus mensajitos de salvar al planeta. En fin, que el seudónimo “Bono”, le viene muy bien… sólo le interesan los bonos de dinero.

  • Jacqueline dijo:

    Me parece este un buen libro, me encantaría leerlo. Que Bono, al igual que muchos otros artistas, se prestan al juego de aparentar ser de izquierdas para lucrar y aumentar sus ganancias no es nuevo para nadie (a la mente me vienen algunos ejemplos de artistas españoles que alguna vez condenaron a Cuba desde posiciones “militantes”, o de artistas cubanos que pretenden estar al lado de los pobres mientras amasan buen dinero). Y no es que esté mal ganar dinero, lo condenable es no ser coherente entre lo que dice y lo que se hace. Excelente que investigaciones como esta ayuden a entender varios de los fenómenos de la industria cultural y que demuestren, con hechos comprobados, las sospechas que tenemos sobre los “altruistas” comportamientos de varios de sus protagonistas.

  • mabi dijo:

    Quien mal anda, mal acaba,

  • ojete dijo:

    Bono, como las Femen, es una farsa pseudoizquierdista al servicio del capital, para hacer ver que lucha contra el sistema y acallar conciencias.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también