Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Los presos políticos de Estados Unidos

| 6

Por Javier Rodriguez Roque

Estados Unidos, muy preocupado en convertir en patriotas a reclusos comunes cubanos mediante una campaña mediática mundial, resulta un evidente desconocedor de los derechos humanos de los presos políticos que están en sus cárceles.

Millones de palabras se han escrito o pronunciado en muy corto tiempo en los medios de difusión controlados por Washington para apoyar esa arremetida contra Cuba en la cual participan los sectores más conservadores latinoamericanos y europeos.

Ha resultado muy difícil a los organizadores de tal campaña convencer del carácter patriótico de elementos que se desgajan de una sociedad basada en la justicia social para alinearse por interés económico con quienes quieren destruirla.

Pero, además, es demasiado conocido el tratamiento recibido por verdaderos sancionados políticos en Estados Unidos encarcelados por causas relacionadas con la lucha contra la desigualdad, la explotación, el terrorismo o la opresión.

Casos emblemáticos son, por ejemplo, los de los estadounidenses Mumia Abu-Jamal y Leonard Peltier, el primero con una pena de muerte aún no ejecutada, pero que ha permanecido sobre su cabeza durante 27 años en una celda de aislamiento y el segundo condenado a dos cadenas perpetuas por la falsa acusación de dar muerte a dos agentes del FBI.

Abu-Jamal, periodista y ex militante del movimiento Panteras Negras, denuncia continuamente casi “al pie de la horca” las infrahumanas condiciones carcelarias que vive y Peltier, con graves y dolorosos problemas de salud, también las sufre y no conoce de la clemencia.

Y que decir de las noticias difundidas sobre la llegada a Georgia y a Suiza de un grupo de cinco hombres, quienes fueron secuestrados y durante ocho años, sufrieron tortura y prisión en la cárcel de Guantánamo, liberados ahora sin acusación ni juicio por ser inocentes.

En esa repudiada instalación aún quedan otras 183 personas, a las cuales no se ha podido probar delito alguno y vieron correr una década de sus vidas aislados del resto del mundo y sin derecho legal alguno por decisión expresa del gobierno norteamericano.

Igual se encuentra el grupo de una decena de independentistas puertorriqueños condenados hasta 105 años de privación de libertad, con denuncias de visitas restringidas de sus familias, incomunicación entre ellos y negativas hasta de asistir al funeral de un familiar.

Presos políticos son, sin lugar a dudas, los cinco antiterroristas cubanos que recibieron desproporcionadas penas de cárcel por infiltrar a los grupos violentos de origen cubano enclavados en la Florida, precisamente para evitar acciones terroristas contra su país.

Antonio Guerrero, René González, Fernando González, Ramón Labañino y Gerardo Hernández sufren no sólo esas injustas sanciones, sino la crueldad de impedir durante 11 años a un hombre la visita de su esposa y a otro durante varios años siquiera ver a su hija.

La historia de estos hombres en las prisiones estadounidenses pasa por reclusiones solitarias durante largos períodos de tiempo, colocación en alejados centros penitenciarios de distintos estados y juicios preñados de ilegalidad con limitaciones a su defensa.

De nada valieron las peticiones de 10 Premios Nóbel y centenares de personalidades políticas y culturales, organizaciones de derechos humanos, congresos y gobiernos de diversos países y hasta fallos de agencias de la ONU que declararon arbitrarias su detención y juicio.

En este caso pesaron más en las administraciones estadounidenses los sentimientos de rencor hacia una Cuba independiente que los reclamos provenientes de todo el mundo por la liberación de los CINCO.

Este ramillete de ejemplos pone en crisis todo intento de un acusador sin moral de presentar a la nación caribeña como violadora de derechos humanos que respeta escrupulosamente.

(Publicado en Prensa Latina)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge L. Guerrero dijo:

    Este analisis esta super demostrativo, de la doble moral imperial y como ellos estan enfangados hasta el cuello y quieren enlodar a CUBA, en sus pantanos, acaban de aprobar una reforma sanitaria, despues de mas de 200 años de contituido esta nacion, eso es un bochorno,de todos modos son “LOS CAMPEONES MUNDIALES DE LOS DERECHOS HUMANOS” y opino que ahora deben de hacer una reforma, al sistema judicial, ya que en sus carceles, ademas de los presos politicos, existen una buena cantidad de reos, no culpables y con causas dudosas, su poblacion carcelaria es de casi dos millones y quisiera ver, que pasaria si las madres de ellos, reclamarian en manifestaciones publica su total liberacion, la paliza seria monumental y no me caben dudas, de que serian enviadas a la carcel junto a sus hijos, no existe en ningun punto de la tierra, que las madres reclamen la liberacion de sus hijos y sus demandas sean cumplidas, asi que esas madres cubanas, las llamadas DAMAS DE WASHINGTON, que se les quite la perreta y hubieran educado a sus hijos, a vivir decorosamente en una sociedad socialista y al gobierno cubano, lo exorto a que tome medidas y le empiese un conteo, a estas MERCENARIAS, para que se calmen o seran jusgada, por desorden publico y prestar servicios a una nacion enemiga, SOCIALISMO O MUERTE.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    SOBRE LOS CINCO CUBANOS QUIERO HACERLES LLEGAR EL RECIENTE ARTICULO

    Los 5 de Cuba
    Miercoles, 24 March 2010 08:21 Varela
    Share |

    Por Varela

    Imagine que su vecino tiene una casa de huéspedes donde alquila habitaciones y tiene planes de expandir y mejorar su negocio en el vecindario.

    Por ello su vecino quiere que usted abandone su casita para él comprarla y convertirla en otra casa de huéspedes o demolerla y hacer un parqueo.

    Pero como usted no se va porque aunque su propiedad es pequeña y humilde, le gusta, entonces su vecino empieza a molestarle. Le tira piedras para romperle sus ventanas de cristal y explotarle las bombillas de las farolas exteriores. Un día hasta un visitante suyo sale herido con los vidrios por culpa de las pedradas de su vecino.

    Su vecino se aventura a colarse en su patio de noche y espantarle las gallinas y destrozarle las plantas ornamentales. Su perro fiel aparece envenenado y su gato ahorcado de la mata de aguacates. E incluso su vecino se ríe cuando le ve a usted enterrando mascotas y reparando daños.

    Una mañana amanece su buzón de correo violado, la basura tirada en su portal, la cañería del agua tupida y el cable de TV cortado. Y para colmo, cuando usted va a salir de su hogar, su vecino saca un camión, lo atraviesa en la calle y le impide pasar. Y usted tiene que esperar horas hasta que quite el camión, para tener vía libre.

    Incluso su vecino, que es amigo del dueño del supermercado más cercano, de alguna manera influye para que a usted no le den crédito en ese supermercado y usted se ve obligado a ir a otro supermercado mucho más lejos, para poder comprar con crédito sus alimentos y las necesidades básicas de su hogar.

    En escalada psicológica, su vecino le pone música alta todo el santo día. Usted apenas puede ver televisión u oír radio tranquilamente y tiene que hacer todo tipo de peripecias acústicas para disminuir el ruido que le viene de al lado.

    Y en cada ocasión que usted quiere dialogar, su vecino se hace el de oídos sordos, por lo que usted finalmente llama a la policía y se queja. Pero para colmo la policía se hace la de la vista gorda. Dicen que no hay pruebas. Y usted descubre que su vecino goza de conexiones con las autoridades y la corte porque los extorsiona.

    Entonces a usted no le queda más remedio que hacer una reunión familiar de emergencia en su hogar. Y usted decide enviar a un hijo suyo a la casa del vecino con una misión: Detener las molestias desde la casa de su vecino.

    Su hijo llega a la casa de su vecino y le mete el cuento de que está disgustado con usted y que quiere alquilarle una habitación. Su vecino le da hospedaje a su hijo. Y entonces su hijo procede a botarle al vecino las piedras, el bate, la pata de cabra, el machete, el veneno, la soga… y a inutilizarle el camión que le bloquea la calle.

    El vecino descubre a su hijo y lo acusa ante la ley. Arrestan a su hijo, un juez lo juzga, y es condenado por transgresión y daños.

    La verdad, lo menos que usted puede hacer es poner una foto de su hijo en la sala, venerarlo como héroe de la familia y tratar de sacarlo de la cárcel. Al menos, de una manera u otra, la molestia desde la casa del vecino se ha controlado (aunque el tipo siga siendo una persona hostil hacia usted).

    Y entonces, para que pueda entender el caso de los Cinco de Cuba, después que usted acabe de imaginar todo esto, multiplíquelo por cinco.

    José Varela, nacido en Cuba 1955, caricaturista editorial en Miami durante 15 años con la revista Éxito (1991-97) y El Nuevo Herald (1993-2006). Es publicista y escritor de televisión. Es miembro del equipo de Progreso Semanal.

    Mostrar Otros Articulos De Este Autor

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Alfredo de J.Viso dijo:

    POR QUE LAS PERSONAS QUE VAN A LA CARCEL EN PAISES COMUNISTAS,SOCIALISTAS O DE DICTADURAS DEL PROLETARIADO,POR LAS MISMAS RAZONES DE LOS CASOS MENCIONADOS EN ESTE ARTICULO DE CIUDADANOS ESTADOUNIDENSES NO SON CONSIDERADOS POR ESOS PAISES PRISIONEROS POLITICOS?

    Alfredo de J. Viso
    alfredoviso@msn.com
    NJ EEUU

  • Antonio dijo:

    Lo dijiste todo amigo Jorge,la gusaneria de Miami,todos ellos terroristas,contrarrevolucionarios y fascistas,apoyadas por el imperio mas maligno que hubo jamás en este planeta,solo ven la paja en el ojo ajeno,y su hipocresía y doble moral es asquerosa,como bien dices si esas “manifestaciones” se produjeran allá esas madres acabarían entre rejas,y los medios de densinformación norteamericanos y europeos las calificarian de inadaptadas,sin respeto por la justicia,y dirian que es un chantaje inadmisible y todas esas cosas de su doble moral; pienso que bastante bien se porta el gobierno cubano con estas mercenarias-terroristas al servicio de Washington y de la mafia de Miami,yo le pido a Raul y a todo el gobierno cubano,lo mismo que el compañero Jorge,que empiece el conteo de las mercenarias,las controlen y las encarcelen por alteracion del orden y espiar para el enemigo
    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
    SOCIALISMO O MUERTE

  • Freddy3617 dijo:

    Bla,bla…bla ¡Basta de tanta palabrería!, sólo una nueva regeneración de “seres humanos” salvaría a esta especie pero, como dijo EISTEIN “No esoy seguro”(hablando sobre la estupidez humana).Amigos,lamentablemente “el ser humano” perdió esa capacidad(ser humano)y si los pueblos permiten que el poder establecido los joda,los humille,los maltrate y otras tantas desgracias, entonces estamos “fritos y listos para la parrilla”.¿Qué creen ustedes que pasaría si los pueblos del mundo nos unieramos y arrasaramos a EEUU y a sus lame-culos? por lo menos,nuestro planeta nos lo agradecería y podríamos pensar en un futuro mejor, claro siempre que alcancemos plena consciencia positiva,ética y moralmente aceptable de nuestros actos

  • Freddy3617 dijo:

    Nota al pie:

    Lean la historia Universal sobre todo las Invasiones de los mal llamados pueblos “Bárbaros” al imperio Romano.¿Saben quién fue Alarico? investiguen y sigamos su ejemplo.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javier Rodríguez

Javier Rodríguez

Periodista cubano. Es el corresponsal de Prensa Latina en Madrid.

Vea también