Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Cuba ha hecho de la salud un derecho, reconoce congresista de EEUU

| 3 |
El congresista demócrata de Estados Unidos, Danny Davis. Foto: Prensa Latina.

El congresista demócrata de Estados Unidos, Danny Davis. Foto: Prensa Latina.

El congresista demócrata de Estados Unidos, Danny Davis, consideró que Cuba ha sabido adoptar el concepto de la salud como un derecho.

En medio del debate existente en EE.UU. acerca del cuidado de salud, el representante por Illinois expresó que el tema siempre le ha interesado, que lo ve como una cuestión de derecho y no de privilegio.

Cuba no solo ha sabido abrazar ese concepto, sino que ha sido capaz de implementarlo”, manifestó el legislador, quien recordó haber tenido experiencias maravillosas en el área médica durante viajes realizados a la isla caribeña.

Rememoró que en diferentes visitas se interesó por temas como los cuidados ambulatorios y su desarrollo, además de las las estrategias contra el VIH y el Sida.

Asimismo, conoció sobre los tratamientos contra la diabetes y el modo de reducir amputaciones relacionadas con esa enfermedad, en alusión al Heberprot-P, un medicamento cubano único de su tipo a nivel mundial contra las úlceras del pie diabético.

De acuerdo con el congresista, la mayor de las Antillas ha tenido un alto grado de cumplimiento en el principio del cuidado sanitario.

Si Cuba puede hacerlo, nosotros tenemos que ser capaces de hacerlo también, señaló en referencia al caso de su país, donde no existe un sistema de salud universal y millones de personas deben pagar altos costos por la atención médica.

A decir de Davis, es esperanzador ver que los pensamientos e ideas que tienen muchas personas en esta nación pueden ser alcanzados si se ponen hacia adelante continuos esfuerzos.

Davis participó en la Conferencia Legislativa Anual del Caucus Negro del Congreso, celebrada hasta ayer en el Centro de Convenciones Walter E. Washington, y en esa cita intervino en un panel sobre los centros comunitarios de salud de Estados Unidos.

En ese espacio se habló sobre el proyecto que realizan profesionales del Ministerio de Salud Pública de Cuba y un equipo de la Universidad de Illinois en Chicago para estudiar factores de riesgo que inciden en la mortalidad materno-infantil en Englewood, un barrio de esa urbe.

Creo que es maravillosa la presencia de este grupo cubano en Chicago, he tenido la oportunidad de interactuar con ellos y conocer algo del trabajo que están haciendo, manifestó el representante.

Davis expresó el deseo de que colaboraciones de este tipo puedan continuar. “Considero que es un gran avance poder acercar a los dos países de este modo”, apuntó.

(Con información de Prensa Latina)

Vea también:

Cómo traer a casa la esperanza en forma de una vacuna cubana contra el cáncer

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Cada una de estas visitas para conocer y divulgar las verdades de Cuba, favorecen a la Isla y demuestran las falsedades de la ultraderecha de Miami.

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Este legislador norteamericano reconoce los logros de nuetstro sistema de salud, que bueno que galenos cubano y noerteamericanos se una en el empeño de luchar pòr la vida en este campo.
    Hasta la victoria siempre .
    Dinardo

  • Jorge Aniceto Molinari dijo:

    En el Uruguay he publicado esta nota para seguir avanzando en el tema, del que Cuba es una abanderada en el mundo.

    La salud de la gente.
    (Abordando eso gris, que parece la teoría).
    El avance de la ciencia nos asombra, en contrapartida la organización social, política, empresarial del tema nos preocupa y sentimos, que como en el conjunto de la organización humana existe una profunda crisis también irreversible para este modo que predomina, de organizar la economía y en que a pesar de la incidencia de enormes procesos revolucionarios la salud está inmersa.
    Hoy existen condiciones materiales como para llevar digitalmente las historias clínicas de todos los que habitamos el planeta Tierra, pero además por si esto fuera poco, los avances que se han desarrollado en materia de detectar la posibilidad de afecciones para cada ser humano y el tamaño de su costo en relación con el conjunto de la economía no deja de asombrarnos. Ya no son necesarios exámenes que por su erogación eran patrimonio de un sector privilegiado de la sociedad, y sin los cuales le era imposible a los médicos diagnosticar correctamente. Nos atrevemos a decir que la inmensa mayoría de los costosísimos exámenes en corto plazo serán cosa del pasado.
    También sabemos que esta circunstancia pone en jaque a la parte de la organización empresarial que hace de la salud un negocio y la vincula con toda la organización empresarial que para el conjunto de la actividad económica existe en el mundo.
    ¿Entonces por dónde empezar para que esto que hoy es una traba se transforme en algo que beneficie a todos?
    Un viejo amigo, algunos años mayor que yo, me lo resumió en una frase de aplicación directa para el Uruguay, gobernado además por un prestigioso médico: «se debe hacer lo mismo en esto de lo que se hizo con las ceibalitas1», el tema me entusiasmó, pues si nuestro país en este terreno puede dar una señal en el mismo sentido de lo que han sido las ceibalitas, con seguridad de que habremos podido aportar un importante granito de arena para el avance del mundo. No es sencillo, pero el desafío es apasionante.
    Abundemos, a fines del 2012, en oportunidad de representar con el Consejero Gualberto De León, en Lima, en un congreso de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), a la Caja Bancaria de nuestro país, fuimos partícipes de una disertación del Dr. Ruben Torres, argentino, consultor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien había colaborado directamente con la Dra. María Julia Muñoz, el Dr. Miguel Fernández Galeano y el Cr. Daniel Olesker en desarrollar el nuevo sistema nacional de salud integrado, implantado en el Uruguay. Tuvimos entonces la oportunidad de expresar el avance que ello había significado pero a la vez nuestra preocupación porque en las actuales circunstancias el costo para el Presupuesto General de la Nación se hacía cada vez más oneroso, en la medida de que las prácticas médicas que se aplicaban, así como la industria de los medicamentos y los instrumentales médicos inducían a ello.
    El Dr. Torres a la vez que elogió el ejemplo uruguayo y lo destacó en este evento nos hizo partícipe de la misma preocupación así como de la necesidad de abrir el debate sobre el mismo.
    En el Uruguay se ha venido dando un proceso de cierre de servicios médicos dirigidos a núcleos determinados de funcionarios, (Ancap, BHU), producto de lo anterior y de que hoy la atención médica requiere de servicios que ninguna institución, con objetivos específicos, tendría posibilidades propias de presupuestar, lo que en los hechos genera un debate sobre pérdidas de beneficios y privilegios que no sólo son inconducentes sino que no van al meollo del asunto, pero con el inconveniente no menor de que en la filosofía que se aplica actualmente lo general va en desmedro de lo particular.
    Debemos decir además que existen desniveles de ingresos y de asistencia, que una salud aplicada al viejo estilo inexorablemente acentúa y la hacen a la larga presupuestalmente inviable.
    Nos preocupa además que los actores tomen posiciones cada cual defendiendo su chacra sin comprender la gravedad del problema y la necesidad de encontrar una salida de progreso colectivo, que en este caso el avance de la tecnología se va a encargar de dar en la medida que la sociedad, sus autoridades y sus organizaciones la asuman.
    Otro capítulo de enorme importancia en el tema, y que no pocas veces se ha planteado, es el de la libertad individual ante conductas que deben ser asumidas colectivamente, como lo es un examen completo de la situación sanitaria de cada uno.
    La libertad individual hoy debe ser defendida en un marco de organización social democrática que permita a cada quién disponer de la información para hacer mejores sus condiciones su vida y hacer con ella lo que considere más conveniente y con buena capacidad social de asesoramiento. Porque además frente al individuo que supuestamente no quiere conocer su verdad sanitaria, está la de los grandes conglomerados empresariales que la disponen para todo aquello que es su negocio, y vaya si es una traba para la salud pública, pues van a la atención del hecho consumado y no de la prevención.
    Por último y por ahora, abordemos también el Sistema Nacional de Cuidados, el éxito y el costo de este proyecto muy importante del Gobierno, está muy relacionado con esto que estamos exponiendo, en que cada una de las personas asistidas pueda contar con esta información, para el mejor desarrollo del conjunto del proyecto. Una cosa es presupuestar sabiendo lo que se atiende y una muy otra, atender los hechos consumados. Es una conducta a cambiar, para la cual se necesita también voluntad política.
    Jorge Aniceto Molinari,
    Lavalleja, 20 de agosto 2017.
    Nota:
    1El Plan CEIBAL es un proyecto socioeducativo de Uruguay. Fue creado por decreto del 18 de abril de 2007 «con el fin de realizar estudios, evaluaciones y acciones, necesarios para proporcionar un computador portátil a cada niño en edad escolar y a cada maestro de la escuela pública, así como también capacitar a los docentes en el uso de dicha herramienta, y promover la elaboración de propuestas educativas acordes con las mismas». La sigla CEIBAL es un retroacrónimo que significa «Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea». Fuente: Wikipedia.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también