Imprimir
Inicio » Opinión  »

WikiLeaks, la libertad de información y la descontextualización de la historia

| 9

636173-britain-sweden-wikileaks

No vale la pena discurrir sobre las buenas o malas intenciones de quienes nos acercan un trozo de verdad. Agradecer, y punto. La verdad siempre es revolucionaria. En los últimos meses el imperialismo ha quedado al desnudo, en miles de documentos secretos o confidenciales que ha revelado WikiLeaks. Lo que todos sabíamos, y ellos -en una combinación de fuerza cínica–, no negaban, satisfechos de la sospecha que infunde miedo, pero decían: pruébalo. Aquí están las pruebas, aunque traspapeladas en miles de folios y de palabras vacías.

Algunos cables muestran que la diplomacia imperial es una combinación de espionaje, chantaje y burdas intromisiones en los asuntos internos de sus “amigos” y enemigos. Otros revelan asesinatos alevosos en Afganistán y en Iraq, y la complicidad de los políticos que se autodenominan demócratas en Europa, con el asesinato y la tortura. Los grandes medios hechos para desinformar sesgan sus contenidos y enseguida empiezan a “olvidarlos”.

Por eso, esos cientos de miles de documentos deben conocerse, estudiarse, divulgarse entre nosotros, las víctimas actuales o potenciales. Mientras, la maquinaria trasnacional para la reconstrucción de la noticia selecciona y manipula la información, y luego la entierra, para centrarse en la figura de Julián Assange. Porque la pregunta que se hacen los gobiernos implicados y sus medios no es si el ocultamiento sistemático por un Estado de crímenes impunes es o no es en sí un crimen, sino su absurdo opuesto: si revelar ese crimen es un crimen.

Y es aquí que quiero reflexionar sobre otra arista de un fenómeno, que sigue una línea de comportamiento bien definida desde los años noventa del pasado siglo: la llamada desideologización de la verdad y la mentira, del bien y del mal. Quizás el término no sea exacto, dado que el concepto de ideología acepta varias acepciones. Digámoslo en términos menos confusos: la descontextualización de los hechos históricos. La extirpación consciente de todo sentido opresor o liberador, clasista, en el análisis.

De inmediato abro un paréntesis para introducir una afirmación que comparto plenamente: el fin no justifica los medios. Ser revolucionario no es el compromiso con una teoría, sino con una ética (que la teoría si es auténtica respalda), y debe existir siempre una consecuencia entre fines y medios. Los revolucionarios que han violado o confundido su compromiso ético, han dejado de serlo. Por eso es que la verdad es revolucionaria: la verdad y la justicia no pueden ser ajenas. Y no lo son, porque la verdad social no es como la manzana de Newton: no cae irrevocablemente hacia abajo. Todas las supuestas verdades científicas que respaldaron la opresión humana se revelaron como falsas: desde las diferencias raciales hasta el llamado darwinismo social. La verdad social o procura la felicidad humana, o es mentira.

El primer y más abarcador intento postcomunista -para hablar en términos cercanos a los teóricos de la desesperanza–, de borrar todo análisis de contexto, fue la sustitución de conceptos como fascismo o comunismo, por el de totalitarismo. La sustitución de las esencias, por “ciertas” formas. Es lo que nos permitiría decir que en España y en Chile hubo transiciones cuando en realidad, en esos países -momentáneamente vencidos los movimientos de resistencia–, se produjeron simples cambios de forma en la implementación del capitalismo y de su represión interna. Tanto es así, que fueron Franco y Pinochet quienes lo diseñaron.

Pero en última instancia el sistema puede prescindir de servidores como ellos. Precisamente, entre los antecedentes de esta posición abstracta hallamos a un magistrado español, ampliamente promovido por los medios: Baltasar Garzón. La orden de detención contra Pinochet durante su paso por Londres, moralmente irreprochable, y ampliamente aplaudida por todos los hombres y mujeres honestos del mundo -para no referirme a la izquierda–, era una acción incuestionable, incluso para una derecha que deseaba deshacerse de su ominoso pasado.

La inmediata promoción mediática que tuvo el hecho, ubicó a Garzón como un Superman real, una representación de la Justicia Humana (casi Divina), por encima de tendencias sociales o intereses terrenales. Fijada en la mente de los ciudadanos esa imagen, Garzón entonces continuó su deambular “justiciero” de un lado y del otro del espectro social: contra la guerra sí, la de los invasores y la de los invadidos, la de los opresores y la de los oprimidos. ¿Habría podido Garzón irrumpir en el escenario internacional como héroe si el detenido en Londres no hubiese sido Pinochet, sino Henry Kissinger, al margen de su manifestado deseo de hacerlo? ¿La justicia británica se hubiera atrevido a procesarlo?

Los invasores, los opresores, tienen los recursos -la fuerza del dinero, de la prensa y de las armas–, para eludir y enterrar las acusaciones; los invadidos y oprimidos, no. Pero, ¿acaso la actuación individualizada de Garzón no apela a las mismas razones que el Gobierno estadounidense para atribuirse la ejecución de una Justicia supranacional, casi Divina, previa división de la Humanidad en buenos y malos, según sus intereses?

Pasado el torbellino mediático de los documentos imperiales revelados por WikiLeaks, los acusados claman con aparente sentido de equidad: esperamos ahora que aparezcan los documentos secretos de los estados “enemigos”, de los movimientos de oposición al Capital. En un mundo tan brutalmente manipulado, tan orweliano, estos hechos producen infinitas sospechas, y los medios se complacen en divulgarlas también.

Los que sospechan -y sospecho que entre estos hay también expertos manipuladores–, suelen considerarse paranoicos adictos a las teorías de la conspiración. Si hubiese alguna porción de verdad en lo que dicen, queda así desacreditada. Pero no se trata de atribuir “malas” intenciones a quienes entienden literalmente -el sistema jamás es literal, recuérdese esto–, los principios de la libertad de información o de la justicia sin fronteras. De alguna manera, los “locos” siempre pueden mediatizarse o en su defecto, enjuiciarse: los individuos son prescindibles. Tan prescindible era Pinochet como Garzón, que no lo dude, si es que quiere de verdad hurgar en el pasado franquista. Que Franco no era chileno, sino español. E igual de prescindible es Julián Assange. La discusión no es si son o no personas sembradas para servir oscuros intereses, eso qué importa, si parten de principios abstractos. Ellos creen en lo que hacen, supongo. Si es sincero, Julián Assange es un kamikaze de la libertad de información, una persona que se tomó en serio un slogan publicitario del capitalismo, que nunca fue concebido para más.

Assange y Garzón se parecen más a los héroes de los comics, que a los de las grandes batallas sociales de la historia humana. En un mundo donde los grandes medios existen para construir estados de opinión, y conducir como rebaño a las masas, que Assange crea en la libertad de información parece una locura. Ha sido apresado, por un delito fabricado, creo que de acoso sexual. Hasta una sueca que viajó hace meses a La Habana a entrevistarse con nuestros ilustres mercenarios, aparece como acusadora.

La verdad que han difundido, repito, es bienvenida. Pero los dueños de la pelota y el guante en asuntos de Internet -frase cubanísima, que alude a los niños del barrio que no saben jugar béisbol, pero nadie puede sacarlos del equipo porque son los que aportan los implementos deportivos–, saben cómo revertir el contratiempo, y convertir ese hueco negro de la “libertad de información”, en instrumento manipulador de la verdad. Si los dejamos, claro. Si nos permitimos olvidar los documentos divulgados. Assange y sus seguidores quizás comprendan esta vez que el único proyecto social que necesita la verdad es el socialismo. Que la verdad no es neutra. Y la justicia tampoco.

(Tomado de La Isla desconocida)

adan-wikileaks

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • IselA dijo:

    En Fidel: las viejas y las nuevas armas lei algo que me intereso sobre como se hacen las revoluciones modernas:

    “¿Cuales son las armas ahora para hacer Revolución? -pregunta a los periodistas venezolanos y responde:– Divulgar la realidad de lo que va a ocurrir. Ustedes tienen armas nucleares ideológicas (la comunicación con el mundo), y si ganan esta batalla habrán derrotado al régimen y no harán falta Revoluciones”. Pongámonos la improvisada armadura, saltemos sobre Rocinante, y de adarga, empuñemos la pluma, al menos de forma simbólica, porque son tiempos de computadoras, de batallas virtuales.

    Creo que eso es lo que Julian Assange y sus hackers hacen

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Enrique Ubieta:
    Muy interesante el articulo y como dice la sabiduria popular “la verdad es como una gota de aceite en un vaso de agua, siempre sale a flote”
    El tema de la etica y la afiliacion a teorias es interesante de abordar en estos tiempos de doble moral, crisis de valores o como se le pretenda llamar.

    A mi manera de ver las cosas, los conflictos morales y la crisis de os valores se hacen patente cada dia mas: solo aquellos que viven en su coraza o no se dan cuenta o no quieren intentan ocultar la realidad que se les viene encima.

  • El Chileno de Aragua(Miguel Ángel Maregatti) dijo:

    La reflexión que me hecho referente a Julian Assange, de Wikileaks, ¿Julian es un socialista, un anti-imperial, tiene un reconcomio hacia el imperio de los Estados Unidos de Norteamérica?, o es un Comunicador cibernético que quiere sacar provecho a todos los informes confidenciales que le llegaban o llegan?

  • Oscar Fundora dijo:

    Primero las revoluciones no terminaran nunca pues se nesecitan para los canvios paulatinos que demandan las nuevas epocas,solo podemos aspirar a que acaven las guerras los crimenes y la injusticia social.

    Y no creo que Julian quiera haser dinero con los informes pues al que mejor compra no se los vendio.algo mas claro que so y ademas los a publicado.

  • marcos dijo:

    Lo que ha revelado wikileaks permite una lectura revolucionaria del mundo actual porque es una radiografía que documenta el uso sistemático de chantajes, retaliaciones, exoneraciones y otras acciones ilegales encubiertas para someter a todos los estados, a través de sus gobernantes, ministros, jueces y otros funcionarios a los intereses de las multinacionales que representa EEUU.
    Estados Unidos ocupa militarmente a varios países con guerras abiertas o encubiertas, con acciones militares. Pero nunca más claro el accionar propiamente militar de la fuerza política de ocupación de la “diplomacía” de sojuzgamiento de este imperio. Lo que evidencia la valerosa publicación de estos cables es la ejecución de un plan sistemático (en este caso del avasallamiento de la legalidad internacional) que prueba, por su carácter metódico la existencia de un plan de exterminio de las soberanías nacionales. Ese carácter metódico deducido de acciones constantes y planeadas permitió, en otro caso,el enjuiciamiento inicial de las dictaduras del cono sur. Se probó entonces, como se prueba ahora, por redundancia de datos pormenorizados, la existencia de un plan sistemático, la recurrencia de los intereses representados por estas acciones, la sujección ilegal a gobiernos extranjeros. Todo esto se repite y se repite, como la historia del capitalismo.
    Esta mañana en alguno de los periódicos que reproducen algunos de los cables filtrados apareció un cable de los filtrados por W. que ya en la tarde, pareciera que ha desaparecido. Tal vez era en The Guardian. Un embajador (o alto funcionario) de EEUU en Europa bosquejaba en su comunicación con su gobierno central, un plan detallado para forzar con “prolongadas sanciones” a la UE en general y a los estados que se oponen a la libre entrada de Monsanto y los transgénicos en Europa, en particular. España volvía a destacarse por la liviandad con que sus políticos estaban jugando, contra el resto de Europa, a favor de la liberalización de las semillas transgénicas. “Si cae España, el resto seguirá ese camino” recuerdo que leí. ¿Puede ser que la noticia haya desaparecido en la tarde? No entiendo a tantos lectores atentos, y nadie que la haya replicado. En España, país muy aludido, ni se ha comentado.
    Hasta ahora se ha publicado menos del 2% de los cables que tiene wilileaks.
    Con todas las observaciones lúcidas que trae este artículo de Enrique Ubieta sobre las limitaciones de la ideología de Assange, para mi se confunde cuando pareciera que da por cerrado el caso, da por concluído este huracán. Y es sugerente que después del paso de Assange por la cárcel y con las amenazas pendientes, a pesar de todo lo que no se ha publicado aún, los medios han ido mermando la publicación de filtraciones. De manera que se está forzando a los hechos para que coincidan con este análisis de que “la tormenta ya ha pasado”.
    Por otro lado, como lo prueba todo lo que ha pasado, Assange no debería haberse expuesto tan personalmente a la acción punitiva del imperio. ¿Porque quien le puede dar asilo a Assange ahora? ¿Qué poder en el mundo qué lugar en la tierra puede contrarrestar este manto de silencio que le quieren poner a todas estas revelaciones?

  • marcos dijo:

    Acabo de hacer un comentario, tal vez demasiado largo, y no lo han publicado. Saludos

  • Jorge LGuerrero dijo:

    Nadita,que esto nos enseña como esa maquinaria mediatica y la dictadura mundial capitalista, con sus falsas propagandas, nos quieren vender como guanajos en las esquina y hay quienes les gusta ser guanajos e idiotas, yo conosco muy bien a esos comerciantes y no confio nadita de lo que tratan de venderme, un ejemplo de su mercancia es que pregonan LA LIBERTAD DE INFORMACION, mentira,mentira y mentira, ??? Preguntenle a julian????.

  • Rolando dijo:

    Lo cierto es que ya es hora de que Cuba suelte sus amarras en cuanto a informacion se refiere,y enfrente toda esta avalancha de desinformacion con tdo el rigor que se requiere.Tenemos un pais preparado politicamente,y un periodismo capas de interactuar con cualquier informacion a nivel mundial,asi que deberiamos salirnos ya del marco estrecho donde estamos,y permitir que todas nustras fuerzas mediaticas contraataquen el flujo de desinformacion que a diario sec lanza sobre Cuba,pero que con seguridad muy pocos cubanos tienen acceso a ver.Cubadebate es un foro magnifico,pero a mi juicio de poco pegada en la poblacion general de Cuba por el simple hecho de que tenemos limitaciones de informacion,de recursos,ect.pero si abrimos estos debates al publico general,yo creo que tendrian tanta demanda en los lectores cubanos que los recursos vendrian a apoyar esta lucha frontal,que no podemos evitar por mas tiempo.

    Soy cubano radicado en USA,y a veces pienso que nos quedamos muy cortos ante la avalancha de desinformacion diaria sobre Cuba,que aprovechan otros y la hacen llegar a nuestro pais por disimiles vias,estoyb seguro que somos mayoria los que apoyariamos con nuestros comentarios las verdades de Cuba,y desmotariamos muchos de los mitos que sobre el capitalismo se dicen,y que por desgracia aun hoy muchos creen en nuestro pais,por eso creo que,este diapazon debe abrirse a las mayorias,y que la informacion fluya,con frescura,hacia los cubanos que en su mayoria defenderan a su pais ahora y siempre.

  • Marcosher dijo:

    ES UN ERROR CREER QUE LA DETENCIÓN DE PINOCHET FUE IRREPROCHABLE. HAY UNA ARISTA QUE NO SE HA TOCÓ EN EL ANÁLISIS, Y TIENE QUE VER CON LA JURISDICCIÓN DE LOS TRIBUNALES NACIONALES Y EL CONCEPTO DE SOBERANÍA: UN TRIBUNAL NACIONAL TIENE JURISDICCIÓN SOLO SOBRE LA NACIÓN A LA CUAL PERTENECE.

    UN TRIBUNAL ESPAÑOL NO PUEDE TENER JURISDICCIÓN SOBRE HECHOS OCURRIDOS EN CHILE O CUALQUIER OTRO PAIS, SOLO PUEDE TENERLA EN ESPAÑA. ¿POR QUÉ? LAS LEYES QUE RIGEN EL FUNCIONAMIENTO DE UN SISTEMA DE JUSTICIA SON CREADAS EN EL PARLAMENTO DE CADA PAÍS, SI ACEPTAMOS QUE UN TRIBUNAL ESPAÑOL TENGA JURISDICCIÓN SOBRE SUCESOS ACAECIDOS EN CHILE, ESTAMOS ACEPTANDO QUE LAS LEYES ESPAÑOLAS TENGAN UN ALCANCE SUPRANACIONAL, SOBRE EL TERRITORIO CHILENO, LUEGO SE ESTARÍA USURPANDO LA SOBERANÍA DE LAS INSTITUCIONES CHILENAS Y DEL PUEBLO DE CHILE QUE LAS ELIGIÓ.

    AUNQUE SEA MORALMENTE ACEPTABLE LA CONDENA DE PINOCHET, ES NO ÉTICO QUE GARZÓN JUZGUE LO QUE SE DEBE JUZGAR SOLO EN CHILE. LO ÉTICO ES EXIGIR A LA JUSTICIA CHILENA QUE CUMPLA SU COMETIDO.

    POR OTRA PARTE EL ESTADO ESPAÑOL SE DESNTENDIÓ DE ESA JURISPRUDENCIA CUANDO LLEGÓ LA HORA DE JUZGAR EL ASESINATO DEL CAMARÓGRAFO COUSO EN EL HOTEL PALESTINA DE BAGDAD. CUANDO LA JUSTICIA ESPAÑOLA ENTENDIÓ QUE NO PODÍA ELUDIR ENCAUZAR A LOS MILITARES NORTEAMERICANOS RÁPIDAMENTE SE DESENTENDIÓ DE LA “JUSTICIA UNIVERSAL”. ESTABA CLARO QUE ESTABA DESTINADA A LOS PAÍSES DEL TERCER MUNDO.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Ubieta

Enrique Ubieta

Ensayista y periodista cubano. Director de la publicación “La calle del medio”.

Vea también