Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Fábricas disminuyen actividad en Estados Unidos mientras el rebrote afecta a trabajadores

Por:  Lucia Mutikani   
En este artículo: Economía, Estados Unidos
| + |

 

Trabajador en línea de producción de una fábrica de Nissan Motor Co. en Smyrna, Tennessee. Foto: William DeShazer/Reuters.

La actividad manufacturera de Estados Unidos se desaceleró en noviembre, con nuevos pedidos que bajaron desde su máximo en casi 17 años, ya que un  resurgimiento de los casos de COVID-19 en todo el país mantuvo a los trabajadores en sus casas y las fábricas cerradas temporalmente.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) advirtió el martes que el ausentismo en las fábricas y sus proveedores, así como las dificultades para regresar y contratar trabajadores, seguirían “frenando” la fabricación hasta que la crisis del coronavirus termine.

El debilitamiento de la actividad de las fábricas refuerza las expectativas de una fuerte desaceleración del crecimiento económico en el cuarto trimestre, por la pandemia y el fin del estímulo fiscal.

El secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell instaron el martes al Congreso a proporcionar más ayuda a las pequeñas empresas.

Un grupo bipartidista de legisladores propuso un nuevo paquete de ayuda de emergencia de 908 000 millones de dólares para las pequeñas empresas y  millones de estadounidenses desempleados.

“La temida desaceleración económica está empezando, pero es bastante lenta”, dijo Joel Naroff, economista jefe de Naroff Economics.

El índice del ISM de la actividad de las fábricas nacionales cayó a 57,5 el mes pasado desde 59,3 en octubre, que había sido el más alto desde noviembre de 2018.

Una lectura por encima de 50 indica expansión en el sector de la manufactura, que representa el 11,3% de la economía de Estados Unidos. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el índice caería a 58 en noviembre.

Dieciséis industrias manufactureras, incluyendo productos de madera, maquinaria y equipo de transporte, reportaron crecimiento el mes pasado. El petróleo y los productos del carbón, así como la impresión y las industrias de actividades de apoyo relacionadas, se contrajeron.

Estados Unidos se encuentran en una nueva ola de infecciones por COVID-19, con 4,2 millones de nuevos casos y más de 35 000 muertes relacionadas con el coronavirus, reportadas en noviembre, según un recuento de Reuters sobre datos oficiales.

Es probable que el virus interrumpa la producción en las fábricas. La producción manufacturera está todavía un 5% por debajo de su nivel prepandémico, según la Fed.

La ralentización de la actividad manufacturera siguió a datos de la semana pasada que mostraron un enfriamiento del gasto de los consumidores en octubre.

La economía creció a una tasa anualizada histórica de 33,1% en el tercer trimestre, después de haberse contraído a una tasa de 31,4% en el período de abril a junio, la más profunda desde que el gobierno comenzó a llevar registros en 1947. Las estimaciones de crecimiento para el cuarto trimestre están en su mayoría por debajo del 5%.

La explosión de las infecciones por COVID-19 y la falta de estímulos adicionales han hecho que algunos economistas prevean una contracción en el primer trimestre de 2021.

Un segundo informe del Departamento de Comercio del martes mostró un sólido incremento en el gasto de construcción en octubre, pero los desembolsos en septiembre en realidad disminuyeron en lugar de aumentar modestamente como se había estimado anteriormente.

El subíndice de nuevos pedidos del ISM cayó a una lectura de 65,1 en noviembre desde 67,9 en octubre, que fue la más alta desde enero de 2004. El empleo manufacturero se contrajo después de expandirse en octubre por primera vez desde julio de 2019.

El indicador de empleo manufacturero del ISM cayó a una lectura de 48,4
desde 53,2 en octubre. Eso probablemente refleja el ausentismo debido al
coronavirus así como los despidos a medida que la demanda se suaviza.

“Las noticias de hoy sobre los despidos en el sector, ya sean planificados o no, son una señal preocupante que muestra que no hay un camino claro”, dijo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG.

(Tomado de Reuters

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también