Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Hillary Clinton ante comisión de investigación: “No existe riesgo cero para los diplomáticos en el exterior”

| 3 |
"Nuestros diplomáticos deben continuar representándonos en los sitios peligrosos", dijo Hillary Clinton. Foto: Reuters.

“Nuestros diplomáticos deben continuar representándonos en los sitios peligrosos”, dijo Hillary Clinton. Foto: Reuters.

La ex secretaria de Estado estadunidense Hillary Clinton consideró hoy que no existe el riesgo cero para los diplomáticos en el exterior, al comparecer frente a una comisión de investigación del Congreso sobre los ataques mortales en Bengasi (Libia) en 2012.

“Nuestros diplomáticos deben continuar representándonos en los sitios peligrosos”, dijo en una declaración, en la que recordó al embajador Chris Stevens, uno de los cuatro estadunidenses muertos en ese ataque. “Él entendía que no podemos impedir todos los ataques terroristas o lograr la seguridad perfecta y que debemos inevitablemente aceptar un nivel de riesgo”.

La ex secretaria de Estado volvió a repetir este jueves que asumía la responsabilidad de los ataques de Bengasi, el 11 de septiembre de 2012.

“Asumo mi responsabilidad en lo que pasó en Bengasi”, declaró, señalando, no obstante, que ella no rechazó personalmente las peticiones de medidas de seguridad adicionales alrededor del complejo diplomático estadunidense. Clinton ya había asumido su responsabilidad en una audiencia en el Congreso en enero de 2013.

En este sentido, la precandidata a la Casa Blanca pidió a los legisladores que llevaran a cabo una investigación “no partidista”.

“Nuestra nación tiene una larga historia de cooperación bipartidista sobre política exterior y seguridad interior”, señaló. “No estamos siempre de acuerdo, al contrario, pero sabemos unirnos cuando es necesario”.

El embajador estadunidense Chris Stevens, otro diplomático y otros dos agentes de la CIA murieron en este asalto al complejo. Los atacantes, presuntos islamitas fuertemente armados, violaron fácilmente el recinto diplomático, incendiaron la residencia del embajador y atacaron el edificio anexo de la CIA con morteros.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Con la política practicada por EE.UU. en los últimos 10 mandatos, por lo menos, no debe haber acumulado sino el odio de la comunidad internacional y ningún país que paractique el terrorismo de estado, que invada naciones con los fines de pacificarla después que es garante de nogociación sucia para la explotación desmedida de los trabajadores y sus familias en todo el mundo, que ha arruinado países enteros y que luego de la II Guerra mundial estableció la dictadura del dólar y dominó en todas las esfera practicando una dictadura mundial capitalista, monopolista y subversiva donde la vida humana no vale nada, donde las desapariciones son practicadas por la cía con métodos más sofisticados que el hitleriano y el fascista y se la dan de democráticos, no está asegurado que ningún diplomático de EE.UU. y sus aliados tenga seguridad en ningún estado y menos en los que están ocupados por cuestiones de guerra fraticida. No sucede en Cuba, donde las embajadas las protegen a costa de sus propias vidas los soldados de las fuerzas públicas cubanas. Cuba ha trabajado por la seguridad de los países donde a operado por cuestiones de solidaridad en la consolidación de su independencia cuando lo han solicitado países africanos, pero Cuba es una cuenta a parte porque no le cobramos nada por la ayuda ni tenemos en pago posiciones de explotación petrolera en ningún país ni propiedades industriales. Los cubanos lo único que trajeron del Africa fue los caáveres de sus muertos para que descansaran en su patria a la que enaltecen con su actitud. Viva Cuba.
    .

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Bueno, la realidad es que no se debe atacar a cañonazos a la persona con la cual no compartamos criterios, pero también es cierto que la “reputación” ganada por la política hostil y los métodos utilizados por los servicios especiales de ese gran país para reprimir a muchos ciudadanos árabes, (de los cuales aún hay alrededor de un centenar en el limbo jurídico y de torturas en la ilegal base-carcel de Guantánamo) propician que la seguridad de sus diplomáticos esté fuertemente comprometida en estos lugares tan vulnerables catalogados de “sitios peligrosos” parte de la Sra. Clinton. No olvido tampoco la inusual compostura pública de esa Sra cuando recibió la noticia de la captura y posterior linchamiento del presidente de ese país de referencia. Si siembran vientos, recogerán tempestades….

  • EddySS dijo:

    Los ataques perecen ser electorales y no razonablemente fundados en la protección de los diplomáticos. Ya Obama lo advertía en Río: “mientras Estados Unidos envía soldados, Cuba envía médicos”. Es la paradoja entre la vida y la muerte. Deben cambiar el lenguajes, las estrategias y las acciones si quieren paz duradera.

    Tiene razón Hillary Clinton, no existe no existirá riesgo cero para los diplomáticos estadounidense, mientras mantengan la línea dura.

    La cuestión es de sistema y se trata de una sociedad violenta, que arma a sus ciudadanos, vigila con Drones el resto del mundo y quiere mantener el poder con la fuerza ciega de las armas.

    La reacción solo genera reacción. el que atiza vientos recogerá tormentas y tormentas en el desierto son el EI para citar un ejemplo.

    Si quieren tener seguros no solo a sus diplomáticos, sino a sus ciudadanos civiles, deben ir contra la mal llamada y poderosa asociación del Rifle, que vende más armas que juguetes.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también