Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

El Estado Islámico busca resurgir y recuperar relevancia global, advierte la ONU

| + |

Antiguas líneas del frente del ISIS al sur de Kirkuk, Irak, vistas a través del visor del rifle de un francotirador. Foto: ONU.

Pese a la pérdida de su último bastión en Siria en marzo de 2019 y la de su líder en octubre, los combatientes del grupo Estado Islámico o ISIS (Islamic State of Iraq and Syria) continúan estando en el centro de la amenaza del terrorismo internacional, advirtió la ONU, que también alertó sobre la situación de ese flagelo en África y la necesidad de una globalización justa que apoye el desarrollo en ese continente.

El secretario general adjunto de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de la ONU, Vladimir Voronkov, dijo el viernes que el ISIS busca resurgir y recuperar relevancia global, tanto virtual como real, aspirando a restablecer su capacidad y reanudar sus operaciones internacionales de gran complejidad.

Durante la presentación al Consejo de Seguridad del décimo informe sobre la amenaza a la seguridad internacional que representa el ISIS, Vladimir Voronkov informó el viernes que “prevé que los combatientes terroristas extranjeros que viajaron a Iraq y a Siria seguirán representando una grave amenaza a corto, mediano y largo plazos, con estimaciones que oscilan entre 20 000 y casi 27 000 combatientes”.

A estas preocupaciones le sumó que la situación que viven los combatientes del ISIS y sus familiares en los centros de detención y desplazamiento de Iraq y Siria empeoró tras la presentación de su anterior informe.

“Su destino sigue siendo un gran desafío para la comunidad internacional. El ISIS está cada vez más centrado en su liberación. Mientras tanto, la mayoría de los Estados miembros aún no han asumido la responsabilidad de la repatriación de sus nacionales”.

Al referirse a los menores vinculados con grupos terroristas incluidos en la lista de las Naciones Unidas, apuntó que “la mejor solución es apartar a los niños del peligro y devolverlos a sus países de origen, con el resto de sus familias, lo antes posible”.

Por último, felicitó a los Estados miembros que han repatriado, o se encuentran en vías de hacerlo, a sus nacionales con presuntos vínculos con grupos terroristas incluidos en la lista de las Naciones Unidas en Iraq y Siria.

Con relación a la expansión de los grupos ISIS y Al-Qaida en el continente africano subrayada en sus pasados informes, Voronkov lamentó reportar que “la situación ha empeorado aún más”, al consolidar sus vínculos el ISIS de la provincia de África occidental en la cuenca del lago Chad con la del Gran Sahara.

En cuanto a Europa, resaltó la preocupación ante la liberación prevista para este año de aproximadamente mil reos vinculados con el terrorismo, que incluye a los "viajeros frustrados" y a los combatientes terroristas extranjeros retornados. A esta delicada situación, hay que añadirle la constante preocupación por la eficacia de los programas de rehabilitación.

Una globalización justa que apoye a África

El secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó este sábado, durante una rueda de prensa en Addis Abeba, que “existen señales de esperanza en África”, y recordó que el año pasado se evitaron conflictos después de elecciones importantes en varios países, entre ellos la República Democrática del Congo, Madagascar y Mali.

Mencionó también el acuerdo de paz para la República Centroafricana, firmado hace un año y actualmente en proceso de implementación.

Guterres, quien viajó a Addis Abeba para participar en la Cumbre de la Unión Africana, que se inaugura este domingo, señaló el terreno ganado por el terrorismo y el extremismo en África como uno de los grandes flagelos que asolan a ese continente y llamó a movilizar recursos internacionales para combatirlo.

“Es imperativo que la comunidad internacional reconozca la necesidad de las operaciones de paz y de lucha antiterrorista en África que están apoyadas por mandatos del Consejo de Seguridad de la ONU y que les garantice el financiamiento adecuado con contribuciones obligatorias”, puntualizó.

Para hacer evidente la responsabilidad internacional en el avance del terrorismo en el continente africano, Guterres dijo que el caos que hay actualmente en Libia no hubiera podido producirse sin la complicidad directa de los miembros de la comunidad internacional.

Agregó que el terrorismo en África no sólo provoca inestabilidad y muerte a nivel local sino que constituye una amenaza global y el mundo tiene el deber de mostrar una solidaridad efectiva con los Estados africanos que están en la línea de combate.

“Necesitamos una globalización justa para que África no sufra más las consecuencias del comercio y las reglas financieras injustas, los subsidios y otras políticas y distorsiones del mercado que perpetúan la inequidad y dificultan que África compita y prospere”, añadió.

Guterres consideró que para poder desarrollarse, ese continente también precisa respaldo y solidaridad en la respuesta al cambio climático.

“Es esencial que el mundo desarrollado apoye firmemente a África en la adaptación, a construcción de resiliencia y los requerimientos financieros que necesite para encarar el cambio climático”, sostuvo.

(Con información de ONU Noticias)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también