Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

BBC acusada de parcialidad, tanto por conservadores como por laboristas

En este artículo: BBC, Boris Johnson, Periodismo, Reino Unido
| + |

Acusada de parcialidad, tanto por los conservadores del primer ministro Boris Johnson como por la oposición laborista, la radiotelevisión pública británica BBC, emblema de periodismo en el Reino Unido y en el mundo, se ve amenazada con una reducción su presupuesto.

Nada más reelegido en el cargo, Johnson pidió al secretario del Tesoro, Rishi Sunak, que revise su financiación. En el punto de mira del gobierno está el impuesto audiovisual, principal fuente de ingresos de un grupo mediático con más de 2.000 periodistas en todo el mundo.

El líder conservador, que dispone ahora de una amplia mayoría en el Parlamento, podría bajar su monto --actualmente de 154 libras (202 dólares, 182 euros) anuales-- durante la próxima renegociación del acuerdo con la BBC, prevista para 2022.

Mientras tanto, el primer ministro también ha propuesto que el no pagar este impuesto, hasta ahora considerado un delito pasible de una multa de 1.000 libras, pueda ser despenalizado o castigado con multas menores.

Con el 6% de los hogares británicos actualmente en la ilegalidad, esto representaría una pérdida de 200 millones de libras, según el diario The Guardian.

Pero aligeraría la carga de trabajo de los congestionados tribunales, ya que unas 130.000 personas fueron procesadas en 2018 bajo este cargo.

Johnson reprocha a la reputada institución británica su tratamiento de la campaña electoral, por considerar que le faltó objetividad y mostró claras preferencias editoriales, mediante algunas “coberturas exageradas” sobre acontecimientos desfavorables a los conservadores.

Pero, según el experto en medios de comunicación Ivor Gaber, de la universidad de Sussex, esta acusación contra la BBC es en realidad una “venganza”, especialmente por el “ataque” lanzado por su periodista político estrella Andrew Neil contra el primer ministro, quien eludió una entrevista con este temido entrevistador a diferencia de los otros líderes políticos.

Desde entonces, Johnson habría prohibido a sus ministros, según los medios, participar en el programa “Today”, el gran matinal de la emisora BBC Radio 4.

Apodada cariñosamente “Tía” (“Auntie”) por los británicos, la BBC es una verdadera institución en el país, lo que a menudo la ha llevado a ser atacada.

“Desde Margaret Thatcher, los gobiernos conservadores intentaron con regularidad recortar los fondos”, dice a la AFP Jean Seaton, profesora de historia de los medios en la universidad de Westminster.

“Pero lo que es peligroso en este momento es que los laboristas también están atacando a la BBC”, agrega, considerándolo algo inusual.

Por ejemplo, el diputado laborista Andy McDonald no dudó en acusar a la BBC de jugar “deliberadamente” un “papel” en la dura derrota de su partido. “Si la BBC cree que se ha comportado de manera imparcial, realmente creo que necesita mirarse en el espejo”, dijo el lunes en una de sus radios.

Estas acusaciones fueron refutadas por un presentador, Huw Edwards, quien advirtió contra “ataques de vitriolo”, cuyo “verdadero propósito es socavar la confianza” hacia el grupo audiovisual.

Según un sondeo del instituto Yougov publicado el lunes, un 20% de los británicos cree que los periodistas de la BBC no dicen la verdad.  En opinión del Seaton, la actitud del primer ministro es “peligrosa”.

“Estamos irrefutablemente en una guerra de desinformación, así que ¿por qué atacar a uno de los instrumentos que ayuda a combatirla?”, se pregunta la experta, temiendo que esto pueda servir a los intereses particulares de los grupos de presión o de la competencia.

Los 3.700 millones de libras que la BBC recibió el año pasado son un ingreso envidiable.

“La BBC no puede justificar el pago obligatorio de esta cuota a quienes rara vez utilizan sus servicios”, afirmaba el martes el diario conservador The Times.
Y defendió que tras 2027 el grupo, que está luchando por atraer a un público más joven, debería avanzar hacia un sistema de suscripción similar al de las plataformas digitales.

Destacando que el modelo de financiación de la institución “no es perfecto”, Seaton advierte sin embargo contra esta idea.

“No creo que nadie de los que están presionando hacia un sistema de suscripción genuina y sinceramente, si miran sus preferencias políticas, hayan querido que la BBC sea un verdadero competidor” a otros grupos audiovisuales como Sky.

Gobierno británico acusado de otorgar beneficios impositivos a la multinacional petrolera Shell

John McDonnell afirmó que se necesita un gobierno que sea serio a la hora de pedir cuentas a los contaminadores. Foto Prensa Latina.

El ministro de Hacienda “a la sombra” del opositor Partido Laborista británico, John McDonnell, culpó al gobierno conservador de la exención de impuestos sobre la ganancia otorgada a la multinacional petrolera Shell.

En medio de la amenaza existencial provocada por la emergencia climática, es una vergüenza que los Tories permitan que uno de los peores contaminadores se beneficie de las exenciones de impuestos a costa nuestra, afirmó McDonnell.

De acuerdo con el número dos del laborismo, el gobierno conservador, en el poder desde hace una década, ha sido vergonzosamente débil con las multinacionales evasoras, al permitir que algunos de las compañías más ricas y poderosas del mundo priven de fondos a los servicios públicos británicos.

Necesitamos un gobierno que sea serio a la hora de pedir cuentas a los contaminadores, y haga que las multinacionales paguen la cuota que les corresponde, agregó.

Aunque el laborismo sufrió una aplastante derrota en las recientes elecciones generales, y quedó incluso con 59 diputados menos que en la legislación anterior, McDonnell aseguró que su partido luchará, junto al pueblo británico, por un sistema de impuestos más justo.

La petrolera anglo-holandesa admitió la víspera no haber pagado impuestos corporativos el año pasado en el Reino Unido, pese a reportar ganancias brutas cercanas a los 731 millones de libras esterlinas.

Según el diario Financial Times, Shell se benefició de la política de exención impositiva aplicada a todas las compañías que participan en el desmantelamiento de las plataformas petroleras británicas en el Mar del Norte.

La publicación especializada señala además que el proceso de desmontar los pozos petroleros y toda la infraestructura en esa zona, debido al agotamiento de las reservas de hidrocarburos, costará 24 mil millones de libras a los contribuyentes del Reino Unido.

(Con información de AFP y Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también