Imprimir
Inicio » Opinión, Entretenimiento  »

Ciberguerra cultural: Los videojuegos

En este artículo: Ciberguerra, Videojuegos
| 23

guerra-7_min

Confieso. He matado, atropellado, traficado, robado coches. Me he enfrentado a la policía con armas de guerra. He bombardeado, manejado VANT (Vehículo Aéreo No Tripulado), cañoneado y usado napalm. Pero también he combatido con la resistencia vietnamita, con La Nueve en Paris y he colocado la bandera roja en el Reichstag… y todo sin salir de casa, a través del ratón y el teclado o del mando de la videoconsola.
Sí, soy un jugón, desde que me alzaba de puntillas para llegar a los mandos de las famosas máquinas mata marcianos hasta que los ordenadores y las videoconsolas se abarataron y pudimos disfrutar en nuestras casas de las emociones virtuales sin gastarnos la paga de los domingos.
Por contra, no he cometido ninguno de esos actos delictivos, ni he participado en esas acciones heróicas contra el fascismo o el imperialismo, pero tampoco dejé de jugar al futbolín o al escondite ni de devorar todos los libros que caían en mis manos.
En el debate sobre los videojuegos hay muchos mitos, montones de mentiras y un mar de prejuicios. No niego que haya aspectos negativos: pueden desvirtuar la realidad, crear adicción y hasta ser detonante de trastornos. Pero no más que muchas otras cosas. No más que el fútbol, las películas, los programas de realidad sensacionalista o, incluso, un cuchillo en manos de una persona con una enfermedad mental agresiva.
Reducir todo a pontificar desde la simplicidad lleva a prohibir la herramienta sin solucionar los problemas, que no son de la herramienta, sino de las personas. Y el mal uso de esta herramienta de realidad virtual, por ejemplo, en manos de los adolescentes manifiesta una negligente actuación por parte de sus educadores, incapaces de contener o de hacer entender la necesidad del control sobre las pulsiones humanas.
Pero lo que me preocupa sobremanera es el uso de estos juegos para la transmisión del pensamiento dominante, tanto del hedonista como del que difunde los valores de la mafia o del imperialismo estadounidense. Ideales en la órbita de un mundo capitalista que desde el neoliberalismo busca una remozada vuelta al antiguo feudalismo.
La mayoría de las veces creemos que el secuestro de la información, por parte de las transnacionales y el poder financiero, son lo que determina y mantiene la hegemonía de éstos. Yo no pienso así. Creo que la mayor parte del control proviene de lo que en el mundo anglosajón se llama “entertainment”, el ocio o entretenimiento. La poderosa industria cultural estadounidense perfeccionada en el marco de la guerra fría y que junto con la carrera de armamentos acabó siendo determinante para derrotar al campo socialista.
Me estoy refiriendo a la Industria Cultural con mayúsculas, esa que produce música, literatura, cine y televisión que, además de entretener, es capaz de crear modelos sociales para imitar y que se introducen hasta en nuestros sueños, en nuestros más íntimos anhelos.
A toda esa poderosa arma de crear modos de vida se suma la gigante industria de los videojuegos, tan grande e importante, que hoy mueve más dinero que el cine y la televisión juntas.
Tanto por negocio, como por penetración, supone una poderosa arma creada para modelar y persuadir, sobre todo cuando la mayoría de los destinatarios son personas jóvenes con la personalidad a medio construir.
Cuando nos detenemos en la temática de los juegos populares, vemos que algunos se centran en el puro pasar el tiempo, los más en asumir diferentes roles (cantante, jugador de futbol, piloto, gangster, guerrero, habitante de mundos virtuales,… ), unos pocos en la inteligencia o la cultura y a partir de la llegada de los sensores de movimiento, también en la práctica de la gimnasia o el deporte virtual. Pero donde se pone más énfasis a nivel ideológico es en los videojuegos de pura acción bélica, sea táctica, estratégica o solamente de “moverse y disparar”.
Los armazones sobre las que se construyen estas superproducciones virtuales, son tan actuales que llegan a basarse en los supuestos estratégicos que maneja el Pentágono y que por alguna razón se deciden a difundir, supongo que para testar.
Yo he jugado combatiendo con fuerzas especiales estadounidenses en un México desestabilizado por un “villano” que pretendía soberanía, en una Cuba “democrática” contra la amenaza de una vuelta al socialismo, contra la reconstrucción de los soviets en naciones de la extinta URSS, en Líbano y Palestina contra sus resistencias, en Asia contra lo que vendría a ser la Organización de Cooperación de Shangai, en Venezuela contra el proyecto revolucionario o en un área no definida de Sudamérica contra la futura organización de defensa del ALBA.
No solo son, como decía antes, supuestos tácticos conocidos, son supuestos estratégicos a futuro que se hacen con la intención de que los jóvenes de hoy vayan asumiendo quienes son los “malos” y quienes los “buenos”. Por supuesto los “malos” somos quienes queremos un mundo multipolar donde naciones soberanas puedan hacer uso de sus recursos y/o los que creemos en un justo reparto de la riqueza y los “buenos” son los que restauran el orden contra los “locos populistas dictadores” que pretenden acabar con la “democracia”.
Me queda fuera de toda duda que esas ideas permanecen en el subconsciente y que son semillas que germinarán en el marco de las guerras democratizadoras, con el abono de los grandes medios de información y el aderezo del barniz humanitario de sus oenegés.
Por eso me extraña que en el ámbito de las naciones que pelean por su soberanía y la verdadera independencia, como las que integran el ALBA, no exista un proyecto que asuma los videojuegos como parte del contraataque cultural. Al contrario que la resistencia libanesa que, con sus precarios medios, creó un juego donde se asumía el rol de guerrillero antisionista, no entiendo como los jóvenes de la América Latina emergente no pueden jugar a defender Girón, emular a Bolívar en su batalla por la independencia, combatir a Batista en Sierra Maestra, pilotar un Mig-23 contra los racistas de Pretoria en Cuito Cuanavale, participar en la insurrección popular sandinista contra Somoza, resistir la invasión gringa en Dominicana o alzarse junto a Tupac Amaru contra el colonialismo.
Que se deje en manos de los enemigos estas poderosas herramientas de ocio, formación y propaganda es una absoluta irresponsabilidad producto de un puritanismo forjado en base a miopes prejuicios morales.

(Tomado de Hablando República)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yo dijo:

    Que se deje en manos de los enemigos estas poderosas herramientas de ocio, formación y propaganda es una absoluta irresponsabilidad producto de un puritanismo forjado en base a miopes prejuicios morales.

    Por tanto, irresponsables de hoy, ponganse a trabajar duro para que los jovenes de mañana sepan quien es el verdadero enemigo. A Couso le digo, que ya existe en fase final el juego “Gesta” sobre las batallas de la Sierra Maestra, y otro cuyo nombre tiene que ver precisamente con Playa Giron.

    Que se le entreguen medios a los jovenes diseñadores salidos de nuestras IPI y UCI, y veran maravillas, un MMORPG de Elpidio Valdez, un Guabay en 3D, Matias Perez y sus aventuras, el Capitan Plin en su lucha contra las ratas, y asi, tantos y tantos titulos, que podemos invadir el mundo delos videojuegos. Si quieren una muestra de talento, vean “Dany y el Club de los berracos” 1,2 y 3 hecho en Cienfuegos, y asi….

  • boby dijo:

    te felicito daniel excelente articulo ojala tu idea de un proyecto de este tipo sea escuchada para que nuestros jovenes y niños puedan adentrarse en los hechos que han gestado las revoluciones tanto en cuba como en otros paises en la lucha contra el imperio.

  • Rafael dijo:

    Estoy de acuerdo en parte con Couso, en que tenemos que defendernos del Imperalismo dominante, creando conciencia en nuestra población, divulgando nuestra identidad cultural; pero, no a través de video juegos, debe ser por medio del maestro, de los medios de comunicación masiva en caso de que se tenga acceso; el video j. no forma toda una conciencia, más bien crea el mal hábito de estar esclavisado detraz de un ordenador, tratando de vencer al contrario; se desatienden otros asuntos como la actividad física, relacionarse con los otros seres sociales; favorece el sedentarismo; desplaza el realizar las tareas de la escuela. En cambio si se enfatiza en el estudio de las historias patrias y universales, con eso si contribuiriamos a ganar esa batalla a la que se refiere Couso.

  • paola dijo:

    realmente opino lo mismo que YO, si le dieran la oportunidad y los medios a los jovenes que estudian informatica, se pudieran crear estos mismos videojuegos, e incluso creo que resultaria un tanto educativo.

  • Hendris Manuel dijo:

    Muy bien por Yo. Mis aplausos

  • Rey dijo:

    Estoy de acuerdo con casi todos, aunque difiera en algún que otro pequeño detalle, es un excelente artículo, pero debemos tener presente que los jóvenes cubanos no tienen los recursos necesarios para ponerse a Jugar en mundos virtuales 3D, por lo que el simple echo de desarrollar un jugo con esas características no va a facilitar el objetivo de crear una conciencia antiimperialista en la juventud, no tienen computadoras (aunque han entrado muchas a Cuba pero son insuficientes) y mucho menos una infraestructura de red para jugar conformando un equipo, el fenómenos de los juegos esta presente incluso en la educción, ya es notable el uso de las teorías lúdicas para apoyar el proceso de enseñanza-aprendizaje en las universidades, creo que aquí hay un campo donde se puede trabajar y formar una conciencia antiimperialista, debe seguir hablándose más de esto en la prensa cubana.

  • Bugs dijo:

    Muy bien Yo pero corrijo: “Danny y el club de los berracos” es un producto villaclareño (Universidad Central de Las Villas) y no es el único made in UCLV, “Invertebrados” o “Incontrolable” están también geniales.
    Saludos.

  • Julio César dijo:

    El flautista de Hamelin se llevó a los ratones, después a los niños… Ahora los videos juegos, y una cultura chatarra, se llevan a los sueños de los niños. El asunto es complejo y requiere de muchas respuestas, se necesita un pensamiento crítico y la gracia de crear para enfrentar “los cantos fascinantes del capitalismo”, cruzarnos de brazos, sería otro paso a favor de la esclavitud postmoderna de hombres que no sienten sus cadenas.

  • Joe dijo:

    «El objetivo principal de la educación es formar hombres capaces de hacer cosas nuevas que no repitan simplemente lo que otras generaciones han hecho: hombres que sean creativos, que tengan inventiva y que sean descubridores.
    El segundo objetivo de la educación es formar mentes capaces de ejercer la crítica, que puedan comprobar por sí mismas lo que se les presenta y no aceptarlo simplemente sin más».

    JEAN PIAGET

    Sin lugar a dudas la educación esta muy lejos de estos objetivos.

  • EF2 dijo:

    Creo que este artículo está muy interesante pero coincido plenamente con Rey sobre la escasa cantidad de recursos de este tipo existente en nuestro país, por lo que si queremos que nuestros jovenes desarrollen una cultura antimperialista debemos buscar nuevos métodos o explotar otros que ya existen. Además considero a los videojuegos improductivos, enajenantes, y creadores de muchas deformaciones en nuestros ninos, salvo cuando estos son dosificados de forma responsable por parte de los adultos

    • Dany dijo:

      Pienso que en parte todos tienen un poco de razón, pero prefiero tener a mis hijos jugando en la PC o playstation que mataperreando en la calle, pues si nos ponemos a ver los niños no tienen muchas opciones para su entretenimiento, los famosos planes de la calle se fueron junto con la URSS, el pasado año por primera vez en 7 años que vivo en 10/10, se organizó por el INDER una actividad deportiva en un parque local donde se hicieron competencias con sogas, carreras de sacos entre otras cosas saludables, divertidas y demostrando que no se necesitan muchos recursos para que los niños la pasen bien, pero aquel día tan feliz no se volvió a repetir.

  • FRANKARLOS dijo:

    buena socio acabaste, la tiraste buenisima

  • osaldo dijo:

    Si le eguimos haciendo la guerrra a lo que no nos gusta o no entendemos, lo que no nos gusta ni entendemos, tarde o temprano nos declara la guerra a nosotros.

  • Neocimarron dijo:

    Excelente trabajo periodístico. Hay que seguir propiciando la discusión de este tema para que se entienda mejor lo que realmente necesita la juventud. Pero no basta con tener ganas, hay que abordar el asunto desde disimiles lados, también aplicando la Ciencia y estudiando las mejores experiencias mundiales, que las hay. Igualmente leyendo artículos científicos que analizan este fenómeno de los videojuegos y sus aplicaciones en el aprendizaje, en el desarrollo de competencias profesionales, en la modelación de situaciones complejas y peligrosas, entre otras. Saber escoger las arquitecturas y las tecnologías que nos permitan hacer cosas en 3D (que también las hay) con las máquinas que tenemos en el país y sin tener prejuicios con el 2D, donde hay aplicaciones de ensueño. También hay que abrir cursos y postgrados donde a los profesores creativos e interesados, se les muestre lo que pueden hacer, como implicarse, tal vez, ser guionistas y al lado de los programadores y si se esfuerzan puedan programar hasta ciertos niveles o realizar el diseño del aprendizaje en la aplicación, construyendo mundos virtuales entretenidos y dinámicos (fíjense en la creatividad de como en Elpidio Valdéz hay cargas al machete y la violencia está bien dosificada… y todos estaran de acuerdo conmigo, que una carga al machete debe ser lo más horrorosamente violento y valiente que tuvimos que inventar para luchar en nuestras guerras de independencia). …Y finalmente, y no menos importante, HACER MUCHOS VIDEOJUEGOS desde los más simples hasta los más complejos, SIN IMITAR, SIENDO CREATIVOS y vertiendo en ellos, toda la cultura y la humanidad que seamos capaces de dar…y casi nada más….

  • Cronos dijo:

    Si todo está muy bien explicadito pero tu te imaginas que cuba se ponga a crear juegos no digo que no pueda porque ya lo demostraron con los educativos hasta ahi, pero realmente si te pones a ver los créditos de los juegos actuales, la cantidad de gente que trabaja solamente para crear un terreno. Además aquí faltan recursos y mucho conocimiento para eso. La única solución que los hagan en flash como todo.

    Un saludo a los creadores de Danny y el club de los berracos.
    Además NO HAY NADA QUE NO SE PUEDA RESOLVER

  • jugador dijo:

    no no estoy en contra de la publicación pues los juegos últimamente son un poco violento pero como dije solamente son juegos ,pero si desarrollan un juego con la temática de defender
    Organizaciones como el alba entre otras con mucho gusto lo jugaría pero por desgrasia las grandes desarrolla doras de juegos no la mayor pare norteamericana y ese es el contenido que usan
    estoy en contra de la publicasion

  • Pedro dijo:

    Yo diría que las personas necesitan aprovechar el tiempo y que es mas favorable que se creen videojuegos útiles para edificar, también juegos deportivos ya que alguien dijo una vez (el deporte ennoblece.)Ahora es el momento de actuar, mañana quizás sea tarde lo importante es trabajar en unión.Estoy seguro que se puede hacer un mejor trabajo cuando hay disposiciòn,y eso es lo que no nos falta por suerte a muchos.

  • CUBASTATION dijo:

    Tiene toda la razón Javier Couso en este artículo y MUY de acuerdo con NEOCIMARRON. Por un lado a Cuba le faltan recursos materiales para invertir en este mundo de videojuegos, y por otro, sobran los recursos intelectuales. Se desperdicia talento en centenares de graduados de la UCI, subutilizados muchos de ellos en labores muy por debajo de nivel profesional.

    En Cuba existen cerebros de todas las edades, capaces de impulsar la producción de videojuegos inteligentes, educativos, patrióticos y humanistas que se opongan al diluvio deshumanizado, facistoide, anti humanista y pro elitista del capital, que pretende implantar hegemonías y deformar incluso la historia de la humanidad.
    La producción de videojuegos vendría asociada con la producción de filmes, historietas, animados, juguetes y libros, con los personajes e historias asociados a ellos. Además de ser otra fuente de ingresos, resulta otra campo de batalla donde por el momento las fuerzas progresista parecen estar perdiendo. Y esto no tanto por incapacidad, como por falta de producción.
    El ALBA en conjunto puede aunar los diversos recursos que sus integrantes por separado no posean. A ellos se pueden sumar otras naciones injustamente demonizadas por los medios masivos de las elites. Un ejemplo de estas seria Irán.
    En Cuba el trabajo por cuenta propia incluye la modalidad de programador. Pero ,¿ hay alguno desempeñándose con éxito en esta rama del cuentapropismo? Lo dudo, pero de existir, que algún comentarista comparta sus conocimientos y contactos, para establecer vínculos con los deseosos de aplicar sus ideas y conocimientos en este campo. En la unión esta la fuerza y con esta se pueden realizar más rápido los cambios y reformas que demandan estos tiempos y en especial, este terreno de la ciberguerra y la cultura.

  • Aero87 dijo:

    OE, LOS QUE NO ALCANZAN ESE TIPO DE JUEGOS, SIMPLEMENTE LOS CRITICAN, DEJEN DE ESTAR ARREGLANDO EL MUNDO, LO DIGO YO, QUE HE JUGADO COMANDOS, GANADO CARRERAS DE FAST AND FURIOUS, Y PELEAS DE NINJAS!!!

    • noisy dijo:

      MEn te apoyo al 100% ellos no van a arreglar el mundo ni nada de eso

  • noisy dijo:

    los videojuegos solo trastornan a la gente que no sabe diferenciar entre el mundo real y lo virtual.LLevo mas de 14 años jugando juegos de shooter y a la vez he salido con mis amigos a disfrutar.Todo es relativo excepto la misma palabra, por eso usen los juegos para recrear su mente en cosas q no pueden tener en la vida real y solo disfrutarlos ahi, pero recuerden q tarde o temprano la vida es la que realmente se disfruta, lo demas es secundario

  • V. Lefebre dijo:

    Yo he jugado combatiendo con fuerzas especiales en una Cuba “democrática” contra la amenaza de una vuelta al socialismo, y no es mentira existen juegos que tiene como escenario una masacre en La Habana.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javier Couso

Javier Couso

Vea también