Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Migrantes: El 85 por ciento de sus ganancias queda en los países anfitriones

| 4 |

Las remesas son un fenómeno mundial ya establecido hace años, clave para la economía de muchas familias e incluso de países. Foto: Reuters.

Las remesas que los trabajadores migrantes de todo el mundo envían a sus países de origen seguirán creciendo en 2019 y llegarán a 550 000 millones de dólares, 20 000 millones más que en 2018. Sin embargo, el grueso de las ganancias que generan sigue quedando en los países anfitriones, según datos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Las remesas son un fenómeno mundial ya establecido hace años, clave para la economía de muchas familias e incluso de países. En la actualidad, una de cada nueve personas en el mundo depende del dinero que aquellos envían a casa.

En un mensaje publicado a propósito del Día Internacional de las Remesas Familiares, celebrado cada año el 16 de junio, Gilbert F. Houngbo, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), apunta que el dinero que envían a casa los 200 millones de trabajadores migrantes que hay en el mundo triplica con creces los fondos que se destinan a la asistencia oficial para el desarrollo y supera a la inversión extranjera directa.

Se trata de una cifra impresionante si se tiene en cuenta que representa apenas el 15 % de las ganancias de los trabajadores migrantes, que conservan para sí el restante 85 % en los países anfitriones.

En su mensaje, Houngbo destaca que detrás de las cifras mencionadas “están las remesas individuales de 200 o 300 dólares que los migrantes envían a casa asiduamente y que los 800 millones de familiares que las reciben utilizan para cubrir sus necesidades inmediatas y construir un futuro mejor. La mitad de estos flujos se envían a las zonas rurales, donde son sumamente importantes”, señaló Houngbo.

De continuar las tendencias actuales, se estima que durante los 15 años de existencia de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se transferirán 8.5 billones de dólares a familias en países en desarrollo.

Para entonces, se calcula que se habrán ahorrado o invertido más de dos billones de dólares, un promedio del 25 % de las remesas recibidas. Si se aprovechan correctamente, las remesas pueden tener un poder multiplicador sin precedentes en el desarrollo sostenible de las naciones receptoras.

“Los gobiernos, los reguladores y el sector privado desempeñan un papel crucial a la hora de aprovechar los efectos de estos flujos y, al hacerlo, ayudar a alrededor de 1 000 millones de personas a alcanzar sus propios objetivos de desarrollo sostenible hacia 2030”, añadió Houngbo.

Debido a que la mitad de los flujos se envían a zonas rurales en países en desarrollo, hace tiempo que el FIDA trabaja para amplificar aún más los impactos que las remesas tienen sobre el desarrollo.

El Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, adoptado en diciembre de 2018, también ha reconocido la contribución fundamental de los trabajadores migrantes.

Debido a que son fondos que particulares transfieren usando canales privados, las remesas concitan un interés cada vez mayor del sector privado, que las considera una oportunidad de negocio y una herramienta para el desarrollo. Se están haciendo esfuerzos en todo el mundo para acercar los costos de las transferencias a la meta del 3 % que establece el Objetivo de Desarrollo Sostenible 10.

Una de las oportunidades de desarrollo más importantes que ofrecen las remesas sigue siendo la de crear un vínculo entre estos flujos y los servicios financieros y, al hacerlo, incorporar a millones de personas al sector financiero.

“Durante el último decenio, el FIDA ha realizado inversiones en más de 40 países y financiado más de 60 proyectos a fin de aprovechar los impactos de desarrollo de las remesas sobre las familias y las comunidades”, dijo Paul Winters, vicepresidente adjunto del FIDA, durante el acto celebrado en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York en ocasión del Día Internacional de las Remesas Familiares y su campaña #FamilyRemittances2030.

“Valerse de instituciones de financiación rural para mejorar el acceso a las remesas y el uso que las familias hacen de ellas ha tenido efectos positivos en las zonas rurales, donde muchos receptores que carecían de servicios bancarios han ingresado al sector financiero formal. A raíz de este efecto inclusivo, ahora las familias pueden constituir garantías usando las remesas y acceder a productos financieros, como cuentas de ahorro, líneas de crédito y pólizas de seguro”, añadió.

“De hecho, es justo decir que, en las zonas rurales, las remesas pueden ayudar a que la migración deje de ser una necesidad y se transforme en una elección para muchísimos jóvenes y para las generaciones futuras”.

(Con información de ONU Noticias)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • geologo dijo:

    Además de este 85 % que dejan en los países anfitriones hay que contabilizar las riquezas creadas. Cabría preguntarse qué parte de las riquezas generadas en estos países corresponde a la masa migrante.

  • Jose R. Oro dijo:

    Cuando un inmigrante llega a un país anfitrión, la primera tarea es sobrevivir, tener donde vivir, comprarse un carrito para poder ir al trabajo. Muebles, muchas cositas. La educación de los hijos, no es fácil.
    Los inmigrantes de la “madre patria” que arribaron a Cuba, muchos de ellos hacinados bajo cubierta en el “Marqués de Comillas”, no enviaban el 15% de sus ingresos a sus familias en Espana, y solo unos pocos (los así llamados “Indianos” al menos en Asturias) tenían la capacidad de regresar y participar en su país natal. Mi bisabuela salió de Gijón e hicieron escala en Las Palmas de Canarias, a embarcar más inmigrantes para Cuba, vio las ballenas al lado del barco, angustiada porque no tenía idea del tamaño de esos animales marinos. ¿Enviar el 15% de su dinero a los parientes en la brumosa Asturias? Ni hablar.
    Hoy en mundo es distinto. Una cantidad sustancial de los cubanos vive a una hora de vuelo del aeropuerto Jose Martí y un poquito más de los demás aeropuertos internacionales, no ven ninguna ballena durante el vuelo. Debemos facilitar, incentivar, que inviertan sus ahorros en Cuba. Si tomáramos el ingreso liquido promedio de las casi 2.3 millones de personas considerados cubano – americanos (ojo, no siempre nacidos en Cuba) que es de unos 15,000 USD por persona (calculado por mí a partir de datos del PEW Center), podrían enviar a Cuba entre 5 y 5.5 mil millones de dólares anuales, y quizás se podría si las condiciones fuesen favorables invertir una cantidad semejante en la economía nacional.
    Por eso creo que sería muy importante crear un Instituto del Pueblo Cubano en el Exterior, de subordinación central al Consejo de Ministros. Una DACCRE ampliada con especialistas del MINCEX, del Ministerio del Trabajo, del Ministerio de Justicia. Un institución pequeña, ágil y nada burocrática, que los ayude a sentirse cubanos aunque vivan en Alaska (casi mil nacidos en Cuba viven en Alaska). No es lógico que tengamos un ICAP, y que no tengamos una entidad semejante para que atienda a nuestro Pueblo en el exterior, la quinta parte de la población en el país.
    Para los migrantes del mundo, la inmensa mayoría de los cuales ni para un día de fiesta tiene la formación educativa y el entrenamiento de los cubanos, cuando llegan al país anfitrión enviar un 15% a sus países de origen, es casi siempre una hazaña.

    • David L Camacho dijo:

      FORMIDABLE! FORMIDABLE! FORMIDABLE!

    • Patricio F dijo:

      Felicito a Jose R Oro por un análisis que trasciende lo comun y los caminos trillados. El papel de los cubanos que viven en el exterior y que aman a su patria, es algo de la mayor importancia y debemos quitarnos los tabues y trabajar seriamente al respecto. Saludos a todos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también