Imprimir
Inicio » Opinión  »

Chanchullo en Honduras

| 8

La Jornada

honduras-golpe-de-estado_foto-afp1Estados Unidos ha fracasado en su intento de legitimar su chanchullo electoral en Honduras mediante una gran operación mediática de lavado de cerebros encabezada por CNN y las enormes presiones de su diplomacia a varios gobiernos latinoamericanos.

En primer lugar ha sido un fracaso dentro del pueblo hondureño pues todos los datos disponibles de fuentes confiables tienden a confirmar el acatamiento por cientos de miles de electores del llamado a la abstención hecho por la Resistencia Popular.

Si se exceptúa a los dóciles al imperio, una mayoría de corresponsales extranjeros en Honduras e investigadores independientes descartan la desbordante asistencia a las urnas proclamada por la dictadura pues la magra concurrencia a los centros de votación fue notoria.

El chancullo es una pieza clave del guión elaborado por el Departamento de Estado para legitimar el golpe  pero hasta ahora sólo los gobiernos más incondicionales de Washington –Colombia, Panamá, Costa Rica y Perú- se han prestado a la infamia de reconocerlo.

Este guión comenzó a aplicarse por lo menos desde que la señora Clinton encargó a Oscar Arias la mediación entre el presidente Manuel Zelaya y los golpistas, que aunque dio a estos un respiro no les pudo conseguir la legitimación planeada por la diplomacia del Potomac debido a la creciente resistencia popular interna y a la negativa internacional a reconocer a la dictadura.

Después del fracaso de la gestión de Arias el subsecretario Thomas  Shannon asumió personalmente la tarea, que culminó con los acuerdos del 30 de octubre  según los cuales se suponía que el Congreso golpista restituyera a Zelaya en la presidencia en cuestión de días. Cuando la dictadura violó flagrantemente lo acordado y el mequetrefe de Micheletti  llegó al extremo de crear un gobierno de “unidad nacional” al margen de Zelaya, Shannon afirmó que ello no quitaría validez a las “elecciones”.

Era tanto el interés de Washington en el éxito del chanchullo que durante noviembre se produjeron dos visitas a Honduras de Craig Kelly, el segundo de la diplomacia yanqui para América Latina.

Es una cuestión de principios el no reconocimiento a unas elecciones organizadas por los golpistas, con candidatos golpistas, en un país que lleva en estado de sitio y sometido a una brutal represión desde el 28 de junio y donde no existe respeto alguno por las más elementales libertades democráticas.  Para colmo, con empresarios y fanáticos de ultraderecha e integrantes de la contrarrevolución (anti)cubana de Miami actuando como observadores internacionales.

Congruente con la posición de principios el chanchullo ha recibido un resuelto repudio del presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva así como de sus homólogos Cristina Fernández de Kirchner, Tabaré Vázquez y Michele Bachelet, del mandatario ecuatoriano Rafael Correa en su condición de presidente pro tempore de Unasur y de todos los gobiernos de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

La posición firme de estos países ha forzado al Departamento de Estado a un galimatías en los esfuerzos para explicar su postura, que movería a risa si el asunto no fuera tan grave. Es así que este diario en su Rayuela del lunes pasado afirmaba: “Una vez legitimen el golpe militar en Honduras, que por ahí va la cosa, ¿Quién se atreverá a hablar de democracia en América Latina?” O en palabras de Fidel Castro: “Muere el golpe o mueren las constituciones”.

Y es que de eso se trata. De haber diálogo con los golpistas o con el supuesto “presidente electo”,  o reconocimiento a cualquiera de los actos de la dictadura se estará sentando el precedente para que, como alertaron Lula y Correa, otros se sientan en libertad de dar un golpe de Estado y luego “limpiarlo” convocando a “elecciones”.

La resistencia hondureña ha salido victoriosa y fortalecida  de la farsa electoral y esto es muy importante pues será la lucha del pueblo de Honduras y no ningún conciliábulo internacional la que a la postre decida el destino del país centroamericano. No habrá paz en Honduras mientras persista el orden oligárquico que sujeta al imperialismo las estructuras económicas, políticas y sociales del país. No habrá paz en Honduras mientras no se cumpla con el clamor popular de convocar a una Asamblea Constituyente, que con todas las garantías de participación democrática devuelva el poder al pueblo.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Castro dijo:

    ELECCIONES ? CUALES ?

    PAPI, PAPI QUE ES LA DEMOCRACIA ?
    MIRA HIJO…PARA MICHELETTI: ES LA ACTITUD MAS ENAJENANTE, HUMILLANTE Y TORPE A LA CUAL SE SOMETEN GOBERNANTES CORRUPTOS DE ALGUNOS PAISES CUANDO ESTADOS UNIDOS DA UNA ORDEN, AUXILIADOS POR LOS GRANDES EMPRESARIOS Y LA IGLESIA CATOLICA.
    PERO DEMOCRACIA ES: CUANDO EL PUEBLO UNIDO HACE VALER SUS DERECHOS, CUANDO EL PUEBLO DECIDE EL TIPO DE GOBIERNO Y GOBERNANTES APEGADO A LAS NORMAS JURIDICAS Y CONSTITUCIONALES Y ESTE PUEBLO LUCHA POR LA SOBERANIA Y SU LIBERTAD ABSOLUTA.

    JUAN CASTRO
    TIJUANA, MMEXICO.

  • Humberto dijo:

    Lo que ha ocurrido en Honduras es un ejemplo claro de lo que se propone el Imperialismo yanqui, en función de garantizar algo tan importante para sus intereses como la gobernabilidad en la región, osea el control político, económico y social de América Latina a fin de dar continuidad a la depredación en que por siglos, ha sumido a nuestro continente arrebatándole sus riquezas.

    No hay dudas de que esta es una prioridad en la agenda política de Washington, quien a través de agencias gubernamentales como la CIA, el Departamento de Estado, la Agencia de Inteligencia de Defensa, la Agencia de Seguridad Nacional, el FBI y aparentes organizaciones no gubernamentales como la Fundación Nacional para la Democracia, el Instituto Internacional Republicano, entre otros, pretende garantizar el control de la región.

    Para ello están estimulando en nuestras naciones (como historicamente lo han hecho), el surgimiento de gobiernos de fuerza por la vía militar, que después son legitimados mediante elecciones fraudulentas, o de gobiernos aparentemente persuasivos y democráticos, mediante la vía política y la intervención encubierta en los procesos electorales de nuestros países, los que regularmente intentan manipular, de acuerdo a los intereses que persiguen.

    Cabría preguntarse entonces qué papel desempeñan en estas actividades, las embajadas de Estados Unidos en nuestros países, qué papel juega en ellas las bases y mismiones militares de los Estados Unidos radicadas en el continente latinoamericano.

    La respuesta es evidente, en las embajadas norteamericanas,radican Estaciones Locales de la CIA que asientan a sus oficiales con mantos políticos, consulares y de diplomacia pública como revela la abogada venezolano – norteamericana Eva Golinger, las que en cooperación con otras agencias de la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos radicadas en estas Sedes diplomáticas, desarrollan operaciones dirigidas a garantizar el cumplimiento de la estrategia política de Estados Unidos hacia América Latina como expresé anteriormente.

    En ese mismo caso se encuentran las misiones y bases militares de Estados Unidos en estos países, las que al igual que la Escuela de las Américas, han ofrecido al gobierno norteamericano algo de vital importancia para la proyección de sus planes “El Acceso y la Presencia en la región”. No por gusto, el Pentágono mantuvo la Escuela de las Américas, a pesar de que en la década del 90 el Congreso de Estados Unidos disminuyó su apoyo a este proyecto.

    Ahora pudiéramos preguntarnos también cómo el gobierno de Estados Unidos, a través de las distintas agencias de la Comunidad de Inteligencia como la CIA, el Departamento de Estado, el FBI la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), garantiza el cumplimiento de su estrategia política hacia la región.

    En comentario reciente, me referí a una metodología general que siguen los norteamericanos para el derrocamiento de gobiernos y movimientos revolucionarios, la que se puede apreciar a partir del análisis de sus acciones contra el Gobierno de Jacobo Arbenz en Guatemala (1954), el Movimiento Nacionalista Revolucionario en Bolivia (década del 50 y principios de los 60), la Revolución Cubana, el gobierno de Joao Goulart en Brasil (1964), el de Salvador Allende en Chile (1973), la Revolución Sandinista en Nicaragua (década del 80), el frente Farabundo Martí en El Salvador y más recientemente la Revolución Bolivariana en Venezuela, el gobierno de Evo Morales en Bolivia, el de Rafael Correa en Ecuador y el caso del golpe de estado contra Manuel Zelaya junto con el show que han armado con ello en Honduras.

    Al analizarse las coincidencias en el accionar del gobierno estadounidense a través de sus Servicios de Inteligencia en cada uno de estos movimientos revolucionarios, podemos establecer como una metodología de los Estados Unidos, las siguientes cuestiones:

    •Identificación y estudio en los diferentes movimientos o gobiernos revolucionarios, de figuras con tendencias pronorteamericanas, opuestas a la adopción de medidas radicales, de carácter social y económica, en función de fomentar la división entre los revolucionarios y crear una fuerza de oposición con participación de figuras vinculadas al propio gobierno o movimiento.

    •Financiamiento a través de canales no oficiales a las fuerzas de oposición a los movimientos o gobiernos revolucionarios, que permitan corromper a otros miembros socavar las bases que sustentan a esos procesos sociales y contribuir a la desestabilización económica.

    •Fomentar las divisiones en los movimientos y gobiernos revolucionarios.

    •Ubicación de Agentes en cargos claves de las fuerzas armadas, ministerios del interior, órganos de seguridad, y el gobierno en sentido general, mediante el reclutamiento en estas filas, previo estudio y caracterizaciones a partir de contactos oficiales u oficiosos o mediante los intercambios y cursos en academias norteamericanas.

    •Control de las fuerzas armadas y los ministerios del interior, mediante la introducción en estas esferas de oficiales de la CIA, la DIA y el FBI, en calidad de asesores militares.

    •Vinculación directa o indirecta de posiciones de los Servicios Especiales Norteamericanos a estas actividades, bajo mantos diplomáticos.

    •La planificación de golpes de estados.

    •El magnicidio o asesinato político.

    •La ejecución de actividades de inteligencia técnica dirigidas a la obtención de informaciones que sirvan como complemento a las obtenidas a través de fuentes humanas.

    •Control de los medios de prensa y difusión masiva, en función de garantizar la ejecución de campañas mediáticas y de descrédito contra los movimientos o gobiernos revolucionarios a nivel internacional y al interior de esos propios países.

    Pienso que las revelaciones realizadas en diferentes momentos sobre la injerencia norteamericana en la región y las acciones encubiertas de sus Agencias de Inteligencia, no dejan margen a la hipocresía y la mentira como dice Fidel en su más reciente reflexión, por lo que en el caso del Golpe de Estado en Honduras, aunque el presidente Obama se manifestara publicamente opuesto al mismo, es totalmente responsable por comprometerse con una política tan macabra.

    Debiera leerse el libro “Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano, obsequiado por Chávez en la pasada Cumbre de las Américas, para que entienda el sentir de toda nuestra región y el rechazo tan grande que provoca hacia nuestros pueblos la política intervencionista que sigue en estos momentos.

  • Danny dijo:

    Movimientos sociales sigan en pie de lucha ,la unica lucha que se pierde
    es la que se abandona . Habemos personas que estamos dispuestos a luchar
    empuñar armas con tal de devolver los derechos a un pueblo . Soy Costarrisence y me siento avergonsado por el sucio presidente que tenemos ,tiene doble moral , al igual que que el presidente de EEUU,
    Colombia y Panama , que forman un mismo estilo..

  • hondureño en el extranjero dijo:

    chanchullo
    bien dicha esa palabra, que le espera a honduras ahora, no se pero estoy seguro que la resistencia no se va a quedar de brazos cruzados , ese HP de micheletti es un cinico, le van a pasar la cuenta a el y a todos los golpistas, aun no entiendo por que lo apoyan una minoria , si el presidente zelaya le ayudaba a la mayoria del pais, lastima que tengamos un nivel de ignorancia que nos creemos lo que nos dicen esos medios golpistas, adelante presidente zelaya estamos listos para cambiar la historia de honduras, no tema, ni dude los verdaderos hijos de MORAZAN, lucharemos hasta lograr la victoria se moleste la OEA, EEUU u otros, no seremos mas esclavos de nadie, presidente zelaya ORDENE, hasta la victoria siempre, patria o muerte venceremos

  • oscar dijo:

    que verguenza de diputados hondureños, solo han demostrado lo sinverguenzas que son, les pagan por ir a legislar a favor de las mayorias, por eso se les conoce como DIPUTITERES, presidente zelaya ya basta con pacifismos y dialogos , usted los ha agotado, es hora de hacer una nueva honduras les guste o no, estamos listos para luchar desde cualquier trinchera , asi como empuñar las armas, usted ordene, esto no se queda asi,que lastima que en honduras haya tanta gente mal agrdecida pero no importa las revoluciones siempre se ganan con inteligencia y con luchas incluidas las armada, que yo se que usted no queria pero la brechas esta encendida y solo es cuestion de horas para recuperar el poder a favor de las mayorias viva el ALBA, patria o muerte venceremos,

  • oscar dijo:

    micheletti es un buen HP, de los gringos la pagaras

  • adolfo sancho dijo:

    Es vergonzoso enterarse de lo que es capaz ese país corrupto de U S A oara tratar de mantener sus intereses de opresión y saqueo desalmado en la región,como también es vergonzoso que haya ciudadanos tan deplorables,mezquinos y ladinos en nuestros paises que se prestan para esas maniobras aunque traicionen bilmente a su propio pueblo con tal de que les toque la miserable limosna que persiguen vendiendo hasta a su Patria si se los ordenan.vergonzoso es ver a una organización como la o.e.a.demostrando abiertamente lo que ya todos sabemos su vasallaje hacia el país del norte.pero el orgasmo de la vergüenza lamentablemente me lo provoca el presidente de mi pais Oscar Arias Sanchez que enseña su gran lengua y ruega a Dios para que se la haga mas grande y asi poder chupar mejor los hongos de los pies de sus amos los gringos,pero menos no se podía esperar de un ser que vendió su Patria por t.l.c.asesino porque a el le convenía así que hermanos hondureños aunque no sea de mucho consuelo ustedes tubieron el valor de luchar y estoy seguro que esa lucha la seguiran dando en cambio nosotros hemos agachado el moco y sucumbido conformemente a los intereses de los oligarcas,hermanos la lucha apenas comienza y siempre la han ganado los pueblos valientes.Adolfo Sancho Cordero. Costa Rica

  • Sebastian dijo:

    los gobiernos más incondicionales de Washington –Colombia, Panamá, Costa Rica y Perú- se han prestado a la infamia de reconocerlo.

    Que bueno que la nota ACLARABA que eran los gobiernos de algunos paises los que apoyaban el golpe de estado, PUES EN REALIDAD LOS PUEBLOS DE ESTOS PAISES, NO APOYAMOS EL GOLPE DE ESTADO DE HONDURAS, Y RELAMENTE DAMOS NUETRA VOZ DE APOYO PARA EL PUEBLO QUE RESISTE….

    EN MI PAIS NO HAY UN GOLPE PERO SI NOSDAN UN GOLPE EN LA CARA LOS GOBERNATES QUE EXIXTEN MANIPULANDO Y DEÑANDO NUESTRA NACION.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también