Inicio » Opinión  »

Un viaje que cambió el corazón de dos muchachos

16 junio 2004

En una suerte de filme paralelo a la película de  ficción sobre el primer recorrido del Che por América Latina, Gianni Miná ralizó un documental inspirado en los recuerdos de su compañero de ruta, Alberto Granado.

Gianni Miná habla de su documental con el  entusiasmo de los descubridores. Él siguió  el itinerario marcado por el joven Che Guevara y su compañero de ruta y amigo Alberto Granado, en  su recorrido en motocicletas  por América Latina, argumento principal de la película de ficción que bajo el título Diarios en motocicleta, dirige el brasileño Walter Salles y produce Robert Reford.

Junto a Salles y al guionista José Ribera, Gianni trabajó durante dos años en la preparación de la obra y después siguió la filmación y recogió el testimonio de Granado en un documental que aun no se ha visto en La Habana. La  emoción  le brotaba de los ojos y de la voz al contarnos  la experiencia, hace un año en Italia:

“Vi reconstruido un itinerario moral. Vi cómo un muchacho argentino, viajando por América Latina durante seis meses, descubre la miseria, la injusticia y  descubre su vocación de revolucionario. Y en  su papel, que parece pequeño y al fin no lo es, ví a  Granado, que soñó este viaje, que  después se queda en Venezuela, que se casa, tiene dos hijos y cuatro años después,  cuando se entera de que su compañero Ernesto, su fúser, como él lo llamaba, es el Comandante Che Guevara, acepta una  invitación del Che, va a Cuba, funda una escuela en  Santiago y se queda allí  para ayudar a un país que tiene que reconstruir la sociedad.

“Todo esto es el resultado de algo que pasó  en ese viaje que cambió el corazón y la sensibilidad de dos muchachos.

LA PELÍCULA Y EL DOCUMENTAL

“Walter Salles con Gael García Bernal en el papel del Che Guevara y Rodrigo de la Serna en el papel de Granado, filmó durante casi cuatro meses, en decenas de locaciones desde la playa argentina de Bariloche,  pasando por el sur de Chile, el desierto de Atacama, la mina de Chuchicamata, la selva peruana, donde la naturaleza es muy agresiva… para lograr  un ritmo frenético y un panorama inmenso.

“Yo también me emocioné más porque viví muchas de esas  etapas, filmando el documental  que es un viaje a la memoria de Alberto Granados, al que trajimos en tres momentos diversos del rodaje. Porque este hombre de 82 años, que superó tranquilamente un infarto en el año 2002, se veía alegre y feliz al montar nuevamente sobre La Poderosa – había cinco motocicletas Norton 500 reconstruidas como La Poderosa-, que él   acariciaba como si fuera  un ser humano y era como su  puente con el pasado.

“Filmé su viaje por los lugares donde él estuvo con el Che 51 años atrás. Y vivimos momentos verdaderamente fuertes.  En un lugar llamado Santa María, en la selva peruana, donde se reconstruyó el leprosorio de San Pablo , encontramos a dos leprosos de la época, que reconocieron a Granado, a pesar de  todo lo que cambió su aspecto desde la juventud y recordaban perfectamente a los dos muchachos argentinos que colaboraron allí. Fue increíble y valió  la pena. Como experimentado periodista, que cree que vivió todas las emociones posibles, yo les aseguro que se pueden vivir momentos muy fuertes al ver estas escenas.”

LOS PROTAGONISTAS Y EL PRÓXIMO DESTINO

“Gael García Bernal, que hace de Che, es protagonista de películas tan significativas como  Amores perros, Y tu mamá también, El crimen del Padre Amaro, entre otras. Es muy joven pero con una carrera formidable. Aquí hace muy bien su papel. Y también hizo muy bien Salles al filmar la película en la misma secuencia de los hechos. Porque la primera parte es muy alegre. Son dos muchachos que van en busca de aventuras, de muchachas y que poco a poco cambian su actitud. Para los actores habría sido muy difícil dar los cambios de carácter sin esa secuencia. Gael merece un gran respeto, además, porque fue de los actores que  habló contra la guerra, al salir de  la última ceremonia de los Oscar (en el 2003). Quién sabe si esto fue una sugerencia que le llegó del Che desde su personaje. Y de Rodrigo de la Serna, que hizo Granado, debo decir  que tiene su misma alegría de la vida.”

Según Gianni,  hay que  agradecer a Aleida March y a sus hijos Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto “por todo lo que nos ayudaron a comprender cómo tenía que ser hecho el guión y su sensibilidad y apoyo a Walter Salles en su descubrimiento del Che Guevara cuando era un joven de 23 años.”

El  destacado periodista italiano, que ahora dirige la revista de política Latinoamérica y todo el sur del mundo,  concedió estas declaraciones a Tricontinental en un encuentro de nuestras publicaciones  propiciado por Mary Flórez, embajadora de Cuba en Italia, a raíz de la intensa campaña anticubana  que a mediados del 2003 se desató en los grandes medios europeos tras las detenciones y los tres fusilamientos con los que el gobierno de La Habana paró en seco las peligrosas provocaciones de mercenarios y secuestradores, que quisieron usarse como pretexto para promover una agresión a la Isla por parte de  su guerrerista vecino imperial.

Tras reiterar su apoyo a la Revolución cubana en esas horas de riesgo, Gianni nos comentaba su más reciente batalla por la verdad. Después de filmar el documental de Granado, se fue  a Venezuela  a entrevistar a Hugo Chávez . “Y también ahí  descubrí que, como siempre, la realidad es muy  diferente  de como la pintan los grandes medios de comunicación en el mundo.”

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también