Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cuba, la Clinton y la OEA.

Por: Max Lesnik
En este artículo: Estados Unidos, Hillary Clinton, OEA
| +

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos, el chileno José Miguel Insulza ha venido insistiendo en el reingreso de Cuba en ese organismo regional latinoamericano, aún después que el propio gobierno cubano ha manifestado reiteradamente que no está interesado en volver a ocupar un asiento en la OEA, calificando además en los peores términos a la estructura diplomática que por años ha sido el instrumento de los Estados Unidos para imponer al sur del Río Grande su política de dominación hegemónica.

La Secretaria de Estado de Estados Unidos, la señora Hillary Clinton se ha creído en la obligación de poner condiciones para el regreso de Cuba a la OEA haciéndose eco de las manifestaciones públicas hechas con anterioridad por el Senador Demócrata por el Estado de New Jersey, el cubano-americano Robetr Menéndez, que de todos es bien sabido, que con respecto a Cuba, sigue la línea trazada por la administració0n Republicana de Bush tal como la habían dictado los tres Congresistas del sur de La Florida, Ileana Ros y los hermanos Lincoln y Mario Díaz Balart en consonancia con la extrema derecha del exilio cubano de Miami.

Según lo dicho por el Senador Menéndez, expresado en lenguaje amenazador mafioso, si la OEA la daba la bienvenida a Cuba por acuerdo de la mayoría democrática de las naciones que la integran, él presentaría una proposición de Ley solicitando del Congreso la retirada de los fondos que Estados Unidos aporta a la OEA, que según los datos oficiales equivale a un 60 por ciento del presupuesto de esa desacreditada organización latinoamericana.

La señora Clinton, en lo que parece ser un respaldo a lo dicho antes por el Senador Menéndez, no parece ser la Secretaria de Estado de un nuevo gobierno Demócrata de un Presidedente como Barack Obama que venía anunciando un cambio de política hacia Cuba y América Latina, sino mas bien sus palabras resuenan como un eco de la fracasada política de anteriores administraciones, tanto Demócratas como Republicanas, que a lo largo de cincuentas años han pretendido dictar los destinos de nuestro continente con resoluciones de amargo sabor y recuerdos imperiales.

Si de cambios de política se trata, ninguno vemos en el horizonte con respecto a Cuba y a las otras naciones latinoamericanas. Tal parece que la señora Clinton hizo oídos sordos a lo que los Presidentes latinoamericanos le expresaron al propio mandatario norteamericano en la reunión cumbre recientemente realizadas en Trinidad-Tobago.

Por mal camino va el Presidente Obama en relación a la América Latina si su gobierno sigue la línea que le traza la señora Hillary Clinton y su cercano consejero el Senador Bob Menéndez. Si con eso quieren complacer a la extrema derecha Cubana-americana de Miami, no caben dudas que lo han logrado. Pero que no hablen en Washington de cambios para América Latina si para con Cuba van a seguir la fracasada política de mas de lo mismo. Porque para ese viaje, hay que decirlo claro, para ese viaje no se necesitan alforjas.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Lesnik

Max Lesnik

Periodista cubano residente en Miami. Es el director de un programa en Radio Miami.

Vea también