Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La Chicago Consort sedujo a Santa Clara

| 2 |
La agrupación Chicago Consort concluyó en Santa Clara su gira por Cuba. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

La agrupación Chicago Consort concluyó en Santa Clara su gira por Cuba. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

La ovación del público asistente en el concierto de la agrupación estadounidense Chicago Consort, en la tarde del domingo 25 de junio, en el teatro La Caridad de Santa Clara, significó el reconocimiento y la admiración muy bien ganados por los jóvenes músicos, quienes demostraron profesionalidad y destreza encomiables en su primera gira en Cuba.

Fue impresionante la limpieza en las ejecuciones de cada pieza por los integrantes de la Chicago Consort, dirigidos por el maestro Thomas Wermuth, quien agradeció la acogida del público y elogió la presentación de la Orquesta Sinfónica de Villa Clara bajo la batuta de la maestra Irina Toledo Rocha.

La agrupación anfitriona abrió el concierto con un repertorio aderezado de cubanía con piezas como Danzón Legrand, del compositor Andrés Alén; El médico de pianos, de Jorge López Marín, y la muy gustada Camerata en Guaguancó, de Guido López-Gavilán.

Cabe destacar el papel protagónico de jóvenes instrumentistas de la orquesta que asumieron roles de solistas, como los violinistas Rachel Machado y Alejandro Pérez, y la flautista Susana Izquierdo.

Luego, cedieron el escenario a Chicago Consort que regaló un espectáculo de lujo, en el que se apreció de manera fehaciente la calidad musical de los estudiantes con edades comprendidas, mayoritariamente, entre los 15 y 19 años, y formados en el método de aprendizaje Suzuki.

Los jóvenes músicos deleitaron al auditorio con Asturias, de Isaac Albéniz; La bella cubana, de José White; La muerte del ángel, del argentino Astor Piazzolla; Hallelujah, de Leonard Cohen; Csárdás, de Vittorio Monti; Sabrina, de John Williams; I dreamed a dream, de Claude Michel Schönberg, y Capricho Español, del compositor ruso Nikolai Rimsky-Korsakov, entre otras obras.

Impresionante la ejecución de la pequeña solista Caitlin Yambao, de solo 13 años, en la exigente obra Zigeunerweisen, de Pablo de Sarasate, que al igual que sus compañeros demostró no solo talento, sino disciplina y entrega total a la música, cualidades insoslayables en los futuros integrantes de la Orquesta Sinfónica de Chicago.

Sobre el concierto y la gira de la agrupación por primera vez a Cuba, el director Thomas Wermuth comentó:

“Este concierto fue el cierre de la gira. Los niños están impresionados por la energía que mostró el público hacia la agrupación. Estas giras siempre son muy educativas para los muchachos. Aquí se va educando una generación, son niños que salen fuera de su país a conocer y pasamos por lugares de Cuba que no se ven en la publicidad. Nos interesó ir a pueblos pequeños, no a lugares turísticos. Es una experiencia muy interesante.

“Pienso que con estos intercambios hay puentes que se crean y amistades que surgen y duran mucho tiempo. Es muy interesante y educativo para los muchachos, pues es muy diferente la vida en Cuba y en Estados Unidos. Y es importante verlo, respirarlo y tender esos puentes, ya que ayuda a abrir más puertas y a que haya mayor entendimiento entre los dos países”, manifestó.

Los integrantes de la Chicago Consort mostraron su talento y disciplina en la ejecución de los instrumentos, conducidos por Thomas Wermuth (en la foto tocando el violín). Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

Los integrantes de la Chicago Consort mostraron su talento y disciplina en la ejecución de los instrumentos, conducidos por Thomas Wermuth (en la foto tocando el violín). Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

La Orquesta Sinfónica de Villa Clara, dirigida por la maestra Irina Toledo, abrió el espectáculo musical. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

La Orquesta Sinfónica de Villa Clara, dirigida por la maestra Irina Toledo, abrió el espectáculo musical. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

Impresionante la ejecución de la pequeña solista Caitlin Yambao, de solo 13 años. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

Impresionante la ejecución de la pequeña solista Caitlin Yambao, de solo 13 años. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia. Foto: Ramón Barreras Valdés/ Vanguardia.

(Tomado de Vanguardia)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carmen Rosa dijo:

    Que tristeza no poder disfrutar en mi terruño de estos niños que si hacen música….
    Espero y pido a Dios porque en la próxima oportunidad visiten Guantánamo.
    Gracias y por favor haganles llegar el cariño de una fiel admiradora por la música que ejecutan
    !!! FELICIDADES!!!

  • margarita dijo:

    Como me impresionó la niña Caitlin Yambao, es impresionante como ejecuta el violin, su virtuosismo es impresionante, con apenas 13 años QUE TALENTO .
    Ella vive y siente las melodias que ejecuta.
    Le deseo mucho éxito en su carrera artística.
    La admiro mucho.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también