Imprimir
Inicio » Opinión  »

Preludio olímpico en do menor

| +

   

Atenas ya acoge a miles de deportistas que participarán en sus Juegos. La cita está pronta a comenzar el día 13 de agosto. Pero los preludios del gran evento deportivo no han sido los más felices, no sólo por el atraso de las obras que mantuvieron en vilo al COI hasta el último minuto, sino también por los escándalos extradeportivos que se han suscitado en los últimos meses.

 

El doping ha sido el gran enemigo previo de los Juegos. Varias estrellas, fundamentalmente norteamericanas, no estarán en la capital griega por haber sido sorprendidos en su fraude. Otros lo harán con su prestigio disminuido por las sospechas que pesan sobre ellos.

 

En los últimos meses han sido bajas de la delegación estadounidense la ganadora de 100 y 200 metros planos en el Mundial de París 2003, Kelly White (sorprendida dopada con Modafinil y sancionada recientemente a dos años de suspensión), Torry Edwards, la sustituta de White en lo más alto del podio de París en los 100m, quien acaba de dar positivo a estimulantes,  y el recordista mundial de los 100 metros Tim Mongotmery, involucrado en el escándalo BALCO de dopaje con THG.

 

Tampoco acudirán a Atenas por dopaje la campeona mundial de 200 m bajo techo Michelle Collins, la campeona olímpica de relevos Chryste Gaines, los gemelos Calvin y Alvin Harrison, la fondista Regina Jacobs y otros destacados atletas norteamericanos.

 

Estrellas de otras naciones también han sido apartadas del camino olímpico por el doping: el velocista británico Dwin Chambers (THG), el campeón mundial de la contrarreloj en el ciclismo, el inglés David Millar (EPO), el campeón mundial de ciclismo de montaña, el belga Filip Meirhaeghe (EPO), la gran promesa del ciclismo australiano, Mark French, el subcampeón mundial de pesas, el ruso Vladislav Lukanin.

 

Otros estarán en Atenas disminuidos moral y competitivamente. El caso mayor el de Marion Jones, la gran estrella de las pistas en Sydney, sospechosa de participar junto a su esposo Mongotmery del escándalo BALCO y clasificada sólo en salto largo, aunque el dopaje de Edwards pudiera abrirle su inclusión en la carrera de 100 metros planos. Otro ya salpicado por el fraude es el campeón mundial de los 400 metros planos, Jerome Young, a quien el COI le ha retirado su oro olímpico en Sydney en el relevo 4×400, por revelarse recientemente que había dado positivo al doping en los campeonatos nacionales de Estados Unidos en 1999.

 

Como una bomba en el agua para el prestigio de los Juegos han caído las recientes declaraciones del astro de la natación mundial Ian Torpe, quien dijo a medios de prensa internacionales que cree que algunos de los nadadores con los cuales competirá en Atenas podrían haber usado sustancias prohibidas. La Federación Internacional de Natación estalló en cólera contra Torpe, pero este fue apoyado por otra estrella como el norteamericano Gary Hall.

 

Pero el fraude y la corrupción no tiene sólo como protagonistas a deportistas y entrenadores en aras de dudosa gloria y jugosos premios. También hay directivos que buscan su tajada. Esta semana el Comité Olímpico Internacional ha tenido que abrir una nueva investigación de sus miembros, al revelar la cadena británica BBC en un reportaje especial que el Presidente del Comité Olímpico Búlgaro y miembro del COI, Iván Slavkov, había aceptado un intento de soborno a favor de la candidatura de Londres para los Juegos Olímpicos del 2012 y que otros 30 miembros de la entidad internacional pudieran ser susceptibles a la compra de votos. La sombra negra de Salt Lake City vuelve a acechar. Por lo pronto, este sábado, Jacques Rogge anunció la suspensión temporaria de Slavkov como miembro del COI.

 

Para colmo de males, este miércoles estalló una bomba casera en un edificio de una localidad a 10 km de Atenas, lo que movilizó al gigantesco operativo de seguridad de los Juegos en el que participan unos 70 mil hombres con un costo superior a los 1230 millones de euros. Tal fenomenal cifra ha elevado los gastos de la sede a màs de 7 mil millones de euros. Los ya denominados Juegos de la Seguridad han mostrado a las claras que el olimpismo necesita cambiar la concepción de sus Juegos o jamás una nación del Tercer Mundo podrá acoger esta fiesta deportiva de derroche e incertidumbres.

 

Las vísperas de Atenas 2004 han sido turbulentas. Pero ya hay deportistas de más de 100 países en la Villa Olímpica listos para comenzar la cita del músculo, que esta vez augura estar más limpia de tramposos. El mundo olvida por un instante los sinsabores previos para ver elevarse en la cuna de los Juegos a los nuevos dioses del Olimpo. Confiamos en que unos cuantos de ellos tengan nacionalidad cubana.

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate y del programa de la Televisión Cubana “Mesa Redonda”. Cursa el Doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Correo: editor@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc