Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Londres 2012: Judo cubano en busca de revancha olímpica

| 5
Idalys, la mayor esperanza dorada del judo nacional. Foto: Juan Pablo Carreras/AIN.

Idalys, la mayor esperanza dorada del judo nacional. Foto: Juan Pablo Carreras/AIN.

Por Jhonah Díaz González, estudiante de Periodismo de la Universidad de La Habana

El buque deportivo cubano navega por aguas turbulentas hace algunos años. Los últimos resultados en citas de relevancia mundial han dejado un claroscuro en varias modalidades de peso. El boxeo (a pesar de las dos doradas del torneo planetario pasado), el atletismo, la lucha, el béisbol y el judo, poco han aportado en un ciclo que está a días de su culminación.

Rumbo a los muy cercanos Juegos Olímpicos Londres 2012 se hace imperante valorar las posibilidades de nuestros atletas para la magna cita. En esta ocasión tasaremos el siempre decisivo aporte de las chicas del Gordo Veitía y los muchachos de Justo Noda.

Estos cuatro años no han sido fecundos en medallas en Grand Prix ni citas del orbe como antaño. Y el tan solo citar que ninguna de las dos escuadras va con equipo completo es sinónimo de decadencia (mejor lo llamamos retroceso). Sin embargo, hay opciones de preseas. No claras ni cristalinas como el agua. Pero existen.

Vetía y su tropa

El Gordo siempre ha tenido bajo su mando atletas competitivas. No sé si él las convierte o ellas lo traen en vena. Lo cierto es que aunque no tengamos ese team de antes (Sydney 2000 o Birmingham’99) hay algunas discípulas con expectativas. Empecemos.

Dayaris Mestre (48kg) es la menos rimbombante de todas. Pero este año dejó buena cara al titularse en la Copa del Mundo de Miami, Estados Unidos, y obtener sendos bronces en el Grand Prix de Dusseldorf, Alemania, y en Budapest, Hungría. Su lugar 13 en el ranking la ubica bien lejos de la vanguardia comandada por la fuera de serie japonesa Tomoko Fukumi. El pareo puede ayudarla en pos de avanzar en el organigrama, aunque la tarea parece harto difícil.

Yanet Bermoy (52kg) clasifica número 12 del ranking. Y de la explosividad de aquella que obtuvo el subtítulo olímpico en Beijing o ganó un mundial de mayores en edad juvenil queda muy poco. Con el devenir de los años la cienfueguera ha perdido nivel. Esto en gran medida se debe a la eliminación de algunas de sus técnicas favoritas. El título en Guadalajara, y medallas de bronce en los Grand Prix de París, Francia y Alemania, califican como sus últimos buenos resultados. Pero, si hay un voto de confianza, ese es para Bermoy, que aún no ha fallado en un evento multideportivo.

Yurisleidis Lupetey (57kg) es la judoca con más experiencia de la selección nacional. Con un talento a la altura de otras grandes como Druilis o Legna, La Lupe ha arrastrado durante toda su carrera continuas lesiones que han mermado su rendimiento. En Atenas 2004 estaba entre las mejores de su división y obtuvo bronce. Beijing parecía entonces la meta. Pero fue perjudicada por el arbitraje frente a la tunecina Nesria Jelassi, lo cual la privó de luchar por medallas. Con más de treinta años de edad, parece una utopía que la holguinera pueda regresar al podio olímpico. Máxime si se tiene en cuenta que clasificó mediante el Wild Card continental, pues actualmente está decimoséptima en el ranking del orbe.

Yaritza Abel (63kg) es recordada por el imponente ippón que marcó en la final de los Juegos Panamericanos de Guadalajara. Tiene experiencia y horas de vuelo sobre el tatami. Sin embargo, no ha tenido consistencia en eventos  de Clase A. Con vista a Londres ha tenido una buena preparación, ya que ha participado en varias paradas del circuito mundial. Lugar 14 en el ranking, tendrá entre sus máximas rivales a la japonesa Yoshie Ueno y a la francesa Gevrise Emane, primeras de la lista. Su actuación depende de cómo se muestren las rivales y la suerte del sorteo.

Onix Cortés (70kg), campeona panamericana, es una de las cartas de triunfo de esta generación de judocas. No obstante, la capitalina no ha dado ese salto que se espera de ella. En el ranking ocupa el decimocuarto escaño, un lugar que está lejos de sus reales posibilidades. Sus mayores escollos están en la francesa Lucie Decosse y Edith Bosch, de Holanda. Si se presenta dispuesta para sacar a relucir su vasto arsenal técnico, puede regresar con una presea colgada en el cuello.

Idalys Ortiz (+78kg) es sin dudas la máxima exponente de esta selección. Sus medallas en Campeonatos y Copas del Mundo, así como su bronce en la Olimpiada de Beijing, la ponen en una envidiable posición para alcanzar al menos una medalla. A sus 22 años de edad, la pinareña transcurrió este ciclo olímpico codeándose con las mejores en su división. Si alguien puede obtener un título que se ha hecho esquivo para  el judo durante  los dos últimos Juegos, es Idalys. Muy fuerte y bien dotada técnicamente, ocupa la séptima posición en el ranking, aunque China y Japón incluyen a dos atletas en las cuatro primeras posiciones.

Noda y sus mastodontes

Por el sector masculino solo accedieron a la clasificación tres judocas. Y precisamente fueron  las divisiones superiores. Ronald Girones (73kg) luchó hasta al final, pero no le alcanzaron las fuerzas ni los resultados. Así, nuevamente el supercompleto Oscar Brayson, bronce en Beijing, se muestra como el hombre grande del equipo. Noveno en el ranking, tiene a su favor que lleva cuatro años peleando con sus más acérrimos contendientes, contra los cuales ha ganado y perdido. Tiene todas las potencialidades para repetir el resultado del pasado ciclo. No así para mejorarlo, pues si algo negativo podría apuntársele es que ha estado  inestable en las dos últimas temporadas.

Brayson viajará con un amigo de mil batallas: Oreidis Despaigne (100 kg). El gigantón cubano obtuvo bronce en el mundial del 2007. Esta será su tercera incursión en unos Juegos estivales, pues anteriormente estuvo en Atenas y Beijing. Con un largo camino recorrido por estas lides, el cienfueguero sabe que enfrentará su última oportunidad de tocar la gloria o, al menos, arañarla. No ha sido el 2012 su mejor año competitivo, ya que llegó a perder con el talentoso juvenil cubano José Armenteros. Situado en el escaño 18 del ranking, conoce de memoria a todos aquellos que le podrían robar su sueño. Esperemos entonces que “a la tercera sea la vencida”.

Asley González Montero (90kg) es desde el pasado año la gran revelación del judo cubano. A sus 22 años es uno de los más temidos en su división. Campeón panamericano, bronce mundial en el 2011 y líder en varias paradas de nivel, está listo para protagonizar un salto al estrellato. Actualmente es quinto en la clasificación olímpica, y por sus últimos resultados es poco probable que se vaya de Londres sin una medalla. Solo necesitamos tiempo para saber el color.

Algunos apuntes

-El judo cubano no obtiene un título desde Sydney 2000. En esa ocasión Legna Verdecia y Sibelis Veranes alcanzaron preseas doradas.

-El saldo total en Juegos Olímpicos es de cinco oros, ocho platas y trece bronces, para un total de 21 preseas.

-El sector masculino solo ostenta como campeón a Héctor Rodríguez, Montreal 1976.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Industrial dijo:

    Un saludo,no soy muy conocedor de judo,pero aun asi voy a dar mi opinion,yo creo es mejor hablar de decadencia,el retroceso puede llevarnos hasta aquellos gloriosos 2000,1999 y no somos ni la sombra de aquellos portentosos equipos,con destaque para el navio Veitia,el problema del judo es el de muchos deportes,la masividad,la practica,hoy ud recorre el pais y no ve en ninguna tienda un kimono y si lo ve es en moneda fuerte,en mis años infantiles esto era facil adquirirlo,aunque tambien teniamos la opcion de ir a la costurera y con los sacos de harina de pan(el cubano y sus eternas soluciones) y hacernos uno,en mi tiempo habian 2 tatamis rivales y se hablaba de cinta blanca,amarilla,verde,lila etc,hoy eso no existe,es otro deporte que se ha convertido de “laboratorio”,se ve en juegos escolares o el que sea,tal o mas cual atleta con condiciones y se pasa a la sede nacional,a ud joven periodista le aconsejo lo que no hacen muchos,ir a la base del problema que es precisamente LA BASE,todo el mundo va a ver la punta del iceberg,lleguese al Ponce Carrasco u a otra area cercana,o a la mismisima comision nacional y pregunte cuantas areas quedan en el pais?,cuantos instructores y que rango tienen?,condiciones en las areas?,etc,lamentablemente nuestro deporte se ha convertido en “laboratorios” y nuestro periodismo”de ordenadores”,sentarse delante de una PC y dar una opinion con un poco de datos mas o datos menos y ya esta el articulo,se opina del final y muy poco del principio.

  • Sergio dijo:

    MUCHAS SUERTE, la necesitaran tanto las feminas como los hombres.

  • maikelm dijo:

    Confío en Asley y creo que Idalis nos puede dar una sorpresa, los demás no le veo posibilidades de medallas. Yo creo que la clasificación olimpica y el lugar del ranking es engañoso, sobre todo porque los Cubanos dejaron de participar en muchos eventos. No se por qué pasa eso con el judo y luego gastamos en tenis de mesa, 15 directivos en le beisbol, etc. EL judo, lucha y boxeo hay que darles todo el apoyo, lo demás primero tienen que ganárselo.

  • Amhed dijo:

    Los deportistas cubanos no defraudarana este pueblo que espera ansioso de ellos un ecxelente resultado. Ellos le demostraran al mundo que son CUBANOS

  • JUAN J VILACOBA dijo:

    Girones no perdio un solo combate en este ano pero no le alcanzaron los puntos.por mala decision de los que manejan el presupuesto.Esto da pena,en mi punto de vista estaba en su mejor forma.Con muchas posibilidades en estas Olimpiadas.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jhonah Díaz González

Vea también