Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Neoliberalismo obligatorio

| 7

Por Ignacio Ramonet

Le Monde- DiplomatiqueInclina la cerviz, altivo sicambro; adora lo que quemaste y quema lo que adoraste”, ordenó el obispo Remigio al bárbaro Clodoveo cuando tuvo éste que convertirse al cristianismo para ser rey de Francia. Y eso mismo parecen haberle exigido al socialdemócrata José Luis Rodríguez Zapatero, los jefes de Gobierno del Eurogrupo, en Bruselas, el 7 de mayo pasado, cuando se sumaron al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a los mercados financieros para obligarle a renegar de toda veleidad social, y a convertirse en el acto al credo neoliberal.

Apenas cinco días después, con el fanatismo de los conversos (mas con pretendido ” desgarro interior “), el Presidente del Gobierno -que afirmaba, en 2004, “gobernaré para los más débiles”, y reiteraba, en 2008, “gobernaré pensando en los que no tienen de todo”- anunciaba un plan de ajuste terriblemente impopular. Cinco millones de pensionistas, tres millones de funcionarios, cientos de miles de ancianos necesitados de asistencia y medio millón de futuros padres de 2011 padecerán las consecuencias del brutal recorte.

Al mismo tiempo, otros jefes de gobierno socialdemócratas, en Grecia y en Portugal, se veían también forzados a ir a Canossa, a retractarse y humillarse, y a acatar las tesis ultraliberales que hasta entonces, en principio, habían combatido.

Insólito cambio. Porque hace menos de dos años, después de la quiebra del banco Lehman Brothers en Estados Unidos, los partidarios del neoliberalismo estaban derrumbados y a la defensiva. Ellos eran quienes renegaban entonces.  La “crisis del siglo” parecía demostrar el fracaso de su ideología de la desregulación, y la necesidad de recurrir de nuevo al Estado para salvar la economía y preservar la cohesión de la sociedad.

Los Gobiernos, incluso los de derechas, recobraban su función de actores primordiales del área económica; nacionalizaban entidades financieras y empresas estratégicas, inyectaban masivamente liquidez en el sistema bancario, multiplicaban los planes de estímulo… Tanto gobernantes como economistas se felicitaban por esas decisiones que correspondían a las lecciones sacadas de la crisis de 1929, cuando se demostró que las políticas de deflación, de austeridad y de restricción del crédito condujeron a la Gran Depresión.

Por eso, en otoño de 2008, todo el mundo anunció el “regreso a Keynes”. Estados Unidos lanzó un plan de rescate de los bancos de 700.000 millones de dólares, seguido de otro de 800.000 millones de dólares. Los Veintisiete de la Unión Europea (UE) se pusieron de acuerdo en un paquete de estímulo de 400.000 millones de euros. Y el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, constatando, en noviembre de 2008, que “los tres años consecutivos de superávit presupuestario nos permiten ahora incurrir en déficit sin poner en riesgo la credibilidad de las finanzas públicas”, anunció un ambicioso Plan de Estímulo a la Economía y al Empleo de 93.000 millones de euros.

Además, en varias Cumbres del G-20, los dirigentes de los Estados más poderosos decidían terminar con los paraísos fiscales, controlar los fondos de alto riesgo ( hedge funds ) y sancionar los abusos de los especuladores causantes de la crisis. José Manuel Durão Barroso, Presidente de la Comisión Europea, declaraba: “Las autoridades políticas no toleraremos nunca más que los especuladores vuelvan a levantar cabeza y nos arrastren a la situación anterior”.

Y sin embargo, hemos vuelto a la situación anterior. De nuevo los mercados y los especuladores tienen la sartén por el mango. Y las autoridades políticas se arrodillan. ¿Qué ha ocurrido? El peso de la deuda soberana consentida por los Estados para salvar a los bancos (1) ha servido de pretexto para un espectacular cambio de situación. Sin el mínimo reparo, los mercados y la especulación financiera, apoyados por las agencias de calificación (totalmente desacreditadas hace apenas unos meses), atacan directamente, en el seno de la UE, a los Estados endeudados, acusados ahora de vivir por encima de sus posibilidades. El objetivo principal es el euro. El Wall Street Journal (2) reveló que un grupo de importantes responsables estadounidenses de hedge funds , reunido el 8 de febrero en un hotel de Manhattan, habría decidido aliarse para hacer bajar la moneda única europea a 1 euro frente a 1 dólar. En aquel momento el euro valía 1,37 dólares; hoy ya sólo vale 1,22 y sigue amenazado…

Los mercados quieren su revancha. Y reclaman, con más vigor que nunca, en nombre de la “indispensable austeridad”, el desmantelamiento de la protección social y la drástica reducción de los servicios públicos. Los Gobiernos más neoliberales aprovechan para exigir mayor “integración europea” en cuyo nombre tratan de forzar la adopción de dos instrumentos que no existen: un gobierno económico de la Unión y una política fiscal común. Con el apoyo del FMI, Alemania ha impuesto planes de ajuste a todos los miembros de la UE (Grecia, Portugal, España, Italia, Francia, Reino Unido, Rumanía, Hungría, etc.) cuyos Gobiernos, de pronto obcecados por la reducción del gasto público, han acatado sin rechistar. Aunque ello amenace a Europa con caer en una profunda Depresión

En la misma línea, Bruselas desea sancionar a los países que no respeten el Pacto de estabilidad (3). Berlín pretende ir más lejos y añadir una sanción altamente política: la suspensión del derecho de voto en el Consejo europeo. Con un claro objetivo: ningún Gobierno debe salirse del carril neoliberal.

En el fondo, ese es el saldo político de la actual crisis de la deuda soberana: no parece quedar espacio, en el seno de la UE, para ninguna opción de progreso. ¿Admitirán los ciudadanos semejante regresión? ¿Puede aceptarse que quede descartada cualquier solución democrática de izquierdas de impulsar al avance social?

Notas:
(1) Un informe de la Comisión Europea señala que el total de fondos comprometidos para los bancos asciende a 3,3 billones de euros, o sea ¡el 28% del PIB de la UE!, El País , Madrid, 20 de junio de 2010.
(2) The Wall Steet Journal , Nueva York, 26 de febrero de 2010.http://online.wsj.com/article/ SB10001424052748703795004575087741848074392.html
(3) Adoptado en 1997 y que limita a 3% del PIB el déficit público.

(Publicado en Le Monde Diplomatique)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    “gobernaré para los más débiles”… “gobernaré pensando en los que no tienen de todo” pura demagogia de los que tiene el poder.

    Ya lo decía el Dr. Mbuyi Kabunda en LOS FUNDAMENTOS TEÓRICOS DE LA IDEOLOGÍA NEOLIBERAL refiriéndose a África:

    Los Programas de Ajuste Estructural (PAE) de las instituciones de Bretton Woods (BM y FMI) financiadas por los países capitalistas, tienen como principal objetivo la construcción y el mantenimiento de un sistema capitalista mundial. Inspirados en el modelo neoliberal, que aboga por el poder del mercado en el desarrollo económico y social, y la consiguiente primacía del sector privado sobre el sector público, los PAE consisten en la imposición de unas condiciones económicas y financieras a los países endeudados, para ajustar el comercio exterior, suprimir los desequilibrios financieros y conseguir nuevos préstamos.

    De una manera resumida, el fundamentalismo económico de los PAE se fundamenta en los principios siguientes:

    * La eliminación de la función económica y social del Estado;
    * Las privatizaciones y la deificación del mercado en todos los aspectos de la vida nacional;
    * La máxima apertura externa, a través del fomento de las exportaciones y del trato favorable a las inversiones extranjeras, conforme a las exigencias del mercado mundial.

  • miguel anxo dijo:

    Mentras a esquerda europea siga poñendo medidas para superar a crise que teñen como unica finalidade salvar o sistema capitalista non habera solución pois a unica solución é superar o sistema capitalista e construir o socialismo do seculo XXI. A esquerda europea maioritaria e tan só unha esquerda procapitalista só hai esperanza na hoxe raquitica esquerda alternativa que empeza a articularse a marxe do sistema.

    Desde Galiza . Miguel Anxo Abraira.

  • Miguel dijo:

    A las dos interrogantes…La rspuesta es NO…y ..SI
    Primera ,los ciudadanos no aceptaran esa regresión…No lo haran por conciencia ,sinó ,por la afectación manifiesta de su patrimonio, considero que la clase obrera Europea y de USA ha sido desmembrada en su organización política y ha sido tambien victima de “La caida del muro de Berlin”, ese es otro tema mas profundo y extenso que comenzó desde los primeros años de la década del 90 del siglo pasado con el análisis del “Fin de la Historia”…
    Segunda , para mí ,si queda descartada cualquier solución democrática por una izquierda que no existe, creo que ante lo que vendrá ,habrá una revolución ,un cambio VIOLENTO de corte Socialista versus Fascismo…El resultado final de esta contienda será el desmembramiento PARCIAL de la actual “UNION”…Cuando los valores que se enfrentan son tan diametralmante opuestos,irremedialmente se vá a la conflagración…Contendientes capitalistas y políticos bien organizados contra pueblos mal organizados y sin líderes por ahora =resultado=”EL RETORNO A LA HISTORIA”…Tiempo al tiempo…

  • Jose M. Estevez dijo:

    Entre las posibles razones del porque los responsables de la terrible situacion economica del mundo han pasado de vencidos a vencedores, considero que se encuentra, en la division de los movimientos de izquierda.

    La nota esperanzadora que veo para evitar que se consolide y profundice ese liberalismo anti social, esta en la union de las fuerzas triunfantes en Asia como China y la India con el proceso unitario de los paises latinoamericanos y del Caribe.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Con respecto al Neoliberalismo, el Dr. Mbuyi Kabunda refiriéndose al África (que pronto será igual en todo el planeta si no ocurre un milagro económico), decía… “la internacionalización de la política económica homogeneizada en la que lo material prima sobre lo humano para servir los privilegios de los ricos de los países ricos, consiste en reproducir el modelo occidental”…a donde va sin rumbo definido el BM y el FMI con su hegemonía sobre los gobiernos que ya comienzan a claudicar en voz de su otrora líder de lo que queda de la UE con una crisis sin precedentes. Y mas adelante señalaba que “… tienen como principal objetivo la construcción y el mantenimiento de un sistema capitalista mundial. Inspirados en el modelo neoliberal, que aboga por el poder del mercado en el desarrollo económico y social, y la consiguiente primacía del sector privado sobre el sector público…”
    Así de resumido a Zapatero no le queda otra alternativa que acudir a la demagogia de los políticos que se levantaron al poder con la promesa de siempre a los que nada tienen para que le den el voto y en eso quedan.

  • Yoanner González Infante dijo:

    Decia Eduardo Galeano :Los mandones del mundo que no dejan más obsión que elegir entre capitalismo y capitalismo. Pero esta idea es aplicalble al neoliberalismo tambien. Es usurpar la libertad , aquella que Juárez definió como el respeto al derecho ajeno y Rosa Lexemburgo como el derecho de aquel que no piensa como yo.Pero el que ha tenido la oportunidad de observar a lo largo de los años las consecuencias del neoliberalismo no estaria dispuesto a ceder todo por nada . Porque eso es precisamente el neliberalismo , un todo por nada, claro ese nada sabemos las implicaciones que tiene.

  • aldo callalli pimentel dijo:

    Los coletazos del neoliberalismo.

    Por: Aldo Callalli Pimentel.
    Lima-Perú.
    adelantecronopio@hotmail.com
    http://cronopiocortazar.blogspot.com
    http://cronopiocortazar.lamula.pe/

    La denuncia pública respecto de la venta sobrevalorada de libros en diferentes colegios de la capital nos lleva nuevamente a un lugar común en el debate: ¿Son las fuerzas de la oferta y la demanda, como afirmaba Von Mises, las que deciden los mejores precios en el mercado? ¿Son acaso los ocultos designios de la mano invisible los agentes decisorios de una compra-venta? O es acaso, como bien han dicho los economistas de la escuela heterodoxa, que las inequidades del mercado desencadenan las desigualdades en la redistribución de la riqueza. Es entonces la regulación la mejor receta antes que el descontrol. La polémica involucra múltiples escenarios y un sinnúmero de espacios de acción.

    En buena cuenta los únicos beneficiarios de este devenir discursivo son tan sólo las empresas transnacionales, quienes qué duda cabe se han fortalecido aún más. A guisa de estas ideas tomemos como filón la reciente publicación de la revista Forbes donde se sindica al mexicano Carlos Slim como el hombre más rico del planeta. Una fortuna de setentaicuatro mil millones de dólares en una nación golpeada por la corrupción, la violencia y la pobreza.

    Ahora, en relación a las editoriales y a esta infame venta de libros inflados no es sino la muestra palpable de que el neoliberalismo sigue dando grandes coletazos con miras de asentar sus raíces no sólo en la institucionalidad del aparato estatal, sino también en la esfera de acción del individuo. Una vívida representación de las fuerzas esotéricas de la mano invisible de Adam Smith. El egoísmo en su máxima expresión. De este modo, la sistematicidad corrupta involucra los resortes organizacionales de algunos empresarios vinculados a la producción de libros de texto, al alimón de los servicios de una parte significativa de los sectores abiertamente mercantilistas del profesorado.

    Esta indignante práctica nos obliga también a parar mientes en la temática referida a la necesidad de fortalecer los mecanismos de protección al consumidor en el mercado. Respecto de ello, en el Seminario Debate en torno al Código de Protección y Defensa del Consumidor, realizado a inicios de marzo del presente año en la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; Alfredo Bullard mencionó muy suelto de huesos que la regulación de las relaciones sociales en el mercado no hace sino perjudicar la transparencia y la viabilidad de la economía de un país. En la misma reunión académica el doctor Jaime Delgado, ex presidente de ASPEC, le recordó a su par que no existe en la actualidad un sistema capitalista más tendiente a la regulación que el norteamericano. ¿Es acaso ello un retorno sin retorno a la funcionalidad estatal del keynesianismo?

    Lo que sí queda claro es que los neoliberales han dejado de usar como mascarón de proa los postulados de John Williamson y los fementidos analgésicos del The Third Way. Hoy se lanzan al ataque de los mecanismos de control del mercado. Aún con los elevados índices de pobreza piensan que las relaciones en el mercado son exquisitamente desiguales para bien. Soñando en tándem con Gournay: “Laissez passer, laissez faire”. Por ello, no dudan en neutralizar cualquier intento de fortalecer las atribuciones del Indecopi con miras de efectivizar la lucha contra los monopolios y el abuso de las empresas ofertantes de productos y servicios.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro “Cien horas con Fidel”.

Vea también