Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Fiebre del oro en la Amazonia amenaza medioambiente y a tribu yanomami en Brasil

En este artículo: Amazonia, Brasil, Indígenas, Minería, Oro
| + |

Un indígena yanomami junto a agentes ambientales de Brasil durante una operación contra la minería ilegal en el Amazonas, en abril de 2017. Foto: Reuters.

Los yanomami, la mayor de las tribus de América del Sur que permanecen relativamente aisladas del mundo exterior, están amenazados hoy por la minería ilegal del oro, que afirman aumentó luego de la llegada de Jair Bolsonaro al poder y pone en peligro el medio natural.

La minería ilegal de oro ha aumentado considerablemente en los últimos cinco años en la reserva indígena yanomami de Brasil, en el corazón de la selva amazónica, según un examen  de datos exclusivos de imágenes satelitales por Reuters, que trabajó con Earthrise Media, un grupo sin fines de lucro que analiza imágenes de satélite.

Más de 26 700 yanomamis viven dentro de una reserva protegida del tamaño de Portugal, cerca de la frontera con Venezuela. La tierra bajo el bosque tropical que han habitado durante siglos contiene minerales valiosos como el oro.

La sed de oro ha atraído en las últimas décadas a los buscadores de fortuna, que han destruido bosques, envenenado ríos e introducido enfermedades mortales en la tribu.

Hoy, los yanomami y funcionarios locales estiman que hay más de 20 000 mineros ilegales en sus tierras. Dicen que el número ha aumentado desde la elección en 2018 del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien ha prometido desarrollar la Amazonia económicamente y aprovechar sus riquezas minerales.

Un examen de Reuters de las imágenes satelitales de la reserva de los yanomami muestra que la actividad minera ilegal se ha multiplicado por 20 en los últimos cinco años, principalmente a orillas de los ríos Uraricoera y Mucajai. Juntas, las zonas mineras cubren un área equivalente a más de 1 000 campos de fútbol.

Aunque la minería es de pequeña escala, es devastadora para el medioambiente. Se destruyen los árboles y los hábitats locales y el mercurio que se usa para separar el oro de la gravilla se filtra a los ríos, envenenando el agua y entrando en la cadena alimenticia local a través de los peces.

Un estudio publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health en 2018 descubrió que en algunas aldeas yanomami, el 92% de los residentes sufrían de envenenamiento por mercurio, que puede dañar los órganos y causar problemas de desarrollo en los niños.

En la década de 1970, cuando el Gobierno militar de Brasil arrasó con una autopista en la selva tropical al norte del río Amazonas, dos comunidades yanomami fueron destruidas por las epidemias de gripe y sarampión. Una década después, la fiebre del oro llevó la malaria y escaramuzas armadas.

Hoy en día, la pandemia de coronavirus amenaza a los yanomami. Se han confirmado más de 160 casos de COVID-19 y cinco muertes entre la tribu hasta esta semana, según una red de investigadores, antropólogos y médicos.

“La principal forma de transmisión de este virus mortal en nuestras comunidades son los mineros ilegales”, dijo Darío Yawarioma, vicepresidente de la Asociación Hutukara Yanomami.

“Hay tantos de ellos. Llegan en helicópteros, aviones, barcos y no tenemos forma de saber si están enfermos con el coronavirus”, agregó por teléfono.

El virus es particularmente peligroso para los indígenas como los yanomami, que viven en grandes viviendas comunales, con hasta 300 personas bajo un mismo techo. Comparten todo, desde alimentos hasta utensilios y hamacas, y su estilo de vida colectivo hace que el distanciamiento social sea prácticamente imposible.

Yawarioma dijo que la agencia de asuntos indígenas del Gobierno, Funai, no ha visitado la reserva desde que el coronavirus se propagó allí.

El ejército brasileño ha intentado impedir la entrada de los mineros, dijo Yawarioma, pero regresan tan pronto como los soldados se van.

(Con información de Reuters)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también