Imprimir
Inicio » Opinión  »

El crimen en Barbados no fue el último plan de los terroristas.

| +

  Cuba entera lloró a las víctimas inocentes del abominable atentado contra un avión de Cubana el 6 de octubre de 1976  

El Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos no tienen pudor al revelar cuanto conocen de los actos de los terroristas anticubanos que tienen como base el territorio norteamericano. Un documento secreto del 16 de agosto de 1978, casi dos años después del crimen que ocasionó la muerte a 73 personas al estallar en pleno vuelo un avión civil cubano en Barbados, titulado Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, CORU, nos muestra hasta dónde las autoridades estadounidenses toleran a las hoy todavía impunes organizaciones de extremistas cubanos.

El texto dice: «La Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) es una organización de pantalla terrorista antiCastro integrada por cinco grupos anticastristas que se unieron el 11 de junio de 1976 en la República Dominicana bajo la dirección del doctor Orlando Bosch.»  Los cinco grupos terroristas representados en esa  reunión  eran:  Acción Cubana, el Movimiento Nacionalista Cubano, el Frente  Nacional de Liberación Cubano, la Asociación de Veteranos de la Brigada 2506 de Bahía de Cochinos y el Movimiento 17 de Abril.

El FBI conoce que: «Acción Cubana es un grupo encabezado por Orlando Bosch Ávila, un doctor en medicina cubano exiliado anteriormente juzgado y absuelto en una Corte Federal de Miami, por cargos de extorsión. En 1968, fue condenado en una Corte Federal por poner bombas en barcos y sentenciado a 10 años de prisión y liberado bajo palabra en diciembre de 1972. En junio de 1974, Bosch admitió haber enviado paquetes de explosivos a las embajadas cubanas en Lima, Perú, Madrid, España, Ottawa, Canadá y a Buenos Aires, Argentina.» Este es el mismo terrorista que actuó al servicio de la CIA dirigida entonces por George Bush, que lo admitió después en Estados Unidos en 1989, cuando era vicepresidente de los Estados Unidos, mientras Ronald Reagan, administraba la Casa Blanca, contrario a la opinión de entidades gubernamentales norteamericanas que lo calificaron de «terrorista», «indeseable» y  representar «un peligro para la seguridad nacional de ese país». Actualmente Bosch vive confiado, impune e intocable en la ciudad de Miami, donde la mafia cubano-americana trata de mantenerse por medio de la intolerancia y la violencia terrorista.

Este resumen operativo del FBI, sobre el CORU,  sin censura, nos revela que esa agencia ha estado al tanto de cada paso de los anticubanos,  si no han actuado ha sido porque la voluntad política de derrocar a la Revolución ha dictado el comportamiento hacia sus terroristas, que fueron engendrados, organizados, entrenados y armados en la década de los sesenta del siglo pasado y aún los utilizan.

Así el extenso expediente nos dice que el 5 de mayo de 1977, MM T-1, una fuente que en el pasado ha brindado información confiable  expresó lo siguiente: «Ha habido muchas conversaciones entre los exiliados cubanos que están asociados al CORU respecto a las misiones, ejecutadas por ellos, contra Cuba y/o países que mantienen relaciones comerciales con la Isla.  Esos cubanos exiliados han expuesto que en 17 años de intentos de hacer caer del poder a Fidel Castro en Cuba, con diferentes tipos de misiones, todas han fracasado en debilitarlo. Además, el apoyo financiero para los exiliados cubanos se ha vuelto un problema. Esto ha surgido por una preocupación entre la comunidad exiliada cubana que contribuir con grupos terroristas automáticamente los asociará con el terrorismo a los ojos de las agencias policiales.»

Continúa la fuente: «Algunos de los activistas del exilio cubano que realmente han llevado a cabo misiones, han detenido las operaciones temporalmente para poder reexaminar sus capacidades, la penetración de los grupos de activistas  por las autoridades y sus recursos. Esto es además de la postura de Estados Unidos hacia la normalización de relaciones con la Cuba comunista,  lo cual puede darles a los exiliados cubanos una oportunidad de llevar a cabo misiones contra Castro desde dentro de Cuba. Algunos cubanos exiliados piensan que esto puede brindar un método más exitoso de derribar al régimen comunista de Fidel Castro en Cuba.»

El 13 de mayo del mismo año, MM T-3, otra fuente, que según el informe del FBI, brindó información confiable en el pasado, expresó que: «El 11 de mayo, miembros de la CORU,  se reunieron en la tienda de artículos deportivos de Orlando «Bebo» Acosta, denominada Casa de los Deportes, en Miami. Uno de sus miembros, Frank Castro planteó que se debían formar nuevas células operativas para llevar adelante la lucha anticastrista. Expresó que el CORU haría una declaración de prensa en el próximo futuro haciendo responsables a Cuba y a Estados Unidos por cualquier acción llevada a cabo por el CORU.  Dijo que esto era debido a que Estados Unidos estaba provocando a la comunidad del exilio cubano al abrir vías de beneficio económico para Cuba, tales como las fuertes iniciativas congresionales para suavizar las restricciones de comercio y viajes de turismo.» Entiéndase el brutal bloqueo contra Cuba.

«Frank Castro planteó que la inteligencia de la CORU estaba reunida en Mérida, Yucatán, México, el punto intermedio de una futura ruta de viajes turísticos entre Estados Unidos y La Habana. Dijo que el vuelo sería de una línea aérea mexicana desde Estados Unidos a Mérida  y de ahí a La Habana. Expresó que ese avión debía ser saboteado para causar temor a cualquiera que intente viajar a Cuba como turista…»

Mas adelante el documento detalla el informe de una tercera fuente: «El 2 de agosto de MM T-4 expuso que el CORU sostuvo una reunión en Miami en la Academia Militar de Pedro V. Roig en la calle séptima a la cual asistieron las siguientes personas: Gaspar Jiménez Escobedo, José Nacho Colmenares, Antonio Tony Calatayud Rivera  y otros miembros de la CORU. El propósito era recoger fondos para enviarlos a México para un plan  de fuga de la cárcel de otro miembro de esa organización Orestes Ruiz Hernández.  El dinero recogido fue enviado a la República Dominicana a Frank Castro para ser utilizado después en el propuesto intento de fuga. Frank Castro añadió que el Dr. Bosch quiere que se declare la guerra contra Venezuela y quiere que la CORU convierta en sus blancos todos los intereses venezolanos.» Esta siniestra reunión fue conocida en detalles por el FBI, la sede de la misma fue la Interamerican Military Academy, institución supuestamente educativa propiedad del católico Pedro V. Roig, el actual director de la Radio y TV Martí.

Por ese misma fecha los terroristas José Luis González Gallarreta y Sergio Díaz Brull fraguaron volar en pleno vuelo un avión de la línea aérea española Iberia, para ello colocaron a bordo dos bombas disimuladas dentro de latas de leche en polvo que contenían todo lo necesario para que estallaran durante la travesía. Los mecanismos fallaron y las bombas fueron detectadas por el sistema aduanal en el aeropuerto de La Habana.

Como demuestra el mismo FBI los terroristas anticubanos se proponían sabotear más aviones que viajaran a Cuba. Las preguntas son muchas: ¿ Informó esa agencia a las autoridades mexicanas de los planes de los terroristas contra la línea aérea de México. ?
¿ Qué medidas tomó, entonces,  la agencia norteamericana para combatir al terrorismo, que ahora dice decididamente enfrentar.? ¿ Fueron detenidos los terroristas que se proponían nuevamente hacer volar un avión civil en pleno vuelo, como en Barbados.? ¿ Fueron alertadas las autoridades cubanas o españolas del nuevo crimen en curso.? La historia ha registrado en estos 45 años que nada de eso ocurrió, las administraciones norteamericanas guardaron silencio cómplice y dejaron actuar a los terroristas.

Vea artículo de Granma : «¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora la injusticia tiembla!»

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Méndez Méndez

José Luis Méndez Méndez

Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate.