Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Bajo el mismo sol: Un necesario reflejo de parte de la realidad

| 60

bajo-el-mismo-solHace unos días me encontré con una compañera que se había pasado un tiempo en España. Ella es rubia, viste muy bien y vive en una zona residencial de La Habana. Compartía opiniones con una colega y luego de saludarme me dijo «Le comentaba a ella que las cubanas no somos así, como nos pintan en la telenovela. Está malísima».

A mi lado se encontraba el reconocido investigador y crítico Victor Fowler que soltó la risa y me dio «Fíjate la diferencia, para mí nada de la novela es raro. Yo vivo en una zona que se cae a pedazos y rodeado de personas con esos y problemas mayores».

Son dos opiniones contrapuestas sobre Bajo el mismo sol, UNA SERIE no una telenovela de la que se transmite Desarraigo la tercera parte o temporada. Su guionista, Freddy Domínguez, demostró una vez más que no sólo gusta sino que sabe meterse en los problemas de la Cuba de hoy.

Ahora bien ¿es así toda la sociedad de nuestro país?. No, pero tanto en Casa de cristal, Soledad como Desarraigo existe el reflejo de zonas de nuestra sociedad. ¿Acaso es mentira que una buena parte de las familias rechaza a los homosexuales, específicamente a las lesbianas como se narra y muy bien por cierto en la primera parte? ¿son bien recibidas las ex reclusas en los centros laborales? ¿no existen casos de abuso sexual por parte de esposos y agresiones físicas que se ocultan a los vecinos? ¿fue mentira la historia de los Peter Pan sacados de este país cuando tenían cinco años porque los padres temían al comunismo y al final perdieron a sus hijos? ¿no han sido expulsadas las muchachas de su casa por parirle a un hombre casado? ¿no hay ancianos que viven solos, olvidados de sus hijos?…

Entonces, decir que «así no somos las cubanas» es desconocer una buena parte de compatriotas que sufren por las más diversas causas desde escasez económica hasta los trompones de sus maridos.

Sostengo, y lo he dicho muchas veces, que uno de los méritos más importantes de la televisión en tiempos recientes es haber llevado a la pantalla casos de nuestra realidad que quedarán como testimonio de una época.

Leyendo los objetivos de la recién celebrada Conferencia del Partido pienso que Bajo el mismo sol cumple plenamente con el número 69 que llama a «reflejar a través de los medios audiovisuales, la prensa escrita y digital con profesionalidad y apego a las características de cada uno, la realidad cubana en toda su diversidad en cuanto a la situación económica, laboral y social, género, color de la piel, creencias religiosas, orientación sexual y origen territorial.»

No creo que todos los espacios dramatizados tengan que abordar las aristas más punzantes de nuestra realidad, pero no se puede prescindir de ellas si se quiere presentar un mosaico veraz de los años que vivimos.

Y por supuesto, se pueden filmar comedias o teledramas que sean un canto al amor, entendido este como una relación heterosexual, porque si se trata de otro tipo de opción sexual, como siempre habrá gritos, llamadas y comentarios como ese de que los cubanos no somos así. Definir lo cubano es muy difícil, se trata de un concepto que sigue enriqueciéndose.

En este país que cada día se complejizan más las relaciones, la economía toma un rumbo distinto y todo cambia ¿se puede negar la existencia de personas con diversidad sexual, económica, cultural, de hábitat…? Sería un error no sólo con el presente sino con el futuro.

Freddy escribiendo, más Jorge Alonso Padilla y Jorge Fiallo dirigiendo Bajo el mismo sol han mostrado una parte importante de nuestra sociedad y la televisión debe ir pensando cómo mantener el reflejo de estas situaciones, que no sólo son comunes en el barrio de Víctor. Hay que salir a la calle y caminar para saber cómo son los sujetos para los que hoy se realiza televisión. No se trata de un público sino de tantos que se deben satisfacer que como nunca antes se impone una diversidad de ofertas, regidas, desde luego, por la calidad.

No creo que ante Bajo el mismo sol estemos en presencia de una factura perfecta, pero s-i digna y atractiva para los que no ven el televisor sólo como un mero artículo de entretenimiento.

En los barrios marginales o no, usted puede escuchar habitualmente los famosos programas Casos cerrados, cómicos o culebrones donde sexo, violencia y lenguaje de adultos es lo común. Los discos los venden en cualquier punto junto a películas y series.

Para combatir esa influencia no se puede intentar, (¿con qué recursos?) competir con los superproducciones de O Globo, sólo haciendo una televisión en la que el cubano se vea en toda su diversidad se podrían ganar los adeptos que casi ya se perdieron.

Se han publicado 60 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luis varcasia era dijo:

    El texto de la novela, muy bueno, tiene que ver con nosotros.
    Creo que la última temporada, tiene problemas de actuaciónes.
    No se, si será deficiencias de dirección o de guión, pero aprecio como público «medio» que no convencen algunas escenas. Algunas son inecesarias, otras sin sentido y algunos artistas, no convencen en su proyección dramatica.

    En las otras temporadas no se repitió tanto el error.

    Bueno, los críticos profesionales darán su opinión. Ojalá este equivocado.

    saludos

    Luis VarcasiaEra
    televidente

  • Rafael Daniel dijo:

    En primer lugar no soy puritano y me considero libre de muchos de los prejuicios que caracterizan a una buena parte de los cubanos, sin embargo, soy del criterio que todos los excesos hacen daño y opino que la serie está llena de profusiones. En ocasiones hemos criticado a las novelas brasileñas porque están muy lejos de la realidad social de ese enorme país, pero las nuestras pecan de excederse demasiado en nuestra aparente o real verdad. En primer no creo que la que se muestra en esa serie sea radicalmente la realidad de nuestra sociedad, independientemente de que se reconozcan o no determinados matices. Hay detalles que no obstante pertenezcan o respondan a nuestra idiosincrasia, no tienen que hacerse públicos en una factura televisiva que se trasmite en horarios en que una buena parte de nuestros niños y adolescentes están conectados a la pequeña pantalla. Que el cubano común dive o decimos malas palabras, sobre todo para enfatizar un estado de ánimo determinado, es verdad, pero… ¿porque tantas obscenidades innecesarias? U(n medio de difusión es un propulsor d elos mejores valores de la sociedad y las malas expresiones no contribuyen en nada a contribuir a educar al pueblo, sobre todo a nuestros niñosm adolscentes y jóvenes. Una frase bien cosnabida es esta: «si lo dicen por televisión, porque no decirlo yo». «Si lo dice la televisión o la radio , es porque debe ser así». Eso es uan muestra sana de credibilidad y nada nos da derecho abusar de esa confianza de manera tan desdeñable. ¿Es acaso la infidelidad una característica noble de nuestra sociedad? Entonces… ¿por qué predomina tanto en esta serie? ¿Por qué hacer el amor descaradamente en un sofá? ¿por qué masturbarse de manera enfermiza frente a uan cortina de baño? Claro que todos esos hechos son posibles en la realidad, ocurren, pero… ¿por qué exponerlo de manera tan burda y cochina por la televisión? ¿Es que los únicos valores que predominan entre los cubanos son los negativos? NO digo que no se pongan determinados detalles de nuestra sociedad, de lo malo que hacemos. No se trata de eso, sino de exponer también determinados valores que nos caracterizan y si algunos se están perdiendo, entonces ayudar a mantenerlos, a reconquistarlos. pero de una manera más ética. Algo más, casi todos los argumentos se desarrollan en La Habana y si bien es cierto que allí radica una buena parte de la población cubana, por su condición de capital, no es el ombligo del país, hay muchos millones más que nada tienen que ver con la lógica vida de la gran urbe metropolitana. No son la novelas brasileñas los mejores ejemplos, pues la realidad está muy comprometida con los sectores de las clases altas y medias, que para nada tienen que ver con la realidad social del país, sin embargo se caracterizan por su elegantacudir a las palabras obscenas o a imágenes con inapropiadas factura. No es lo mismo el cine que la televisión. El lenguaje televisivo debe ser más cuidadoso por su alcance. Los realizadores brasileños saben tener esto en cuenta, pues muchas de sus películas están saturadas de erotismo y no así sus telenovelas donde no pasan de ardientes besos y a lo máximo dejan el resto a cargo de la imaginación de los telespectadores. Eso es una manera fina, elegante, de mantener la distancia entre ambas expresiones audiovisuales. Bajo el mismo sol pudo ser una mejor obra, pues sus principales valores radican en el talento de su colectivo, pero su temática pudo ser más exacta si hubiese presentado la realidad cubana en toda su magnitud y no sólo mostrando alguna de nuestras partes más denigrantes.

  • thelastsoulja dijo:

    El problema no es si la propuesta es valedera o no, si existe o no, el problema es el como y es ahi donde la novela o serie se pierde. En la curvita es donde se van de la carretera, les falta originalidad y libreto para atrapar al televidente, ahora todos los realizadores quieren hacer un tema vanguardista, espiritual, postmodernista. Sean sinceros y digan si se cumplen con los paradigmas que una novela o serie persigue. Si la tv cubana realmente fuera de todos y se rigiera por el ratings de sus programas, muchos hoy no estarian. La novela le falta ese lenguaje y ese gancho que tenian otras que se hicieron en los años donde la situacion economica cubana era muy precaria. Y esa es otra interrogante que aun nadie a tratado de dilucidar, es una pena que un critico e investigador no vea que no basta con poner a una homosexual o a una ex-reclusa, hay que armar una historia valedera que enganche con dialogos atractivos y que inspiren a la critica. Hay una fina linea entre ser vanguardista y ser ridiculo!!!!!

  • ilushin dijo:

    Nada de la serie nos es ajeno, por supuesto. y los conflictos son parte de la realidad, muchos de ellos más allá de la sociedad cubana. pero lo que pudo ser, no es. la serie fue desiflándose por el camino. esta última parte es la peor. hubo buenas intenciones de reflejar nuestros problemas como son, sin edulcuramientos. pero ¿y dónde queda el tratamiento artístico? el cubano defiende lo suyo, sigue su cine y sus novelas. y también sabe discernir el bodrio y el buen producto. no nos quieran pasar gato por liebre, que esta serie -fragmentada y repetitiva- no tiene suficientes valores para trascender, como otras en su momento.¡Que no te ciegue lal pasión, Paquita! ¿Cuántos capítulos faltarán para el final de semejante Desarraigo….? Aburrida y con pésimas actuaciones. sencillamente insoportable.

  • Rosita dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo con Rafael Daniel.
    Por qué tienen que ser tan crudas algunas escenas, si para algo tenemos la imaginación. Como es el caso de las novelas brasileñas. Te muestran el comienzo, lo demás te lo imaginas tú. O es que hay que enseñarles a nuestors niños cubanos, que todos sabemos que son noveleros, desde muy temprana edad, cómo se hace el amor o como dos homosexuales entran a una habitación y poco les falta para verlas haciendolo también. Esas escenas son poco finas, poco elegantes diría yo que se ven vulgares.
    Los cubanos somos como somos, pero creo que se les está yendo la mano.
    Lo que hasta hace poco fue tabú, ahora quieren que sea al descaro. Y no estoy en contra de que cada cual sea como quiera, si no, de que no se les enseñen a los niños desde tan temprana edad lo que ellos deben elegir en su momento.

  • Rubio dijo:

    Ninguna de las 3 partes sirve.

  • Rosa C. Báez "La Polilla Cubana" dijo:

    Aunque coincido con que hay ciertas situaciones algo forzadas, innecesarias en el decursar de las historias (creo que el ejemplo más valido es el encuentro sexual de Evaristo y Rossana… como diría Mafalda ¿Todas tenía que ligarlas, la pobre?), creo que por demás y a pesar de que se presenta como serie -no conozco cuáles códigos responden a telenovela o serie- es la que más fielmente refleja casos identificables en nuestra sociedad, con entornos creíbles, con locaciones adecuadas -fuera de las casas super elegantes de muchas otras- donde se ve desde un edificio desconchado, hasta un agro normal, broncas incluidas… con tratamientos de los temas reales, sin paternalismo, sin clichés… la homosexualidad tratada de forma muy diferentes de la relación forzada de Felito Lahera y Tomey, aunque aplaudo sus actuaciones, en que el homosexual es el malo que viene a romper el matrimonio y a «pervertir» al pobre hombre «bien casado»… Creo que la primera parte es superior a las otras o tal vez el recurso espacio temporal es demasiado forzado para una 3era parte que pudo insertarse entre las otras dos…
    No veo que se abuse de las palabras obsenas y en sentido general… la TV no es responsable de los niños viendo telenovelas… esa es responsabilidad unica y absoluta de los padres… asumanla…

  • Rubio dijo:

    Esta mierda de novela que nos dan no le llega ni a los tobillos a Tierra Brava, novela realizada en pleno periodo especial. Las actuaciones de esta novela de ahora, son pésimas, las guajiras las pintan demasiado exageradas, y la joven actuó pésimamente. Por otra parte la que esta con el gago y la que hace de madre de ella, actuaron también súper mal. Eso si, tremenda actuación de la pareja donde el hombre maltrataba a la mujer, tanto los dos actores que hacían como padre, como la niña, pero el que hizo de hijo de Blanca Rosa también actuó pésimo y el hermanastro ni se diga, me apuesto que son hijitos de mama y papa y le consiguieron los papeles.
    Pero bueno también fuero muy buena la actuación de Blanca Rosa y de su tía, eso es lo único que entretenía en la novela.

  • Escaramujo dijo:

    Quizás lo que sucede con la novela es que son muchas Cubas en una Cuba, como dice Buena Fé

  • jose pedro dijo:

    La intelectualidad por intelectualidad y el puritanismo insensato e irracional de GENERALIZAR LA CUBANIDAD al criticar la serie televisiva BAJO EL MISMO SOl nos conduzca a errores donde se pueda inferir que ahora la TV cubana es culpable que los niños y adolescentes se expresen públicamente con palabras obscenas.
    La televisión como el cine y la prensa son medios que reflejan la sociedad en cualquier punto geográfico del planeta, porque lo realizan los hombres de esos puntos y su pensamiento es el reflejo de su realidad objetiva.
    ¿Como comparar esta serie cubana que persigue REFLEXIONAR SOBRE NOSOTROS Y LO NUESTRO con un culebrón de cualquier país capitalista presupuestado y producido por el capital financiero burgués que persigue MANIPULAR LA CONCIENCIA ENAJENANDO A LOS QUE PUDIERAN OCUPAR EL TIEMPO LIBRE EN PENSAR EN LOS PROBLEMAS SOCIALES, ECONÓMICOS Y POLÍTICOS CAUSA DE SUS AGOBIOS?
    Creo que quienes se manifiestan puritanos no quieren ver nuestra realidad como talmente es; ven otra televisión o simplemente no se han enterado que la calabazita anuncia el horario de finalizar la programación infantil y como son incapaces de cuidar a sus hijos, aspiran a que sea la televisión quien se encargue de «criarlos adecuadamente» autocensurándose en horario de programación de adultos.
    Por otra parte pienso que criar a los hijos al margen de nuestra realidad en el hogar los hacemos más VULNERABLES con la vida que vivimos en nuestros campos y ciudades. ¿Como explicarles las parejas homosexuales que nos circundan?¿Como abordar la infidelidad que rompe nuestro matrimonio o el de un familiar o amigo cercano?¿Como enseñar a nuestros hijos que se respeten y defiendan su dignidad si no se muestra la violencia familiar?…
    ¿Cual es el criterio de entretener que aspiran los detractores? Esos puritanos no han visto niños y niñas mirando «12 Corazones» en pleno día frente al televisor, a Don Francisco chileno Pinochetista haciendo apología a Obama y el imperio, el programa de Cristinito que segrega contrarrevolución y odio a lo nuestro como buen traidor entre chistes muy picantes y denigración de la mujer acosando a cuanto cubano representante de nuestra cultura visita Miami para ridiculizarlo y ponerlo en posiciones incómodas ante la aceptación de su invitación sin temor al programa.
    Creo compañeros que los cubanos ni somos ombligo del mundo, ni tenemos la sociedad perfecta, ni somos tan paradigma, primero porque no somos capaces de admitir críticas ni siquiera viéndonos como somos y segundo porque tampoco somos capaces de apreciar lo nuestro en su verdadero valor como material de reflexión para cambiarnos nosotros mismos y ser mejores.
    Seamos un poco más reflexivos con nosotros mismos y admitámonos como somos y no idealmente como queremos ser, para poder alcanzar ese propósito.
    Parafraseando a Silvio Rodríguez. «SEAMOS UN TILÍN MEJORES Y MUCHO MENOS EGOISTAS»
    Disculpas entrego a quienes se duelan por mi lenguaje, el lei motiv fue reflexionar como CUBANOS no como CUBANO.
    jose pedro.

  • DGM dijo:

    Desde mi punto de vista, es la mejor telenovela que han hecho hasta ahora, las historias están super buenas y eso de entrelazar las tres temporadas le ha quedado buenisímo, en pricipio no pensé que resultaría cuando lo anunciaron pero hay que reconocer que les quedó muy bien. Solo un detalle las escenas de sexo podrían ser un poco mas sutíles, por todo lo demas excelente.
    Saludos

  • Jose A Garcia dijo:

    Que la telenovela no es perfecta es verdad ,Pero cual lo es ? ha llegado, hay buenos dialogos, buenas actuaciones, otras no tanto, quizas esta 3ra temporada sea la mas flojita porque las otras dejaron el liston bastante alto, en general me ha gustado mucho, la he preferido a las brasileñas de turno, que se entienda no las estoy comparando. De 10 ptos le doy 8. gracias

  • cubano dijo:

    yo

  • Kilmeny dijo:

    Muy bueno el articulo, coincido completamente. Esta telenovela ha venido a sacar «del bache» en que estaba metido este espacio. ¡Por fin son historia creíbles! ¡Por fin veo casas normales en lugar de mansiones! ¡POR FIN VEO GENTE COMÚN!

  • roman dijo:

    probando

  • May314 dijo:

    Estoy muy de acuerdo con Rafael Daniel, si lo que queremos es enseñar debemos ser cuidadosos porque desgraciadamente no todas las personas que ven la serie tienen el sentido común necesario como para darse cuenta del mensaje y lo que hacen es copiar lo que ven, mucho cuidado.ME he percatado de que en las novelas brasileñas se trasmite ese mensaje de una manera más fina, más ética sin necesidad de poner actos tan desagradables en pantalla. Respetemos por favor a las personas haciendo honor a la ética, al buen comportamiento, se sabe que suceden estas cosas pero por qué no ponerlas de una manera que quede a la imaginación, después que dos lesbianas se quedan solas se sabe ,se deduce lo que harán, no hace falta poner más nada.
    Lo del hombre masturbándose está demás, no creo que sea una situación tan importante como para ponerla asi de esa manera. Tratemos un poco más la falta de educación que prevalece últimamente en cualquier sitio de nuestro país, las indisciplinas sociales, yo diría bandalismo. Los padres jóvenes trayendo hijos al mundo para despues no saber qué hacer con ellos, el amor al o material a las vanalidades de hoy en lasp ersonas y sobre todo en los jóvenes que le dan más importancia a la moda que al saber hablar y comportarse, a los padres que prefieren gastar en dinero en un trapo caro para sus hijos y no en un buen libro para que se enriquescan, alimentan la vanidad de los niños en vez de alimentar la fantasía y es una cadena, los padres que no reconocen a los hijos aún sabiendo que son sus hijos, en fin un sinnúmero de casos y cosas que se vienen sucediendo hoy en Cuba con bastante frecuencia en la familia que es la base de una sociedad.

  • yo dijo:

    Estoy de acuerdo con lo escrito por la reportera y con algunos de los criterios expuestos por varios televidentes, con otros no estoy de acuerdo todos sabemos que la programación infantil destinada a los niños y jóvenes en cuba termina a las 8 de la noche porque entonces los padres permiten que los menores estén a esa hora frente al TV, hoy tenemos 5 canales de TV que tienen muchísima programación para los pequeños de casa, es verdad que sacar al aire a las personas haciendo el sexo en un sofá o la masturbación hay disimiles de forma de poner y que cada televidente sepa que se hizo o no el amor, es cierto que es una novela de la realidad cubana actual si lo analizamos hoy los ex reclusos cuando llegan a un centro laboral tienen que echar pie en tierra como le paso a Tania para que pueda ocupar un cargo, acaso esta sociedad incluso las familias no discrimina a los homosexuales, es verdad que hay homosexuales y homosexuales.

  • Laura dijo:

    Entonces si más bien clasifica como una «serie» por qué transmitirla en horario de telenovela? Horario en el cual la mayoría de la población aprovecha para tomar un descanso frente a la TV y relajarse, olvidarse un poco de los problemas, compartir en familia (con menores incluidos), etc. Los cubanos, bien dicho está, si no llegamos, NOS PASAMOS. Quizás la idea original de plasmar historias reales de un sector de la población y llevarlo a la TV fue buena, pero el resultado, el producto final, no tanto. Y sino, insto a este periodista a que antes de escribir basado sólo en dos opiniones, realice una encuesta con una muestra amplia y aleatoria de la sociedad sobre la opinión que tienen de esta «telenovela/serie»…y después que saque sus propias conclusiones, no antes!

  • Flor dijo:

    Pienso que más que todo, esta telenovela es una ofensa (para la mayoría)a los valores de nuestra sociedad, que tanto proclamamos y defendemos!!! No se puede ser absoluto, la vida tiene matices. En esta novela o todo es negro o es blanco, no existe un intermedio, alguien «normal», va demasiado a los extremos.

  • nos y otros dijo:

    Considero muy acertadas las opiniones reflejadas aqui.Aunque solamente vi la primera temporada de la novela cubana,y me parecio aceptable,no asi las siguiente que ya el nivel de actuacion no se correspondia entonces decidi no verla.Pero por comentarios de cros de trabajo es verdad que la actual es casi un asco.Menos mal que no se me ha ocurrido verla pues en casa hay ninos y que mensaje educativo puede llevar tal programa que en vez de rescatar valores eticos dentro de nuestra sociedad lleva un mensaje bien distorsionado de la misma.Y no es que no sucedan esas cosas,pero tambien vivirlo a traves de la pantalla lo considero un absurdo.No podemos hacer comparaciones con Brasil en cuanto a recursos materiales,porque Globo es una industria poderosa, pero el talento?.
    creo que debemos de dejarnos de tantos prejuicios y llevar a la teleaudiencia lo que realmente educa y entretiene con respeto y mederacion

  • Reyna dijo:

    Rafael Daniel no sé si eres crítico profesional pero dudo que alguno te supere. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Una sola cosa: siempre habrá alguien que diga que la serie se trasmite a una hora en que los niños deben estar dormidos. Para los que así piensan miren a su alrededor, pues también es parte de nuestra realidad que muchos niños si están despiertos a esa hora. Pero además yo no soy niña, tengo más de 40 y sí me pareció burda y muy desagradable la escena de Roxana y Evelio en el sofá y que conste que no soy ni puritana, ni mojigata. Hay una tendencia entre los realizadores cubanos a representar el sexo descarnado, casi porno tanto en películas como en teleseries. ¿es que piensan que nos va a gustar más? Pues sepan que seguimos prefiriendo las telenovelas brasileñas o películas como las de la India, dónde no se ve ni un beso en la boca. ¿porqué será?

  • neisy dijo:

    estoy de acuerdo con q se tocan temas de la realidad cubana, pero no me gusta la forma en q se abordan porque no atrapan, más bien veo esta parte para ver qué sucede con blanca rosa blanco al final, fíjense ustedes!! no me gusta el exceso de escenas feas, porque son feas, con el tal evaristo, por ejemplo, porque si al menos fuera lindo, valiera la pena verlo, pero la verdad que está en llamas, ni siquiera me gusta cómo trabajan él y la esposa, y creo q ellos salen en un 80% de las escenas de cada capítulo!!! en fin, q creo q se pueden tocar los problemas actuales de la sociedad pero hay q buscar el arte para hacerlo, marcar una diferencia!!

  • RSD dijo:

    Cubadebate, es un espacio donde siempre debe prevalecer la controversia respetuosa y la divulgación de criterios aunque estos no sean del agrado de los redactores, sin censuras, y con apego a lo planteado en los Lineamientos del Partido que fijan al papel que debe jugar la prensa y los medios de difusión masiva.
    Está demostrado, que deben cambiarse muchas mentalidades, si es que queremos, hacer un periodismo de calidad.

  • Mary dijo:

    Definitivamente el hombre piensa como vive.

  • LYM dijo:

    Realmente la primera temporada estuvo muy superior en actuaciones, en esta última, se bajó mucho la calidad de los protagonistas, el casting estuvo muy inferior. Creo que si hay que reflejar nuestra realidad pero, cuando se pasaban imágenes de la Habana, en la segunda se abusó mucho de lugares muy deteriorados, si hay de todo muestren de todo, no sólo lo feo y destruido.

  • C. F. Torrente dijo:

    Me parece que la telenovela, es buena, pero creo que bastante monótona, aunque toque temas muy cercanos a la realidad cubana. Fuimos nosotros unos de los primeros países en hacer telenovelas como «El derecho de nacer» enseñamos al mundo a hacer novelas y creo que con el ajetreado mundo que estamos viviendo, sería bastante bueno ver una novela rosa, como «Al compás del son» o «Pasión y prejuicios» no que sean repetidas, pero si al estilo de estas, lindas, apasionantes, increíbles, la telenovela es para eso, para aveces no creernos lo que pasa, por eso es NOVELA, podemos abordar el tema de la sexualidad sin llegar a ser prosaicos u obscenos, en las brasileñas las parejas también hacen el amor, pero ningunos salen desnudos o gritando, todo es más recatado, pienso que este aspecto deberíamos valorarlo, aunque ella no debe dejar de ser educativa, pero tratamos tanto de abordar los problemas actuales que la novela llega a ser triste, dramática, a esa hora después que uno llega del trabajo, lo que más quiere es relajarse, no estar viendo cosas malas o similares a la vida cotidiana, queremos distraernos, para eso CREO… que son las novelas.

  • WilliamAzaharesPerez dijo:

    CIERTO QUE AUNQUE HAY SUS PROBLEMAS DE ACTUACION PIENSO QUE EL TEMA ES BUENO PARA LA REFLEXIÓN DE LA PROBLEMATICA CUBANA ACTUAL ,REFLEJA LA REALIDAD DE MUCHAS FAMILIA .

  • robi dijo:

    Rafael Daniel dice:

    En primer lugar no soy puritano y me considero libre de muchos de los prejuicios que caracterizan a una buena parte de los cubanos.

    CUANDO CONTINUAN LEYENDO NO PARECE AFIRMAR LOQ UE DICE ANTERIORMENTE.
    Continúa RD:

    ¿Es acaso la infidelidad una característica noble de nuestra sociedad? Entonces… ¿por qué predomina tanto en esta serie?

    SI LO ES, SINO PORQUE ABUNDAN TANTO LOS DIVORCIOS.

    ¿Por qué hacer el amor descaradamente en un sofá? ¿por qué masturbarse de manera enfermiza frente a uan cortina de baño?
    no tienen que hacerse públicos en una factura televisiva que se trasmite en horarios en que una buena parte de nuestros niños y adolescentes están conectados a la pequeña pantalla.

    SE HA DICHO HASTA LA SACIEDAD, QUE EN ESE HORARIO LOS NIÑOS NO DEBEN ESTAR FRENTE AL TELEVISOR, QUE ES RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES QUE NO OCURRA.

    Y LOS ADOLESCENTES CREO QUE EN PLENO SIGLO XXI ESTAN BASTANTES DOCUMENTADOS CON INTERNET Y LA TELEVISION DIURNA PARA ESCANDALIZARSE CON LA NOCTURNA. VEA LA SERIE PUBERTAD QUE TOCA TODOS ESOS TEMAS Y ME DARA LA RAZON.

  • carmen dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con Rafael Daniel, incluso su opinion sobre las telenovelas brasileñas. No es necesario recrearse en cosas negativas para reflejar nuestra sociedad.
    Y ademas, aqui en el interior no tenemos muchas opciones de entretenimiento como en la capital, ya que no tenemos oportunidad de ver una obra de teatro ni un ballet. Es por eso que la mayoria de las personas de la tercera edad solo ven la TV en sus ratos de ocio, que no son muchos. Por lo que busmanos entretenernos y olvidad un rato estas cosas desagradables que sabemos que realmente existen a nuestro alrededor. Yo he visto dos capitulos de Desarraigo y no pude verla mas al igual que Passione que ha caido en la boberia, pues eso si sucede en las telenovelas brasileñas que los malos son requetemalos y los buenos son tan buenos que son bobos.

  • Leidys dijo:

    coincido con los criterios de Rafael daniel y Rosita, no tiene por que ser tan vulgares, estamos en presencia de una telenovela o serie no de una película para mayores de 16, la serie toca temas muy cubanos muy actaules y reales, pero en la mayoría de los capítulos falta originalidad en los diálogos, se sigue la burla a la manera de hablar de las personas de otras provincias, será que los habaneros no la tienen también.
    para aceptar la diversidad no hay porque hacerla el tema de la mayoría de las telenovelas actuales, debemos darle tiempo a las personas para que lo asimilen.
    sabemos que tanto los homoxesuales como los expresidiarios tanto hombre como mujeresa tienden a ser rechazados por la sociedad pero no se refleja lo mejor de ellos en esta serie.
    el tema de la operación Peter Pan está muy por debajo de lo que realmente pudo haber sido, es algo sensible y que toca una realidad que todavía duele en el corazón de algunos cubanos.
    sugiero se tenga en cuenta la realidad de nuestros niños a la hora de diseñar estas series, ellos ven novela y en la mayoría de los casos de nada vale que se le prohiba en el hogar.

Se han publicado 60 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también