Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Festival de Cannes abre nueva edición con la comedia de zombis “Los muertos no mueren”

| 1 |

Los actores Javier Bardem y Charlotte Gainsbourg abrieron este martes, en español y francés, el Festival de Cannes. Foto: AFP.

El Festival de Cannes abrió este martes con la comedia de zombis “Los muertos no mueren”, de Jim Jarmusch, después de una ceremonia que sonó sobre todo en español, de la mano de Javier Bardem y Alejandro González Iñárritu.

Bardem y la actriz francesa Charlotte Gainsbourg declararon inaugurado el 72 Festival de Cannes, uno de los más ambiciosos de los últimos años con directores como Quentin Tarantino y Pedro Almodóvar en liza por la Palma de Oro.

“C'est fait!” ( íEstá hecho!), gritó Bardem, tras dirigirse al público en español.

En el Gran Teatro de Lumi íres, Iñárritu, presidente del jurado, tomó la palabra también en español y recordó su primera vez en Cannes, hace 19 años, cuando presentó su ópera prima “Amores Perros”.

“Me siento como si fuera a comer frutas exóticas y deliciosas”, dijo Iñárritu a propósito de las 21 películas que verá en los próximos días para decidir junto al resto de miembros del jurado cuál de ellas se llevará la Palma de Oro.

“Haremos todo lo posible para encontrar la joya”, agregó el director en el escenario, donde una silla vacía con el nombre de Agn ís Varda inscrito sirvió para rendir homenaje a la cineasta francesa fallecida en marzo.

Una lluvia de estrellas había cruzado poco antes la alfombra roja del Palacio de Festivales: Julianne Moore y Eva Longoria.

Cerró el desfile el reparto de “Los muertos no mueren”, con Bill Murray, Adam Driver y Tilda Swinton, y también Chlo Sevigny y Selena Gomez.

La película se centra en una localidad donde empiezan a suceder cosas extrañas: la luna está omnipresente, los animales se comportan de forma inhabitual... Los habitantes comprenden entonces que los muertos están saliendo de sus tumbas para asesinarlos salvajemente. Es hora de la lucha por la supervivencia.

Destacada figura del cine estadounidense independiente, Jarmusch es un asiduo de La Croisette, donde en 1984 se alzó con la Cámara de Oro por “Extraños en el paraíso” y en 2005 con el Gran Premio por “Flores rotas”.

Su compatriota Quentin Tarantino, otro gran habitual de la muestra, presentará su esperada “Érase una vez... en Hollywood”, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, que actúan por primera vez juntos.

El español Pedro Almodóvar es otro de los grandes nombres del certamen. Con “Dolor y gloria”, protagonizada por Antonio Banderas y Penélope Cruz, aspira por sexta vez al máximo galardón.

También figuran el estadounidense Terrence Malick y su “A Hidden Life”, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, y el británico Ken Loach y su drama social “Sorry we missed you”.

Los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, que como Loach tienen dos Palmas de Oro a sus espaldas, competirán con “El joven Ahmed”.

De los 21 filmes en liza, cuatro han sido realizados por mujeres, entre ellas la austriaca Jessica Hausner y la franco-senegalesa Mati Diop, la primera directora negra que compite por la Palma de Oro en la historia de la muestra.

Además de Almodóvar, la otra película iberoamericana en la carrera por la Palma de Oro es “Bacurau”, dirigida por los brasileños Kleber Mendon a Filho y Juliano Dornelles y que cuenta con Sonia Braga en su reparto.

Entre intérpretes y cineastas, La Croisette acogerá este año a varios gigantes del mundo de la música, como el británico Elton John, que presentará un  documental sobre su vida, “Rocketman”, y el cantante de U2, Bono, con el documental “5B” sobre la lucha contra el sida.

Y otro astro, pero esta vez del mundo del fútbol, se colará también en el certamen. El legendario Diego Maradona desfilará por la alfombra roja para presentar el documental del británico Asif Kapadia sobre sus años gloriosos con el Nápoles.

Una controversia incidió en el Festival en torno al actor francés Alain Delon, que recibirá una Palma de Oro honorífica por su carrera. El grupo feminista Mujeres y Hollywood le reprocha sus declaraciones “racistas, homófobas y misógina” pronunciadas en el pasado.

Los organizadores salieron en defensa de esta leyenda del cine francés, de 83 años, quien ha afirmado por ejemplo que la homosexualidad es “antinatural”: su presidente, Pierre Lescure, dijo al diario Libération que Delon “pudo decir un cierto número de afirmaciones pero tiene también un cierto número de acciones en su vida”.

(Con información de AFP)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gretter dijo:

    Ganó su primer premio en Cannes hace 35 años, la Cámara de Oro por Stranger Than Paradise. Y después ha vuelto muchas veces por La Croisette, siendo esta la número nueve y la primera con la que abría el Festival. Jim Jarmusch se siente a gusto aquí, y lo demostró en la rueda de prensa, a pesar de que The Dead Don’t Die no entrara también entre la crítica.
    Sin embargo, al contrario que muchos otros directores parecía a gusto con los comentarios de la prensa, es el primero que sabe que no es su labor analizar sus filmes y, de hecho, no le gusta nada hacerlo. Pero se encargó de dejar claro que su entrada en el subgénero zombie de terror no es ni una película fatalista, ni política, ni tan oscura. O no era su intención.
    “Me he dado cuenta leyendo los artículos esta mañana de que la metáfora que representan los zombies es más fuerte de lo que estaba analizando”, empezó diciendo. Aunque lo veía claro en los filmes de George A. Romero, su referencia obvia (y el filme está lleno de guiños), “nuestra guía sobre qué son los zombies posmodernos”.
    Pero Jarmusch no pretendía aportar nada nuevo al género, esta es su forma personal de hablar de lo que más le preocupa en este momento. Siendo como es él, alguien muy espiritual. “Diría que el declive natural que estamos viviendo no tiene precedentes. Y lo que más me preocupa, no es la apatía ante él, es el fracaso de enfrentar algo que amenaza todas las especies vivas rápidamente. Es lo que más miedo me da”.
    De eso habla en arte The Dead Don’t Die. Utilizando al personaje Hermit Bob (interpretado por Tom Waits) como el mayor representante, un hombre que ha abandonado la estructura social y se retiró a vivir en los bosques hace años. Pero no, ni la metáfora que representan los zombies, ni este personaje, conducen una agenda política de Jarmusch.
    “No creo que la crisis ecológica sea un tema político. Me molesta un poco que los comentarios hayan pensado que la película sea política. No lo es. La política no me interesa. Solo me preocupa de que la gente sea consciente de dónde está, qué respira. No es un tema político”, ha dicho.
    “La política no dice nada. Es una distracción, está controlada por grandes corporaciones políticas. Para mí ese es el problema. Lo triste es que está en nuestras manos. Todos somos culpables de alguna forma. ¿Qué hago yo? Yo hago esta película con gente maravillosa. Pero si todos aquí decidiéramos boicotear cierta corporación porque no nos gustan sus actividades, acabaríamos con ellas. Pero el tiempo se acaba. Y mi corazón está con la ente joven, gente que ha hecho de esta su principal preocupación por su amor al planeta y a la vida”.
    OPTIMISTA FATAL
    “Todo va a acabar mal” dice constantemente uno de los protagonistas del filme, interpretado por Adam Driver. Pero Jarmusch no quiere poner el foco en esa negatividad, en ese fatalismo. Él es optimista. Y como prueba vuelve a hablar de Hermit Bob y de los tres jóvenes en el centro de detención, [SPOILER] quieres se salvan del ataque zombie [FIN DEL SPOILER].
    “No soy muy consciente de cómo de oscuro es el filme, sinceramente”, contestó preguntado por esa visión fatalista que parte de la crítica ha destacado. “Obviamente, es oscuro en buena medida. Pero estaba intentando equilibrar el humor y este tipo de oscuridad. A través del papel de RZA, líder de Wu-Tang Clan y un viejo amigo, se dice algo positivo: ‘El mundo es perfecto. Aprecia los detalles’. En medio de todo ese clima tan peligroso, para mí, [es importante] la apreciación de la conciencia humana como algo tan increíble bonito, es algo muy raro en el universo tener conciencia y poder apreciar los pequeños momentos de nuestra vida. Quería hablar de eso en la película, no solo la fatalidad. La oscuridad juega un papel importante, espero que el humor también, sin cómicos, sin chistes sería difícil seguir vivos como humanos”.
    Ahí donde le ven, siempre serio, de voz grave, con sus gafas de sol, Bill Murray lo ha asegurado: “Es un pozo de risas. No necesita mi ayuda con el sentido del humor”.
    MIEDO Y RISAS
    Como siempre, Murray ha robado la rueda de prensa sobre su creencia en que haya algo después de la muerte, “pero solo para algunos”. Aunque se puso más profundo de lo normal. Tanto que, al final, dijo para aligerar: “Espero haberos confundido”.
    Selena Gomez también tuvo su gran momento y los titulares mediáticos internacionales se fijaron en la estrella musical y la mujer con más seguidores en Instagram que se sinceró sobre su mayor terror… hablando de zombies: “Creo que el mundo está pasando por mucho y diría que para mi generación, específicamente, las redes sociales han sido terribles. Entiendo que es increíble usar una plataforma. Pero me asusta cuando ves lo expuestos que están los jóvenes. No son conscientes de las noticias. Creo que es peligroso para ellos. No creo que esta gente esté accediendo a la información correcta a veces”.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también