Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Hubo en EEUU rechazo al “statu quo”, no espaldarazo a los republicanos

| 2

Tomado de La Jornada

A pesar de las apariencias, el electorado estadunidense no dio un giro a la derecha en las elecciones intermedias, sino que expresó su repudio al manejo del país por la cúpula política y su desaprobación a demócratas y republicanos.Una minoría de votantes (aproximadamente 40 por ciento) acudió a las urnas; los sectores de mayor edad y conservadores otorgaron un triunfo a los republicanos, mientras que las bases más jóvenes y de color, que fueron claves en los triunfos del presidente Barack Obama y los demócratas, participaron en índices muy reducidos. Esto resultó en que los republicanos lograron cosechar un triunfo electoral con base en este desencanto generalizado.

Los republicanos conquistaron el control de la Cámara de Representantes al añadir por lo menos 60 escaños más (el triunfo numérico más grande desde 1948), elevaron su número en el Senado en seis más (no alcanzaran los 10 que necesitaban para obtener la mayoría), y obtuvieron el control de por lo menos ocho gubernaturas más (ahora tendrán la mayoría de las 50 gubernaturas). Aún están pendientes los resultados en algunas contiendas en varios puntos del país, por lo que no hay totales finales. La elección también logró establecer un nuevo récord como la intermedia más cara en la historia del país.

Los resultados de última hora son: para la cámara baja 239 republicanos y 185 demócratas (se requiere por lo menos 218 para ser mayoría), 11 aún no están definidos; en el Senado 52 demócratas contra 46 republicanos y dos por determinarse; y 29 gubernaturas republicanas por 15 demócratas, una de un independiente, y cinco por determinarse.

El presidente Barack Obama declaró hoy que los votantes han expresado gran frustración debido a que no hemos logrado avanzar lo suficiente en la economía. Agregó que el mensaje del electorado es que se necesita más trabajo conjunto, tenemos que buscar terreno común, aunque reconoció que no será fácil.

En conferencia de prensa en la Casa Blanca reconoció las dimensiones de la derrota, pero insistió en defender sus logros, al reiterar que se evitó una segunda Gran Depresión y se estabilizó la economía, aunque admitió que hay gente en Estados Unidos que no ha sentido ese progreso. En una especie de mea culpa, Obama declaró en este contexto: creo que tengo que asumir la responsabilidad directa, por el hecho de que no hemos logrado el progreso que se requiere.

El representante John Boehner, próximo presidente de la cámara baja, y el senador Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en el Senado, declararon hoy que están dispuestos a trabajar con Obama, siempre y cuando el presidente se apegue a lo que insistieron fue el mensaje del pueblo: reducir el gasto y el tamaño del gobierno, reducir impuestos y revertir parte de la reforma de salud, entre otras cosas. Estamos determinados a frenar la agenda que los estadunidenses han rechazado. Trabajaremos con la administración cuando estén de acuerdo con el pueblo, y los confrontaremos cuando no, afirmó McConnell.Pero según las encuestas a boca de urna, los votantes no expresaron ninguna preferencia de un partido sobre otro. De hecho, la mayoría reprobó a ambos con una opinión desfavorable casi igual (entre 52 y 53) hacia republicanos y demócratas.

El Pew Research Center concluyó al analizar estos sondeos, que “el resultado de la elección de este año representó un repudio al statu quo, en lugar de un voto de confianza al Partido Republicano o una afirmación de apoyo a sus políticas”.

La elección fue determinada por un incremento de participación de votantes conservadores blancos, sobre todo los de mayor edad (de 32 por ciento en las pasadas intermedias de 2006, a 41 por ciento este año), junto con más votantes independientes que votaron a favor de los republicanos que en los últimos dos ciclos electorales. Un 23 por ciento del voto fue de mayores de 65 años (en 2008 sólo fueron 16 por ciento del voto total).

Los blancos fueron 78 por ciento del voto, comparado con 74 por ciento en 2008.A la vez, con una mayoría de votantes que desaprueba la gestión de Obama y preocupados de que sus políticas no ayudarán al país a largo plazo, y un pronunciado nivel de desencanto de que no se ha realizado el cambio que prometió, la base electoral que lo llevó a la Casa Blanca y consolidó el control demócrata del Congreso se fragmentó este año.

Los jóvenes, votantes de entre 18 y 29 años, sólo fueron 11 por ciento de los participantes este año, un desplome de 18 por ciento que participó en 2008 -y que fueron un factor clave en el triunfo de Obama-, lo que marca el nivel más bajo en dos décadas. Otros sectores claves que redujeron su participación fueron los latinos, que representaron 8 por ciento de voto emitido (en 2008 fue 9 por ciento), y los afroestadunidenses que en esta ocasión llegó a sólo 10 por ciento del total comparado con el 13 por ciento hace dos años).

Los políticos de ambos lados continuarán con su afirmación de que representan la voluntad del pueblo, competencia que durará de aquí hasta la contienda presidencia de 2012. Los dos partidos disputarán quién es el mensajero del pueblo y representa sus mejores intereses, pero en los sondeos del día electoral, como en encuestas de estas últimas semanas, no se expresó una preferencia por los políticos ni por políticas en particular. De hecho, el único mensaje popular registrado fue que la economía es la mayor preocupación y que una abrumadora mayoría desaprueba al Congreso y a la cúpula política en general.En suma, no hay un mensaje coherente más allá de un hartazgo y falta de confianza en el gobierno, del partido que sea, y tampoco hubo consenso sobre qué dirección o políticas se favorecen.

Pero el hecho que los republicanos, y dentro de ellos, el nuevo poder del movimiento ultraconservador Tea Party, hayan triunfado electoralmente, sí tendrá implicaciones severas en este país. Y ya hay consecuencias. Hoy, Obama descartó su iniciativa para reducir los gases que contribuyen al calentamiento climático. Se espera que habrá más concesiones en los próximos días, como en torno a los impuestos sobre los más ricos del país. Y los republicanos ya han anunciado que buscarán desmantelar en todo lo posible la reforma de salud promulgada por Obama.

Éxito en debate sobre mariguanaAunque la Proposición 19 en California, iniciativa para legalizar la mariguana, fue derrotada, sus promotores calificaron como un éxito el hecho de que ganó un 46 por ciento del voto, el nivel más alto para cualquier iniciativa estatal para la legalización hasta la fecha. Ethan Nadelmann, director del Drug Policy Alliance y uno de los principales estrategas de estas iniciativas, declaró hoy que sólo el hecho de que se realizó un voto sobre esta medida es un triunfo, ya que con ello elevó y legitimó el debate nacional sobre la legalización. Los promotores subrayaron que esto sólo marca el inicio de un mayor esfuerzo para promover el fin de las políticas de prohibición en varias partes de Estados Unidos.

LA GENTE ESTÁ AIRADA

Las elecciones intermedias que culminaron hoy fueron marcadas por el surgimiento de una corriente populista de derecha, la ira contra toda la clase política y la percepción mayoritaria de que el país avanza en una dirección equivocada, y nutriendo todo esto, las consecuencias de la peor crisis económica desde la Gran Depresión, sobre todo en el desempleo.

Algunos proclaman el triunfo de la derecha, otros señalan que más bien fue resultado del fracaso de los demócratas -sobre todo del presidente Barack Obama- en generar, o comunicar, el cambio que prometieron al electorado.

Otros creen que es un gran triunfo para los intereses más poderosos del país, que invirtieron la mayoría de los aproximadamente 4 mil millones de dólares en la ahora elección intermedia más cara de la historia -es decir, que el dinero, más que los votos, determinó el resultado-. Los maestros del spin se dedicarán a ofrecer variaciones sobre esto tan pronto cierren todas las casillas y durante las próximas semanas.

A lo largo del día, los ciudadanos acudieron a las urnas -en elecciones intermedias suele votar un porcentaje más bajo de votantes, 40 por ciento en promedio- mientras los políticos de ambos lados hacían todo para promover sus bases. Junto con sus aliados, Obama continuó dando entrevistas en vivo a varias estaciones de radio en distritos clave para intentar reducir los daños pronosticados a su partido.

La jornada se realizó en un contexto donde las encuestas continuaron registrando profunda incertidumbre sobre la economía y el empleo, así como la desaprobación de la labor de los políticos en Washington -demócratas y republicanos. Pero ya que los demócratas ocupan tanto la Casa Blanca como las mayorías en ambas cámaras, fueron el blanco del sentimiento anti-Washington y, aparentemente, el electorado les cobró el malestar.

En los sondeos a boca de urna realizados esta noche a escala nacional, se reveló que casi nueve de cada 10 estadunidenses opinan que la economía está en malas condiciones y son pesimistas sobre el futuro; 26 por ciento se declaró enojado y 47 por ciento insatisfecho con el gobierno, mientras 73 por ciento desaprueba la labor del Congreso.

Asimismo, 54 por ciento rechaza la gestión de Obama, 53 por ciento dice desaprobar a los demócratas, pero al mismo tiempo, 53 por ciento desaprueba a los republicanos. Además, está la ironía de que a pesar de que las cosas están tan mal, la mayoría -59 por ciento- cree que el gobierno está haciendo demasiado, reportaron CBS News, ABC News y NBC News.

Aunque más votantes empadronados favorecen a los demócratas, las encuestas registraron que entre los votantes probables (o sea, los que indicaron su intención de participar), los republicanos tienen ventaja. El llamado Tea Party, coalición suelta de votantes ultraconservadores que favorece reducir impuestos y el papel del gobierno en asuntos económicos y sociales, es uno de los más motivados -y hasta 30 por ciento del electorado se identifica como miembro o simpatiza con este movimiento.

Se espera que varios de los candidatos de dicho movimiento ganen hoy, aunque algunos han resultado demasiado raros aun para las bases republicanas conservadoras.

De hecho, entre la gama de abanderados legislativos que compitieron hoy están una ex bruja y activista antimasturbación; la codueña de la Federación Mundial de Lucha Libre; uno al que le gusta disfrazarse de nazi; varios que rechazan la teoría de Darwin y apoyan la bíblica; otros que desean privatizar o desaparecer cosas, como el sistema de seguridad social, el Departamento de Educación, e incluso hacer que este país abandone la Organización de Naciones Unidas. Menos sorprendentes resultan aquellos que han usado la retórica antimigrante o aislacionista.

Ahora tenemos un partido de centro-derecha y una partida de locos. Durante los últimos 30 años, los demócratas se han derechizado y los republicanos se han trasladado a un manicomio, declaró recientemente el comediante y crítico Bill Maher.

No es por nada que las encuestas recientes han registrado una y otra vez la desaprobación universal de la clase política en Washington, sin importar su filiación partidista, con abrumadoras mayorías opinando que los legisladores no merecen la relección, mientras la aceptación de la gestión de Obama se ha desplomado a sólo 45 por ciento.

Michael Moore, cineasta y crítico social, llamó hoy a todos sus seguidores a acudir a las urnas para enfrentar a los republicanos. Hoy tenemos sólo una tarea: detener el retorno de la clase criminal más grande, el partido de la guerra, la gente que (con algunos ayudadores demócratas) fabricó el mismo lío en que nos encontramos, dijo, sin responsabilizar también a los demócratas por su fracaso en hacer más por el cambio. Pero advirtió: la única cosa que da más alegría a los jefes empresariales que no pagar impuestos es lograr que vote la menor cantidad de gente posible. Creen que han comprado esta elección.

Una ironía de todo esto es que a pesar del voto de repudio contra el liderazgo demócrata, en los hechos Obama y sus aliados en el Congreso impulsaron más leyes y cambios políticos que cualquier otra administración desde los años 60, incluyendo una reforma de salud y otra del sistema financiero que algunos consideran históricas. A la vez, este gobierno y sus simpatizantes insisten en que lograron evitar una segunda Gran Depresión. Pero aparentemente no fue suficiente, y ahora el dilema es si fue por un fracaso de comunicar todo esto al electorado, o si los votantes simplemente no perciben que hubo suficiente cambio en sus vidas cotidianas, sobre todo en el aspecto económico.

Pero después de todo esto, nada indica que la situación para las mayorías mejorará a partir de estos comicios. Tal vez por ello es muy probable que menos de la mitad del electorado se molestó en participar en este concurso democrático.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gabriel dijo:

    Estoy seguro que Los Estados Unidos saldrán de esta crisis, lo han logrado en otras ocaciones y es un pueblo muy trabajador.
    Obama ha hecho todo lo posible y lo segurá haciendo hasta el término de su gestión.
    La cultura de trabajo del norteamericano es sólida y lo demuestra el pujante desarrollo económico de esa gran nación.

  • Gustavo dijo:

    En EEUU la votación apuntó hacia la misma dirección que el resto del mundo altamente industrializado: hacia la derecha. Los que van a sufrir todo el “ajuste” de los halcones republicanos y los reverdecidos WASP del Tea Party serán los inmigrantes y sus familias, tanto ilegales como legales y la gran comunidad afroamericana de bajos recursos (que los hay y muchos..). Hemos escuchado frases tales como: “devuelvan América”, “América para los americanos”, “nos roban nuestro trabajo y debemos pagar nuestros impuestos para que nos sigan robando” El America Dream esta vencido por el peso de los gigantes financieros y el capital especulativo, los mismos que generaron esta crísis que embolsa a todo el globo y sin embargo son beneficiados con increíbles desembolsos del tesoro para aceitar su máquina de generar riquezas. Para los que miramos desde afuera nada cambiará, para nuestros hermanos latinos en el territorio del norte cambiarán, lamentablemente para mal.
    ——-El mundo visto al revés – Buenos Aires -Argentina————–

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también