Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Colombia: Estudiante perdió su ojo tras impacto de granada lacrimógena (+ Podcast)

| 2 |

Daniel David Meléndez realiza una campaña para recoger fondos y financiar su cirugía. Foto: El Tiempo

El primer día del paro nacional, esa tarde del 28 de abril, Daniel David Meléndez fue impactado en su rostro por una granada de gas lacrimógeno que utiliza la fuerza pública.

“Las 4:30 y la 5:20 de la tarde, horas que marcan un reloj sin detener, se han fijado en mi cuerpo como marcas que siempre cargaré, en este tiempo, yo cantaba arengas, extendía mi brazo arriba, demostrando mi rasgo de inconformidad, entonces el estallido llegó, los integrantes del Esmad empezaron a moverse entre las calles, para dispersar a los manifestantes, luego llegó el sonido del disparo, me arrojaron un gas a la cara, a mi ojo derecho, parecían que nos estuvieran cazando.”, relata Daniel desde una clínica de Cali.

Daniel quedó tendido en el pavimento de la carrera 8 de Popayán, capital del Cauca. “Siento en la parte derecha de mi rostro el correr de la sangre, aturdido y dolorido por el impacto, un amigo y otras personas que me socorren, me llevan hasta la Cruz Roja”, dice.

Por la gravedad de su herida, es llevado en ambulancia al hospital San José, “se demoran en atenderme, me llega a lo lejos los ecos de los heridos que van ingresando, sentado solo en Urgencias siento como mi rostro chorrea sangre nuevamente. No me quiero hacer la pregunta, intentado evadir la tristeza que me estaba invadiendo ¿perderé el ojo?”, relata.

La dura realidad llegó después de ser atendido, su primer dictamen médico es trauma ocular y el ojo hinchado, lo que no permite determinar el estado por lo que le realizaron una ecografía y tomografía. Al día siguiente el médico le dijo tres palabras que le marcaron su vida, “perdiste el ojo”.

“Mi hermano me aprieta la mano fuerte, no llora, no lloramos me separan de él para la limpieza, mis lágrimas comienzan a caer, nunca había llorado con tanto dolor, él afuera, llora también, ahora le toca llamar a la casa, no hablo solo lloró el mensaje de mi diagnóstico”, cuenta.

Daniel fue sometido a una cirugía de reconstrucción del párpado y la zona externa, de la cual se recupera en una clínica de Cali, donde fue trasladado para la intervención.

Ahora, necesita dos cirugías más que le ayuden con el dolor y la hinchazón. “La EPS no me autorizó esta cirugía que es para disminuir la presión ocular y está en juego el nervio óptico del ojo, me la tengo que hacer cuanto antes para seguir en el proceso”, relata.

Cuesta cuatro millones de pesos por lo que está haciendo una campaña para recoger fondos.

La investigación aún no ha arrojado resultados sobre posibles responsables de este hecho. “He puesto las diferentes denuncias en las diferentes entidades, cómo la Fiscalía, Defensoría y derechos humanos, pero sigo en proceso de la investigación por parte de la Fiscalía, pero no se ha avanzado en busca del responsable”, indicó.

(Tomado de El Tiempo)

El Podcast de Patricia Villegas

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Palax dijo:

    Es lamentable lo que le sucedió a este joven colombiano, me pregunto donde están los cuestionamientos sobre las violaciones a los derechos humanos del señor Almagro y sus secuaces.

  • Maykell Castanedo Chacón dijo:

    En 2019 visite Cartagena, Colombia; como parte de un grupo de trabajo que participaba en un evento de la industria portuaria. Una tarde subí a un taxi junto a mi jefe. El taxista al percatarse que erámos cubanos (suponia que eramos cubanos que se habían ido de Cuba) comenzó a decir cosas de Cuba, diciendo que era el país más injusto del mundo. Ya pueden imaginar lo que le "pusimos" al tipo. Se tuvo que callar la bocaza y nosotros nos sentiamos mal, pero con tremenda dignidad.
    Ojalá este taxista no tenga familias de las que han sufrido la brutal represión policial de su Justa Colombia.
    Historias como la de este joven del articulo se repiten en las calles de ese país. Nosotros caminamos barrio adentro en Cartagena y vimos la realidad de esa ciudad, hasta gente comiendo d ela basura, jovenes haciendo gala de Pablo Escobar, barrios bien pobres y gente con la cara triste.
    En Cuba tenemos dificultades, pero no se reprime al pueblo, nadie ha perdido un ojo por el suo de la fuerza, nadie ha sido violad@ por la policia, nadie ha desaparecido.
    Viva Cuba Libre

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también