Imprimir
Inicio » Opinión  »

Sobre las prohibiciones de viajes a Cuba: Mantengamos la presión

En este artículo: Cuba, Estados Unidos, George W. Bush
| +

Miami.-  Es indiscutible que una amplia mayoría de los emigrados cubanos en Miami están en contra de las prohibiciones de viajes a Cuba.  El que lo niegue es sordo a lo que diariamente se comenta en calles y hogares sobre este asunto. Al que lo niegue el odio y la furia le turban la razón, privándole de poder discernir la verdad.

Es lo más natural que aquellos de nosotros que tenemos nuestras familias en Cuba, que tenemos a otros muchos seres queridos allá, que como cubanos sentimos en lo más hondo de nuestro ser el poder estar en lo nuestro - y eso no lo entienden y no lo entenderán jamás los que tanto odian-tengamos la necesidad de poder viajar a Cuba.

También hay otros muchos que, aunque no tengan seres queridos en la Isla que visitar o que tampoco tengan la necesidad de visitar Cuba, comprenden que muchas personas tengan esa necesidad y que éstas tienen el derecho de poder viajar a Cuba. Esos otros muchos también se oponen a las crueles medidas que nos prohiben visitar a los nuestros.

Sabemos que la razón que la Administración Bush puso estas medidas en vigor en mayo del 2004 es el resultado del evidente fracaso de la política de agresión permanente por parte de los gobiernos de Estados Unidos en contra de la independencia de Cuba.  Sabemos que a aquellos dirigentes de la ultra derecha cubanoamericana que instaron a esta Administración a que pusiera en vigor esas medidas -embarcándola en un callejón político sin salida- los motiva el sadismo producto de su insaciable odio en contra del pueblo cubano.

En esta ocasión el tiro les salió por la culata. Las medidas son demasiado despiadadas. Son a todas luces indefensibles y el rechazo ha sido contundente. Todas las encuestas así lo afirman e inclusive las mismas han provocado otra gran escisión en la ultra derecha cubanoamericana. Escisión, dicho sea de paso, en cuanto a tácticas aunque no a objetivos.

En días recientes la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) condenó estas medidas calificándolas como "una política inhumana que no honra a nuestro país".  "Nadie debe ser impedido a poder visitar a un familiar moribundo o a concurrir al funeral de un ser querido, simplemente por haber viajado a Cuba una vez en los tres años anteriores" mantiene la carta de los obispos en cuanto a uno de los aspectos más brutales de esas medidas. La carta condena asimismo la naturaleza de la política estadounidense afirmando, "Estas medidas contraproducentes innecesariamente han alienado a muchos en el hemisferio, que deberían ser nuestros amigos y aliados, y han traído muchas dificultades innecesarias al pueblo cubano".

También en días recientes, específicamente el sábado pasado, aquellos de nosotros que fuimos parte de una manifestación en contra de esas medidas -auspiciada por la Asociación de Mujeres Cristianas en Defensa de la Familia y apoyada por el resto de la organizaciones que integran la Alianza Martiana- frente a las oficinas de la congresista Iliana Ros -una de los responsables principales de las medidas- pudimos constatar el manifiesto apoyo a dar fin a las prohibiciones de viajes por parte de los cientos, sino miles, de personas que transitaron en sus automóviles durante aquellas dos horas por esa concurrida esquina de nuestra ciudad.

Esos miles de personas que se oponen a las prohibiciones de viajes a Cuba se inhiben de participar en protestas públicas que vayan en contra de los dictados de la ultra derecha miamense. Y se inhiben debido principalmente al estado permanente de miedo que sienten de poder expresarse libremente sin que sufran por ello.  Ese estado permanente de miedo es producto del terror a través del cual la ultra derecha se ha impuesto en nuestra comunidad.

Mantengamos la presión de mil maneras. La ultra derecha la sufre.  Sus posiciones y sus políticas sobre estas cuestiones de tanta importancia para nosotros y los nuestros se hacen cada vez más indefensibles.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andrés Gómez

Andrés Gómez

Periodista cubano residente en Miami. Fundador de la Brigada Antonio Maceo, integrada por cubanos que viven en los Estados Unidos. Es el director de la Revista Areito.

Vea también