Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

México vibra con Lizt Alfonso Dance Cuba

| + |

Presentación de la compañía Lizt Alfonso Dance Cuba en México. Foto: Lizt Alfonso/ Facebook.

El espíritu bullanguero de Cuba lució su elegancia y sabrosura a la perfección en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, durante el extenso paseo musical denominado “¡Cuba Vibra!”, entre pasos de chachachá, mambo, rumba, conga, boleros y rock and roll, con la dinámica compañía dancística de Lizt Alfonso.

Todo un legado cultural y artístico fue aclamado por el público que experimentó una intensa pasión descollante por la riqueza musical y esplendorosas figuras de baile, demostrando los integrantes profesionales del espectáculo que la herencia de Cuba al mundo va más allá del tabaco, la caña y el ron.

Con coreografías de la virtuosa Lizt Alfonso, el espléndido montaje es un regresar al tiempo de las profundas raíces sonoras cubanas que, a través del arte dancístico, la compañía celebra la energía y carácter de esta nación hermana.

El show “¡Cuba Vibra!” arrancó a las 20:40 horas para llegar a los hondos orígenes melodiosos, acompañándose de una refinada orquesta que contaba con piano, violines, chelo, guitarra acústica, batería, percusiones, cantantes… y mucho ají cascabelero.

El viaje ofreció una gala de fusiones instrumentales y de danza, de la inocencia guajira a la voluptuosidad yorubá, desplegando arte lúdico desde ballet clásico y contemporáneo a zapateos de flamenco con giros de alegre gitanería.

El acto inaugural fue “De tierra y aire”, con música de Reynier Mariño y “Alas… para existir”, de Yuniel Rascón, siguiendo “Hombre” de Denis Peralta, con relucientes ritmos afrocubanos de palos, percusiones, cajones y palmas sin cesar.

Un tributo a la fragante hermosura de las mujeres caracterizó al primer segmento, con las pantallas monumentales del coloso de la Avenida Reforma iluminado por vistosas ilustraciones para enaltecer la feminidad, misma que fulguraba a la par en escena con la entrega de las virtuosas estrellas de movimientos sensuales.

Continuaron con los actos “De novo” de Denis Peralta, “Fuerza y compás” de Reynier Mariño, así como la retumbante fiesta de carnaval de aire carioca “Rumbatucada”, de Dayron Echevarría, Juan Pablo Solas y Mauricio Gutiérrez, la cual destacó por el goce percutivo con caballeros de tacuche que custodiaban a las espigadas bailarinas.

Prosiguieron “Té bailable” (de Efraín Chibás, Ernesto Hermida, Yuniel Rascón, Echevarría, Solas y la célebre Lizt Alfonso). Uno de los momentos de mayor nostalgia desgajó la inolvidable “Quizá, quizás, quizás”, escrita en 1947 por el compositor cubano Osvaldo Farrés, un bolero que popularizó por el mundo latino el amado negrito del jazz estadunidense Nat King Cole.

Siguió “Espiritualidad” de Carlos Alfonso y “Se armó la rumba” (creación conjuntada igual por Chibás, Echevarría, Hermida, Solas, Rascón y Alfonso).

La pachanga musical y danzarina llegaba prácticamente a su fin con el original blues de la pianista y compositora mexicana Consuelito Velázquez (1916-2005) “Bésame mucho”, escrito en 1940 y transformada en bolero para festejar los cien años de este género nacido en Cuba (para variar), lo que provocó sendas emociones entre los presentes que cantaron la canción con frenesí.

Luego de dos horas y constantes cambios de vestuarios fabulosos y coloridos, el elenco cubano culminó con la coreografía “Música y estrellas” que, entre guaracha y candela, los jóvenes bailarines y bailarinas complacieron a los reunidos intercalando rondas de contradanza. El público les aplaudió de pie al igual que a la orquesta, apareciendo del mismo modo la creadora de esta sobria empresa internacional, Lizt Alfonso, quien junto a su equipo fue abrazada con poderosas aclamaciones.

Fundada en 1991, la “Lizt Alfonso Dance Cuba” es la primera agrupación danzaria cubana que actuó en la ceremonia de los Latin Grammy Awards en 2015. Fue protagonista junto a Enrique Iglesias, Descemer Bueno y Gente de Zona, del videoclip “Bailando”, el más reproducido en el idioma español y séptimo en la historia de Youtube.

Recibió en la Casa Blanca, de manos de la entonces primera dama, Michelle Obama, el International Spotlight Award (Premio de Honor Internacional) a petición del Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades (2016). Se ha presentado en más de 200 ciudades de los cinco continentes y por primera vez lo hizo anoche en nuestro país, para celebrar más de 25 años en escena.

(Tomado de El Proceso)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también