Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Lagarde y gobierno de Macri elogian marcha del ajuste mientras argentinos protestan en las calles

| + |

 

Las protestas de sindicatos y movimientos populares dejan muy clara la real respuesta de Argentina al acuerdo del gobierno de Macri con el FMI. Foto: Página 12.

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo este sábado que Argentina está “inequívocamente” progresando en políticas fiscales, mientras en las calles sindicatos y movimientos populares volvían a repudiar el acuerdo entre el organismo internacional y el gobierno, mientras el presidente Mauricio Macri declaraba que el FMI “no es malo”, sino que “quiere ayudar a Argentina a hacer algo bueno en su economía”.

En rueda de prensa en Buenos Aires en la que le acompañó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, Lagarde declaró que “vemos que la economía se recuperará y mejorará hacia inicios de 2019 y de forma continuada hasta 2020. También vemos que la inflación va a bajar en ese período de tiempo”.

Según la directora del FMI, funcionarios del organismo tuvieron consultas con funcionarios argentinos luego de que el nivel de inflación de 29,5% a doce meses marcado en junio superara los límites previstos, pero consideró que las metas de inflación de Argentina son “alcanzables”.

“Tenemos respeto y apoyo por las políticas que está desarrollando el Gobierno argentino”, dijo la jefa del FMI.

“Si me preguntan si el acuerdo que tenemos está funcionando, si es efectivo, si las autoridades están en el buen camino, mi respuesta es indudablemente sí”, aseguró.

En una irónica reacción en Twitter, el guionista y productor de TV Guido Tomio escribió: “Ahora que la Presidenta de la Nación, Christine Lagarde, nos dijo que el año que viene mejora la economía me quedo mucho más tranquilo”.

El gobierno de Mauricio Macri acordó con el FMI reducir su déficit fiscal del 3,8% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017 al 1,3% en 2019, en un escenario de incipiente recesión económica e incremento de la pobreza. Igualmente, se comprometió a reducir la tasa de inflación del país austral, que en junio escaló a 3,7% mensual tras una fuerte devaluación del peso argentino.

El acuerdo con el FMI prevé además que el país baje la tasa de inflación al 17% en 2019, 13% en 2020 y 9% en 2021. Según dijo Dujovne este sábado, el gobierno se esforzará para cumplir tanto con las metas fiscales como las inflacionarias.

De los 50 mil millones acordados, el FMI ya ha desembolsado 15 mil millones. El crédito deberá ser pagado en un plazo de tres años, y quienes rechazan el plan aseguran que causará mayores recortes sociales.

En agosto debe llegar a Buenos Aires una delegación de personal técnico y administrativo del Fondo, que chequeará el cumplimiento de las metas económicas y fiscales acordadas con la nación sudamericana, y en septiembre una misión oficial del organismo estará en la capital argentina para la primera revisión oficial del acuerdo del crédito.

Pero desde el anuncio del acuerdo y el comienzo de los ajustes, las protestas de sindicatos y movimientos populares han puesto muy clara la real respuesta de Argentina al acuerdo del gobierno de Macri con el FMI, que obliga al país a un fuerte ajuste fiscal y reducción de gastos, con un impacto negativo en el área social.

“Va a ser peor que la crisis de 2001 porque en dos años y medio está tomando una velocidad increíble. Para llegar al 2001 nos perjudicaron los grandes grupos económicos durante 30 años”, afirmó Esteban Castro, secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.

“El estado deja de gastar en servicios públicos, esos servicios públicos se encarecen, la gente no puede consumir, los negocios se cierran, hay más desocupación y vienen los estallidos sociales”, dijo por su parte Juan Grabois, cofundador de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.

En contraste, las declaraciones del presidente Macri mostraron total sintonía con Lagarde. Para el mandatario, el FMI “no es malo” sino que “quiere ayudar a Argentina a hacer algo bueno en su economía”. “¿Cómo va a ser malo para nosotros lograr tener un equilibrio que nos permita no estar dependiendo de los buenos vientos del mundo?”, preguntó.

En las calles, sindicatos y movimientos sociales protestan contra el ajuste y la presencia de Lagarde y el FMI en suelo argentino.

“Lagarde, una visita non grata” fue el titular de Página 12, que reporta que movimientos sociales, gremios y dirigentes de la oposición realizaron dos marchas para repudiar el acuerdo del gobierno con el FMI y entregaron una carta dirigida a Christine Lagarde en el Banco Central.

Las protestas reúnen a organizaciones como el frente Milagro Sala, las dos CTA, el Bloque Piquetero Nacional, agrupaciones nucleadas en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y Camioneros, el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), a las que se sumaron otros movimientos políticos y trabajadores despedidos de la agencia de noticias Télam.

Entre las banderas que encabezaron las marchan se leían algunas con las consignas “No al FMI. Deuda odiosa” y  “La Patria está en peligro. No al FMI”.

La carta entregada en el Banco Central, firmada por cientos de dirigentes, intelectuales, artistas y militantes, aclara a Lagarde que el acuerdo con el FMI “es rechazado por la mayoría de la sociedad argentina” y le recuerda que, pese a la exigencia constitucional, Macri “se negó a someterlo a un Congreso que sin duda lo rechazaría”.

Además, destaca los “volúmenes elevadísimos de deuda” que “se destinaron a la fuga de capitales” y alerta al directorio del FMI sobre “la explosiva situación social que vive la Argentina y que seguramente se agravará a medida que se apliquen las medidas pactadas”.

“Le solicitamos que en su carácter de Directora Gerente transmita al Directorio que este acuerdo entre el Organismo y el Poder Ejecutivo no cuenta con legitimidad jurídica, política ni social; que los fondos comprometidos se utilizarán de manera claramente fraudulenta en perjuicio del país; que el programa económico impuesto producirá una catástrofe social; y que, por lo expuesto, ante un cambio de gobierno, será puesto en crisis”, concluye.

(Con información de agencias y Página 12)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también