Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Nuevas medidas gubernamentales exacerban tensiones en Francia

| +
_noticia_normal

El Ejecutivo de Emmanuel Macron anunció un plan económico para el próximo año con el cual pretende estimular el poder adquisitivo de los franceses. Foto: Cinco días

El anuncio del presupuesto para el 2018 y de la fusión de la empresa ferroviaria Alstom con la alemana Siemens fueron grandes temas de la semana en Francia, que provocaron numerosas reacciones de rechazo.

En medio de un clima tenso a raíz de las protestas contra la reforma laboral, las nuevas disposiciones generan más inquietudes y para muchos evidencian la decisión gubernamental de llevar al país por un camino neoliberal.

El Ejecutivo de Emmanuel Macron anunció un plan económico para el próximo año con el cual pretende estimular el poder adquisitivo de los franceses, mejorar la competitividad económica y cumplir con los compromisos europeos de ubicar el déficit por debajo del 3,0 por ciento, una meta escurridiza para el país en los últimos años.

Sin embargo, para alcanzar esos propósitos el plan apunta a reducir el gasto público en un 0,7 por ciento, lo que equivale a 16 mil millones de euros y constituye un recorte inédito en esta nación europea.

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, admitió que se trata de una decisión ‘difícil, pero necesaria’ para echar adelante el crecimiento país.

Las afectaciones impactarán con fuerza en las partidas destinadas al empleo (reducción de contratos subvencionados), las ayudas a las familias pobres y el transporte (con la congelación de proyectos de infraestructuras).

Asimismo, un total de mil 600 puestos de trabajo en el sector público serán suprimidos, y los gastos de seguridad social caerán en cinco mil 500 millones de euros.

El anuncio generó de inmediato una ola de reacciones que cuestionaron ‘un presupuesto para los ricos’, tal como lo resumieron varios medios de comunicación.

Entrevistado por la publicación Marianne, el exministro socialista Christian Eckert estimó que se trata de un presupuesto claramente de derecha, y provocará un aumento de la desigualdad fiscal y social.

El Partido Comunista emitió un comunicado en el cual indicó que el plan económico está al servicio de los más ricos, y contribuirá al desmantelamiento del modelo social francés.

En paralelo, se conoció la decisión gubernamental de avalar la fusión de Alstom con la alemana Siemens, lo cual para el ex ministro socialista Arnaud Montebourg, es una muestra de la ‘antipolítica industrial’ llevada a cabo en los últimos años.

Constructora de los trenes de alta velocidad (TGV) considerados un símbolo tecnológico de esta nación europea, Alstom pasará el 50 por ciento de su capital a manos de Siemens, entidad que además ocupará seis de los 11 asientos en el consejo de administración.

‘He aquí lo que podríamos llamar la crónica de un desastre nacional anunciado, y la realidad de una verdadera antipolítica industrial’, lamentó en una columna publicada en Le Monde.

El socialista recordó varios hechos similares ocurridos en los últimos cuatro años, como la venta de la empresa gala de telefonía Alcatel al finlandés Nokia, o la absorción del grupo constructor Lafarge por parte del suizo Holcim.

De su lado, el conservador Eric Woerth cuestionó en su cuenta de la red social Twitter: ‘¿Es esto el fin del Alstom? ¿El TGV va a pasar a ser alemán? ¿Por qué el Gobierno acepta un desequilibrio tal?’.

Desde la derecha, el también ex titular Xavier Bertrand sostuvo que con esa operación ‘no se construye un campeón europeo, sino un campeón alemán’, y lamentó que el precio de la amistad franco-alemana sea la relegación de la industria francesa.

Si bien las autoridades señalaron que la fusión tendrá lugar con todas las garantizas para Francia, los trabajadores temen ahora un cierre de fábricas o despidos masivos, otro factor que exacerba preocupaciones en el ya tenso panorama nacional.

(Con información de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también