Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Díaz-Canel: No habrá ley que devuelva a Cuba a la esclavitud

En este artículo: Cuba, Estados Uniods, Ley Helms-Burton
| 8 |

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó hoy que ni la Ley Helms-Burton de Estados Unidos ni ninguna otra devolverá a Cuba a la dominación extranjera.

‘Cuba es soberana hace 60 años y no habrá ley ni fuerza injerencista que la devuelvan a la esclavitud’, subrayó en su cuenta en Twitter.

Díaz-Canel calificó a la Ley Helms-Burton de una completa aberración jurídica y advirtió que con la misma, Washington pretende ‘robar por ley lo que no ha podido conquistar a la fuerza’.

Vigente desde 1996, la iniciativa puesta en vigor por el entonces presidente norteamericano, William Clinton, tras su aprobación en el Congreso, busca abiertamente el cambio de régimen en la isla e incluye la asfixia económica como punta de lanza para lograrlo.

La ley tiene cuatro títulos, pero el tercero de ellos, que permite demandas en cortes estadounidenses contra propiedades ‘confiscadas’ (así le llaman a las nacionalizaciones tras la Revolución), había sido suspendido por los presidentes en la Casa Blanca por seis meses, hasta que Donald Trump -después de hacer lo mismo en 2017 y 2018, decidió en enero hacerlo por solo 45 días.

A principios de este mes, el Departamento de Estado anunció la suspensión por otros 30 días, sin embargo, permitió que a partir del 19 de marzo se presenten demandas judiciales contra más de 200 empresas cubanas incluidas en una lista unilateral de sanciones económicas.

El gobierno cubano ha rechazo la escalada en la hostilidad de Washington, el recrudecimiento del bloqueo por la actual administración y el intento de apelar a una conducta extraterritorial para impedir el acceso de la isla a inversiones importantes para su desarrollo socioeconómico.

Esta semana, el director general para Estados Unidos de la cancillería, Carlos Fernández de Cossío, reiteró que la Ley Helms-Burton es inaplicable en Cuba y que La Habana está dispuesta a entrar en un proceso de negociación para que puedan ser compensados los reclamantes de las nacionalizaciones apegadas al Derecho Internacional.

En el propio 1996, la Asamblea Nacional del Poder Popular del país caribeño aprobó la Ley 80 de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas, que en su artículo 1 declara ilícita la Helms-Burton, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno.

‘Consecuentemente se considera nula toda reclamación amparada en ella de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad’, precisa.

‘En su segundo artículo, reafirma la disposición del gobierno de Cuba, expresada en las leyes de nacionalización promulgadas hace más de medio siglo, en lo relativo a una adecuada y justa compensación por los bienes expropiados a las personas naturales y jurídicas que en ese momento ostentaban la ciudadanía o nacionalidad estadounidense.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luisRaimund dijo:

    Nuestro Presidente Días Canell expresa sin lugar a ninguna duda la voluntad de nosotros los cubanos y la decisión de mi heroico pueblo frente al gobierno USA y la camarilla agresora liderada por Trumo.CUBA VENCE.

  • Carlos dijo:

    La realidad es que de alguna manera hay que sentarse a negociar. Ambas partes tienen sus principios y Cuba tiene mucho que perder. No es hora de consignas y más consignas sino analizar cómo resolver este diferendo. Al final los que sufren son los de abajo.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Carlos. Creo que hay dos temas completamente diferentes, que los enemigos de Cuba tratan de mezclar para crear confusión. El primero es el de las propiedades de empresas o ciudadanos estadounidenses, y Cuba está dispuesta a entrar en un proceso de negociación con el gobierno de los Estados Unidos en la búsqueda de un acuerdo para que puedan ser compensados los reclamantes que fueron reconocidos por la Comisión de Reclamaciones Extranjeras de los EE.UU. (5903 reclamaciones). Esa negociación se haría conjuntamente con el de la indemnización a por los daños materiales, personales y de cualquier tipo ocasionados por las agresiones militares, las sanciones económicas y otros daños causados por el gobierno de los EE.UU. Cuba está dispuesta a llegar con el gobierno de los EE.UU. a un acuerdo de compensaciones mutuas. Personalmente estoy muy de acuerdo con tal negociación que se debe producir lo más pronto posible.
      El segundo tema que es el Título III de Helms – Burton se refiere a propiedades de nacionales cubanos que no eran estadounidenses en el momento de la expropiación,. El que los EE.UU. pretendan tener el derecho de aplicar leyes sobre propiedades de personas que eran ciudadanos de otro país, es realmente insólito, injusto y seria otro acto de arrogancia contra Cuba. En segundo lugar, es algo totalmente impráctico, ya que muchos millones de personas viven en esas casas, trabajan en esas tierras o esas empresas, centrales, fabricas, clínicas privadas, y un gran etc. Cualquier cosa que se haga al respecto tiene que tomar en cuenta la prevalencia del derecho de mayorías frente a minorías, y debe ser discutido entre cubanos solamente, sin intervención de ninguna potencia extranjera, y muchísimo menos bajo amenazas, sanciones y otros tipo de presiones inaceptable para un país independiente.
      Pienso que cuando usted afirma que: “La realidad es que de alguna manera hay que sentarse a negociar. Ambas partes tienen sus principios y Cuba tiene mucho que perder. No es hora de consignas y más consignas sino analizar cómo resolver este diferendo. Al final los que sufren son los de abajo”, se refiere a las propiedades de empresas y nacionales de los EE.UU. en el momento de la expropiación. Si es así, quisiera hacer la salvedad de que el gobierno cubano lo ha hecho con las empresas y nacionales de todos los demás países excepto los EE.UU., y que en este caso hay reclamaciones mutuas, que habría que negociar bilateralmente.
      Pero en relación con el Título III, no entiendo cual es la base legal por la que los EE.UU. pretenden imponer la devolución o compensación de propiedades de personas que no eran ciudadanos de los EE.UU. ¿Conoce usted de algún precedente al respecto?
      Le ruego sus opiniones, ya que este es un tema de una importancia enorme. Para mí el que ahora se quiera aplicar el Título III no es más que una venganza por el apoyo de Cuba a Venezuela, por buscar Trump votos para el 2020 en el importantísimo estado de Florida, y para mostrar que es un Zeus Olímpico ante quien todos los países deben postrarse con veneración, lo que en el caso de Cuba, no creo ocurra. Muchos saludos para usted.

  • Jose R. Oro dijo:

    Completamente de acuerdo con la declaración del presidente cubano Miguel Díaz – Canel. Cuando un país acepte una legislación de otro país sobre sus asuntos internos, de hecho hace dejadez de su independencia y soberanía. Ni los EE.UU. de Trump, Pompeo, Bolton y Rubio, ni ningún otro país tiene el derecho de legislar acerca de otros estados. La Ley Helms – Burton (se debiera llamar “Ley Bacardi), es violatoria en extremo de cualquier legislación internacional y aunque no tengo conocimientos profesionales al respecto, incluso del espíritu si no hasta de la letra, de la propia Constitución de los EE.UU.
    Por eso expreso mi apoyo más decidido a lo expresado por el presidente Miguel Díaz – Canel. Como resido permanentemente en los EE.UU. desde hace décadas y soy ciudadano de esa nación, me propongo denunciar estos hechos, al Bloqueo en su conjunto y a la Ley Helms – Burton en particular, como violadores de la ley internacional y en completo detrimento del prestigio de los EE.UU. La mayoría del pueblo estadounidense quiere relaciones razonables con su vecino del sur. Llamo a todos los cubanos de bien, de cualquier fe religiosa o no, hombres y mujeres, blancos y negros, de cualquier orientación política, a denunciar de manera firme el recrudecimiento del criminal Bloqueo contra Cuba que solo afecta al pueblo cubano de la forma más cruel e injusta. Solo una real minoría de este grupo espera de la forma más imaginaria y quimérica, que le devuelvan propiedades en Cuba, afectando a millones en la Isla, lo que nunca va a suceder. Creo que es nuestro deber (de los cubanos que vivimos en los EE.UU.) evidenciarle al fascista de Trump que apoyando a los ultraderechistas de Miami no va a ganar ni un solo voto cubano mas para su re-elección en la Florida, que es lo único que a él le importa y que es con lo que los Rubio y pandilla lo tienen hipnotizado, diciéndole engañosamente que ellos manejan a su antojo el voto de más de un millón de personas nacidas en Cuba (y sus descendientes). Nos usaron para obtener la Ley Helms – Burton hace más de dos décadas, y es nuestro deber ayudar a derrotar tan flagrante agresión contra el país que nos vio nacer

  • whitebat dijo:

    Hace unos años puede leer el monto de las indemnizaciones a las empresas extranjeras confiscadas al comienzo de la revolución, y realmente era muy poco dinero, no supondría una carga para el estado cubano, sobretodo si se hacía mediante pagos fraccionados, cosa que dado el pequeño monto, se podría negociar fácilmente con cualquier banco, por ejemplo el Banco Mundial. En lo referente a las indemnizaciones por los daños debidos a la guerra fría, se podría negociar una solución separada de la anterior y no sería difícil que fuera a base de ayuda técnica, construcción y reparación de carreteras, presas, centrales de energía, puesta en cultivo de extensas áreas, en vez de en metálico, cosa que a los norteamericanos les supondría poco gasto y de paso una activación de su propia economía. Como se vio en el Plan Marshall, los norteamericanos suelen ser muy favorables a este tipo de ayuda. Por otra parte si esta ayuda fuera como reparación de daños, no supondría endeudamiento y por tanto perdida de soberanía.
    mi impresión es que hay muchos departamentos del estado norteamericano que son favorables de una solución de este tipo, y Trump que es un buen negociante, es posible que cambie de opinión, como vemos que no tiene demasiado inconveniente en cambiar de opinión cuando le conviene.

    • Jose R Oro dijo:

      Whitebat, discrepo ligeramente de lo que usted dice, pero solo en materia de procedimiento. Creo que habría que negociarlo junto, pero bueno sea junto o por separado por supuesto que es muy bueno acabar con el diferendo de una forma justa para ambas partes. Hasta ahí muy de acuerdo, mas aun apoyo decididamente que se haga una negociación justa al respecto a la mayor celeridad, lo que seria a mi juicio conveniente para Cuba desde muchos puntos de vista. Hasta aquí este punto
      Pasando al segundo tema estoy seguro que usted conoce que el Titulo III no se trata de eso, sino de imponer por parte de los EE.UU. sanciones a quienes inviertan sobre propiedades que eran incluso de personas o empresas no nacionales de los EE.UU. en los momentos de la expropiación, lo que es ciertamente inaudito, ilegal y simplemente otro acto de agresión contra Cuba, ni Bush hijo se atrevió a admitirlo en la práctica. Cualquier cosa que se haga al respecto de tales propiedades, debe ser discutido entre cubanos solamente, sin la intervención de ninguna potencia extranjera, y muchísimo menos bajo amenazas, sanciones y otro tipo de presiones, inaceptable para una nación soberana.
      Hay un intento continuado de confundir al pueblo cubano, mezclando ambas cosas, que son dos temas completamente distintos, el primero un tema bilateral entre Cuba y los EE.UU. y el otro un asunto netamente cubano, donde los EE.UU. ni ningún otro país tiene ni voz ni voto. ¿Conoce usted algún antecedente o precedente jurídico de un país defendiendo los intereses económicos grupales de ciudadanos que no eran nacionales suyos cuando ocurrieron los hechos que se mencionan?
      El tratar de mezclar ambos temas, uno de naturaleza internacional, bilateral entre Cuba y los EE.UU. y el segundo netamente nacional, es un crudo intento de confundir a los cubanos y de hecho apoyar la implantación del Título III un acto de gigantesca agresividad y violatoria de la soberanía e independencia de Cuba y de cualquier país a quien se quiera aplicar. Por ello cualquier persona sincera debe reconocer que son dos temas diferentes y apoyar la declaración del presidente Miguel Díaz – Canel. No hacerlo y tratar de confundir a la gente menos informada es un una acto incorrecto e insincero. Lo importante y honesto es tratar de informar y no de desinformar. El gobierno cubano si quiere resolver los temas bilaterales entre los EE.UU. y Cuba y pienso que eso usted lo entiende muy bien, incluyendo es de las indemnizaciones mutuas, y así lo ha expresado oficialmente en varias ocasiones.
      Me gustaría saber su opinión al respecto

      • Manuel DL dijo:

        100 % de acuerdo !! Mi casa no se la doy a nadie !!

  • Martha dijo:

    No lo puedo seguir por Twitter, pero si por cubadebate, siempre junto a mi pueblo, defendiendo nuestra soberanía, Viva mi Cuba linda, libre e independiente!!!!

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también