Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Autoridad y autoritarismo en el hogar

Publicado en: Foro Debate
| 28

     “Mi niña no quiere dormir sola”.

      “Este tiempo de cuarentena ha superado mi capacidad de madre”.

      “Tiendo a perder la paciencia, me altero y alzo la voz”.

“Me gustaría tener un ratito para mí”.

Estas frases expresan preocupaciones y malestares cotidianos que, en parte, tienen mucho que ver con los límites y el ejercicio de la autoridad. Es fundamental que cada persona tenga su espacio, conozca bien cuál es su lugar y sus funciones en la familia;  los límites son imprescindibles para ello.

Para establecer bien los límites es necesario el ejercicio saludable de la AUTORIDAD. Se trata de la función que delimita cada lugar desde la comprensión de las necesidades de todas las personas que forman partes de las relaciones familiares.

Al inicio, las necesidades de una o un recién nacido requieren de una disposición muy grande e intensa por parte de adultos primordiales. Luego las necesidades van cambiando conforme al desarrollo alcanzado en cada etapa, y esto implica una constante acomodación de lugares. No es igual atender los requerimientos de un bebé que los de un o una adolescente.

Saber por dónde pasa el límite, cuándo es una demanda adecuada, implica el conocimiento de cada etapa por parte de las personas adultas, ya que son ellas las que deben ir guiando el crecimiento desde unos criterios. No se puede dejar el crecer liberado a “algo que llega solo” o que “será cuando el niño quiera”. Es necesario reflexionar sobre esos criterios, ya que hay muchas pautas de crianza normalizadas aprendidas y que no son saludables.

Es clave no caer en el “darlo todo y amar sin medida”, ya que esto conlleva: el dar de más y no lo que se necesita, la sobreprotección, las actitudes arbitrarias de “esto ahora sí y después no” que implican justamente ejercer autoritarismo, ya que no se tienen en cuenta las necesidades al colocar los límites. Esto dificulta el desarrollo saludable de la crianza. Muchas veces la culpa, la pena, el qué dirán, hacen que las personas adultas no estén convencidas y se desdigan en su autoridad.

Ante todo lo anterior podríamos preguntarnos: ¿En la vida cotidiana con nuestras hijas e hijos, cuándo la autoridad se convierte en autoritarismo?, ¿Cuánto ayuda el ejercicio saludable de la autoridad al proceso de crecer y como lo daña el autoritarismo?, ¿cómo madres y padres estamos preparadas y preparados para el ejercicio saludable de la autoridad?

Tomado del material “Convivencia y crianza en tiempos de pandemia. (IV). Ejercicio de la autoridad.”

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • CENESEX dijo:

    Buenos días a nombre del Comité Organizador de las Jornadas Maternidad y Paternidad. Iguales en derechos y responsabilidades en su 8va.edición del CENESEX les damos la bienvenida a este espacio virtual.

  • Dayanara dijo:

    Un tema muy importante y complicado de entender. Gracias doctora.

  • thernandez dijo:

    No existe un manual de crianza, pero si se debe tener mucho cuidado. Antíguamente los hijos no dicutían las órdenes de los padres, era así porque sí y ya, pero hoy te piden explicaciones, replican y reflexionan sobre las decisiones que tomas con ellos, si son justas o no, por qué ayer si y hoy no. Hay que hablar mucho con los hijos, ser sus amigos además de sus padres, conocer los motivos que los conducen a tomar una actitud determinada antes de juzgarlos y castigarlos. Tengo dos que hoy ya son jóvenes adultos de 19 y 21 años respectivamente y se de sobra lo que digo. El varón, cuando comenzó la secundaria salía de casa para jugar video juegos con sus amiguitos diciendole a su abuela que mi esposo y yo lo dejábamos y yo no sabía nada y por poco suspende matamáticas que era su favorita. Lo senté, no lo reprendí, ni le pegué ni le grité, muy bajito le pregunté que él espara ser, sus deseos y aspiraciones, me dijo que quería ser médico o ingeniero informático (de hecho hoy estudia 4to de medicina) y le expliqué que por ese camino jamás llegaría, y que no estaba bien mentirle a sus abuelos y a sus padres, le dije tanta cosas bajito, que de la verguenza lloró y jamás cogió malas notas en matemáticas, Me cuenta sus cosas, me pide opinión, tenemos una relacion muy linda, pero cuando he tenido que ser fuerte con los dos lo he sido y nunca por gusto. Hoy vivo orgullosa de ellos. en este año también han dado su granito de arena como casi todos nuestros jóvenes universitarios en las pesquisas y otras actividades.

  • Loyda Cabrera dijo:

    Una información muy útil e interesante. Muchas gracias, excelente artículo. Justo lo que muchos padres y madres cuban@s necesitamos en estos tiempos.

  • Debora dijo:

    Buenos días. Creo que la autoridad saludable ayuda significativamente el proceso de crecer, no solo la ejercida por los padres sino también por los maestros y el resto de los adultos de la sociedad. Mientras que el autoritarismo frena el desarrollo de los niños. Pero considero que no siempre las personas estamos preparadas para ejercer la autoridad de manera saludable. Falta mucho por hacer. Se agradece la labor que el CENESEX desde estas jornadas está realizando.

  • Padre dijo:

    Alguien que sabia lo que era cuidar y criar muchachos me habló un dia de la famosa "Nalgada Macarenco" y no supe lo que era hasta que tuve hijos.

  • CENESEX dijo:

    Buenos días, ciertamente no existe un manual de crianza que pueda ajustarse a cada una de las situaciones que suceden en la crianza, `pero por suerte, tener claros algunos elementos ayuda a tomar las importantes deciciones que tra el rol de madre y padre. Saber por ejemplo el lugar que tienen las hijas y los hijos, sus necesidades y las de los demás integrantes de la familia, no tentarse a dar excesivas explicaciones, ni dobles mensajes, entre otros aspectos, pueden ser de utilizad en esa difícil tarea de criar.

  • Arantxa dijo:

    Entendí bien el concepto de autoridad pero no me queda muy claro el de autoritarismo.Pudieran desde su experiencia con un jemeplo aclarar las diferencias entre ambos terminos.

  • CENESEX dijo:

    Interesantes comentarios.
    - Se va aprendiendo mientras se cria. No hay recetas sobre esto, en ocasiones se lee sobre métodos educativos o de crianza buscándolas.
    - Es importante escuchar las opiniones de los hijos y las hijas, pero no siempre los límites concordaran con ellas, en ocasiones habrá que explicarles que eso no es lo que conviene y que se hará se otra manera.

  • Maureen dijo:

    Se convierte en autoritarismo cuando perdemos la batalla, cuando no hemos establecido los limites a nuestros hijos . Y limites no es abuso de autoridad. Muchas veces la permisibilidad y la falta de dominio hace que ellos prueben fuerzas y la perdida d ela paciencia hace que estallemos, luego viene los reproches y la autoflagelación de lo que hice mal. Es importante hablar con ellos con autoridad sin imposición, pero que quede claro la posición de papa y de hijo. Ellos deben saber cuales son sus opciones , su espacio igual que el nuestro, aunque en estos tiempos de pandemia sean dificiles. En estos momentos que las madres deben salir a trabajar , que cumplen un doble rol de maestras y trabajadores, muchas veces nuestros hijos quedan al cuidado de otros miembros d ela familia o vecinos y pueden romperse limites o haber mayor permisibilidad. El respeto y la no violencia es lo mejor aunque nosostros estemos a "limite", si nos contradecimos nuestro hijo, nos pierde el resperto. Estos son conceptos importantes que he aprendido en esta jornada

    • CENESEX dijo:

      Cuanto vamos aprendiendo para la vida

  • CENESEX dijo:

    Durante la adolescencia los métodos de control necesarios para protegerles son diferentes que cuando eran pequeños o pequeñas pero continuan siendo imprescindibles para su desarrollo.
    Hay que tener mucho cuidado y no ponernos en paridad, cómo si fueramos amiguitos o amiguitas, eso además de desdecir nuestra autoridad, les genera inseguridad. Los hijos e hijas precisan de padres y madres, personas adultas que sepan lo que está sucediendo, que sepan bien lo que conviene hacer y se lo puedan explicar con claridad.
    También necesitan entre sus pares o iguales amigos y amigas con quienes compartir sus experiencias.

  • Arahazay dijo:

    Considero que el autoritarismo tiene que ver con la imposición, con querer que los hijos e hijas se comporten de determinada manera porque sí. En la cotidianidad es muy común escuchar que las madres y los padres saben lo que es mejor para sus hijos e hijas, pero ¿se conocen realmente las necesidades durante las diferentes etapas del crecer? Muchas veces actuamos por lo que hemos aprendido de nuestros antecesores y lo que está naturalizado socialmente, sin embargo la autoridad saludable tiene que ver con poner límites, con ocupar los lugares que le corresponden a cada quien y reconocer las necesidades de todos y todas los/as que intervienen en el vínculos. esto supondría no poner al niño/a en el centro de atención sino reconocer las necesidades de los/as adultos/as también.

  • CENESEX dijo:

    En ocasiones las personas piensan que autoritarismo es decir las cosas gritando o imponerlas, sin embargo desde nuestros referentes el autoritarismo se trata de NO tener en cuenta las necesidades básicas de TODAS las personas que intervienen en una relación cuando se colocan los límites. Un ejemplo muy fácil de entender y casi siempre invisible es el de la comida, la necesidad básica es que la niña/o se alimente de manera saludable, eso incluye tipos de alimentos, cantidades y horarios; si usted deja que coma una gran cantidad de golosinas y luego no tenga apetito para ingerir la comida que ud. había preparado, con vegetales, proteinas, de manera equilibarada; esta siendo AUTORITARIO/A.

    • Henry dijo:

      ..pensaba que en este ejemplo el AUTORITARISMO podía consisteir en obligarlo a comer la comida que le corresponde en horario y balance nutricional...Pensaba que el AUTORITARISMO consistía en " tienes que hacer lo que yo digo y punto".

  • Cenesex dijo:

    La autoridad tiene que ver con poner límites tomando en cuenta justamente las necesidades de cada persona. Quiere decir, por ejemplo, que si hijas e hijos se encuentran en una etapa del desarrollo en la que no les corresponde ver películas de personas adultas y menos en horarios nocturnos, (pues sus necesidades reales, lo que responde a su desarrollo saludable, no se corresponden con ese tipo de programa sino con un descando relativamente prolongado, entonces decirles no, es ejercer saludablemente la autoridad. Esa es una situación que sucede con frecuencia y pone a madres y padres en dificultades. Por el contrario, limitarles el juego con materiales factibles para la edad, solo por el hecho de que luego tenemos que recoger o por otras razones de similar naturaleza, pudiera ser autoritarismo.

  • Arahazay dijo:

    La permisividad por parte de las madres y los padres también desdicen el ejercicio de la autoridad saludable.

  • Maureen dijo:

    puede ser que tambien sea dificil para los niños discernir entre lo que esta bien o mal o entre lo que hacen sus amigos y el no, lo mismo sucede con los adolescentes. Este momento es mas dificil , sostener a un adolescente dentro de casa y garantizar que realice sus actividades docentes cuando madre y padre deben salir a trabajar y por supuesto, la supervisión sobre el es mas dificil . Mamá y papá quizas tendran autorización a trabajar en casa con niños en edad primaria , pero y los hijos mayores?. La necesidad de compartir con similares edades, tambien hace que saquen sus propias conclusiones , de que mi amiga o mi amigo no hace esto o aquello, porque lo tengo que hacer yo?. Podemos pretender que nuestros hijos interioricen bien los limites saludables y comprendan las consecuencias de romperlos?

  • CENESEX dijo:

    Otros ejemplos de autoritarismo que casi nunca se entienden como tales son cuando ya el niño/a puede caminar y hasta correr y le llevamos en un coche.
    O cuando ya pueden comer solito/as y necesitan hacerlo y le damos la comida para acabar más rápido.
    O cuando ya saben vestirse y los vestimos porque se demoran mucho.
    Cuando ya usan los jarritos y les damos la leche en
    el biberón.
    Hay muchos más.

  • Alheli dijo:

    No hay un manual, pues cada ser humano es diferente. Creo que lo primero es predicar evitar los extremos, a los que a veces se llega por pereza mental o desespero. Tan malo es consentir y desplegar un exceso de atencion, como no ser un proveedor adecuado para el hogar y desentenderse de su papel educativo. Tambien es importante predicar con el ejemplo, pues el niño que lo ve a usted priorizar su trabajo y las relaciones con vecinos y amigos por encima de sus responsabilidades como padre o esposo, igualmente no interiorizará que tiene un papel que jugar dentro de la familia. Es curioso que cuando se habla de las familias cubanas se haga referencia solo a niños a quienes se les atiborra de afecto y recompensas materiales, casi que implicando que el problema es que nuestros pequeños son 'demasiado felices' y ajenos a carencias y preocupaciones, y que lo correcto es la severidad y la austeridad. Mire, en Cuba hay un nivel de maltrato verbal y físico en los hogares y escuelas que no tiene nombre. Y al niño, por pobre que sea el hogar, hay que enseñarle - volvemos otra vez al ejemplo- que el esfuerzo y el ingenio tienen una recompensa, pues de otra manera jamás aspirará a poder mejorar en la vida. Podrá no haber lujos, pero tiene que haber progreso palpable; y el lenguaje tiene que ser el del optimismo y la voluntad de avanzar. Si el niño es el primero de la clase hay que felicitarlo, pero tambien cumplirle un sueño, por pequeño que sea. Un chiquillo mimado en exceso tiene todas las papeletas de convertirse en un adulto débil y egoísta; pero no confundamos malcriar con recompensar y motivar. Ni mucho menos enarbolemos estos conceptos en tiempos de crisis profunda para que los padres tengan un asidero moral ante la frustración por no poder darle a sus hijos la vida que merecen.

  • jv dijo:

    El trabajo está especial aunque a veces se debe ser fuerte aunque no al extremo. Ahora, Seguimos con las a y con las o y en muchos casos excesivas, realmente lenguaje sexista que es mas descriminatorio, han oido a la Real Academia al respecto, acá mismo salió un trabajo titulado...¨El perro y la perra son amigos de los niños y las niñas
    Escrito por Vladia Rubio. fíjense MUJER y señores a poco entendedor... o se pudiera decir?? señoras y señores a buena entendedora o entendedor..... (se imaginan), solo entorpece la comunicación.
    Aclaro que soy bien respetuoso con los derechos hacia los géneros y no porque esté escrito, es que así lo siento. Mis disculpas y respetos.

  • Henry dijo:

    ..Considero que no existe una escuela para padres, creo que esta responsabilidad se aprende en la práctica. Para mi el ejercicio de la autoridad saludable consiste primero que todo en predicar con el ejemplo, y luego exigirle a nuestros hijos el buen comportamiento de manera sistemática a partir de explicaciones razonables respetuosamente sin imposiciones, y que nunca falte el señalamiento, hacia lo negativo y resaltar lo positivo...A esto por supuesto le faltan muchos detalles y complementos, porque la crianza nunca termina, aunque sean hombres y mujeres siempre serán nuestros "niños" y los intereses y espacios se modifican a medida que van madurando...Hoy con 12 años le exijo dormir temprano,..pero mañana con 25 quizás no se lo exija..en fin. A esto adicionarle, las dificultades objetivas y subjetivas que puedan incidir en esto...entorno, economía, vivienda, alimentación , etc..que indiscutiblemente nos roban tiempo y espacio...sin mencionar que los padres tampoco somos perfectos.

  • Mimisma dijo:

    Interesante artículo y agradecida de interactuar con el CENESEX

  • Dante dijo:

    Yo disfruto mi niña al máximo, le he dado toda la confianza del mundo la cargo, la mimo
    a veces duermo con ella, la enseño, conversamos, nos hablamos mucho la disfruto.
    Se que un dia no podre hacerlo asi que en estos 11 años lo he aprovechado todo. me cuenta sus cosas, me escapo del trabajo y veo teleclases con ella voy a las reuniones ella es mi prioridad, cuando llego del trabajo me espera con un abrazo, un beso un te quiero vemos muñes juntos películas ya le compré las almohadillas sanitarias aunque todavia no ha menstruado pero ya hemos hablado de eso.
    cuando se siente mal me busca para que le revise donde le duele donde le molesta y ahi estoy bajandole la fiebre cuando tiene llevandola al hospital si se enferma y aunque nos llevamos superbien no siempre esta de acuerdo conmigo en las opiniones porque tiene criterio propio y eso me gusta y le digo que lo fundamental es el respeto la humilda
    es muy inteligente esta muy bien en la escuela y le digo que ayude a sus compañeros que cuando ella los ayuda más aprende.
    Se que un dia ya no será así a veces quisiera detener el tiempo para disfrutarla asi toda la vida se que no será así por eso la disfruto y le doy libertad, si se equivoca lo acepto no la regaño, conversamos mucho siempre ha sido asi desde que era muy pequeñita. ahora la puedo cargar menos solo por las noches porque va armando su vida
    y ya no puede estar tanto tiempo en mis brazos pero cuando lo pude hacer lo hice mucho porque sabia que un dia no iba a ser así y ese dia llego porque el tiempo pasa volando y me digo aprovecha que aun la tienes...

  • EntreRios dijo:

    Cuando vivía en otro municipio frente a mi casa vivía un matrimonio muy joven con el suegro de la muchacha. Tienen dos niños. La niñita más chica no dormía por la noche. Nunca conocí el motivo. Pero esta situación irritaba mucho a la madre al punto de gritarle y golpearle. Una madrugada poco me falto para bajar y detener el abuso, me sobrepaso cuando le grito “… si no duermes te voy a echar agua fría ….” Serian como las 3 de la mañana. La que era mi mujer me paro el impulso. Aquello no lo he podido olvidar. Ahora donde vivo, al lado vive también un niñito pocas veces lo he visto reír, es constantemente llorando entre insultos y palabrotas de la abuela y madre. Recientemente la abuela agredió físicamente a su hija delante del inocente, el empezó a pegar unos gritos que me erizaron la espalda. Me hermano me cuenta que por donde vive igual, las muchachas jóvenes, sobre todo, no están preparadas para el sacrificio y la responsabilidad que lleva ser madre. Los mesías del amor libre y la fecundidad sin control han creado una situación en la cual niños inocentes sufren en su formación y eso puede conllevar a un daño emocional que puede afectar en un futuro hasta la sociedad.
    Yo, de niño, siempre pensé que todos los niños eran felices al igual que yo. Pero en la medida que fui creciendo me di cuenta que hay ciertos entornos donde abunda la violencia y ciertas formas de tortura como daño “colateral” de situaciones determinadas. En fin, hoy por hoy en nuestro país, aun cuando los infantes son prioridad principal de nuestro gobierno, hay escenarios principalmente con madres jóvenes, donde niños y niñas sufren en silencio la incompetencia de madres abusivas que se ven sobrepasadas por situaciones para las cuales no son idóneas. Hay que preparar un departamento que bien se pudiera llamar “De niños y familias” donde el Estado, ante unas situaciones como las que describí, retire la custodia hasta tanto la encargada (léase madre) asegure el bienestar de la criatura. Perdón es mi criterio. Desgraciadamente no todo es coser y cantar. Y mucho menos todo esta resuelto. Gracias

  • Cenesex dijo:

    Sin dudas ejercer saludablemente la autoridad supone un gran desafío que no debe paralizarnos, sino todo lo contrario. Avanzar en el empeño de obtener la mayor cantidad de recursos y herramientas educativas que ayuden en el desempeño de los roles de madre y padre es crucial; en tal sentido, el Centro Nacional de Educación Sexual mantiene su compromiso de continuar contribuyendo por una educación también a la mano de las mamás y los papás.

  • LRA dijo:

    Siempre se expresa que los ninos han de aprender de los adultos.
    Pienso que son los adultos los que aprenden de los ninos desde su nacimiento.

    En la misma medida que sigamos y entendamos el comportamiento de aprendizaje y las necesidades de nuestros hijos , asi mismo nos dotamos de informacion de como orientar, nuestra autoridad en un nivel entendible y util para su aprendizajedel nino,

    Llegar a la esencia de como educar a nuestros hijos requiere primero entender sus necesidades para orientar la esencia de sus necesidades.

  • Yeyo dijo:

    En mí casa la autoridad soy yo, pero me subordino a la autoritaria de mi mujer.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también