Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Marta Jiménez se impuso la tarea de impedir el olvido del heroísmo de este pueblo (+ Video)

| 16 |
Entierro de Marta Jiménez.

Durante la despedida de duelo de Marta Jiménez en el Cementerio de Colón, este lunes. Foto: Cubadebate

Palabras de Guillermo Jiménez (Jimenito), combatiente del Directorio Revolucionario, en la despedida de duelo de Marta Jiménez, combatiente revolucionaria y diplomática, viuda del mártir Fructuoso Rodríguez.

Recuerdo cuando conocí a Marta.

Fructuoso estaba asediado por la policía. Se habían suspendido las clases universitarias por el ataque al Cuartel Goicuría. Se habían suspendido también las garantías constitucionales. Entonces, como de costumbre, él entraba y salía de la clandestinidad; o más bien de la semiclandestinidad, que era lo que vivíamos en aquella época. Se las arregló para distraer el asedio de la policía y se apareció con esa muchachita, que ninguno de nosotros conocíamos.

El cuarto estaba en penumbras, era tarde en la noche, pero aquella muchachita, Marta Jiménez, tenía unos ojos claros que iluminaban la habitación. Fructuoso me dijo que iba a casarse con Marta, lo cual era una noticia extraordinaria. La situación en aquel momento ya estaba definida en el país. Estamos hablando del año 56. Poco después se firmaría el Pacto de Caracas, el desembarco del Granma.

Todos estábamos conscientes de que nos encontrábamos en la antesala de una situación, incluso más difícil de la que ya se había vivido. Y yo miraba a aquella muchacha, con su sonrisa permanente y sus ojos claros, y solo podía preguntarme – y nunca he podido olvidarlo- si aquella muchachita, que no pertenecía al mundo nuestro, que era evidente que todavía no había tropezado con los grandes abismos del dolor humano, era consciente del paso tremendo que estaba dando en su vida, atándola a la de Fructuoso.

Fructuoso, por si no lo saben, era uno de los compañeros de más condición y valores, en una generación que se destacó por tener méritos excepcionales. Fructuoso era por naturaleza, por derecho propio, uno de los grandes líderes, que nos orientó a muchos de nosotros. Y ella iba a unir su suerte, nada menos que con él. Y sólo pensaba en eso… ¿Ella sabrá lo que está haciendo?, ¿ella sabrá a qué se está exponiendo? Evidentemente, nunca me he equivocado más.

En los 60 años siguientes, Marta nos dio muestra permanentemente, sin cansancio del carácter, de su firmeza, una firmeza que ante los problemas que la vida le deparó, en las grandes pruebas en que los hombres y las mujeres se crecen, Marta siempre se crecía más. Y yo no he podido dejar de pensar en que había subestimado a aquella muchachita tierna, dulce, criada en una familia de clase media, con todos los valores de la época. Hija de un médico, la habían educado para lo que se dedicaban las muchachitas de la época, como hija única y estudiante universitaria. Ella rompió con todas esas barreras, y meses después de haberla conocido, se casó con Fructuoso. Y meses después, empezó a dar muestras del carácter que escondía aquella personalidad aparentemente frágil.

Marta y Fructuoso se casaron en julio y el 20 de octubre, tras el atentado a Blanco Rico, los compañeros que dirigían la FEU -particularmente, Jose Antonio y Fructuoso-, tuvieron que entrar en la clandestinidad más profunda de la cual nunca salieron, hasta que los mató la dictadura de Batista.

Y ahí estaba Marta, sin transición ninguna, sin ningún esfuerzo, a la altura del momento y de la época. Sobrepasó los momentos más difíciles como cualquier combatiente revolucionario. Ella nos dio ejemplo siempre. Allí estaba Marta con Fructuoso. Ahí se ligó con los compañeros en las casas del cuartel general y era una combatiente más. Demostró que el esqueleto del que está construido un revolucionario son los valores y los principios, y que esos existen en todas las etapas. Existen en el capitalismo y en el socialismo. En el socialismo, con más razón hay que mantener esos principios siempre. Marta fue consecuente con ello.

Llegó el 20 de abril de 1957 y los hechos de Humboldt 7, aquella cosa terrible. La dictadura, sin dudas, se esmeró en sus manifestaciones de crueldad en Humboldt 7. Todas las las formas de la maldad de la policía represiva de Batista la aplicaron en aquellos cuatro compañeros. Pero si en algún momento lo hicieron para amilanar a los revolucionarios y a la población de Cuba, Marta les jugó una mala pasada.

El entierro de Fructuoso y de los tres compañeros de Humboldt 7 se convirtió en la última batalla de cuatro grandes jinetes, y lo logró Marta Jiménez. Ella se puso al frente de aquel entierro lleno de policías por todas partes y ella logró evadir de tal forma el cerco policiaco, que no tuvieron el valor moral de romper la manifestación. Y realmente, para todos los que vivimos aquello, estuviéramos o no comprometidos en la lucha, esa imagen quedó para siempre en todos nosotros. Esa es una imagen imborrable. Esa es una imagen de las posibilidades enormes del valor y la entereza de las mujeres cubanas de todas las épocas. Para nosotros ella es un símbolo. Es más que una combatiente, es un símbolo de esa entereza y de esa firmeza.

Pero Marta no se contentó solo con ese entierro, emblemático e histórico en nuestra historia revolucionaria, sino que siguió trabajando en la lucha insurreccional en todas las ocasiones que tuvo, hasta el último el Triunfo de la Revolución. En esos primeros días en que todo el pueblo cubano -es difícil que la gente joven hoy en día pueda entender eso-, el pueblo cubano en su conjunto estaba con una alegría como pocas veces se había visto en su historia, celebrando la victoria del derrocamiento de la dictadura. Marta Jiménez, por su cuenta, por su iniciativa, cumplía lo que ella misma se había impuesto: lograr la justicia y encausar a los asesinos y al traidor de Humboldt 7. En medio de ese júbilo, ella fue a buscar más evidencias de las pruebas que los compañeros del Directorio tenían acerca de quién era el delator. Y siguió buscando. Pasaron los años, el delator evadió la aplicación de la justicia revolucionaria, pero ella no renunció, continuó.

Llegó el juicio de Marquitos y ella logró su segunda gran batalla, ejemplo de dignidad, de entereza, de justicia, de valores y principios revolucionarios permanentes. Allí se irguió. Y no le bastó. Se logró hacer justicia, como era lógico, al delator; la Revolución hizo justicia. Pero ella se impuso después, en medio de sus múltiples responsabilidades con la Revolución, se impuso una tarea, también una tarea de la Revolución: no permitir jamás que el olvido cubra la historia de lucha y de heroísmo de este país, de este pueblo y de la generación que hicimos la Revolución.

Y el caso de Humboldt 7 y el juicio de Humboldt 7 y las lecciones que nos dio son lecciones para la Historia de este país. No son lecciones para los que la vivimos, ni para el Directorio Revolucionario; son lecciones para la Historia de nuestro país; lecciones que necesita las generaciones que estamos formando y que necesita la Revolución sobre todo en estos momentos. Los valores están por encima de todo y se tienen que mantener con la Revolución en el poder, con más razón, y los tenemos que mantener.

Esa fue Marta. Ella no permitió que el olvido cayera sobre una de las páginas más tremendas de la historia de Cuba. Ella luchó para que no ocurriera ese adagio terrible, que dice que los pueblos que olvidan su historia están condenadas a vivirla por segunda vez. No podemos permitir que se olvide la historia de este país. Que se olviden las grandes enseñanzas de virilidad, de energía, de firmeza, que son también las que conforman una Revolución. Sobre ese legado descansa Marta.

Hoy estamos enterrando un símbolo de la Revolución, un símbolo de las mujeres cubanas, de lo que ellas son capaces. Marta es un símbolo para todos nosotros. Descansa en paz, Marta.

Guillermo Jiménez en la despedida de duelo.

Guillermo Jiménez en la despedida de duelo de Marta Jiménez.

La bandera de Fructuoso

La bandera en el panteón familiar.

Osvaldo, hijo de Marta y Fructuoso

Osvaldo, hijo de Marta y Fructuoso. Entre quienes dieron el último adiós a la combatiente revolucionaria se encontraban sus compañeros del Directorio y de la Cancillería cubana. A la derecha, Ricardo Alarcón de Quesada.

Tumba de Marta Jiménez

Marta adquirió este panteón en 1957 para enterrar a su amado compañero. Inscribió allí su propio nombre y el año. Luego, los restos de Fructuoso fueron trasladados al mausoleo dedicado a los mártires de Humboldt 7.

Terry

El Doctor Héctor Terry, combatiente del Directorio.

Dreke

El Comandante Víctor Dreke, uno de los jefes en la lucha contra las bandas contrarevolucionaria en la Sierra del Escambray, combatiente del Ejército Rebelde e internacionalista.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marta dijo:

    Hermosa historia de vida de una cubana gloriosa en este Dia Internacional de la Mujer.

    • Manuel Mercado dijo:

      TODO SACRIFICIO POR LA PATRIA Y EL PUEBLO NO NECESITA RECONOCIMIENTO Y SI RECORDACION HISTORICA PERPETUA POR LAS GENERACIONES ACTUALES Y FUTURAS.

      Digna y ejemplar mujer cubana, a la altura de Mariana Grajales, puesto que siempre actuo y penso en el pais, en el pueblo y en los heroes y martires que lo dieron todo por el pais y el pueblo y solo piden cada dia, que no sean olvidados, que no sean enclaustrado en nichos e historias vacias de contenido revolucionario, marxista y martiano.

      Estos son los hechos y la historia que la Joven Cuba, la de Antonio Guiteras Holmes, no la del senor Harold Cardenas, debe de tomar nota de este suceso y otros de igual relevancia historica y divulgarla para que la Juventud Cubana en general sepa lo que costo y lo que esta costando lo que hoy tenemos en nuestro pais, la Historia es la que nos dice que hacer, como hacerlo, cuando hacerlo y ademas nos llena de una cultura de patriotismo y lealtad hacia el pais y el pueblo de a pie.

      Los verdaderos intelectuales cubanos, son los que viven y luchan por mantener vivo el ideal por el que murieron herores y martires como los de Humbold 7, por los que murieron Abel, Fran y Josue Pais, es decir existen historias dignas y necesarias que tienen que ser dichas y escritas para que la Juventud actual y futura no olvide nunca a los hombres y mujeres que se sacrificaron para que ellos tuviesen lo que hoy disfrutan, para que sepan que esos heroes y martires nos obligan a ser cada dia mejores, a ser mas civicos, mas honestos, mas honrados, mas trabajadores, mas productivos y mas combativos en la lucha frontal contra los mercenarios, los apatridas, los ladrones, los vagos, los vandalos, los de la bolsa nebra, en fin todos los que nos hacen dano diariamente por el simple hecho de vivir mejor y sin trabajar.

      Gracias Marta por el ejemplo que supistes transmitirnos y por la firmeza que mostrates en todos los momentos de tu vida revolucionaria, la patria esta en deuda contigo y con los martires de la patria, eso nunca lo olvidaremos ni lo dejaremos caer en el olvido, te honraremos como lo hemos hecho hasta hoy con una actitud valiente, digna y de enfrentamiento al Capitalismo, al Imperialismo y sus representantes actuales y futuros, la lucha continua, la victoria es cierta y la vida es digna cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

      Gloria eterna a los Heroes y Martires de la Patria.

  • jose antonio - cantabria españa dijo:

    en 1978 trabaje en la embajada de cuba en suiza donde tuve el privilegio y honor de conocer a la compañera marta jimenez. Despues en 2013 pude visitar la habana y junto con mi esposa tuvimos la ocasion de abrazarla. Extraordinaria mujer y compañera. pensaba repetir la visita este año echare en falta su presencia. Me sumo al dolor de todos mis compañeros cubanos. Hasta siempre Marta.

  • Isael Popa Frómeta dijo:

    Nada será olvidado, nadie será olvidado. tenemos un compromiso impercedero con los Héroes Eternos de la Patria.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Gloria eterna compañera. La continuidad de la Revolución será tu mejor homenaje.

  • Sergio Diaz dijo:

    Gracias Cubadebate x reportar la despedida de duelo de una revolucionaria como Marta Jiménez. Honor y gloria a su memoria!!
    Mucha razón tiene Jimenito, hay que impedir el olvido del heroísmo de este pueblo!!

  • roberto marquez madruga dijo:

    Marta, como se ha dicho, es un paradigma de nuestras mujeres. Ella dio un ejemplo de coraje y fuerza al descubrir al cobarde que entregó a los 4 luchadores del D. R. No tuvo miedo ni vaciló, fue tajante y guapa como nuestras mujeres luchadoras que, como Mariana Grajales, rompen la monotonía del devenir histórico. Como se dijo en la despedida de duelo, los jóvenes deben conocer e indagar hechos como los narrados allí porque es la única forma de amar más a la Revolución y a sus fundadores históricos de todas las épocas.

  • María dijo:

    Descansa en paz querida Martha, ejemplo de patriota, de revolucionaria y de diplomática.
    Tu compañera del MINREX.

  • Ale dijo:

    Gran patriota , esposa de uno de los grandes de la revolución , el sustituto de Jose Antonio , hace unos meses converse esta historia con una persona mayor que yo y con mayor conocimiento del caso , me explicaba que despues del triunfo ella se entrevistó con el propio Estevan Ventura , indagando por el nombre del traidor , finalmente se demostró que había sido marquitos y que este había sido protegido por figuras influyentes en ese momento , la justicia de la revolución supo poner a cada cual en su lugar y ser tajante ante lo mal hecho como siempre ha predicado fidel, sería interesante para Cubadebate hacer un reportaje sobre este juicio que es poco conocido para las nuevas generaciones y sacra las enseñanzas que tiene , los héroes y mártires no se olvidan y al que a hierro mata a hierro muere, gloria a los mártires de Humbolt 7 y a los valerosos combatientes del DR , solo por mencionar algunos , Gustavo Machín , García Lavandero, Tony Santiago, Raul Diaz Arguelles, Juan Pedro Carbó, Gomez “Peligro”, Machadito, Menoyo y todos los demas que estremecieron con sus hechos heróicos a la tiranía por algo Ventura les temía tanto.

  • Arturo dijo:

    Descanse en Paz.
    Es muy bueno que su hijo Osvaldo Fructuoso haya podido estar en la despedida de su madre. Un abrazo para el.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Marta ejemplo de mujer revolucionaria,demostro valentia y se hizo justicia..
    GLORIA ETERNA A MARTA JIMENEZ

  • Adela dijo:

    Tengo en la mente la imagen de aquella mujer jovem, rubia, de ojos claros, hermosa, embarazada, enfrentándose a los esbirros de Ventura. Es indescriptible el valor que demostraron las mujeres cubanas en esta Revolución, claro que tenemos que luchar todos para que nada de esto se olvide.

  • CubanoAlFin dijo:

    Gloria eterna o todos los martires de la patria. La epopeya de Martha y Fructuoso quedó registrada en la pelicula “Clandestinos” pasara a la historia en ese testimonio gráfico. Descanse en Paz

    • SOPHI dijo:

      La película CLANDESTINOS, de Fernando Pérez, se inspiró en otros dos valerosos luchadores de la clandestinidad contra la dictadura batistiana: Machaco Ameijeiras y Norma Porras.

    • Ruperto dijo:

      Te equivocas: La película “Clandestinos” se refiere a Machaco Ameijeiras y a su compañera Norma Porras Reyes.

  • FDS dijo:

    Extraordinaria mujer como otras muchas que ha dado nuestra patria.Creo que se deben dar a conocer las historias de estas mujeres.Conocemos más a los hombres y sus actos heróicos, pero las mujeres cumplieron con un rol de suma importancia en la última etapa de nuesras luchas.Conocemos a melba, a Haydee, a Vilma, a Celia y a algunas más, pero en las calles de La Habana, Santiago u otras ciudades se convirtieron en verdaderas leyendas muchas mujeres.
    Hace poco falleció Margot Machado, dirigente del 26 en Santa Clara que fue capáz de despedir el duelo a su propio hijo e impedir actos irreflexivos de venganza. si queremos formar valores hay que dar a conocer estas historias a los más jóvenes, nos hacen sentir un orgullo grande por haber nacido en el seno de un pueblo que tiene hijas como ellas. HONOR Y GLORIA A MARTA JIMËNEZ

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también