Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

COVID-19 en el mundo: Europa, al borde del reconfinamiento

| + |

En países como España, Francia o Reino Unido, las restricciones aumentan. Foto: Reuters

En todo el mundo, la pandemia ha causado casi un millón de muertos desde que apareció en China a finales del año pasado. Además, al menos 32 millones de personas han contraído la enfermedad. Son cifras oficiales que sin duda están muy debajo de las reales, debido a que solo se diagnostican una parte de los casos.

En Europa, donde ya hay más de 227 000 fallecidos por COVID-19, se multiplican las señales de alarma ante la explosión de contagios, el incremento de los decesos y la situación crítica de algunos hospitales. Todo ello coincide además con la llegada del otoño, un terreno más propicio para todos los virus.

El jueves, las autoridades de la Unión Europea consideraron urgente la adopción de nuevas medidas de restricción y protección.

"Tal vez es la última oportunidad para evitar que se repita la situación de la pasada primavera" boreal, afirmó la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, estimando que la situación es "realmente preocupante".

En países como España, Francia o Reino Unido, las restricciones aumentan.

Este jueves los célebres pubs de Inglaterra y Gales, en el Reino Unido, tuvieron que cerrar a las 10:00 p.m., en cumplimiento del toque de queda impuesto por el gobierno para frenar la pandemia, que deja unos 6 000 nuevos contagios diarios en estos días.

En el Prince George, un pub de un animado barrio londinense, los clientes se tomaban con filosofía lo que consideran medidas “ridículas" y “demasiado tardías”. Reino Unido es el país más afectado de Europa por la pandemia, con casi 42 000 muertes.

“No creo que sirva de ayuda, es demasiado tarde”, declaró a la AFP Joyce, una clienta habitual.

En Francia hubo 16 096 nuevas infecciones en las últimas 24 horas y los hospitales comienzan a vivir situaciones críticas.

“Si no actuamos podríamos encontrarnos en una situación cercana a la de primavera (boreal). Esto podría querer decir reconfinamiento”, advirtió el primer ministro Jean Castex.

Igual ocurre en España, donde el aumento de casos ha sido vertiginoso en la región de Madrid y ya hay vecindarios y municipios que deben respetar un confinamiento.

El gobierno desea evitar “el confinamiento de Madrid” en su totalidad, una región que concentra un tercio de los fallecidos y contagios de todo el país. España suma desde diciembre un total de 31 000 muertos y alrededor de 700 000 contagios.

El continente americano continúa siendo el más golpeado por el COVID-19. Estados Unidos es el país más enlutado del mundo, con 201 910 decesos y casi 7 millones de contagios. En América Latina y el Caribe se registran ya 330 403 fallecidos y un total de 8,4 millones de contagios.

En Perú, el país con mayor tasa de mortalidad por coronavirus en el mundo (98,68 decesos por cada 100 000 habitantes), según el ranking de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, se registraron el jueves 68 fallecimientos por coronavirus, la menor cifra diaria en casi cinco meses.

Madrid amplía restricciones de movilidad, pero el gobierno las considera insuficientes

Más de 850 000 personas de diversas zonas, entre ellas varios vecindarios humildes del sur de la ciudad, ya debían respetar estas restricciones desde el lunes pasado. Foto: Vítor Lerena / EFE

Las autoridades de Madrid anunciaron este viernes la ampliación de las restricciones a la movilidad a nuevas áreas de la región, para abarcar más de un millón de personas, una decisión insuficiente a ojos del gobierno central que había pedido aplicarlas a toda la capital.

A partir del lunes, unas 167 000 personas adicionales que viven en la región podrán salir de sus vecindarios solamente para trabajar, ir al médico o llevar a los niños al colegio, anunció en rueda de prensa el viceconsejero madrileño de salud, Antonio Zapatero.

Así, de los 6,6 millones de habitantes de la región de Madrid, algo mas de un millón se verán afectados por estas medidas. Más de 850 000 personas de diversas zonas, entre ellas varios vecindarios humildes del sur de la ciudad, ya debían respetar estas restricciones desde el lunes pasado.

A diferencia de lo ocurrido bajo el rígido confinamiento entre marzo y junio pasados, cuando todos los españoles solo podían salir de casa por razones de primera necesidad, estas personas pueden desplazarse por sus vecindarios, aunque los parques públicos permanecen cerrados y los restaurantes y bares tienen horarios restringidos.

De todas maneras, Zapatero recomendó a todos los madrileños sin excepción que “eviten los movimientos innecesarios” para frenar esta segunda ola de COVID-19.

Sorpresivamente, minutos antes de que hablara Antonio Zapatero, el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, convocó una rueda de prensa paralela para expresar su desacuerdo con el alcance de las medidas en Madrid, que como ocurre en todas las regiones en España, es competente en materia de salud.

En una reunión previa con las autoridades madrileñas, el gobierno central propuso extender las medidas “a toda la ciudad de Madrid”, de más de 3 millones de habitantes, y a otros municipios con alta incidencia del virus, explicó Illa.

Illa había llamado ya a principios de semana a los residentes de la región de Madrid, epicentro de la epidemia en España, a restringir sus movimientos y contactos a “lo esencial”.

El gobierno central no puede imponer decisiones en materia sanitaria, salvo si toma medidas como declarar un estado de alarma, tal y como ocurrió entre marzo y junio, una opción que por el momento descarta.

España, el país de la Unión Europea con la tasa más alta de incidencia del virus, con cerca de 300 casos por cada 100 000 habitantes en las dos últimas semanas, contabiliza desde el inicio de la pandemia más de 700 000 casos y 31 100 decesos.

Aumentan en Portugal contagios con la COVID-19 pese a restricciones

Los trabajadores portugueses mantienen la distancia social y utilizan nasobucos durante una manifestación en Lisboa, Portugal. Foto: Armando Franca / AP

Los trabajadores portugueses mantienen la distancia social y utilizan nasobucos durante una manifestación en Lisboa, Portugal. Foto: Armando Franca / AP/Archivo

Portugal confirmó este viernes 899 casos positivos a la COVID-19, la cifra más alta en cinco meses y medio, a pesar del estado de contingencia extendido aquí hasta mediados de mes.

Hasta ahora suman 72 55 las personas contagiadas con el coronavirus SARS-CoV-2 en esta nación ibérica, de ellas 1 936 fallecieron, según el Ministerio de Salud.

Semanas atrás recomenzó aquí el curso escolar lo que implica mayor movilidad, dificulta el distanciamiento social, en tanto favorece la expansión del virus, alertaron en su momento las autoridades sanitarias.

El Gobierno examinará en los próximos días la situación epidemiológica para determinar si se prorroga o no el estado de contingencia.

La comisaria europea para la Salud, Stella Kyriakides, alertó la víspera sobre el aumento de los casos de la COVID-19 en la región e instó a los gobiernos a fortalecer las medidas para enfrentarla.

En declaraciones a la prensa señaló que la situación epidemiológica en algunos estados de la Unión Europea es peor que la registrada en marzo y manifestó preocupación por el incremento de los contagiados y fallecidos.

Las medidas adoptadas son insuficientes mientras los ingresos en las salas de cuidados intensivos aumentan, alertó Kyriakides.

Elogia la OMS contención de la COVID-19 en África

Una enfermera participa en un programa de acondicionamiento físico para enfrentar las situaciones de trabajo durante la pandemia en Nairobi, Kenya. Foto: Njeri Mwangi / Reuters/Archivo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elogió este viernes la contención del contagio con la COVID-19 en África, continente para el cual los augurios eran de catástrofe humanitaria, ruina económica y debacle política.

El comunicado coincide con la emisión del informe cotidiano del Centro de Prevención de Enfermedades (CPE) según el cual en las últimas 24 horas el acumulado de contagios con la letal dolencia es de un 1 439 657, un aumento de 8 755 en las últimas 24 horas en los 55 países de este continente.

La cifra es similar a las de las tres semanas anteriores después de que los infectados bordearan los 20 000 por jornada, tendencia que activó las alarmas, pero persistió menos de una semana.

El reporte del CPE refleja el deceso el jueves de 185 pacientes, 34 706 contra 34 521 el miércoles.

Una hipótesis propone que la juventud de la población africana es un factor de contención a los contagios con la pandemia, pero hasta el presente carece de confirmación científica.

La comunicación de la OMS reseña que desde el 20 de julio, en la región los nuevos casos con la COVID-19 experimentaron una disminución sostenida.

A renglón seguido la agencia sanitaria de la ONU afirma que incluso en los países africanos con mayor número de casos, a saber Argelia, Camerún, Costa de Marfil, Etiopía, Ghana, Kenya, Madagascar, Nigeria, Senegal y Sudáfrica, en julio y agosto pasados bajó el número de infectados.

Sudáfrica es el único país del continente incluido en la lista de los 10 estados con mayor número de contagios.

En los inicios de la irrupción de la pandemia Andry Rajoelina, presidente de Madagascar, país africano del océano Índico, anunció que en su país existía un medicamento basado en la planta artemisia capaz de curar la enfermedad, pero el paso de los días y la propagación de los contagios desvanecieron esa esperanza.

(Con información de agencias)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también