Imprimir
Inicio » Opinión  »

British Petroleum: contaminador multimillonario

| 3

Por Amy Goodman

A menos de una semana de que la plataforma petrolera Deepwater Horizon de British Petroleum explotó en el Golfo de México, dejando un saldo de 11 trabajadores muertos y desatando lo que podría ser el peor desastre ambiental de la industria en la historia de Estados Unidos, la empresa anunció ganancias de más de 6 mil millones de dólares para el primer trimestre de 2010, más del doble de las ganancias obtenidas en el mismo período del año anterior. La analista de la industria petrolera Antonia Juhasz advirtió: “BP es una de las empresas más poderosas que operan en Estados Unidos. Sus ingresos de 327 mil millones de dólares en 2009 son suficientes para clasificar a BP como la tercera empresa más grande del país. Gasta mucho dinero en influir en la política de Estados Unidos y en la supervisión del cumplimiento de las normas”. El poder y la riqueza que detentan BP y otras gigantes petroleras no tienen prácticamente parangón en el mundo, y plantean una amenaza a las vidas de los trabajadores, al medio ambiente y a nuestras perspectivas de democracia.

Hace sesenta años, BP se llamaba Anglo-Iranian Oil Co. (AIOC, por sus siglas en inglés). Un gobierno iraní popular y progresista había pedido a la AIOC, un monopolio en su mayor parte de propiedad británica, que compartiera más de sus ganancias del petróleo iraní con el pueblo de Irán. La AIOC se negó, lo que provocó que Irán nacionalizara su industria petrolera. Esto no le cayó bien a Estados Unidos, por lo que la CIA organizó un golpe de Estado contra el Primer Ministro Mohammed Mossadegh. Luego de que fuera derrocado, la AIOC cambió su nombre a British Petroleum, recuperó gran parte de su monopolio y a los iraníes se les impuso la cruel dictadura del Shah de Irán, sembrando la semilla de la revolución iraní de 1979, la subsiguiente “crisis de los rehenes” y el conflicto político que atormenta a Irán hasta nuestros días.

En 2000, British Petroleum cambió su imagen y pasó a llamarse BP, adoptó un logo con flores verdes y amarillas y comenzó a asediar al público estadounidense con una campaña publicitaria que afirmaba que estaba avanzando “más allá del petróleo”. Sin embargo, el crecimiento agresivo de BP, sus enormes ganancias y su historial en materia de desastres vinculados con el petróleo pintan un panorama muy diferente. En 2005, la refinería de BP de la ciudad de Texas explotó, dejando un saldo de 15 muertos y 170 heridos. En 2006, un oleoducto de BP en Alaska derramó 200.000 galones de crudo, provocando lo que la Agencia de Protección Ambiental denomina “el mayor derrame ocurrido en North Slope, [Alaska]”. BP recibió una multa de 60 millones de dólares por ambos desastres. Luego, en 2009, la Administración de Seguridad y Salud Laboral (OSHA, por sus siglas en inglés) multó a BP por otros 87 millones de dólares por la explosión de la refinería. La Secretaria de Trabajo Hilda Solis dijo: “BP permitió que cientos de potenciales peligros continuaran sin ningún tipo de disminución…La seguridad laboral es más que una consigna. Es la ley”. BP respondió impugnando formalmente todas las acusaciones de la OSHA.

El Presidente Barack Obama dijo sobre el derrame de petróleo en el Golfo de México: “BP es responsable de este derrame; BP pagará la cuenta”. Riki Ott no está segua. Es toxicóloga marina y ex pescadora de Alaska, y fue una de las primeras personas en responder al desastre petrolero del Exxon Valdez en 1989. Exxon desplegó un ejército de abogados para demorar y revocar las demandas legales de la gente que resultó perjudicada física y/o financieramente por el derrame del Valdez. “La industria hace todo lo que puede para limitar su responsabilidad, BP va a pagar hasta donde la ley lo obliga. Estas grandes empresas ayudan a redactar nuestras leyes y ayudan a elegir a nuestros congresistas que aprueban esas leyes. Entonces, estamos como en un juego donde nos hacen trampa”, me dijo.

El periódico Press-Register, de Mobile, Alabama informó que el Fiscal General de Alabama, Tory King, le dijo a BP que “dejara de hacer circular acuerdos extrajudiciales entre la población costera de Alabama”. Aparentemente, BP le estaba pidiendo a los propietarios de botes pesqueros que buscaban trabajo en la mitigación del derrame que renunciaran al derecho de demandar a BP en el futuro. A pesar de la promesa del portavoz de BP de que las renuncias no serían utilizadas, el artículo afirmaba: “King dijo el domingo que aún le preocupaba que, al aceptar los acuerdos propuestos por BP de hasta 5.000 dólares, la gente perdiera su derecho a demandar”.

Incluso aunque BP no engañe a las víctimas para que renuncien al derecho a demandar, la Ley de Contaminación con Petróleo de 1990, si bien exige a los contaminadores que paguen los costos reales de limpieza, pone un tope de 75 millones de dólares a la responsabilidad financiera adicional de un derrame. Teniendo en cuenta que millones de personas sufrirán el impacto del derrame mediante la pérdida de pesca y turismo, y por la cadena de impactos en las industrias vinculadas, 75 millones es una mísera suma.

Por este motivo el Senador Robert Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, presentó un proyecto de ley para elevar el tope de la responsabilidad económica por daños y perjuicios a 10 mil millones de dólares, y denominó al proyecto de ley “Ley de Prevención del Rescate de las Grandes Petroleras”. Riki Ott está de gira por Nueva Orleáns y la Costa del Golfo, educando a las personas acerca de los efectos tóxicos del derrame, y ayudándolas a prepararse para la larga batalla que tienen por delante para lograr que BP sea responsabilizada.

BP seguramente continuará con sus prácticas sucias y tratará de evitar ser responsabilizada a nivel judicial, en la prensa y en las playas manchadas de petróleo. BP: estate bien preparada.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • V oz popular dijo:

    Amigos cubanos: me parece que ustedes ven muy lejana la mancha de petróleo y sus efectos sobre Cuba. Allá ustedes pero no es así. La Corriente del Golfo pasa entre la Florida y Cuba.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Qué podrá el pobre imperio contra la B.P. si esta ha creado ya varios desastre y de los 333 000 millones que ha ganado en menos de dos años, habiendo ocasionado 26 muertos y unas veintena de heridos y haber causado desastres econlógicos enormes a todo el planeta, solo ha recibido multas por 147 millones. Saque utede la cuenta de cuantos millones les quedan a su ganancia. El verdadero imperio son ellos. Lo peor es que las leyes son norteamericanas y no mundiales y que el poder de aplicarlas está en manos de los que cobran en parte en la BP, porque ella es una de las que manda dinero para las elecciones del emperadoro de los emperadores, vea que pudieron poner un Chad en Irán y aunque les salió mal la jugada, siguen siendo millonarios. Los dueños de los muertos se tendrán que conformar con el dinero y el resto del mundo se tendrá que conformar con nada. Para todos estos capitalistas,esto no pasa de ser una oportunidad de negocios para las sofisticadas máquinas que deben estarse anunciando por otras corporaciones trasnacionales para sacar el petroleo del golfo. Lo que pasa es que pese a las ganancias que van a obtener no podrán dar vida a la fauna ni a la flora de lo que afectan en estos territorios. El mar es uno solo, las consecuencias de lo que pase en él deberían discutirse en las Naciones Unidas y más que eso, cuando se tenga en mente explotar yacimientos en el mar, debería tratarse en un concilio más riguroso que el de los curas para elegir el papa, porque si eligen un papa bueno, regular o malo no se contamina el ambiente, pero, cuando perforan el lecho marino y les faya la tecnología, si contaminan el mar, afectan a todos en el planeta. Porque las leyes en este sentido no son universales. También hay que considerar que la agresión a la naturaleza es acto de barbarie, un acto terrorista. No multen con millones a nadie. Por qué no se les ocurre nacionalizar a favor de los afectados a la BP y entregar los millones que reportaron como ganancia en el 2009 y lo que va del 2010 para que sufraguen las pérdidas, pudiera administrar ese dinero el Estado Norteamericano y de una vez podría resolver el problema de los diques contra huracanes y otros problemas ecológicos de la regi”on y de una vez dar cierta garantía de trabajo a alguna gente. Recuerden que la deuda mayor que hay en el mundo es la deuda social. Abogados irán y vendrán, será acusada la compañía B.P. que por demás solo son dos letras y no se sabe el mundo que hay detrás de ellas y si son dueños además de bancos, de barcos, de cadenas de hoteles o de centros productores de submarinos o aviones supersónicos. Con tanta plata se puede comprar a Haití y exportar los haitianos para el Africa comprando las parcelas y todo, si es que Haití estuviera en venta, porque creo, con lo que está pasando que hay más rebeld”ia entre los haitianos por su derechos que la que puede exhibir el gobierno norteamericano a favor del pueblo de esos territorios que son al fin de cuentas quienes va a pagar las consecuencias. Creer que de tal cobertura de dinero pueda salir una solución global, humanitaria y honrada, es de ilusos. Ellos y lo he dicho ya varias veces, como dueños del mundo pueden pagar un muerto con 60 millones de dólares y no afectarse en nada. Veamos si Obama les pasa la cuenta y está dispuesto a jugársela con el gobierno invisible, si no es que ellos crean cobertura de ante manos y compran todos los votos para una ley o una enmienda colgada a alguna ley en el Congreso.Desde un rincón oscuro, slumbrándome con velas, me doi cuenta de algunas cosas. Obama que tiene ojos por todas partes debería tomar conciencia y ver mucho más que yo. Por qué no me contesta si le contestó a bloguera.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Yo soy muy mal pensado y este accidente pocos días despúes que Obama anunció que permitiría perforar en la costa atlántica me huele muy mal, la guerra contra Obama me preocupa, lo estan obligando a hacer algo insolito, y eso puede afectarnos a nosotros, con respecto al derrame: en nuestro país hay expertos muy bien preparados en estos asuntos, ellos sabrán que hacer en caso necesario, el dengue tampoco era controlable y lo controlamos, tenemos fe en nuestros cientificos y en nuestro pueblo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amy Goodman

Amy Goodman

Periodista norteamericana, directora de la radio-televisora alternativa Democracy Now!

Vea también