Imprimir
Inicio » Opinión  »

Vigilancia total

| +

   

SUMMARY: Total Surveillance

The wildest of all the illegal spy projects crafted by the Pentagon is the one called Total Information Awareness (TIA) – the information surveillance system placed under the charge of Admiral John Poindexter of Iran-Contra infamy. The project consists of compiling a file of some 40 pages for every one of the six billion inhabitants of our planet in one super-computer. The file will hold everything: personal data, credit card usage, newspaper subscriptions, bank transactions, telephone calls, web pages visited, e-mail, police records, security company reports, medical and social security data. The Pentagon seeks to create a perfect profile on every one of us.

TEXTO COMPLETO EN ESPAÑOL

Le Monde Diplomatique

“En el pasado ningún gobierno había tenido el poder de mantener a sus ciudadanos bajo una constante vigilancia. Ahora, la Policía del pensamiento vigilaba a todo el mundo, constantemente” George Orwell, 1984

Quienes proyecten ir a Estados Unidos deben saber que en virtud de un acuerdo entre la Comisión Europea y las autoridades federales, la compañía aérea con la que se disponen a viajar proporcionará determinadas informaciones personales, sin su consentimiento, a las aduaneros norteamericanos. Antes incluso de entrar en el avión, las autoridades norteamericanas conocerán su nombre, apellidos, edad, dirección, número de pasaporte y de tarjeta de crédito, estado de salud, preferencias alimenticias (que pueden traducir la religión), viajes precedentes, etc.

Estos datos se proporcionarán a un dispositivo de filtro bautizado CAPPS ( Computer Assisted Passanger Pre-Screening o Sistema Asistido por Ordenador de Control Preventivo) para detectar a posibles sospechosos. Controlando la identidad de cada viajero y comparándola con las informaciones de los servicios policiales, del departamento de Estado, del ministerio de justicia y de los bancos, CAPPS evaluará el grado de peligrosidad del pasajero y le atribuirá un código de color: verde para los inofensivos, amarillo para los casos dudosos y rojo para aquellos a los que se les impedirá acceder al avión. Si el visitante es musulmán u originario de Oriente Medio, el código amarillo de sospechoso se le atribuirá automáticamente. Y el Programa de seguridad en las fronteras autoriza a los agentes de aduanas a fotografiarlo y a sacar sus huellas digitales.

También los hispanoamericanos están en el punto de mira. Se ha descubierto que 65 millones de mejicanos, 31 millones de colombianos y 18 millones de centro- americanos estaban fichados sin ellos saberlo. En cada ficha figuran la fecha y lugar de nacimiento, el sexo, la identidad de sus padres, una descripción física, la situación matrimonial, el número de pasaporte y la profesión declarada. Con frecuencia estos informes registran otras informaciones confidenciales, como las direcciones personales, los números de teléfono, de cuenta bancaria y de matrícula del coche, así como las huellas digitales. De esta manera, poco a poco todos los hispanoamericanos serán etiquetados por Washington.

“El objetivo es instaurar un mundo más seguro. Hay que estar informado sobre el riesgo que suponen las personas que entran en nuestro país”, ha declado James Lee, un responsable de ChoicePoint, la empresa que compra estos ficheros para revendérselos a la administración de EEUU (1). Porque la ley norteamericana prohíbe almacenar informaciones personales. Pero no encargar a una sociedad privada que lo haga para el gobierno. Instalada cerca de Atlanta, ChoicePoint no es una empresa desconocida. Durante el escrutinio presidencial de 2000 en Florida, su filial Database Technologies (DBT) recibió el encargo del gobierno de reorganizar las listas electorales. Resultado: miles de personas fueron privadas de su derecho al voto. Lo que modificó los resultados del escrutinio, ganado por Bush con sólo 537 votos de ventaja…Se recuerda que esta ventaja le permitió acceder a la presidencia (2).

Los extranjeros no son los únicos que son objeto de una creciente vigilancia. Los ciudadanos norteamericanos no se escapan a la actual paranoia. Nuevos controles, autorizados por la ley Patriot Act, vuelven a poner en cuestión la vida privada y el secreto de la correspondencia. Ya no se requiere autorización para ser sometido a escucha telefónica. Los investigadores pueden acceder a las informaciones personales de los ciudadanos sin orden de registro. Así, el FBI pide a las bibliotecas que le suministren las listas de libros y de páginas de Internet consultadas por sus abonados (3) para trazar un “perfil intelectual” de cada lector.

Pero el más delirante de todos los proyectos de espionaje ilegal es el que elabora el Pentágono con el nombre de Total Information Awareness (TIA), sistema de vigilancia total de las informaciones (4), confiado al general John Poindexter, condenado en los años ochenta por haber sido el instigador del asunto Irán-Contra. El proyecto consiste en recopilar una media de 40 páginas de informaciones sobre cada uno de los seis mil millones de habitantes del planeta y confiar su tratamiento a un hiperordenador. Tratando todos los datos personales disponibles -pagos por medio de tarjeta de crédito, abonos a los media, movimientos bancarios, llamadas telefónicas, consultas a páginas web, correos electrónicos, ficheros policiales, informes de las compañías de seguros, informes médicos y de la seguridad social- el Pentágono proyecta establecer el perfil completo de cada individuo.

Como en la película de Steven Spielberg Minority Report, las autoridades creen poder prevenir los crímenes incluso antes de que se cometan. ” Habrá menos vida privada, pero más seguridad”, considera John L. Petersen, presidente del Arlington Institute, “podremos anticipar el futuro gracias a la interconexión de todas las informaciones que les conciernen a ustedes. Mañana, sabremos todo de ustedes (5)”. Big Brother está pasado de moda.

Agosto de 2003

Notas

(1) La Jornada, México, 22 de abril de 2003
(2) The Guardian, Londres, 5 de mayo de 2003
(3) The Washington Post National Weekly Edition, 21-27 de abril de 2003
(4) Ante las protestas de los defensores de la vida privada, el nombre ha sido cambiado por Terrorism Information Awarenss (TIA). Véase Armand Mattelart, Histoire de la societé d´information, La Dècouverte, París, nueva edición octubre de 2003.
(5) El País, 4 de julio de 2003.

(texto traducido por Rebelion)

*Ignacio Ramonet: especialista en geopolítica y estrategia internacional, doctor en semiología y en historia de la cultura en la Escuela de Altos Estudios de Ciencia Sociales de París, director en París del mensual Le Monde Diplomatique, profesor de teoría de la comunicación audiovisual en la universidad Denis – Diderot de París.

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro “Cien horas con Fidel”.

Vea también