Imprimir
Inicio » Opinión  »

España al borde del corralito

| 2
José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente de España. Foto de archivo

José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente de España. Foto de archivo

"Madrid podría estar ingresando en la clase de espiral de la muerte que afligió a Argentina hace apenas una década." advirtió tiempo atrás Paul Krugman, y ahora lo repite Joseph Stiglitz.

Lo dijo hace pocos meses el gran gurú de las finanzas a nivel mundial, el neokeynesiano Premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, y ahora lo repite otro influyente gurú, también neokeynesiano también estadounidense y también Premio Nobel de Economía (2001), Joseph Stiglitz: "España podría estar ingresando en la clase de espiral de la muerte que afligió a Argentina hace apenas una década".
Son así dos grandes analistas de las finanzas internacionales los que ven planear la sombra del corralito sobre España. "Sólo cuando Argentina terminó con su tipo de cambio fijo respecto al dólar comenzó a crecer y se redujo el déficit. España no ha sido atacada por los especuladores, pero podría ser sólo cuestión de tiempo", añadió Stiglitz.
Pero esa salida a la que recurrió en su momento Argentina no es válida para España, por pertenecer a la eurozona, sin posibilidad para devaluar su moneda, porque la antigua peseta se fundió en 1998 con las monedas de otros 16 países de la Unión Europea para crear el euro como moneda única común.
Tanto Stiglitz como Krugman y otros renombrados analistas ven a España como uno de los eslabones más débiles de la Unión Europea y rechazan esa imagen que quiere dar la UE de que ya ha se dejado atrás la recesión. Se teme que se produzca el llamado Efecto W, o recesión de segunda vuelta.
En un artículo en el Sunday Telegraph, Stiglitz sostenía días atrás, al analizar la situación de Europa ante la crisis, que "España es el caso más peligroso, pero también están en severos aprietos Irlanda y Grecia". Y añade Stiglitz: "El euro también afronta su propia crisis y puede desaparecer, víctima de su propia convertibilidad hacia dentro. Resulta claro que los países hoy en problemas carecen, como Argentina hace años, de monedas individuales y, por ende, de instrumentos cambiarios flexibles".
El economista asegura que "como en Grecia e Irlanda, la debilidad financiera de España la torna presa fácil para fondos buitres y otros especuladores. Las reacciones ingenuas del Banco Central Europeo o el FMI, como recortar gastos o jubilaciones y elevar impuestos, sólo empeorará las cosas".
Y ahí estriba la crítica principal de los dos economistas, coincidente con la postura que vienen manteniendo en España y otros países europeos los partidos de izquierda y los sindicatos: que los planes de ajuste lanzados por doquier en Europa para afrontar la crisis, con una contracción drástica del gasto público, congelación cuando no disminución directa de los salarios y las pensiones y la precarización del trabajo, sólo pueden augurar más y más desempleo. Lo reconocía sólo pocas semanas atrás el propio FMI a través de su director gerente, Dominique Strauss-Kahn. Este admitía que los ajustazos podrían conseguir un moderadísimo crecimiento, pero sin generar empleo. Las imposiciones del FMI, del Banco Mundial y del Banco Central Europeo, aparecen como recetas desesperadas, ineficaces y contraproducentes, de un sistema ultraliberal cuyo modelo de enriquecimiento especulativo y piramidal ha terminado por pinchar la burbuja generada durante años.
Stiglitz insiste con el paralelismo entre España y Argentina. El economista estadounidense, siempre crítico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y sus recetas y "los mercados", dice que a Rodríguez Zapatero "se le imponen reglas de juego anacrónicas. Por ejemplo, disminuir los gastos, lo cual producirá desempleo muy superior al actual 20,3%, contracción de demanda real y fuerte resistencia social. Argentina vivió lo mismo en 2000-2001 y sólo políticas anticíclicas la sacaron de apuros en los años siguientes".
Strauss-Kahn felicitaba hace poco a Rodríguez Zapatero por aplicar a rajatabla las medidas sugeridas por el FMI, asegurándole que no se arrepentiría de haberlas adoptado, a pesar del duro coste social que implican. ¿Y cuándo se verían esos frutos, según el FMI?
En la semana que termina, el FMI anunciaba que el Producto Interior Bruto (PIB) de Canadá, Rusia e India supera este año por primera vez al de España. De esta manera España, que alardeaba de ser la octava potencia económica mundial, ha sido relegada de un plumazo al 12º puesto. Al presidente español no le gustará que alguien le recuerde ahora que en 2007 él auguraba públicamente que "en 2010 vamos a superar ligeramente a Alemania en renta per cápita". Alemania está hoy día en el 4º lugar, ocho puestos antes que España.
El FMI prevé que España tendrá un crecimiento del -0.3% para 2010 (1.7% de media para Europa); 0.7% en 2011 y que sólo alcanzará un 2% (porcentaje a partir del cual se considera que se crea realmente empleo) en 2013.
Según el mismo informe del FMI, Argentina crecerá en 2010 el 7,5%, como Brasil (5,7% de media para América Latina y el Caribe) y el 4% en 2011.
Rodríguez Zapatero tendrá por tanto menos futuro prometedor para vender a los trabajadores y a los sindicatos, que el pasado 29 salieron a la calle para decir "no" a su recién aprobada reforma laboral y para advertirle que no aceptarán tampoco su reforma de las pensiones, que entrará en breve a debate en las Cortes (Parlamento).
Días atrás, Rodríguez Zapatero sufrió además un revés político al ser derrotado en elecciones internas del gubernamental Partido Socialista Obrero Español (Psoe) por escaso margen, su candidata a presidir la poderosa Comunidad de Madrid (gobernación), la actual ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, frente al secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez.
Ese revés, según las encuestas hechas por distintos medios de comunicación, ha debilitado aún más al Psoe, quien aparece situado ahora más de diez puntos por detrás del opositor Partido Popular en intención de voto.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    ELFONDO MONETARIO INTERNACIONAL (FMI) Y EL BANCO DE ESPAÑA (B.E.)

    El FMI y el B.E. exigen un plan (B) alternativo a las medidas planteadas hasta el momento. Se señala que el optimismo del Gobierno no tiene justificación alguna y en el exterior aumentan las dudas de que se produzca un cumplimiento de sus promesas.
    Este plan iría encaminado a cumplir el objetivo de un déficit del 6 % para el 2011. (Según el director de Asuntos Monetarios del FMI y es segundo del B. E. quien apuntó que le pusieran el nombre que quisieran.
    De acuerdo a las advertencias realizadas por Viñals como prólogo a la cumbre de otoño del FMI, España tiene que actuar con premura porque los mercados en las actuales circunstancias tienen «tolerancia cero» hacia los incumplimientos de reducción del gasto público. Según ha retirado Viñals, «lo fundamental es la cifra, porque los mercados se han centrado en eso y es muy importante que los mercados no vean que sus expectativas no se ven corroboradas por los hechos». De lo contrario, España verá como aumentan sus dificultades para financiarse a unos costes razonables en los mercados internacionales de capital.
    De acuerdo a las últimas previsiones publicadas por el FMI, España terminará el 2010 en recesión, con una contracción de su PIB del 0,3%. Y para el 2011, las estimaciones de crecimiento se limitarán a un raquítico 0,7%. Cifra que supone casi la mitad de las estimaciones barajadas por el Ejecutivo español. Según Viñals, ante el compromiso del 6% y unas perspectivas económicas no tan optimistas «lo importante» es que el Gobierno de España se prepare para «actuar de forma complementaria con las medidas correctoras necesarias».

    Por su parte, el Ministerio de Economía ha dejado saber que no contempla formular un plan alternativo de ajuste acorde con un ritmo mínimo de recuperación económica en 2011. Según han insistido altos cargos socialistas no hace falta un «plan B »porque las previsiones de crecimiento que maneja el Gobierno son «realistas y equilibradas», además de haber empezado a cumplirse. Sin comparación posible en el contexto europeo, el FMI atribuye a España una tasa de paro para este año del 19,9%, y un 19,3% para el que viene. Según el director gerente del Fondo, Dominique Strauss-Kahn, la actual crisis no habrá terminado «hasta que el índice del desempleo decrezca de manera significativa», lo cual no es un escenario inminente en Europa y Estados Unidos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    La política española, España como nación se separa de sus naturales, se crean condiciones para no confraternizar con los pares de América y tiene contradicciones internas que no les permiten avanzar en el consenso europeo.

    España arrastra las contradicciones propias de haber llegado tarde al desarrollo capitalista y tener que crear condiciones aceleradas hoy para mantenerse dentro de una unión en la que aún no encaja, pese al esfuerzo que hace.

    Por otro lado juega con el imperio americano al que les hace gracia y con el comparte las guerras de Irak y Afganistán mientras su participación en el resultado del comercio mundial la desfavorece y pierde campo en el intercambio con América que comienza a separarse por interés de independencia.

    Nada, que España no tiene fortaleza para resolver las contradicciones que enfrenta el capitalismo en esa parte del mundo y no encuentra fórmula para mantenerse en el influjo de la política europea, no encaja en la política con América Latina y sienten miedo de mantenerse hoy al lado de EE.UU.,que los utiliza pero no los soporta.

    Las masas de hispanos de todas las nacionalidades, incluidos los que permanecen en la diaspora mundial y los que comparten la suerte del imperio o conquetean en las élites de un gobierno mundial que oculta la cara pero existe, siente hoy el peso de las contradicciones y como en Grecia, la surte de España grita desde dentro por sus lógicas soluciones nacionales mientras que sus gobernantes escuchan los cantos de sirenas que les hacen desde la rancia Unión Europea y desde las cúspides de los enemigos de las naciones del ALBA.

    Al separarse España de América logra empobrecerse por encima de los cálculos, mientrs que su apego a la OTAN y a la Unión Europea, los define como enemigos de las naciones independientes que les eran afines en el Medio Oriente, el Africa y América.

    Se les cierran las finanzas y cambia de lugar su intención de superar a Alemania y otras naciones en la ejecución del P.I.B. y no tiene posibilidad alguna de crear empleos, porque el Sistema capitalista Mundial está en quiebra, no necesita del ejército de parados y no tiene capacidad para levantar una modernización y elevar las ganancias.

    Las emergencias que necesita la nación española se manifiestan desde dentro y no será tan tarde para que aparezca la intención de una nueva república, con los frentes de obreros y estudiantes, de los que se nutre lo mejor de su pensamiento.

    El corralito aparecerá y será que luego, luego de la incursión por el desarrollo, España encontrará el camino de la independencia.

    España se hunde y no mira para América, su alma de socorro en otros tiempos.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Montoya

Roberto Montoya

Roberto Montoya es analista de política internacional y autor, entre otras obras, de los ensayos 'El imperio global' y 'La impunidad imperial'.

Vea también