Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El nuevo sistema-mundo

| 8

Por Ignacio Ramonet

(Le Monde Diplomatique)

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Cuando se acaban de cumplir diez años desde los atentados del 11 de septiembre y tres años desde la quiebra del banco Lehman Brothers ¿cuáles son las características del nuevo “sistema-mundo”? La norma actual son los seísmos. Seísmos climáticos, seísmos financieros y bursátiles, seísmos energéticos y alimentarios, seísmos comunicacionales y tecnológicos, seísmos sociales, seísmos geopolíticos como los que causan las insurrecciones de la “Primavera árabe”…

Hay una falta de visibilidad general. Acontecimientos imprevistos irrumpen con fuerza sin que nadie, o casi nadie, los vea venir. Si gobernar es prever, vivimos una evidente crisis de gobernanza. Los dirigentes actuales no consiguen prever nada. La política se revela impotente. El Estado que protegía a los ciudadanos ha dejado de existir. Hay una crisis de la democracia representativa: “No nos representan”, dicen con razón los “indignados”. La gente constata el derrumbe de la autoridad política y reclama que ésta vuelva a asumir su rol conductor de la sociedad por ser la única que dispone de la legitimidad democrática. Se insiste en la necesidad de que el poder político le ponga coto al poder económico y financiero. Otra constatación: una carencia de liderazgo político a escala internacional. Los líderes actuales no están a la altura de los desafios.

Los países ricos (América del Norte, Europa y Japón) padecen el mayor terremoto económico-financiero desde la crisis de 1929. Por primera vez, la Unión Europea ve amenazada su cohesión y su existencia. Y el riesgo de una gran recesión económica debilita el liderazgo internacional de Norteamérica, amenazado además por el surgimiento de nuevos polos de poderío (China, la India, Brasil) a escala internacional.

En un discurso reciente, el Presidente de Estados Unidos anunció que daba por terminadas “las guerras del 11 de septiembre”, o sea las de Irak, de Afganistán y contra el “terrorismo internacional” que marcaron militarmente esta década. Barack Obama recordó que “cinco millones de Americanos han vestido el uniforme en el curso de los últimos diez años”. A pesar de lo cual no resulta evidente que Washington haya salido vencedor de esos conflictos. Las “guerras del 11 de septiembre” le costaron al presupuesto estadounidense entre 1 billón (un millón de millones) y 2,5 billones de dólares. Carga financiera astronómica que ha tenido repercusiones en el endeudamiento de Estados Unidos y, en consecuencia, en la degradación de su situación económica.

Esas guerras han resultado pírricas. En cierta medida, finalmente, Al Qaeda se ha comportado con Washington de igual modo que Reagan lo hizo con respecto a Moscú cuando, en los años 1980, le impuso a la URSS una extenuante carrera armamentística que acabó agotando al imperio soviético y provocando su implosión. El “desclasamiento estratégico” de Estados Unidos ha empezado.

En la diplomacia internacional, la década ha confirmado la emergencia de nuevos actores y de nuevos polos de poder sobre todo en Asia y en América Latina. El mundo se “desoccidentaliza” y es cada vez más multipolar. Destaca el rol de China que aparece, en principio, como la gran potencia en ciernes del siglo XXI. Aunque la estabilidad del Imperio del Medio no está garantizada pues coexisten en su seno el capitalismo más salvaje y el comunismo más autoritario. La tensión entre esas dos fuerzas causará, tarde o temprano, una fractura. Pero, por el momento, mientras declina el poderío de Estados Unidos, el ascenso de China se confirma. Ya es la segunda potencia economica del mundo (por delante de Japón y Alemania). Además, por la parte importante de la deuda estadouninese que posee, Pekín tiene en sus manos el destino del dólar…

El grupo de Estados gigantes reunidos en el BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) ya no obedece automáticamente a las consignas de las grandes potencias tradicionales occidentales (Estados Unidos, Reino Unido, Francia) aunque éstas se sigan autodesignando como “comunidad internacional”. Los BRICS lo han demostrado recientemente en las crisis de Libia y de Siria oponiéndose a las decisiones de las potencias de la OTAN y en el seno de la ONU.

Decimos que hay crisis cuando, en cualquier sector, algún mecanismo deja de pronto de funcionar, empieza a ceder y acaba por romperse. Esa ruptura impide que el conjunto de la maquinaria siga funcionando. Es lo que está ocurriendo en la economía desde que estalló la crisis de las sub-primes en 2007.

Las repercusiones sociales del cataclismo económico son de una brutalidad inédita: 23 millones de parados en la Unión Europea y más de 80 millones de pobres… Los jóvenes aparecen como las víctimas principales. Por eso, de Madrid a Tel Aviv, pasando por Santiago de Chile, Atenas y Londres, una ola de indignación levanta a la juventud del mundo.

Pero las clases medias también están asustadas porque el modelo neoliberal de crecimiento las abandona al borde del camino. En Israel, una parte de ellas se unió a los jóvenes para rechazar el integrismo ultraliberal del Gobierno de Benjamín Netanyahu.

El poder financiero (los “mercados”) se ha impuesto al poder político, y eso desconcierta a los ciudadanos. La democracia no funciona. Nadie entiende la inercia de los gobiernos frente a la crisis económica. La gente exige que la política asuma su función e intervenga para enderezar los entuertos. No resulta fácil; la velocidad de la economía es hoy la del relámpago, mientras que la velocidad de la política es la del caracol. Resulta cada vez más dificil conciliar tiempo económico y tiempo político. Y también crisis globales y gobiernos nacionales.

Los mercados financieros sobrerreaccionan ante cualquier información, mientras que los organismos financieros globales (FMI, OMC, Banco Mundial, etc.) son incapaces de determinar lo que va a ocurrir. Todo esto provoca, en los ciudadanos, frustración y angustia. La crisis global produce perdedores y ganadores. Los ganadores se encuentran, esencialmente, en Asia y en los países emergentes, que no tienen una visión tan pesimista de la situación como la de los europeos. También hay muchos ganadores en el interior mismo de los países occidentales cuyas sociedades se hallan fracturadas por las desigualdades entre ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres.

En realidad, no estamos soportando una crisis, sino un haz de crisis, una suma de crisis mezcladas tan intimamente unas con otras que no conseguimos distinguir entre causas y efectos. Porque los efectos de unas son las causas de otras, y asi hasta formar un verdadero sistema. O sea, nos enfrentamos a una crisis sistémica del mundo occidental que afecta a la tecnología, la economía, el comercio, la política, la democracia, la guerra, la geopolítica, el clima, el medio ambiente, la cultura, los valores, la familia, la educación, la juventud, etc.

Vivimos un tiempo de “rupturas estratégicas” cuyo significado no comprendemos. Hoy, Internet es el vector de la mayoría de los cambios. Casi todas las crisis recientes tienen alguna relación con las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Los mercados financieros, por ejemplo, no serían tan poderosos si las órdenes de compra y venta no circulasen a la velocidad de la luz por las autopistas de la comunicación que Internet ha puesto a su disposición. Más que una tecnología, Internet es pues un actor de las crisis. Basta con recordar el rol de WikiLeaks, Facebook, Twitter en las recientes revoluciones democráticas en el mundo árabe.

Desde el punto de vista antropológico, estas crisis se están traduciendo por un aumento del miedo y del resentimiento. La gente vive en estado de ansiedad y de incertidumbre. Vuelven los grandes pánicos ante amenazas indeterminadas como pueden ser la pérdida del empleo, los choques tecnológicos, las biotecnologías, las catástrofes naturales, la inseguridad generalizada… Todo ello constituye un desafio para las democracias. Porque ese terror se transforma a veces en odio y en repudio. En varios países europeos, ese odio se dirige hoy contra el extranjero, el inmigrante, el diferente. Está subiendo el rechazo hacia todos los “otros” (musulmanes, gitanos, subsaharianos, “sin papeles”, etc.) y crecen los partidos xenófobos.

Otra grave preocupación planetaria: la crisis climática. La conciencia del peligro que representa el calentamiento general se ha extendido. Los problemas ligados al medio ambiente se están volviendo altamente estratégicos. La próxima Cumbre mundial del clima, que tendrà lugar en Rio de Janeiro en 2012, constatarà que el número de grandes catástrofes naturales ha aumentado así como su carácter espectacular. El reciente accidente nuclear de Fukushima ha aterrorizado al mundo. Varios gobiernos ya han dado marcha atrás en materia de energía nuclear y apuestan ahora -en un contexto marcado por el fin próximo del petróleo- por las energías renovables.

El curso de la globalización parece como suspendido. Se habla cada vez más de desglobalización, de descrecimiento… El péndulo había ido demasiado lejos en la dirección neoliberal y ahora prodría ir en la dirección contraria. Ya no es tabú hablar de proteccionismo para limitar los excesos del libre comercio, y poner fin a las deslocalizaciones y a la desindustrialización de los Estados desarrollados. Ha llegado la hora de reinventar la política y de reencantar el mundo.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael dijo:

    Compañero Ramonet

    No deja de ser cierto que vivimos en un nuevo sistema – mundo. Cuando se terminaba el siglo XX, aparecieron los conflictos ambientales, los impactos ambientales y sus problemas, con estos conflictos aparecieron los derrumbes del socialismo europeo y de la URSS, yo había regresado de allá en el 84 y veía una locomotora detenida dando campanazos y pitos, moviéndose hacia adelante y hacia atrás para aparentar un movimiento inútil y una desvinculación enorme entre el pueblo heroico pueblo y sus dirigente, el ambiente fue el culpable.

    Hoy la Geodiversidad nos consume a todos, los deslaves, deslizamientos, las inundaciones, los sismos, las penetraciones del mar, el cambio climático, generan riesgos geodinamicos que pocos le brindan interes y atención, como si los desastres naturales o antropicos no fueran riesgos mal manejado. Y…es asi, son los desastres un mal manejo de los riesgos naturales. Aplicando esta formula de amenaza por vulnerabilidad que nos lleva al riesgo vemos cuentos problemas sociales nos enfrentamos hoy en este sistema – mundo.

    El haz de crisis que hoy soportamos esta en función de un mal manejo y administración de los riesgos, no se llega a comprender los elementos vulnerables a que estamos expuestos, y seguimos exponiendo nos a ellos.

    le agradezco a Cuba Debate por darme la oportunidad de capacitarme mas
    y aprender de usted un poco.

    gracias

  • Roberto Dante dijo:

    roberto dante
    Lanús, Argentina, 04.11.2011

    Entre tantos temas planteados por Ramonet me detengo, y tomo como punto de partida para este texto, en su concepto sobre (cito): “La inseguridad informativa”.
    Recorto un par de ejemplos, en Latinoamérica, de la lucha contra los Oligopolios en los Medios de comunicación y sus proyecciones futuras.

    Hoy: En Argentina, el Secretario de Comercio Interior Moreno pide juicio político para el juez Fernando Miguel Durao a cargo del caso “Papel Prensa”. Cuyos dueños mayoritarios son los Diarios “Clarín” y “La Nación” , los que imponen los precios y las formas de distribución para el papel que requieren los medios de prensa impresa.

    Ayer: La Segunda Sala de lo Penal confirmó el fallo dictado por el juez Juan Paredes de Ecuador a favor de Correa en su juicio “c/ periódico El Universo sobre…”.
    Se puede afirmar que llegó “La Hora de los Pueblos” para enfrentarse a los dueños de la Historia Oficial.

    Esta línea de pensamiento me permite confirmar como equívocos (o, ¿interesados?) los dichos del especialista en Medios de Comunicación Murillo Zamora, que, además, exhibe su desmesura cuando, con liviandad, afirma: “En algunos países hay medios que, durante los procesos electorales, hacen manejos sesgados de la información para favorecer a determinado candidato y obstaculizar a sus rivales; como en Nicaragua, Argentina e incluso Costa Rica”.
    Sorprendente, nada dice sobre EE.UU; porque no se puede hablar de Latinoamérica sin incorporar los planes estratégicos del imperialismo para las Naciones que la componen. Como ignorar el pacto de silencio entre los comunicadores y la Casa Blanca cuando Eisenhower aprobó la financiación de la invasión a Cuba; o los acuerdos de la CIA con los grandes medios de expresión Latinoamericanos para inducir y sostener las Dictaduras militares de los años 60 y 70; o el silencio ante la creación de múltiples cárceles “secretas” (para supuestos terroristas) en Medio Oriente, hasta que El Pentágono tuvo que revelar su existencia gracias a Wikileaks. Creo que son demasiadas “lagunas” sobre hechos inducidos por el mismo Sujeto histórico.

    Sobre el enfrentamiento de los Presidentes Latinoamericanos Kirchner, Lula da Silva, Chávez, Morales y Correa con los grandes medios oligopólicos de comunicación, voy desarrollar como caso emblemático el juicio ganado por el Presidente de Ecuador, Rafael Correa (en autos: Rafael Correa c/ periódico El Universo sobre…) El cual me permite reflexionar sobre algunos temas afines a los avances de los movimientos populares en Latinoamérica sobre el imperio y las burguesías locales que son serviles al mismo.
    Recientemente el inglés Jeremy Browne confirmó en Ecuador su defensa por la libertad de prensa. Cuidado, podemos caer en la trampa de aceptar linealmente lo dicho, sin hacer uso de nuestro pensamiento crítico. Éste nos permitirá escuchar “los silencios” que esconden las elaboraciones gramaticales. Dice: Libertad de prensa o…libertad de ofensa o…libertad de empresa. ¿De qué libertad estará hablando el secretario Jeremy Browne? Cito: “El secretario de Estado Británico para América Latina, Jeremy Browne, defendió hoy en Ecuador el valor de una prensa “libre”. Lo dijo, y agregó que el Reino Unido “tiene una postura muy firme a favor de la libertad de “expresión”.
    Retorno a mi pregunta inicial: ¿De qué libertad estará hablando el secretario…? Y, ¿qué hace el secretario de estado del Reino Unido?
    Sólo balbucea que el caso del diario El Universo “es principalmente un asunto interno de Ecuador”; mientras interfiere en los asuntos internos de Ecuador. Jeremy Browne, como vocero del colonialista Reino Unido, acciona a favor de los Grandes Medios Oligopólicos de Comunicación.
    ¿Los pueblos?
    A pesar de la grisura y la impostura de los mensajes mediáticos, se rebelan, como en África, Oriente Próximo y nuestra Latinoamérica.
    Comparto con el Presidente Correa que el dictamen “derrumbó el mito de la prensa omnipotente

    Es valioso destacar el punto de apoyo creado por Correa para disparar contra los grandes medios de “desinformación” en Ecuador, no tengo dudas que el mismo debe ser reafirmado por una constante militancia que contrarreste los presentes y futuros ataques de la “derecha mercenaria latinoamericana”.
    En la Argentina , a pesar de sus diferencia, es nítido el eje conformado por Clarín- Canal 13-TN, La Nación, Ámbito Financiero y pseudos periodistas mercenarios consecuentes en el descrédito de las luchas populares y en las campañas a favor de Papel Prensa y contra la aplicación de la “Ley de Medios.”
    Ante estos hechos se justifica el construir un frente sólido contra la desinformación mediática y dejar a un costado del camino las evaluaciones del tipo: “nuevo pico del conflicto”. Es muy débil. Estamos hablando de una durísima lucha para establecer una auténtica libertad de expresión basada en las necesidades populares, jamás representadas por las denominadas “libertades liberales”.

  • Roberto Dante dijo:

    roberto dante
    Lanús, Argentina, 04 11 2011

    El G-20 dijo en un comunicado, “nos comprometimos a que el FMI tenga los recursos adecuados para cumplir sus responsabilidades sistémicas”.

    Por lo tanto: ¿La globalización perjudicó a países ricos como EEUU y “es una bendición para los países pobres…”?

    Paso a paso, trataré de desenredar este galimatías.

    El 15 de abril de 2011 fue publicado en “Tiempo Argentino, Mundo” el artículo: “Las potencias emergentes buscan estrategias comunes para crecer”. No puedo a dejar de asociarlo con el publicado en “El Universal de Caracas”, Opinión – por Alfredo Toro Hardy – “El mundo al revés”. Ambos artículos coinciden en destacar que la crisis financiera, fundamentalmente, del hemisferio Norte produjo un desplazamiento del poder económico hacia los países con economías emergentes. Esta sería (cito) la “. Razón por la cual Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, reunidos en el grupo BRICS, quieren tener una mayor participación en la escena internacional”. Si hasta Hardy afirma, con entusiasmo, que “A partir de finales de 1999 las cosas comenzaron a cambiar”. La pregunta es: ¿Cambiar…para quiénes?
    Si en la Cumbre en China del BRICS piden reformar el sistema financiero internacional, la pregunta es: ¿Reformar…para quiénes?

    Posteriormente en el mes de mayo se difunde, en la cumbre efectuada en Francia, que La G8 apoyaría nuevos gobiernos en Túnez y Egipto. Y colaboraría con “la construcción de sociedades tolerantes en Medio Oriente y África”.
    Además se comprometía a otorgar un paquete financiero de $40 000 millones de dólares para impulsar la democracia en los países árabes, y hasta “amenazaba” a Siria con “otras medidas” y reafirmaba que el libio Muamar Gadafi “debe irse como sea”.

    Demasiadas ingerencias y presiones para caratularlas como bienintencionadas “colaboraciones”.
    Puesto que la G-8, como había afirmado Jaled Kaim – el ex viceministro de Relaciones Exteriores de Libia- “es básicamente una cumbre económica”.
    Hoy es la G-20 quien dice “comprometerse para que el FMI…”

    “En la historia oficial”, hablan de defender la libertad y la democracia”. Además declaran que “nuestra meta colectiva es asegurar la cohesión social y ESTABILIDAD MACROECONÓMICA”.
    ¡Por aquí aramos el campo!

    Insisto, la pregunta es: ¿Cambiar…para quiénes? ¿Reformar…para quiénes? Dejemos lo “que se dice” que ocurrió. Como vemos, todo se trata de asegurarse sus negocios.
    “En la historia real”, especulan, empobrecen y hasta asesinan con descaro y falta de humanidad a los pueblos que defienden su independencia y su identidad cultural. Por supuesto, HOY, son defensores del libre comercio; mientras, AYER, imponían y sostenían las peores dictaduras en África, Medio Oriente y Latinoamérica obsecuentes con los intereses del neoliberalismo. ¿Para cuándo el compromiso antisistema?

  • josep carbonell dijo:

    ¿ cual ha sido la actitud de Ignacio Ramonet referente al ataque colonialista contra Libia ? ¿ silencio cómplice con el genocidio del pueblo libio por la OTAN ?

  • lazaro dijo:

    El problema esencialmente radica en que existe aun en la mente del hombre la idea de que unos deben vivir para explotar a otros. Esa es la política del capitalismo salvaje y despiadado, en que presentan como algo natural que para que el mundo sea mundo de todo debe de tener, naciendo así a las clases sociales, como algo normal.

    Fácilmente todos podemos compartir este planeta y juntarnos para mejorar su situación ambiental que de hecho somos los principales derioradores del medio ambiente.

    Parecerá que soy un utópico, but i not the only one, y tengo esperanzas en que el dinero desaparezca y todos vivamos y trabajemos para mejorar nuestras condiciones de vida, hacernos más longevos cada día, aprender a interactuar de una forma conciente y venéfica con la naturaleza, desarrollar un amplio sentimiento de solidaridad y sentir el amor constante del prógimo por nosotros al verlo trabajar honrada y sistemáticamente por nuestro bienestar.

  • Neyvis González Trejo dijo:

    Interesante artículo.Me llama mucho la atención esta parte: “En un discurso reciente, el Presidente de Estados Unidos anunció que daba por terminadas “las guerras del 11 de septiembre”, o sea las de Irak, de Afganistán y contra el “terrorismo internacional” que marcaron militarmente esta década.” Que podemos decir acerca de esto, acaso el presidente norteamericano se burla del mundo, si no hacen más que entrometerse en los asuntos internos y aprovechar cualquier desliz para atacar a cualquier nación siempre con fines personales. Dejemos de vivir explotándonos unos a otros, es tiempo de cambiar, de buscar la paz y de encontrarla, la guerra no da mas que tristezas.

  • JESUS R. dijo:

    Ese su segundo párrafo del escrito de don Ignacio Ramonet (el residente en Francia), resume sus preocupaciones de manera evidentemente errónea. Veamos por partes:

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “Si gobernar es prever, vivimos una evidente crisis de gobernanza. Los dirigentes actuales no consiguen prever nada. La política se revela impotente”.

    En política, resultará que GOBERNAR será sinónimo de ADMINISTRAR, administrar el buen funcionamiento del Estado, adecuando medidas (o leyes) para consolidarlo como el instrumento que se impone sobre toda la sociedad.

    “ARMONIZAR LA SOCIEDAD” sería el concepto más adecuado para señalar el rol fundamental del estado. Todos los ciudadanos, cumpliendo las funciones que le corresponde: el explotador explotando bien a los explotados y los explotados sumisamente aceptando su situación.

    Solo cuando parte de la sociedad se inquieta, se mueve, expresa su disconformidad, se rebela contra “el orden establecido” de manera paulatina y cada vez más evidente, puede servir para que los políticos que administran los estados PREVEAN medidas para contener estas DESARMONÍAS EN LA SOCIEDAD o simplemente ordenar su represión.

    Pero esos movimientos que explotan sin haber encendido ni quemado sus mechas previamente, esos movimientos que esperan un motivo insignificante, una ligera chispa sin riesgo, y sin que aparentemente medien motivos para que se levanten de improviso en una manifestación de pequeña a grande en un espacio de tiempo cortísimo. Estos acontecimientos, si bien pueden ser avizorados, no pueden preverse el tiempo en que harán explosión.

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “El Estado que protegía a los ciudadanos ha dejado de existir”.

    Esto no es cierto para nada. Los ciudadanos nos sentimos protegidos por el estado solo cuando todos los sectores de la sociedad asumen sus funciones de manera acorde y en armonía a las leyes, solo cuando los explotados asumimos nuestro rol de manera sumisa. ¿Cuándo algún Estado ha protegido a los ciudadanos que se rebelan”

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “Hay una crisis de la democracia representativa: “No nos representan”, dicen con razón los “indignados”.

    Preguntémonos: ¿Y cuando hemos sido representados en estas llamadas “democracias representativas” o simplemente “democracias”? JAMAS, excepto en Cuba ahora u otros contadísimos estados.

    No olvidemos: democracia es sinónimo de dictadura, dictadura de una clase sobre las demás, aún cuando esa democracia sea en apariencia representativa de todos los sectores sociales.

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “La gente constata el derrumbe de la autoridad política y reclama que ésta vuelva a asumir su rol conductor de la sociedad por ser la única que dispone de la legitimidad democrática”.

    Vaya confusión de don Ignacio Ramonet. O tal vez no confusión, sino mas bien añorante de un pasado en donde las democracias gobernaban “armoniosamente” a la sociedad de clases.

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “Se insiste en la necesidad de que el poder político le ponga coto al poder económico y financiero”.

    Caramba, no sé si por ignorancia, desconocimiento, confusión o lo que sea, o simplemente por ser un apologista del sistema capitalista, suelta dicha frase de que el “poder político ponga coto al poder económico”

    Simplemente es la economía la que domina, la política no hace otra cosa que administrar en su nombre. Si un estado es capitalista, la política va de acorde a estos intereses económicos; si la economía es socialista, entonces la política se supedita a este nuevo orden.

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “Otra constatación: una carencia de liderazgo político a escala internacional. Los líderes actuales no están a la altura de los desafíos”.

    ¿Qué desafíos? ¿el de encontrar solución a la crisis económica financiera actual?, Si es este el desafío entonces diremos que la solución es simple: construyamos el socialismo.

    Pero como quiera que construir socialismo no es cosa de voluntariosos pequeño burgueses, entonces los desafíos van por la educación y la organización política del pueblo trabajador para construir la revolución, solo eso es válido.

    Hasta aquí comentado el contenido de su segundo párrafo de su artículo de don Ignacio Ramonet, residente en Francia.

    Y muy ligeramente diremos algunas palabras sobre los tantos tópicos expuestos por don Ignacio Ramonet:

    No es simplemente la recesión económica que debilita el liderazgo internacional de Norteamérica, amenazado además por el surgimiento de nuevos polos de poderío (China, la India, Brasil) a escala internacional. El liderazgo de EE. UU. es evidente y el BRICS de ninguna manera es una amenaza en la actualidad

    Y la “Carga financiera astronómica que ha tenido repercusiones en el endeudamiento de Estados Unidos y, en consecuencia, en la degradación de su situación económica”, esto tampoco puede tomarse como válido. EE. UU. es el único productor de las divisas internacionales, aún cuando exista el euro, por tanto su endeudamiento, ya situado en los más de 14 billones, es superado imprimiendo mas y mas dólares que el mundo acepta sumisamente.

    Que, “El “desclasamiento estratégico” de Estados Unidos ha empezado”. Esto tampoco se puede tomar como una afirmación seria.

    Eso de que: “El mundo se “desoccidentaliza” y es cada vez más multipolar”, igualmente no merece rigurosidad científica. El mundo es unipolar y el enemigo del imperio no es el comunismo, sino los países que luchan por su soberanía contra el colonialismo, o simplemente luchan protegiendo sus recursos naturales.

    Recordermos: el BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) NO SE OPUSIERON a la agresión militar contra Libia, ahora frente a Siria si tenemos que China y Rusia se opusieron a la agresión a Siria (¿será asi siempre?, eso lo decidirá las prioridades de estos dos países)

    DICE DON IGNACIO RAMONET: “Los mercados financieros sobrerreaccionan ante cualquier información, mientras que los organismos financieros globales (FMI, OMC, Banco Mundial, etc.) son incapaces de determinar lo que va a ocurrir. Todo esto provoca, en los ciudadanos, frustración y angustia”

    Entonces… ¿hay la responsabilidad nuestra de consolidar mejor al FMI, a la OMC, al BANCO MUNDIAL etc?

    Bueno… hay varios temas en los cuales discrepamos, pero discrepamos bien. No es posible desarrollarlos en un solo comentario, solo diré que los criterios de don Ignacio Ramonet, residente en Francia, no contribuye en nada al esclarecimiento de la economía ni la política a todos aquellos que aspiramos al socialismo.

    Desde Perú escribo.

  • Gerardo Elosegui Fernandez dijo:

    Nada amigo Ramonet, que nos hemos olvidado de Marx, y que caminamos seguros hacia la destruccion de nuestro MUndo o desde las ruinas en que vivimos saldran Jovenes y fuerzas que detendran la nauseabunda sociedad anarco financiera especulativa que hemos permitido TODOS que nos lleven a este estadio, hace falta VOLUNTAD de Hierro para enfrentar esa fiera que nos esta liquidando, aunque en su lucha tambien se esta auto liquidando, esperemos nuevos años y veremos quien tiene la la razon.
    Gerardo Elosegui Fernandez desde Cuba.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro “Cien horas con Fidel”.

Vea también