Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Hoy como ayer…Benny (+ Video)

| 3

Ilustración: Uncas Montilla.

Ilustración: Uncas Montilla.

“Queremos reconstruir el periplo del Benny en Venezuela, y contigo sabemos que podremos hacerlo”.
Eso me dijeron José González Fernández- Larrea, Presidente de la Alba Cultural, y Luis Vásquez, también de ese organismo, compartiendo hace algunos días en el Centro de la Diversidad Cultural de la capital venezolana.
Nos alegró profundamente el detalle de esa búsqueda porque Bartolomé Maximiliano Moré tiene su particular historia en Caracas. Y si no que lo diga la gente de San Agustín, donde detrás del cine Alameda el Benny, y también Miguelito Cuní formaron parte de las prolongadas fiestas que organizaba Johnny Pérez, músico de la legendaria Sonora Caracas, de “Los Pures” y del Sonero Clásico del Caribe.
En una oportunidad Benny declaró: “Los que dicen que yo tengo buen carácter no me conocen bien. Yo cojo mis berrinches de vez en cuando como cualquier otro. Recuerdo que en Venezuela, ya hace unos cuantos años, el malhumor me metió en un lío de película. Pero, con toda razón. Lo que me ocurrió es que cuando fuimos a Venezuela contratados por Max Pérez resulta ser que después de las actuaciones éste no me quería pagar. Me dejó varado allí, sin un centavo. Ya a mi me habían advertido que Max acostumbraba a hacerle esas artimañas a los artistas, pero yo estaba seguro que a mi no iba a hacerme lo mismo. Un día que yo no podía aguantar más, fui a verlo para reclamarle el dinero. El hombre se me fue por la tangente y quiso darme nuevos plazos.
Bueno, a mí se me oscureció la vista y le fui para arriba. Creo que del pleito salió con dos o tres fracturas y yo para la cárcel, de la que pude salir gracias a “Bola de Nieve”. Esa ha sido la más desagradable experiencia de toda mi vida de artista”.
Y en efecto, fue la única prisión que guardó el inmortal Bárbaro del Ritmo, Bartolomé Maximiliano Moré, Sonero Mayor, quien este lunes 24 de agosto estaría arribando a sus 90 años de natalicio. Y si bien es cierto que Ignacio Villa, el inolvidable Bola de Nieve fue a sacarlo de la celda de la prefectura de la parroquia Catedral, no es menos cierto que el Bola acudió para ello a Alfredo Sadel, quien además de extraordinario compositor e intérprete, era un tremendo gremialista y estaba al frente del gremio de los músicos en Venezuela. Era 1955.
También sabemos que efectivamente el Benny mandó para el hospital a Max Pérez debido a las fracturas que le ocasionó, no tanto por el pago, sino porque se trataba del dinero de su Banda, de su Tribu. Y con su pueblo y sus músicos no aceptaba el Benny juego alguno. Sabemos también que Benny llevaba envuelta una cabilla en un periódico (Últimas Noticias, para más señas) y procedió en consecuencia. También sabemos que al salir de su celda de prisionero dijo que no volvería más a Venezuela. Y lo cumplió dando la dimensión exacta de su orgullo lajero.
Hay más, y recordemos, aunque ya lo hemos escrito varias veces, que el dúo hecho por Benny Moré y el venezolano Alfredo Sadel para el tema “Alma Libre” de Juan Bruno Tarraza, con arreglo y dirección del maestro Aldemaro Romero es sencillamente antológico. Y lo es porque la visión del ingeniero cubano Medardo Montero (ya fallecido) lo intuyó así. En una visita a Caracas nos reunimos a tomar café Medardo y quien escribe, gracias a la diligencia del calificado productor de eventos Orlando Montiel. Medardo contó entonces que Sadel estaba preocupado porque no habían ensayado en conjunto especialmente para la grabación, pero que cuando llegó el Benny al estudio se preocupó mas porque Benny estaba como amanecido. Cuando hicieron la primera grabación hubo en una estrofa un pequeñísimo error de acople de voces (una entró primero que la otra) pero Medardo, visionario, dijo que era esa la que se quedaba. Así, “Alma libre” quedó grabada en su primer intento, de una vez. Medardo explicó que si hacía otra prueba no tendría jamás el feeling que hubo en esa. El tiempo le ha dado la razón porque ese tema a dúo entre Sadel y Moré es una joya de colección.
También sabemos que aunque Benny nunca grabó con la Sonora Matancera, cantó con ella en los estudios de Radio Rumbos (esquina de Aserradero) en Caracas. El testimonio lo obtuvimos del ‘burro’ Ordóñez, locutor de la emisora que fue quien los presentó en vivo. No quedó registro del evento que fue posible porque Benny estaba en los bajos del edificio tomándose un café y Ordóñez lo invitó a subir a la emisora donde estaban sus colegas cubanos. Historia en fuente viva.

Y más…
Con Benny pasaba que la gente no bailaba porque se detenían a mirarlo en escena (algo así como lo que pasa cuando se va a un concierto de Eddie Palmieri ó de Adalberto Álvarez). Tal era su encanto que aún hoy, en los videos que se conservan, uno le ve… y queda hechizado.
Benny Moré hizo su propia Rebelión al fundar su Banda Gigante. Y es que había orquestas de negros y orquestas de blancos en la Cuba de entonces e incluso Benny sufrió exclusión por su color y manera de ser. Una vez se enteró de que Ernesto Duarte no lo convocaba a cantar cuando las presentaciones eran para blancos. Por eso en la Banda Gigante que formó había negros, blancos, y mulatos, policromía de sabor para romper con ella varios paradigmas: Primero el mestizaje y luego la sonoridad, pues al formato de Jazz Band le metió de una la cubanía: Los Saxos haciendo el papel del Tres, los trombones improvisando, una tumbadora para obligar mas al bongó, utilización de accesorios, distribución de los músicos de manera inédita, y un piano casado con el soneo. Vaya genialidad.
Sabemos también que Benny Moré estuvo en la entrega de unos premios Oscar en Hollywood y que en ese evento cantó acompañado por la orquesta de Luís Alcaraz. Y también sabemos que recaudaba dinero en conciertos para paliar la situación en pueblos devastados por los bombardeos de Fulgencio Batista, así como sabemos que en 1961 se entrevistó con Fidel en función de aportar en la campaña de alfabetización como uno mas.
Benny solía decir: “No acepto coqueteos con la gloria”. Pero su gloria estaba marcada, y era de todos los días. Por algo cantaba “Yo sí que soy del campo/ y no me gusta que me digan okey”.
Este lunes 24 de agosto, cuando se cumplen 90 años del natalicio de este hombre nacido para la música y la inmortalidad los homenajes se multiplican en México, Perú, Colombia, Puerto Rico, República Dominicana, Estados Unidos de Norteamérica, Rusia, Francia, España, Venezuela y, por supuesto y en plan grande, su patria, Cuba. Decir Benny Moré no es sólo el acto de nombrar a un músico genial al que, como a Sindo Garay, se le traspapelaron los estudios en las circunstancias adversas de sus desenvolvimientos. Decir Benny Moré es invocar la irreverencia militante y las convicciones llevadas a los territorios melódicos y es, además, ratificar la disposición de ser útil en el campo que la vida pone delante de cada ser. Benny, cantando, también hizo Patria.
Genios como él nos recuerdan que las Liberaciones pasan, tienen que pasar, por la cultura de los pueblos. Y los pueblos tienen tumbao y dignidad, código y ritmo, como el Benny. Y qué ritmo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yulia González Bazán dijo:

    Hola Lil,

    Como siempre es un placer saber de ti y leer tus excelentes artículos. Bien sé que fuertes lazos de amistad te unen a Cuba y su cultura. Sea este el mejor de los motivos.

    Hasta Pronto

  • jose dijo:

    Hola,
    me gustó mucho este artículo porque me permitió conocer cosas nuevas sobre la vida del Beny

  • Dr.C. José Manuel Ubals Alvarez dijo:

    Lil, saludos, es José Manuel tu eterno amigo de Guantánamo, hoy radicado en La Habana, por favor llámame al (0053)53498524 para ponernos de acuerdo en materia de trabajo musical.
    Un beso para tí, un abrazo para Uncas

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Lil Rodríguez

Periodista venezolana. Ex directora del canal de Televisión de su país TVES.

Vea también