Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

¿Qué fue real y qué ficción en la serie ConCiencia?

| 134 |

Uno de los capítulos más conmovedores de ConCiencia. Foto: Archivo CD.

La serie televisiva ConCiencia llegó a su final, luego de 11 emisiones en las que no faltaron las opiniones encontradas. Al inicio de cada capítulo, un mensaje llamaba la atención de los televidentes: “basada en hechos reales”. Esto provocó no pocas polémicas, pues muchos han querido conocer quiénes son los verdaderos rostros tras los personajes; mientras que otros han criticado que algunos de los conflictos presentados no sean un fiel reflejo de lo que sucede en la vida real de los hombres y mujeres que hacen ciencia en Cuba.

¿Cuánto de real y cuánto de ficción confluyó en esta serie de Rudy Mora? ¿Algunos de sus personajes tienen un paralelo en la vida real? ¿Cuántos de los diálogos, problemas, o soluciones encontradas responden a la realidad de los científicos cubanos? Para buscar respuestas a estas interrogantes, Cubadebate conversó con la asesora científica de ConCiencia, la Doctora en Ciencias Lidia Inés Novoa, quien lleva más de 30 años consagrada a la investigación científica en el país.

“Hay varias preguntas que tiene la gente sobre ConCiencia”, le digo, pensando en aquellas dudas que una y otra vez he conversado con familiares y amigos tras cada capítulo. Muchos quieren saber quién es la científica detrás de la historia que genialmente representa Isabel Santos, si el director del Bioterio tiene una historia tan difícil como la que interpreta Enrique Bueno, o si es verdad que la profesional que representa Blanca Rosa Blanco atravesó tantas dificultades para terminar su tesis de doctorado.

La verdad, me aclara Lidia Inés, es que la serie ConCiencia es completamente ficción y ningún personaje tiene su paralelo en la vida real. “Lo real no está en las historias ni en los personajes, sino en los mensajes y los procedimientos de trabajo que en la televisión fueron presentados”.

“Lo que pasa es que desde un inicio se explica que es basada en hechos reales, y quizás ese aspecto ha confundido a los televidentes. Obviamente, los científicos cubanos existimos, también el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, las áreas de investigación, los mecanismos de trabajo, pero las historias y los personajes son únicamente fruto de la imaginación de los guionistas y el director”, aclara Novoa.

Aunque ningún personaje está inspirado en personas reales, lo cierto es que a cada actor se le asignó una persona que era su homóloga profesional. Un ejemplo puede ser  el director del Bioterio, el capítulo en que interviene la actuación de Enrique Bueno.

“Es verdad que existe un director del Bioterio y que hay un lugar donde se trabajan los experimentos con animales, pero para nada la historia que representa es real.  Sin embargo, Enrique Bueno dialogó mucho con el verdadero director del Bioterio para conocer cómo funcionaba el trabajo con los animales”.

Y es que, como han insistido varios críticos de la televisión en los medios de comunicación nacionales, ConCiencia no es un documental, ni tampoco una serie histórica,  sino una obra de ficción inspirada en el quehacer del sector de la biotecnología en Cuba, una rama que ha logrado resultados relevantes internacionalmente, pero cuyos protagonistas por lo general no aparecen ante las cámaras.

Pero quizás a quien más trabajo costó entender las diferencias entre ficción y realidad y cómo ambas debían estructurarse para dar lugar a una serie dedicada al ejercicio científico en Cuba fue a la propia asesora científica de ConCiencia.

“Cuando comencé a trabajar con el director, no sé por qué pensé que se trataba de un material histórico o didáctico. Rudy desde un inicio me dijo que no era eso lo que buscaba; pero era bastante difícil entender exactamente cómo podíamos armar los temas y las historias.  Imagínate, éramos dos personas que cada cual dominaba un campo, él la dramaturgia y yo la ciencia, y en fusionar aquello era donde estaba el problema”, me cuenta Novoa.

Para lograr desde la ficción incorporar elementos de la realidad, el equipo de realizadores organizó varios encuentros con científicos jóvenes y experimentados, con el objetivo de extraer las realidades, preocupaciones, logros y desafíos, que no podían dejar de estar en la serie.

“En esas reuniones todo el mundo iba relatando anécdotas que le habían sucedido, y así aparecieron conflictos interesantes como las madres trabajadoras y los niños que siempre deben esperar en la garita a que ella termine; el hecho de que muchos científicos viven justo frente al lugar donde trabajan, así como los conflictos generacionales que se pueden dar en cualquier rama de trabajo”, explica Novoa, quien insiste en que, desde un principio, el director aclaró que la serie no pretendía reflejar de manera exacta la vida de los científicos cubanos.

“La idea era, a esa realidad del mundo científico, buscarle conflictos humanos, porque la ficción se basa en crear conflictos.  Había que estructurar conflictos humanos lógicos, que permitieran enganchar a los televidentes”, me dice.

“Por ello, lo único real es que los científicos existimos, que tenemos procedimientos para hacer la ciencia, que lo hacemos con mucha pasión, que hemos sacrificado hasta la familia por llegar a un resultado,  que somos solidarios entre nosotros mismos  para tratar de ayudar a un compañero que lo necesite. Que queremos  tener un producto para ayudar a determinada patología en una población. Que tenemos que exportar para ingresar al país”.

Conflictos y realidades para armar una serie

El joven Carlos Luís Gonzáles protagonizó junto a Ariadna Núñez este episodio de la serie ConCiencia. Foto: ICRT.

Por ser la primera vez que llegaba una serie sobre un tema como este a la televisión, una de las grandes discusiones fue si presentar al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, o mostrar el edificio pero con un nombre fruto de la ficción.

“La gente se preguntó por qué habíamos puesto el Centro. Al final lo decidimos porque pensamos que eso va a dar lugar  que la gente quieran saber un poco más del Centro, y a que quienes no lo conozcan quieran investigar sobre el mismo”.

En cuanto  a los mensajes, uno de los valores que se intenta transmitir a lo largo de la serie es el de consagración y sacrificio de la familia. Por ejemplo, mujeres de la ciencia que deben cumplir con su trabajo independientemente de sus responsabilidades como madre.

“Hoy día se ve un poco menos, pero antiguamente los hijos de nosotros estaban en la garita todo el tiempo. Es que todos los procesos llevan un tiempo determinado, y si no lo haces en ese momento se pierde. Hay procesos o técnicas que son continuas. No tienen corte de tiempo que te permitan decir, termino a la cinco, y a las ocho cuando llegue sigo”, me explica Novoa.

“Otra realidad es que nosotros mismos nos brindamos para hacer los estudios clínicos de seguridad, y ahí es donde se ve el altruismo del científico”.

Uno de los capítulos que más atención generó, debido a la cruda realidad que mostró, fue aquel en el que dos jóvenes científicos van a traer a un hijo al mundo y las necesidades económicas obligan al joven a apartarse del campo de la ciencia, e ir al sector privado.

“Esa es una realidad. Desgraciadamente está ocurriendo, como mismo pasa en otros sectores, y el recambio preocupa mucho, porque en el sector científico se invierte mucho. El recurso humano es una inversión en la que toma tiempo que esa persona pueda adquirir todos los conocimientos necesarios y perderlo realmente es difícil, porque puedes introducir uno nuevo, pero que vuelva a adquirir el conocimiento representa tiempo, y este es sinónimo de dinero y resultados”.

Otra realidad que aparece en la serie, sin que se mencione directamente, es la del Bloqueo estadounidense .

“Se ve cómo afecta el Bloqueo a la ciencia en el capítulo que interviene Isabel Santos. Ese capítulo se basa en que para ella avanzar al estudio clínico tenía que terminar toda la preclínica y necesitaba cumplimentar un experimento que requería un reactivo que solo vendía una empresa estadounidense. Al no comercializarlo para Cuba, estaba paralizada esa técnica que era obligatoria  para dar por concluida la preclínica y pasar a la clínica”.

“Lo del Bloqueo pasa todos los días. Muchos problemas los resolvemos por donación, otros no tienen solución y es necesario buscar variantes. Pero quisimos ponerlo porque lo sufrimos todos los días, hay ejemplos más que suficientes de proyectos que se nos detienen porque debido al Bloqueo no podemos tener un equipo o reactivo”.

Así, a lo largo de los 11 capítulos, ConCiencia tuvo el desafío de poner en pantalla por primera vez al sector de la ciencia cubana, sus realidades, problemáticas, conflictos, sacrificios y alegrías. Y a pesar de los criterios encontrados, una realidad sí ha quedado clara, la de la admiración que merece este grupo de profesionales.

“Creo que la serie, como toda obra, puede tener muchas virtudes, pero lo principal es que hemos puesto la palabra ciencia y científico en la boca de los cubanos y eso ya es un mensaje positivo”, concluye Lidia Inés Novoa

Una curiosidad

Antes de llegar al final, les comento una curiosidad que compartió con Cubadebate la asesora científica de ConCiencia.

Como conocen quienes han seguido la serie, cada uno de los personajes está conectado con una joven técnica que sufre un accidente. Pero ¿son frecuentes los accidentes de trabajo en el sector de la ciencia? Sobre cómo intervinieron ficción y realidad a la hora de conformar el guión del accidente, me dice Novoa:

“En este sector hay muchos riesgos. Muchos reactivos son explosivos, inflamables. Ha habido accidentes, afortunadamente pocos, porque hay planes de riesgo; pero existen. Este fue un conflicto de discusión porque, cuando Rudy Mora llegó al CIGB,  nunca había visitado un centro de ciencia, y vio que en todos los pasillos de nosotros cada cierta distancia había una ducha, señales rojas y de incendio. Al momento me preguntó: “Doctora y esa duchas en medio del pasillo, ¿para qué son?

Le expliqué: “porque está previsto que cuando ocurra un accidente la persona hale y eso extraiga un volumen de agua necesario para combatir lo que le pasó”. Rudy me dijo al momento: “Doctora, eso para la serie está buenísimo. Así es como tenemos que darle entrada a todos los personajes”.

Sin embargo, lo curioso es que, en la historia del CIGB, nunca ha ocurrido un accidente por el cual tenga que utilizarse la ducha.

“La ducha tiene que existir como regulación para minimizar el riesgo, pero en ninguno de los accidentes que han ocurrido se ha tenido que acudir a la ducha. Por eso fue bastante complicado para la serie idear un accidente en el que tuviera que utilizarse la ducha, para que el director pudiera lograr el efecto de imagen que quería.”

Se han publicado 134 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Chiruza dijo:

    Espectacular serie, en verdad un producto audiovisual de un gran valor estetico, ojala tenga Segunda temporada, felicitaciones

    • Tuyita dijo:

      Comienzo con un reconocimiento a todos los que desde su concepcion (incluyendo los que participaron en los talleres y contaron sus historias) y hasta su salida al aire tuvieron que ver con esta serie. Las actuaciones en general fueron buenas. Creo que el poner la palabra “ciencia” en la boca de los cubanos, ya es un logro. Sin embargo, como profesional de la salud pública primero y actualmente como investigadora de un centro de lo que antes fuera llamado Polo Cientifico, si creo que la serie debió tener más rigor cientifico en algunos temas.

      Ej. En el capítulo de los Ensayos Clinicos, se hizo mucho enfasis en que era importante enrolarse para que una trabajadora culminara su tesis de maestria. Esta sería la menos plausible justificacion para un estudio y una falta total de etica en la investigación con seres humanos. En ese mismo capitulo cuando se produjo el “desmayo o perdida de conciencia” se dice que no es grave, y ademas la explicacion que dan para no asociar ese evento adverso al producto se basaba en los controles de calidad del lote, cuando los criterios en el caso de los Ensayos clinicos son otros. Esto no tiene nada que ver con crear o no conflicto, si no con hacer un guión interesante, creible y ademas dignificante para los trabajadores del sector.

      Otra insatisfacción para mí, es que todos los conflictos o historias, o al menos la mayoria de ellas, los que vi, estan basados en ejemplos negativos y en antivalores. No es que no se diga que hay conflictos que surgen de convivir en un mismo barrio, o que no existan oportunistas, trepadores, acoso. Es cierto que siendo una empresa-industria hay proyectos magnificos que no avanzan por no encontrar financiamiento y otros que al tener una contraparte que financie, se aceleran en su implementación. Pero tambien hay ejemplos miles para poner en perspectiva esas problemáticas desde lo positivo. Hay proyectos que siendo prioritarios y costosos, se han financiado por decision del pais o de la OSDE. Hay funcionarios corruptos, pero muchos más que se entregan en cuerpo y alma a hacer lo que les toca y lo que no.

      Tampoco me gustó la edicion. Pongo un ejemplo. El capìtulo de la muchacha que se le da la oportunidad por financiamiento italiano de avanzar en su proyecto, pero sale embarazada y su esposo con una mision en el exterior. Me pregunto para que la escena de que se le cayó el pasaporte en el aeropuerto a su regreso si eso que es un provlema grandísimo no se bordó más en todo el capitulo. ella se cae a la salida del edificio (posiblemente por los dolores del aborto que suponemos tuvo por la escena donde está acostada en una camilla donde inicialmente la cré muerta) en el momento de ir a buscar al esposo al aeropuerto. Pero unos minutos despues ella estaba recibiendo a su esposo, que llegaba de su mision, totalmente recuperada. Nunca entendí la linea temporal de ese capítulo ni de otros. Creo que en la mayoria de ellos no estuvo clara. De pronto era de día y de noche y de nuevo de día etc.

      Me perdonan, pero habia que prestarle mas atencion a estos detalles, para que un día los productos de la TV cubana puedan competir con otros internacionales donde la ciencia (acompañada de dramatismo) no muere por errores infantiles. Creo que si vamos a hablar de ciencia no podemos renunciar a hacerlo bien para que las personas aprendan realmente del trabajo de los cientificos.

      PD: Una compañera me solicita que agregue que el enfoque de genero fue inadecuado. El papel de liderazgo de la mujer en la ciencia se vió opacado por un estereotipo marcado por la mujer que se faja por cosas banales con su vecina, que flirtea con el jefe para lograr sus objetivos, que es victima de la mala voluntad de otros, que para defender sus derechos tiene que pasarle por encima a los demas, donde el conflicto entre la posibilidad de ser cientifica es antagónico (no digo dificil, sino antagónico) con el rol, de madre y ademas malas esposas pq no limpiamos ni cuidamos de nuestras casas y nuestros esposos son unos esclavos nuestros, ademas donde las mujeres siempre se fajan entre ellas y con los demas, pero los hombres (Manuel Porto y el investigador joven) si llegan a consensos, acuerdos, soluciones etc.

  • con criterio propio dijo:

    Doctora y director de la serie. A ambos van nuestras felicitaciones. Son seres humanos y nonlo dudamos porque los conocemos y sabemos decese sacrificio familiar y los conflictos interpersonales incluso de vecindad , que también aportan la realidad de esa solidaridad que siempre nos ha avompañado de ayuda reciproca. Lonúnico y siempre hay un pero, que me fue totalmente incoherente no es el tema de trasfondo sobre la necesidad salarial de la pareja. En rl mundo y la ciencia no es una excepción todos los trabajadores bhscan una segunda posivión, tranajando en dos lugares: siendo la docencia e incluso el trabajo o puesto más simple la opción. Pero aún me resisto pensar que como parqueador en una sede hospitalaria tendria un ingresobtan ventajoso para prorrogar su desarrollo profesional y no optar por una segunda posición. Pero toda obra humana es admirada y criticable. Vale para disfrutar tales programas. Felicidades.

    • Cubano100% dijo:

      Nada que ver con FICCIÓN, realidades en nuestro mundo científico, donde en lo cotidiano si se han de poner elementos, realmente faltaron, cuantos no hemos sido víctimas de celos, calumnias, y sancadillas profesionales para impedir algún avance…lo del caso del matrimonio que iban a tener un niño, sí, hay que dejar el trabajo y aun más en la Habana donde la vida es tan cara!!! un Licenciado gana 860 pesos, si es Máster 80 pesos más, si es doctor en ciencias 120, y de tener alguna Categoría docente 120 si es Auxiliar. entonces si suman creo que se darán cuenta que no alcanza ni para los culeros. entonces si, como propagandero de rutas en una piquera salen algunos de los q conozco con más de 15 cuc diarios, trabajando 24 días, hacen unos 360 cuc. Hasta que no se invierta la pirámide salarial en nuestra Cuba bella, esto continuará sucediendo, veremos entonces cuando sea realidad “a cada quién según su capacidad, a cada quién según su trabajo”…..

    • Inmortal dijo:

      La cuestión es que esas cosas son reales, esas actitudes existen, pero también existen y es mucho más relevante, noticiosos y admirable en los tiempos actuales, el compañerismo, el trabajo en equipo, doctores y profesores que si que quieren y les hace falta el viaje, pero que también los hay que hacen dejación de algunos para que sus tutorados y otros jóvenes en ascenso puedan viajar y presentar el resultado de su trabajo. Entre nuestros científicos existe por supuesto todo lo expuesto pero también existen héroes anónimos del trabajo y de algo más.
      Yo felicito al director, los actores y demás creadores de esta obra, pero me quedo a deber ver eso también, sino solo veré mas de lo mismo , lo feo de nuestra sociedad y yo también quiero ver lo bueno, lo que se ha logrado en la formación del hombre nuevo que el Che nos habló y eso no solo se puede ver en las series históricas, de la lucha contra bandido o de los internacionalistas. Es importante y necesario que se vean el la lucha cotidiana del cubano por crear una Cuba mejor

  • arturo dijo:

    Bien real: las condiciones salariales de nuestros científicos.
    Ficción: muchas cosas se edulcoraron… novela al fin.

    • Alex dijo:

      Así es. Le propongo al director de la serie pensar una dedicada a los médicos. Le aseguro que el mundo de los hospitales es tan o más rico en historias que este que se mostró y los conflictos están a pululu…
      Por lo demás la serie genial y nada de ficción. Todo pura realidad.

  • Dr. Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    ConCiencia me habia gustado en parte ahora me desencanta porque las “vacas sagradas” existen y no estan ajenas en la investigación donde se pelean algunos por el protagonismo y los viajes

  • Diana Estevez hernandez dijo:

    Felicidades para su director Rudy Mora que por vez primera llevo a la pantalla chica la labor de los cientificos cubanos, que con nuestras carencias siguen ahi desarrollando nuevos proyectos e investigaciones con resultados positivos en cuba y en el mundo para el bien de la humanidad.

  • patricia dijo:

    Una serie espectacular…..mis felicitaciones para Rudy Mora.

  • dvillegas dijo:

    buenos dias y felicidades a todos los cubanos y al mundo, exitos y salud.
    a mi me encanto la serie, Rudy sabe como es el cubano y cuales son los problemas reales que tenemos, aunque sea ficcion la mayoria, estamos bien representados en todo y como no, los cientificos hacen valer la ciencia y su valor humano es sacrificio, todo tiene su recompensa y la de ustedes es salvar vidas, es un orgullo contar con estos actores ocultos de la ciencia. conciencia nos da la mejor verdad del valor humano. gracias

  • TRR dijo:

    La actuación de Isabel Santo fue majestad como ella no tiene acostumbrada, hacer de una científica con esa enfermedad, se merece un premio….

    • carlosvaradero dijo:

      La actuación de Isabel Santos en el capitulo titulado “Silencio” digna de un Oscar, sin dudas.
      La serie TODA, muy buena, felicidades a Rudy Mora.

  • mariana dijo:

    Excepcional la labor del personal que trabaja en estos centros de investigación, para ellos mi respeto y consideración y por supuesto que se le siga atendiendo con todo el rigor y la importancia que tienen ya que sobre sus hombros recae la solución a grandes estudios y creaciones. Atendamolos y no lo dejemos perder después de haber invertidos en ellos en su preparación.
    Por otra parte mis felicitaciones a todos los actores, como siempre brillaron en cada uno de los personajes, cada uno en el rol que les toco. La serie muy buena. Feliz año nuevo a todo el colectivo que estuvo implicado en la serien Con ciencia.

  • Ulises dijo:

    Es una de las mejores series que he visto en los últimos años. Si alguien se atreve a criticar, que intente hacer una mejor, que lo creo poco probable. El esfuerzo ha dado maravillosos resultados. En cuanto a si es ficcion, puedo decir que se parece mucho a la realidad. Las opiniones seran complejas, ya que larealidad es compleja y los seres humanos somos complejos y a veces no sabemos ni siquiera que es lo que nos gusta. Yo soy un cubano de a pies y trabajo en un centro cientifico también y le puedo asegurar que no he encontrado a nadie aún que no le guste la serie.

  • Eduardo Almeida Garcia dijo:

    La serie tubo un contenido muy real y tubo una gran aceptacion de los televidentes, propongo que mas adelante tengan en cuenta para que se repita por alguno de los canales de la television.

    • Observador dijo:

      De seguro la repiten

  • MARIA dijo:

    FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS. LA SERIE FUE REALMENTE MUY REFRESCANTE. MUY BONITA. QUE RUDY SIGA POR ESE CAMINO, LAS MUJERES CUBANAS LO AGRADECEMOS. BENDICIONES PARA TODOS EN ESTE 2019

  • Carlos M. dijo:

    Para mi fue una buena propuesta. Buen guión y buenas actuaciones. Independientemente de los criterios de muchos sobre la realidad que muestra sobre los científicos debemos tener en cuenta que son seres humanos como cualquiera y estan sujetos a vivir los mismos conflictos que cualquier persona. Yo personalmente le pregunté a una cietífica cercana a mí que no trabaja en el CIGB , sobre algunos temas tratados y ella me dijo que muchos de los temas tratados si eran reales. Incluso muchos de los conflictos de trabajo. A parte de los criterios sobre los límites entre la ficción y la realidad, el producto artístico fue bueno.

  • beliño dijo:

    buenoss dias a todos, yo normalmente no veo television, porque no da gusto,cuando no se repite lo mismo no te inspira verla,el primer capitulo me gusto, el segundo capitulo me dejo en la expectativa del primero, porq no le vi la continuidad,despues llego el conflicto de las 2 mujeres por el salidero…,empeze a ver la realidad del cubano, y dije esto es lo mismo de siempre, no hay nada novedoso, algunos capitulos se equilibran por el conflicto interno del departamento,vale,aqui no se habla de los cientificos solamente,esto ocurre en todos las empresas de cuba posiblemente en dif. situaciones….Rudy Mora es el unico que ha dado hasta ahora un vuelco al audiovisual cubano, por su continuidad de produccion, no se hasta donde lo apoya la TV cubana,lo felicito por ser hijo de papa realmente y sentirse digno de este buen actor .

  • sachiel dijo:

    “…desde un principio, el director aclaró que la serie no pretendía reflejar de manera exacta la vida de los científicos cubanos…” Si cogemos a un personaje y le ponemos las anécdotas de 15, eso puede dar una idea distorsionada del ser en cuestión, aunque pueden existir personas con todos los conflictos humanos sobre sí.

    Lo importante es no reflejar sólo problemas y problematicas, sino tambien virtudes y hechos solutorios de tales problemas y problematicas; ver el accionar personal y colectivo-social.

  • Camagüey67 dijo:

    Muy buena serie y muy bien lograda, felicidades a los actores, directores y asesores, es cierto que se tocan en nombre de la ciencia, problematicas de cualquier actividad de la sociedad actual, sugiero la repitan en otro horario para poder ver todos los capitulos.

  • Rolando dijo:

    A mí en sentido general me gustó la serie. Creo que la idea de mostrar a los científicos como personas consagradas que son parte de importantísimos resultados, pero que al mismo tiempo son seres humanos con problemas, conflictos y mezquindades terrenales que pueden rozar la chancleta, se logró. El dominio mostrado por los actores a la hora de hablar en un lenguaje difícil de entender para la media de la población, logró una parte, mientras la ficción puso lo que faltaba para conectar a los menos entendidos en la materia, con esta muy buena obra de Rudy. No obstante, creo que hubo cosas que pudieron corregirse a tiempo y que deslucieron.

    Por ejemplo, aquella forma en que llegó la tarjeta arreglada para el clima del Bioterio, pareció de ciencia ficción de las malas. Eso debió evitarse. Algunas tramas quedaron demasiado a la imaginación y al cubano le gusta que los creadores tomen partido, que se decidan por un final menos abierto. Es totalmente cierto que pasamos muchos trabajos para lograr un resultado, pero la serie no muestra claramente el tiempo ni los recursos invertidos detrás de un resultado científico relevante. Me hubiese gustado que se mostraran más resultados palpables, logros de la biotecnología cubana, productos de 1er mundo o que no tiene el primer mundo, que ya están en uso en nuestro país y dicen mucho de la política científica que se ha seguido. Por último, creo que los conflictos llevaron el hilo conductor de la serie y se llevan el protagonismo, cuando debió hacerlo la labor científica. No hubo un protagónico en 11 capítulos, al que por lo menos no se le conocieran conflictos y sus logros repercutieran limpia y positivamente en él, en su familia y en su colectivo, que no creo que sea ficción, pero si lo fuera, estaría bien sustentada como justa aspiración.

    • YPC dijo:

      Hola Rolando, con el mayor respeto. Todas las cosas que usted critica fueron exactamente las que me gustaron a mi. No hubo excesos de elogios, le permitieron al espectador hacerse sus propias historias, no hubo protagonista porque no era el sentido de la serie, y en la vida real cada persona es protagonista solo de su propia vida. La serie permitió con ese lenguaje coral y plural que personas como yo, de otro contexto profesional, se vieran reflejadas en las historias. El público es inteligente, y no es el del años 80, somos multimediales y no nos gusta que nos mastiquen la información, queremos pensar. Mis felicitaciones a Rudy Mora. Después de Blanco y Negro No, es la mejor serie que ha salido de la televisión nacional.

      • Rafa dijo:

        Es que Rolando fue muchos años Director de Investigaciones del CIM, por eso comprendo como piensa.

      • eusebio dijo:

        En toda vida y colectivo humano hay contradicciones. Cosas negativas y positivas pero en la serie se mostraron bastante mas las malas. Las buenas se dijeron, pero se mostraron poco,
        Pareciera que los científicos no pueden tener hijos, pero yo conozco muchisimos casados con hijos, que trabajan ambos en centros científicos. Muchos se van de la ciencia, pero otros muchos se quedan en ella y trabajan y los hijos luegos quieren trabajar junto a ellos . Tambien los conozco.
        Coincido con el comentario de Tuyita.
        Y no es que solo de deba mostrar lo buenos que somos, pero hay que tener equilibrio entre lo negativo y lo positivo que tenemos.
        Este es uno de los sectores que más productividad tiene y que más aporta a la economía del país. El CIGB y otros centros de la biotecnología aportan cada año cientos de millones. Eso no se mostró. Cada año se entregan productos nuevos a la salud humana y animal. Eso no se mostró.

      • Rolando dijo:

        YPC, yo también respeto tu criterio y creeme que soy admirador del trabajo de Rudy Mora, pero de que hubo detalles que no estuvieron a su altura y deslucieron, los hubo. Rafa, no soy ese Rolando que dice, pero si he trabajado y trabajo vinculado a la investigación científica y por conocer el medio es que digo lo que digo. La cosa va por lo que dice Eusebio. Las contradicciones, las mezquindades, las necesidades, los corruptos, las vacas sagradas, los muros internos al desarrollo, el bloqueo, todo eso y mucho más existe, pero si llevase el protagónico, no tendríamos los logros reconocidos a nivel mundial, que tiene la ciencia cubana hoy. La mayoría del pueblo puede que no lo entienda porque la divulgación nacional de los resultados científicos es muy pobre y la de sus aplicaciones menor todavía. Quizás cuando la investigación aplicada tenga un mayor peso en la solución de los problemas sociales y de nuestra economía, esto cambie. De cualquier forma, hay muchos resultados que no se mostraron o se mostraron muy poco y considero que debieron ser la historia que vinculara todo y no la del accidente para el cual todos los centros de investigación están preparados, pero habría que contar con los dedos de una mano las veces que se ha tenido que usar una de esas duchas en toda Cuba.

        ¿Se imaginan ahora una serie dedicada a los médicos cubanos donde el hilo conductor sean este tipo de conflictos (que existen) y no se muestre que tenemos un índice de mortalidad infantil de 4/1000 y lo que eso significa, que a pesar de todo la atención médica es gratuita y que su calidad (perfectible) está al nivel de la de muchos países desarrollados, Reconocido por la OMS, que nuestros médicos se metieron (con el beneficio que obtengan, bien, que sólo entendemos los cubanos) pero se metieron en el Amazona o en Sierra Leona con el Ébola o en Haití, (donde todavía se orina en la calle), o que fueron los primeros en eliminar la transmisión del VIH de madre a Hijo en el mundo? ¿Se imaginan una serie sobre el período especial donde el protagónico lo tengan los miles de conflictos, el deterioro (de todo tipo), los emigrados o la corrupción y no lo lleve la resistencia de este pueblo que sigue aquí?

        A eso me refiero. Esos tienen que ser nuestros hilos conductores. Lo he visto logrado en series como CSI (extranjera), pero también se logró en UNO (policíaco nacional donde se mostró a los policías como personas, con conflictos, pero el hilo conductor siempre fue el cumplimiento de su misión o al menos el deseo manifiesto de cumplirla.

  • Ary dijo:

    La verdad me gusto mucho la serie y quisiera saber si tiene otros capitulos u otra temporada. Estuvo muy interesante y educativa.

  • clavel dijo:

    Realmente resulto ser una serie muy interesante. No me perdí ni un solo programa. Deseo que tenga otra temporada de mas capítulos. Excelente serie.

  • REFLEXIVO dijo:

    Muy buena serie, porque trae al público situaciones que desconecen los que no están vinculados a esos profesionales y que muchas eces sufren más de lo que la gente se imagina, no solo por problemas personales en su entorno social y familiar, sino también por lo complejo del entramado laboral, tanto en el trabajo en sí con sus dificultades, como con la actividad investigativa que es difícil. Muy buenas actuaciones. Isabel Santos, una consagrada a la buena actuación, pero todas buenas en mi opinión.
    Sugiero que, tal vez, Rudy Mora u otro valiente, se metan en el mundo de la Salud, tal vez un hospital grande y también los poblemas de un municipio, lo que se sufre para atender bien a las personas, los problemas de pérdida de valores, las violaciones éticas, las incomprensiones y encontrar el aquello de “A cada quien de acuerdo con . . .”, que está duro. Es la vida oculta, la que pocas personas conocen y que no se explican, por ello, por qué suceden ciertas cosas, no justificables, pero sí explicables. Ese mundo es más complejo que el del CIGB, porque se atiende a las personas, se enseña a los estudiantes, cubanos y otros, entonces algunas cosas pudieran deformar a los educandos para su vida futura. Hace falta un Valiente. Gracias por la serie y por el artículo.

    • TM.61 dijo:

      En General la serie me gustó. Las palmas a Rudi Mora y a todo el elenco de actores y actrices que participaron. Los planos de filmación espectaculares, nada que envidiarle a nadie.
      En cuanto a las historias contadas, si algo le hiciera un señalamiento sería al asesoramiento. No digo que fuese mal, sino que hubiese preferido que tuviera otros puntos de vistas. Si bien es cierto que se entrevistaron a varios trabajadores del Centro, la asesoría debió de haber estado formada por varios trabajadores que aportasen diferentes puntos de vistas. Lo he dicho otras veces, una pena que siendo la Dra. Lidia una trabajadora con más de 30 años en el Centro no hubiese abogado, (quizás lo hiso sin éxito, no sé), con Rudi para que de alguna manera se hiciera alguna referencia a los tiempos en que la realidad social era realmente muy distinta en el CIGB. Años, no pocos, en los que nuestro Centro, todo, fue lo que podría llamarse un “laboratorio”, no solo biotecnológico sino social. Tiempos que, vistos desde los años, a pesar de los conflictos que sin duda había, y muchos, hoy nos parecen maravillosos. Y no pocos, incluyendo a la Dra., con mucha frecuencia rememoramos. Tiempos sin CPLs, sin los 10cuc a fin de mes, y con jornadas que terminaban ya bien avanzada la noche. De aquellos tiempos, que pudieron haber vividos personajes como el Dr. retirado y reincorporado que representó esa catedra de la actuación cubana que es Manuel Porto, o la Dra. de la espectacular Isabel Santos. Quien sabe, hasta un romance pudieron haber tenido, como diría un amigo, “se han dado casos”.
      En el episodio en que la Dra. Interpretada por Isabel hiso el protagónico, lo sobresaliente fue su actuación, sin duda alguna. Pero la trama pudo ser mejor planeada. Estuvo fuerte en que un vial que costó “una postura de gallina” conseguir, finalmente termine en las manos de la líder del proyecto que tiene un descontrol total de sus manos, mientras que todo el resto del equipo está justo de tras de ella como prestos a adivinar donde va a caer e dichoso reactivo cuando se le caiga. Ñooo! Apreteichon!!!
      Agradezco la explicación del porqué del accidente de la muchacha con el pomo de ácido, pues sé que eso acá es algo muy difícil que ocurra. Jamás, ni en los primeros años en que el desconocimiento de las medidas de seguridad era mayor, un pomo de una sustancia corrosiva se guardó en alto.
      A mi pesar, considero que al igual que no pocas obras culturales cubana de los últimos años, el regusto que dejó al final la serie, al menos entre los que vivimos en este mundo de la ciencia cubana fue agridulce, (con un poco más de “agri” que de “dulce”). Creo que solo a excepción del capítulo donde la figura fue el personaje de Manuel Porto, representando a “una vaca sagrada”, que se atrinchera desde su privilegiada posición de poder para frenar la perfeccionadora innovación que trae un investigador joven, creando así el conflicto social buscado por el director, con el desenlace POSITIVO que llega con la reacción final del viejo y experimentado Dr. al no solo reconocer lo bueno y mejor del trabajo del joven sino a colaborar con sus conocimientos a llegar al feliz termino el proyecto. Solo con esta acepción, (puede que con alguna otra más que se me escape), en casi todos los demás conflictos la moraleja no es muy edificante, (a penas les faltaría una banda sonora al estilo de Suite habana), y más de la mitad del Centro empezaría este 2019 gritando en las calles “La Paleticaaaaa!!, Tamaleeeees!!!.
      Pero repito, por lo que a RTV Comercial refiere y a Rudi Mora y su equipo se refiere, califico el resultado con 10+

      • Mario Mho dijo:

        AL fin se hace transparente la raíz de propiciar la FUGA DE CEREBROS desde dentro, me encanta el comentario de TM que evidentemente compartió los momentos de las 16 horas diarias de promedio que habitualmente se hacían y que la consagración iba más allá de un mito era algo sencillo empezabas a las 0800 hasta las 2200 que te montabas en la guagua del Centro hasta el otro día que repetías la rutina y los sábados todos, hasta las 1700 horas sin que nada lo cambiase.
        Las 5 Vacas Sagradas como ahora han decidido nombrar más allá de los errores que por su propio ego pudieron cometer y creanme fui afectado en más de una ocasión aportaron muchos valores positivos en la formación de los que hoy continuan y dudo mucho que sin ellos hoy los valores de los que están merecerían el respeto y consideración que los engalanan.
        Nada mis compañeros que hoy siguen y los que se sumaron en el tiempo merecen todo el respeto y admiración que la serie aportó. Lastima que me parece que el tema de los voluntarios de la Vacuna del SIDA fue al parecer tocado con parábolas, pero en fin. Reitero mis respetos.

Se han publicado 134 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda, graduada en 2012 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Autora de la sección “De madre y de padre”. En Twitter: @MeryCarmenRamon

Vea también