Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

En la muerte de Hugo Chávez

| 15

Hugo Chavez ondea Bandera cubanaEn Cuba, como una suerte de conjuro verbal contra la muerte de alguien que queremos, suele llamársele “desaparición física”, como si las palabras pudieran deshacer la realidad que se ha plantado brutalmente ante nosotros.

El líder de la Revolución Bolivariana ya no está, y por mucho que intentemos volver la cara, mirar hacia otro lado, nos falta una de esas fuerzas que, como dijo el poeta recreando la voz del Libertador, despierta “cada doscientos años, cuando despierta el pueblo”.

La verdad es que son esos hombres los que también despiertan el pueblo.

Cuando estuve por primera vez en Venezuela, en la primavera de 1992, para asistir en Mérida a la conmemoración del centenario de César Vallejo, acababa de producirse la insurrección armada que, contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, protagonizaron jóvenes militares bajo el liderazgo de un desconocido oficial llamado Hugo Chávez. Tres años antes había ocurrido el “caracazo”: los pobres que habitan los llamados cerritos que rodean y casi sitian a la capital venezolana, bajaron a expresar su desesperación y su ira en la ciudad de los ricos. En el país que era uno de los mayores productores y exportadores petroleros del mundo, se había incrementado el precio nacional de la gasolina y ello, en lo que suele conocerse como “efecto dominó”, le había encarecido al pueblo todas las esferas de la vida.

Los pobres bajaron, como instintivamente a destruir la polis del dinero, a saquear sus mercados, y las fuerzas del gobierno mataron a mansalva a miles de caraqueños pobres.

En Mérida, una abogada de izquierda me pidió que fuera a la cárcel de la ciudad a leer unos poemas para varios chavistas que allí guardaban prisión. Allí fui, aunque nunca supe –no los sé– los nombres de los presos que me escucharon.

Más de un año después salían de sus prisiones los jóvenes militares insurrectos y, desde La Habana alguien invitaba a Hugo Chávez a visitarla. Vino a Cuba, que hacía treinta años practicaba una insurrección continental y cuya prisión había sido el riguroso aislamiento al que quisieron y pudieron condenarla. En la cárcel, acaso desde antes y claro que después, Hugo Chávez quiso charlar, compartir, consultar con el hombre que había desafiado –y vencido– los mismos poderes que él enfrentó en Caracas, que él también se lanzó a enfrentar con las armas.

Chavez comprendió que, si en un momento la lucha de los pobres pasó de las huelgas obreras a las batallas de los guerrilleros, ahora estaba llegando la batalla en loa comicios: el pueblo se disponía a asaltar las mismas urnas electorales con que los partidos burgueses lo habían oprimido siempre.

Los dos grandes partidos del orden capitalista venezolano –adecos y copeianos– avizoraron que una fuerza distinta había entrado en la pelea en las elecciones presidenciales de 1998. Tan claro lo vieron, que decidieron unirse contra el insólito candidato que estaba llegando para arrasar el viejo orden que ellos se habían construido y del que vivían. Perdieron esas elecciones sin dejar lugar a la menor duda.

Desde entonces, desde ese ya lejano 1999, la entrada en el siglo XXI estuvo marcada por un inesperado resurgir de América Latina.

Chávez no ha sido solo el resurgir bolivariano de Venezuela sino que, apegado al Libertador, Hugo Chávez ha sido el impulsor de la siempre soñada y nunca conseguida unidad de nuestra América. Proyectos como el ALBA, UNASUR, CELAC y la ampliación del MERCOSUR, devinieron realidades por el extraordinario liderazgo de Hugo Chávez.

Las llamadas democracias occidentales, en las que el voto de los ciudadanos ha sido secuestrado por la riqueza, lo satanizaron a su gusto: lo llamaron golpista, dictador, autoritario, populista. No sabían bien qué hacer con él: mucho menos –porque el dinero sí lo respetan– siendo el presidente de una potencia petrolera.

Chávez nunca hizo nada para complacerlos: tenía como referente a la Revolución Cubana; cuando quería, cantaba en sus discursos; decía que la tribuna por la que acababa de pasar el reverenciado George W. Bush, olía a azufre; le puso muy barato el petróleo a los pueblos más pobres del continente y, encima de eso, ganaba todas las más de una decena de elecciones presidenciales en las que aspiró.

No dejó de ser nunca el llanero de la Sabaneta de Barinas en la que nació. ¿Cómo iban a quererlo Cameron, Rajoy y Sarkozy? Ni falta que le hacía a Hugo Chávez. Lo querían, lo quieren, lo querrán los pueblos de América.

(Tomado de Segunda Cita)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Roglez dijo:

    Chave nuestro.
    Que te marchas
    quedandote,
    que mueres
    naciendo,
    que te apagas
    iluminandonos.

  • Roglez dijo:

    Chávez nuestro.
    Que te marchas
    quedandote,
    que mueres
    naciendo,
    que te apagas
    iluminandonos

  • Vivian dijo:

    Cuando un hombre hace grandes cosas, no por intereses personales, sino con aspiraciones y objetivos nobles y altruistas, el día que desaparece físicamente, nace para la eternidad como un héroe.
    Chávez, digo Chávez porque más que presidente fue amigo, hermano, maestro, padre… tantas calificaciones que pudiera expresar y que no pudieran resumir la grandeza de su espíritu, fue nuestro mejor amigo como dijera nuestro Fidel, no solo de Cuba y Lationamérica, sino del mundo y me atrevo a decir sin el temor a equivocarme o a ser cuestionada por los que nunca lo quisieron que desarrolló en su pueblo una conciencia que hoy le permitirá a Maduro continuar su obra dignamente y que permitirá también en un futuro expresarle al mundo que el eterno presidente una vez más no se equivocó cuando pidió confianza en los dirigentes de su Gobierno.
    Los cubanos desde nuestra posición y humildad apoyaremos la Revolución venezolana en todos los proyectos que contribuyan a conseguir la independencia social, económica de ese país.
    Hasta la Victoria Siempre…

  • Eddy Besú dijo:

    Magnífica reflexión!

  • jairo campo dijo:

    no hay duda hay hombres que marcan la historia. Ese fue y sera por siempre el comandante de los pobres y oprimidos de américa y el mundo: Hugo Chavez Frías. Que VIVA CHAVEZ! Hoy estas mas vivo que nunca, mas presente, y sabemos que tenemos que hacer, por que tu nos enseñaste. como derrotar los imperios y ser grande y magnánimo con los mas pobres, y orgulloso de serlo ante los poderosos. No solamente conquistaste corazones en el mundo, también mentes que han despertado en américa para nunca jamas perderse…eres el CHE del siglo xxl, eres heredero de los llaneros heroicos de bolívar, eres la libertad de los oprimidos, eres la esperanza por siempre de un mundo mejor. Y junto a FIDEL te decimos: HASTA SIEMPRE Comandante!

  • lamar dijo:

    Todo el amor para Chavéz, para Fidel, el padre de los revolucionarios. Atentos que la derecha es traicionera y camalionica, no podemos perder, nuestros pueblos necesitan arroparse en la unidad.

  • Manolo dijo:

    SI, (AFIRMATIVO NO CONDICIONAL) MARTI ESTA “VIVO” ENTRE NOSOTROS, AUNQUE MURIO EN COMBATE EN 1895 (HACE YA CASI 118 AÑOS), PORQUE SUS IDEAS SON “BRUJULA” Y EL COMANDANTE EN JEFE AUN CONTINUA ESGRIMIENDOLAS, CON ESA MISMA FUERZA MAS, LAS IDEAS DE CHAVEZ SERAN PARA EL PUEBLO VENEZOLANO, LO QUE UN DIA MAÑANA SERAN PARA NOSOTROS LAS DE NUESTRO JEFE FIDEL.

  • Luis Pitre Sequera dijo:

    Hoy, en Venezuela y gran parte del mundo, lloramos el paso a esa otra dimension que ha dado el camarada Chavez, ha sido un ser humano exepcional, unico y autentico. Chavez, donde quiera que llegaba, radiaba aquella energia positiva inmensa, que solo los seres especiales emanan,lo hemos perdido fisicamente pero lo ganamos en el terreno de lo eternal. CHAVEZ VIVE Y LA LUCHA SIGUE, no es un slogan cualquiera, es la realidad mas palpable que podamos tener hoy dia. A una semana de su partida, aun con ese dolor, que va a durar por siempre,vemos las largas filas de venezolanos pasar 3 segundos, frente a su ataud,saludandolo de diferente manera,cada quien a su manera,sabiendo que su aporte a los mas humildes y necesitados de esta tierra,no habra sido en vano, ha sido un aporte fundamental,que nos ha ayudado a abrir el entendimiento,la conciencia,esa parte de nosotros dormida para mantenernos como tontos,Chavez ha sembrado en terreno muy fertil, de manera que la recoleccion de esa cosecha va ser muy prospera,no tengamos la menor duda de eso.Gracias CUBA,por ese gran esfuerzo hecho para devolvernoslo curado, no teman hermanos cubanos, seguiremos hermanados por siempre,defendiendo la dignidad mutuamente, saludos al camarada Fidel, a Raul, hermanos todos.HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

  • rita dijo:

    yo admiro mucho al fallecido presidente

  • Caro dijo:

    En la muerte de Hugo Chávez,todo pueblo sufre, llora y a la misma vez lo recuerda…

  • Norma dijo:

    VIVA CHAVEZ POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS

  • olguita dijo:

    CHAVEZ VIVE Y VIVIRA ETERNAMENTE EN EL CORAZON DE TODOS LOS CUBANOS. GRACIAS COMANDANTE POR TANTO AMOR ,NUNCA TE OLVIDAREMOS PORQUE LA SEMILLA QUE SEMBRASTES GERMNINARA PARA SIMPRE.

  • Alcides dijo:

    Viva el COMANDANTE INVICTO, se fue físicamente, pero la luz que nos dejó, perdurará toda la vida en nuestra américa.

  • MIRCIA dijo:

    CAHVEZ FUE UN HOMBRE TAN GRANDE COMO LAS IDEAS QUE DEFENDIA, FUE UN GIGANTE PARA EL MUNDO ENTERO, FUE ALGUIEN QUE DIO TODO A CAMBIO DE NADA, NO DESCUIDO NUNCA SU FRENTE DE BATALLA AUN ESTANDO ENFERMO, COSA QUE NO LO CONSIDERO CORRECTA, YA QUE DEBIO HABERSE CUIDADO SU SALUD PARA QUE NOS HUBIERA AYUDADO AUN MÁS CON SUS IDEAS Y SUS APORTE DESINTERESADOS.
    YA QUE UN HIJO DE CRISTO COMO LO ERA CHAVEZ DIOS DEBIO DE DARLE MÁS CANTIDAD DE VIDA, AUNQUE QUIEN SABE SI EN ESTOS MOMENTOS ESTE AL LADO DEL SEÑOR JESUCRISTO AYUNDADO A QUE SE ALIVIEN TANTAS PENAS QUE HAY EN EL MUNDO, PIDIENDO QUE SE ACABE CON LAS GUERRAS Y LAS ARMAS ASESINAS.
    AUNQUE SOLO DIOS SABE PORQUE LO HIZO, QUIZAS EL ENTENDIO QUE DEBIO SER DE ESA FORMA Y NO DE OTRA,
    “CHAVEZ QUEDARA PARA SIEMPRE Y SEGUIRÁ SIENDO EL DEFENSOR DE LOS POBRES Y LOS HUMILDES, ES UNICO EN LA HISTORIA”

  • Hosting Italia dijo:

    El periodista hizo un recuento de los distintos diagnosticos que recibio Chavez hasta llegar al deterioro de salud que terminaron en su muerte.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guillermo Rodríguez Rivera

Guillermo Rodríguez Rivera

Escritor cubano nacido en 1943. Su producción incluye poesía, novelas como “El cuarto círculo” (1976, en coautoría con Luis Rogelio Nogueras) y ensayos como “Por el camino de la mar. Los cubanos” (2005).

Vea también