Imprimir
Inicio » Opinión  »

Promesas rotas, leyes violadas, vidas destrozadas

| 2

Las autoridades federales están investigando si funcionarios del gobierno al sur de la frontera del país participaron en el secuestro y la tortura de un ciudadano; quiero decir, las autoridades canadienses están investigando la posible participación de funcionarios estadounidenses en la "rendición extraordinaria" del ciudadano canadiense Maher Arar.

"Rendición extraordinaria" es el eufemismo utilizado por la Casa Blanca para referirse al arresto de una persona y su traslado en forma secreta a otro país, donde probablemente será torturada. Arar reveló esta semana que durante los últimos cuatro años la Policía Real Montada de Canadá (RCMP, por sus siglas en inglés) ha estado investigando la posible participación de funcionarios estadounidenses y sirios en su arresto, extradición ilegal y tortura. Este anuncio surge tras una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de que no considerará el caso de Arar, poniendo fin a su búsqueda de justicia en el sistema judicial estadounidense.

Maher Arar es el ciudadano canadiense que fue capturado por funcionarios estadounidenses cuando cambiaba de avión en Nueva York. Se dirigía a su casa luego de unas vacaciones en familia en septiembre de 2002. Fue enviado clandestinamente a Siria por el gobierno de Bush, donde permaneció detenido durante casi un año en una celda que se parecía a una tumba. Fue torturado en repetidas oportunidades, hasta que lo enviaron de regreso a Canadá sin presentar acusaciones en su contra: un hombre destrozado. En 2004, el Centro por los Derechos Constitucionales presentó una demanda ante un tribunal federal de Estados Unidos en nombre de Arar mientras éste se recuperaba en Canadá. Si bien su caso judicial en Estados Unidos finalizó esta semana, la lucha contra la impunidad continúa.

El magistrado de Ontario Dennis O'Connor dirigió la investigación del gobierno canadiense sobre el arresto de Arar, su envío a Siria y su subsiguiente tortura. Entre 2004 y 2006, O'Connor entrevistó a muchas personas y revisó miles de documentos. La investigación exoneró a Arar de cualquier posible delito. El Primer Ministro canadiense Stephen Harper, un conservador, pidió disculpas, y Arar recibió 11,5 millones de dólares en reparaciones y gastos judiciales. Ahora nos enteramos de que la RCMP, el equivalente canadiense al FBI, está realizando una investigación que podría conducir a acusaciones penales.

Arar me dijo: "Han recopilado pruebas. Han entrevistado gente en Canadá y a nivel internacional. Viajaron a algunos países y recopilaron pruebas. Hablaron con algunas personas interesantes. Y su atención está puesta en los torturadores sirios y en los funcionarios estadounidenses que fueron cómplices de mi tortura".

Si la RCMP acusa a funcionarios estadounidenses de complicidad en el secuestro y tortura de Arar, eso pondría a prueba el fuerte tratado de extradición entre Estados Unidos y Canadá. Mientras tanto, el Centro por los Derechos Constitucionales está alentando a las personas a que contacten a la Casa Blanca y a sus representantes en el Congreso.

Maria Lahood, la abogada de Maher Arar, dijo acerca de esto: "El gobierno de Obama puede hacer lo que podría haber hecho todo este tiempo, que es simplemente pedirle disculpas a Maher por lo que hicieron funcionarios del gobierno de Bush. Podría brindarle a Maher una medida reparadora. Podría eliminarlo de la lista de terroristas. También podría, por ejemplo, procurar que se modifique la ley para que sea más clara".

El senador Patrick Leahy, de Vermont, que preside el poderoso Comité Judicial del Senado, expresó su decepción ante la decisión de la Corte Suprema en un artículo publicado en su sitio web que decía que el caso de Arar "continúa siendo una mancha en el legado de Estados Unidos como líder de derechos humanos en el mundo...Estados Unidos continúa negando su culpabilidad en este caso".

En una audiencia de enero de 2007, Leahy dijo irritado al entonces Fiscal General Alberto Gonzales: "Señor Fiscal General, disculpe, no pretendo tratar este tema con ligereza. Sabíamos muy bien que si hubiera ido a Canadá no habría sido torturado. Se lo habría detenido y habría sido investigado. También sabíamos muy bien que si se lo enviaba a Siria, sería torturado y está por encima de la dignidad de este país, un país que siempre ha sido un ejemplo de derechos humanos, enviar a alguien a otro país a ser torturado. Ud. sabe y yo sé que este país ha hecho esto en numerosas ocasiones durante los útlimos cinco años. Es una mancha negra para nosotros. Provoca la condena de algunos de nuestros mejores y más cercanos aliados. Han hecho esos comentarios públicamente y en forma privada al presidente de los Estados Unidos y a otros".

El gobierno de Obama continúa aplicando muchas de las controvertidas políticas de la era de Bush, como la detención por tiempo indeterminado sin acusación en Guantánamo y la base aérea de Bagram, y como apuntó Leahy, haciendo uso del privilegio de los "secretos de Estado" para evitar acciones legales que denuncien y castiguen la tortura.

El mismo día en que se anunció el fallo de la Corte Suprema sobre el caso Arar, otro tribunal de Washington, D.C. absolvió a 24 activistas contra la tortura que fueron arrestados en el Capitolio de Estados Unidos el 21 de enero de 2010, el día en que el Presidente Barack Obama había prometido en un comienzo que cerraría Guantánamo. La pancarta que llevaban decía "Promesas rotas, leyes violadas, vidas destrozadas". Varias personas fueron arrestadas dentro de la Rotonda del Capitolio mientras realizaban el funeral de tres prisioneros de Guantánamo, que probablemente murieron a causa de las torturas recibidas. El gobierno de Estados Unidos afirma que se suicidaron.

Maher Arar terminó su doctorado en Canadá y fundó una revista de noticias en Internet, prismagazine.com. Desde hace tiempo está dedicado al caso del ciudadano canadiense Omar Khadr, que fue arrestado en Afganistán cuando era adolescente y llegó a la adultez en la prisión de Guantánamo. Maher Arar está casado y tiene dos hijos. Claramente el recuerdo de su experiencia de ser secuestrado y torturado en Siria, lo acompañarán por siempre.

Arar describió su experiencia: "Me pusieron en una celda oscura en un subsuelo, que se parecía más a una tumba. Tenía un metro de ancho, dos metros de profundidad y un poco más de dos metros de alto. La vida en la celda era un infierno. Pasé diez meses y diez días en esa tumba. Los primeros días de mi detención fui interrogado y torturado físicamente. Me golpearon con un cable eléctrico y me amenazaron con una silla de metal y choques eléctricos. Fui obligado a realizar una confesión falsa de que había estado en Afganistán. Cuando no me golpeaban, me ponían en una sala de espera para que escuchara los gritos de otros prisioneros. Los llantos de las mujeres aún son lo que más me atormenta. Tras 374 días de tortura y detención ilegal, fui finalmente liberado y me entregaron a funcionarios de la embajada de Canadá el 5 de octubre de 2003. Estos últimos años han sido una pesadilla para mí. Desde mi regreso a Canadá, mi dolor físico se ha curado de a poco, pero las cicatrices cognitivas y psicológicas de mi terrible experiencia permanecen conmigo cada día. Aún tengo pesadillas e imágenes recurrentes del pasado. No soy la misma persona que era. También quiero decir lo frágiles que se han vuelto nuestros derechos humanos y lo fácil que pueden ser violados por los mismos gobiernos que juraron protegerlos".

(Tomado de Democracy Now!)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Chago dijo:

    Para mi es una sorpresa enterarme que Siria es un país colaborador-torturador de Estados Unidos en su "lucha contra el terrorismo".
    Siria colaborando con el país que sostiene a Israel que le tiene arrebatado parte de su territorio.
    Líbano absteniéndose tímidamente en una resolución contra otro país árabe.
    Arabia Saudita prestando su espacio aéreo para que aviones israelíes ataquen a Irán.
    Estas complicidades, colaboraciones y miedos de los países árabes es lo que hace que Estados Unidos e Israel hagan lo que quieran en el Medio Oriente y no su poderío económico o militar

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Parecerá que los derechos no son derechos o que lo que conocemos como derechos no son los que creíamos que era derecho y que el concepto de derecho al parecer aún no está totalmente derecho como para que conformemos con ellos el derecho y que el derecho de los derechos no ha aparecido todavía.

    Cualquier cosa en este mundo se puede justificar hasta que la gente ande desnunda en la calle a consecuencia de que hace calor o que un bombardeo sobre una ciudad se hizo para matar a los ratones y por error no vieron a la gente. Cualquier cosa en este mundo se puede justificar.

    El Doctor Naher Arar es un ciudadano canadiense, por eso lo mientan, si fuera un ciudadano ahitiano, africano, del tercer mundo, ni siquieran mentaran el nombre del ciudadano. Este canadiense debe dar gloria a su país al haber nacido en Canadá que es según origen poblacional mitad inglesa y mitad francesa, salvo los indígenas que quedaron después de la barbarie.

    Al imaginar que a un doctor del primer mundo lo sometieron a tales suplicios, me imagino como un día desaparecieron a Ben Barca y nunca más apareció, según lo incineraron vivo en una estufa en algún lugar de Europa. Es lamentable esta práctica, pero es real y del primer mundo. Estas historias no son casualidad, con ellas se asusta a la gente para que no osen manchar las tumbas de los Castañones, como aquellos estudiants cubanos que fueron juzgados y sentenciados siendo inocentes porque habían, según, profanado la tumba de un Castañón.

    El tercer mundo lo inventaron después que Dantes escribiera El Infierno como parte de su Divina Comedia, de lo contrario habría Dante de tener que multiplicar su vida de 70 años por una vida de milenios para que les alcanzara a escribir su infierno moderno. El Tercer Mundo tiene tantos infiernos como Dante describió y con muchos más cículos que los que dante inventó para meter su mundo y de que hablar de los cancerveros, ahora los tendría vestidos de etiqueta.

    No hacen falta protocolos para recibir perros ni hace falta escribir Divinas Comedias, con las historias que pueden desprenderse de Abu Grai, de la prisión de Guantánamo, de las cárceles secretas que la CIA y sus acólitos en todo el mundo crearon para destruir el comunismo habría suficiente para escribir los más hermosos libros de terror y las argusias más perfecta de un sistema de torturas.

    Saben por qué un prisionero puede hablar y se publica lo que dice y se pone en internet y en las publicaciones digitales y luego estará en los cines y se les contará a todos libremente, porque estos captores de hombres quieren que estas historias se conozcan, porque este además de ser un hombre culto, doctor, es un ejemplar de los países desarrollados y tiene cosas que contar y lo sabe hacer y dispone, luego de su encierro de un caudal que el capitalismo puso en sus manos y no me estoy ocupando de él, que sufrió las penas, no me ocupo de su sistema.

    Con este hombre se lamentan otros, pero se lamentan esos que no alcanzaron a ser del primer mundo y haber recibido decenas de millones a cambio y ser doctor. Este doctor practica el humanismo y cuenta del horror. Hace realmente lo que la política del primer mundo quiere, mete miedo, advierte, indica. Es una especie de señalizador del infirno. Saben lo que pasa es que a este ciudadano canadiense les vino bien el encierro y la tortura.

    No te quiero contar, y aún cuando lo sepa no lo voy a contar, porque el capitalismo se vanagloria con la tortura y con el mal que hace pasar a sus enemigos para que los demás conozcan lo que son ellos y que no se les puede amenazar porque son capaces de todo. El capitalismo nació bomitando sangre y fango y allí en los corrales junto con las obejas morian los hombres famelicos y habreados.

    El capitalismo no ha de terminar sino de la misma forma, sin variar un solo instante, aun cuando esté cubierto de brillo y revienten cohetes a su alrededor, estará cubierto como de siempre de sangre y fango.

    El canadiense cuenta, ellos se vanaglorian y el mundo tiembla ante el capitalismo.

    Esto hay que terminarlo ya, me dijo alguien, hay que terminarlo de una forma o de otra, al capitalismo no le quedan ya caminos por recorrer.

    Ha de morir a causa de no haber resuelto ninguno de los problemas que debió resolver coo sistema.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amy Goodman

Amy Goodman

Periodista norteamericana, directora de la radio-televisora alternativa Democracy Now!

Vea también