Imprimir
Inicio » Opinión  »

Casa de las Américas: 50 años en 300 páginas (+ Fotos y Videos)

| 8

Presentación del libro “Casa de las Américas 1959-2009”, realizado en la Casa de las Américas, de La Habana, Cuba, el 28 de abril de 2011. Palabras de Senel Paz en el panel que se realizó para la presentación de este volumen, en el que participaron además María del Carmen Barcia, René Francisco y Silvio Rodríguez. Pepe Menéndez, actual director de Diseño de la institución, fue el moderador.

cubierta

Por Senel Paz

Hay que empezar por los créditos principales: “Marcia Leiseca, Chiqui Salsamendi, Silvia Gil y Jorge Fornet imaginaron este libro”, dice la primera página. Y naturalmente que sí, que solo personas cuya vida y la de la Casa de las Américas son casi lo mismo podían soñar y realizar este libro, streptease de la institución ante nuestros ojos. Todo lo que aparece en él aconteció, está en la memoria y en la historia y convive con el presente y seguirá andando hacia el futuro porque es camino andado. Ejercicio de recuento y nostalgia, cincuenta años apretados en trescientas páginas.

casa-de-las-americas-1

Me detengo en la primera, donde el fotógrafo adivina y traza la trayectoria y atrapa las imágenes de las tres figuras tutelares que han presidido la Casa y que amamos y respetamos. Ellos abren la puerta y luego va uno recordando o enterándose. Un jurado de novela integrado por Lisandro Otero, Camilia Enríquez Ureña, Italo Calvino, Fernando Benítez y ángel Rama.

libro-casa-de-las-americas-para-mesa-redonda-03

Otro, el primero, que habría de premiar Bertillón 166 de nuestro Soler Puig, compuesto por Alejo Carpentier, Carlos Fuentes, Miguel Otero Silva, Miguel Angel Asturias y Labrador Ruiz, que falta en la instantánea. Así, pensaría cualquiera, no es tan difícil hacerse un prestigio, pero fue precisamente el prestigio como carta de nacimiento con la cultura cubana y la Revolución como padres, lo que atrajo a personalidades tan relevantes que con su trabajo y su presencia han ido construyendo el alma de esta institución justo a sus directivos y trabajadores.

A veces sorprende la juventud de figuras de quienes tenemos fijada como representativas imagen posteriores.  Hay fotos de Oscar Hurtado, Thiago de Melo o Chico Buarque, por poner ejemplos, en las que aparecen casi de colegiales.

ddd

Chico Buarque (izquierda), Pablo Ortiz Monasterio, Manuel Álvarez Bravo y Graciela Iturbide.

Admira el intento, registrado en la página de 57, de introducir para los cañaverales cubanos un nuevo vestuario: Manuel Rojas con saco y boina, Juan Bañuelos y Carlos Pellicer con guayaberas blanquísimas, Marta Traba con cerrado gorro de estambre. A favor de Manuel Rojas hay que decir que no entra si no que sale, con decisión, del cañaveral.

canaveral

Moda en los cañaverales

En la cama de un camión que, en la página siguiente, viaja por los campos de Oriente, nos sonríe una juvenil de Chiqui Salsamendi tras gafas de actriz. ¿Hacia dónde irían? Al río Toa, sugiere otra gráfica.

libro-casa-de-las-americas-para-mesa-redonda-12

Naturalmente, uno busca primero las fotos de sus “conocidos”, aunque ese conocimiento provenga solo del encuentro con sus obras, o de aquellos eventos que mejor recordamos o que marcan las estaciones principales de la Casa de las Américas que cada cual lleva en su corazón, como los Premios Literarios, las jornadas teatrales o las exposiciones.
En la página 79 tuve oportunidad de asomarme a una reunión, al parecer muy importante y sustanciosa, del Comité de Colaboración de la revista Casa de las Américas en la que, de izquierda a derecha, aparece parte grande de lo que más brillaba en el momento y sigue brillando hasta el día de hoy. Es una foto del 69, y en ella tuve la oportunidad de enterarme de que para esa fecha ya Ambrosio Fornet había comprado los espejuelos que le conozco. En el grupo, porque le asiste algún privilegio o dispensa especial, solo un indisciplinado fuma: Roberto Fernández R.

libro-casa-de-las-americas-para-mesa-redonda-24

Carlos Puebla, Omara Portuondo, un Pablo Milanés jovencísimo y Haydee Santamía, escuchan a Mercedes Sosa en la página 107, instantánea que seguramente está bajo llave porque tentación de llevarla a casa debe ser universal.

Libro Casa de las América

Yo por poco estoy en  la página 149, donde la foto está dedicada al Primer Encuentro de Jóvenes Artistas Latinoamericanos que, junto a Trinidad Pérez, la Casa de las Amércas nos dio a muchos jóvenes de entonces la oportunidad de organizar y participar. En vez de mi imagen, Pepe Méndez, el responsable del diseño, prefirió utilizar otra en la que aparecen las piernas de Ana Istaurú sobre las que están clavadas, como dos cruces, la vista los diez artistas que completan el grupo.

Descubrí a Lesbia Vent Dumois, más china que en el presente, en la página 164, en medio de un grupo enorme. Y de este modo, volviendo a tropezar con las portadas de libros que hemos amado, de discos que nos dejaron escuchar las voces más importantes del continente, de exposiciones a las que asistimos, con una gráfica que fue fundamental para que tantos de mi generación aprendieran a amar la gráfica y a enorgullecernos de la nuestra, va uno completando un viaje divertido y emocionante por la historia de la  institución, un particular y personalizado andar por casa.

Libro Casa de las Américas

Algo hay de cada evento, de cada manifestación. Es un libro con música, poesía, teatro, diseño, artes plásticas, artistas, muchos artistas, y sobre todo ideas y pasión. Todo está aquí. Está lo que ha sido, lo que no se puede borrar ni discutir. Incluso el espíritu de Mayeya y Eusebio. Y no se advierte, ni por un instante, como en ocasiones señalan algunos malvados, que la casa cargue la mano hacia la literatura. Eso no es cierto y la imparcialidad del actual presidente en este punto está absolutamente fuera de dudas. Que las páginas dobles estén dedicas al panteón de lujo de lujo que conforman los grandes Pablo Neruda, Julio Cortázar, Mario benedetti, Roque Dalton, Eduardo Galeano, Gabriel García Márquez y Ernesto Cardenal, todos ellos literatos, debe responde a una casualidad, como seguramente podrá confirmar cualquiera aquí en Casa.

Libro Casa de las Américas

De manera que, y para finalizar, les digo que este libro, del que no se puede hablar sin abundantes adjetivos, es indispensable y debemos agradecerlo a todos los que lo hicieron posible. Al final del recorrido, uno se encuentra más cerca de la Casa y la admira y respeta más. Yo recomiendo a todos aquellos que les sea posible que no duden en adquirirlo y los invito a visitarlo en la tranquilidad de sus hogares, si con amigos mejor, y solo les pido que se abstengan del natural deseo de llevárselo con ustedes si se van de viaje. Es un libro de Casa para dejar en casa.

Senel Paz presenta este texto. A su lado, Silvio Rodríguez, y más alejado, Pepe Menéndez, el moderador y diseñador del libro. Foto: Abel (Casa de las Américas)

Senel Paz presenta este texto. A su lado, Silvio Rodríguez, y más alejado, Pepe Menéndez, el moderador y diseñador del libro. Foto: Abel (Casa de las Américas)

Silvio Rodríguez: “Llegar a Casa fue una salvación”

El recital ofrecido en la Casa de las Américas por Noel Nicola, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, en febrero de 1968, fue el preludio del Movimiento de la Nueva Trova cubana.

El recital ofrecido en la Casa de las Américas por Noel Nicola, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, en febrero de 1968, fue el preludio del Movimiento de la Nueva Trova cubana.

Fragmentos de las palabras de Silvio Rodríguez en el panel

Yo no me incorporé desde el principio a Casa de las Américas, porque éramos jóvenes… Siempre hablo de nosotros, porque éramos un grupo de muchachos, que hacíamos canciones, que nos juntábamos porque nos gustaban las canciones que hacíamos y las intercambiábamos. Por hacer canciones llegamos aquí, a Casa de las Américas, en 1968.

Teníamos cada uno una breve trayectoria recorrida, sobre todo Pablo, que desde muy jovencito había comenzado a cantar. Noel y yo, menos. Vicente, menos también. Martín Rojas y Eduardo Ramos, aunque eran muy jóvenes, eran un poquito mayores que nosotros y ya tenían una trayectoria profesional. En el ambiente cultural cubano se hacían sentir sus composiciones. No habían trascendido al gran público, porque tocaban en night- clubs, en cabarets, pero ya los entendidos en el mundillo musical reconocían a ese núcleo original que se mostró aquí esa noche de febrero, creo que el 18, de 1968.

Llegar a Casa de las Américas fue una salvación. En muchos sentidos. Cantábamos lo que veíamos, lo que sentíamos. Desde el inicio asumíamos la canción con opiniones que vertíamos de una manera natural, fluida, y eso trajo contradicciones, que son conocidas -a veces magnificadas; también, a veces, no reveladas del todo. Parte y parte.

Llegar aquí fue una gran enseñanza. Nos puso en contacto con artistas ya hechos, con personalidades de la cultura, gente que conocíamos de los periódicos, del Noticiero ICAIC, de los libros… De pronto podíamos tratarlos y mantener, gracias a la Casa, ese contacto con los más grandes escritores latinoamericanos de la época, con pintores. Fue un crecimiento para mi generación de trovadores. Significó la Ilustración, realmente. La Ilustración desde el punto de vista cultural y también, ético. Nos ayudó mucho estar en contacto con personas de una estatura ética tan grande, como la de Haydeé Santamaría.

Silvio Rodríguez

Senel Paz

Galería de imágenes del libro “Casa de las Américas 1959-2009″

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • maria dijo:

    Espero poder adquirirlo aquí en Venezuela.

  • Francisco Rivero dijo:

    Acaso a un árbol se la cuenta los años en aniversarios ?

    Pensando en lo que significo y significa la Casa de las Americas es poner en evidencia que la nostalgia no tiene razón de ser sobre y bajo la tierra.

    Siempre me ha llamado la atención la osadía e inteligencia de abrir puertas y ventanas de un espacio como este en los inicios de 1959. Hay señales imprescindibles en honor al saber, a la educacion, a las ideas, a la cultura mas plural de un continente. Gracias a la manufactura de mujeres y hombres de civilizaciones originarias y de otras que se implantaron.

    El edificio que acoge la Casa de las América se sitúa a una decenas de metros de la mar .

    La Casa se ha construido con la generosidad de muchas manos contra los viento y las marea de los ” Nortes Imperiales ” que en su afán de liquidar a la revolución de un pueblo, no han escatimado ni medios ni esfuerzos en su ciega brutalidad.

    Bienvenida sea la publicación de este libro que bien recuerda que es posible sembrar un árbol de la vida y por la vida en esta parte del planeta.

    Por ultimo un reconocimiento por todas las personas que de una forma u otra han dado el cuidado merecido a la trayectoria de la Casa, me refiero a sus empleados, diseñadores, realizadores, bibliotecarios.

    Gracias

    Un saludo cordial

  • Omar Rangel dijo:

    Estaremos pendientes de su presentación-Caracas-Venezuela en el “Año Bicentenario de Nuestra Independencia”#Venezuela#Independiente ,Insurrecta y Soberana,construyendo la Patria Nueva,SOCIALISTA,Solidaria,Humana.

  • Alfredo Antonio Clementi dijo:

    ¿Cómo podría adquirir este libro en la Argentina? Durante estas décadas poco y nada (solo incidentalmente)era mencionada la Casa de las Américas en este extremo Sur de América (acá a esa actitud le llamamos “ningunear”)Pero el poder imperial no ha podido con este bastión de la cultura, en su más amplia acepción

  • Teresa Fdez dijo:

    Senel que bueno saber que una persona tan humilde como fue cerca de la calle Valle en cabaiguán halla tenido tanto talento y sea quien es ahora, yo soy una de la Fajardo de la Dulcería La Cañona TE FELICITO de todo corazón, si quieres escribirme hazlo a roberto@princesa.pri.sld.cu cuidate amigo y mucha salud cariños Martica Fajardo

  • vicente brunetti dijo:

    Uno de los baluartes más emblemáticos de la Cultura Endógena del continente, erigido como escudo tenaz frente a la barbarie del Capitalismo. Tuve la fortuna de visitar su sede en La Habana, y la honra de ser recibido y mantener una prolongada conversación de 2 hs con su Presidente, Don Roberto Fernández Retamar. ¡Felicidades Casa de las Américas!

  • FRANCISCO OSCAR QUIROGA dijo:

    Soy un escritor argentino. Nací en el año 1953. Desde niño ví a mi padre luchar por un ideal. En esos tiempos ser comunista en la Argentina, era pagar caro “esa osadía” y un día, este su hijo, después de su muerte con lágrimas en sus ojos, tuvo que quemar todo el material literario que atesoraba por ser considerado”peligroso”, hoy yo su quinto hijo de los once que tuvo tiene la oportunidad de escribir libremente sus artículos, agradesco a mi patria esa oportunidad, agradesco a la democracia que atesoramos, que no fue fácil lograr, pues murieron muchos tras esas metas. Hoy en mi taller literario movil que instalo en la vía pública puedo sin miedo escribir y leer al público cosas como estas:
    “PRESAGIO”
    (Soneto)
    No perdamos la mirada, ni dscuidemos desvelos
    Que corre peligro el suelo.Éste, que nos vio nacer
    Bueno será arremeter, antes que ser marginal
    Que es madre de todo mal, no tener nada que hacer
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    EL DIA QUE LAS HUESTES LEJENDARIAS
    DE AQUELLOS QUE FORJAN EL ALIMENTO
    SE OCULTEN A LLORAR EN DESCONTENTO
    Y SE AMOHEN SUS ARMAS SOLITARIAS

    SE HARAN DUEÑOS DEL SURCO, GRUESOS PARIAS
    QUE ACAPARAN MEZQUINOS Y AVARIENTOS
    LOS FRUTOS DE LA TIERRA, Y EL SUSTENTO
    CAERÁ BAJO SU NORMA CRUEL, SECTARIA.

    YA NO ESTARÁ FELIZ EL JORNALERO
    RECLUIDO EN CIUDADES DE CARTÓN
    MIRANDO CON NOSTALGIA, PRISIONERO
    A ESTE MUNDO QUE GIRA SIN RAZÓN

    Y SERÁ EN LOS TUMULTOS PORDIOSERO
    TENIDO POR CIRUJA O POR LADRÓN.
    13-08-08
    Francisco Oscar Quiroga
    “Oscarín. . .Poeta Itinerante”
    Lavalle 280 Cuadro Nacional San Rafael Mendoza
    Argentina C.P. 5607
    Tel 02627-442582
    mail Oscarin_poetaitinerante@yahoo.com.ar

  • juan carlos dijo:

    A los que no tienen donde ir;
    Déjenlos que vallan y arroyen con la conga.
    Y a los que la tristeza les agobia;
    Denle un poco de conga; pa’ que se compongan
    Déjenles escuchar el estruendo del tambor, el vibrar de su golpear.
    Las campanas. Pero sobre todo la corneta china y de la gente, su corear.
    El murmullo gigante, una fiesta, un grito cimarrón;
    Dejen que se desenfrene y se desborde el atrevimiento,
    Que no lamenten la pérdida de la cordura.

    A los músicos, denles un poco de conga; ¡que es música pura!
    La conga es música, música pura que es parte de todos. …

    Un ir y venir de romances y descalabros para los románticos
    También denles motivos para que el sudor les corra
    Díganles que no hay remedio.
    La conga es parte de uno y uno es parte de la conga.
    Cuando la conga pasa; arrollas “y punto”.
    Porque solo hay que escuchar, tener sangre en las venas.
    Y con eso basta pa’ meterte en el tumulto
    Llamar pa’ que se metan, los que no se han metí’ o…

    Para los que sueñan enamorarse, díganles que por ahí viene la conga;
    Con la oportunidad de quemar piel con piel
    La oportunidad pa’ gritar sin miedos.

    Díganle a los que quieren sentirse un poco locos
    Que por ahí viene la conga; con los saltos de los que parecen locos
    De los que andan a pie descalzos y la política se les fue pa’ los codos
    Díganles a todos, que beban un trago de conga…

    Díganles a los poetas, cuéntenles de los colores, los atuendos, los disfraces, las caretas…
    De los hombres y mujeres gigantes;
    Las capas llenas de lentejuelas, finos bordados…
    De las banderas, los machetes chispeando contra el suelo.
    Silbatos, implantando su paso. De los que andan buscando…
    Del romance de los congueros; que aprovechan…
    Mientras los niños van disfrutando del desorden y sus pinturas

    Díganle a los que buscan emociones, sensaciones, vibraciones
    A los que les gusta empujar y ser parte de lo inesperado
    A los que están de paso por Santiago,
    A los que aun hasta esa tierra no han llegado…
    Díganles a todos;
    ¡Que por ahí; viene la conga…!
    +584142926685

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Senel Paz

Senel Paz

Cabaiguán (1950). Escritor cubano, Premio Juan Rulfo 1990 por su obra “El cuento del lobo, el bosque y el hombre nuevo”, que inspiró la película “Fresa y Chocolate”. Ha escrito también las novelas “Un rey en el jardín” y “En el cielo con diamantes”, además de múltiples guiones de cine y cuentos.

Vea también