Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La portuguesa Dulce Pontes abrió un nuevo mundo en Cuba

| 8
La cantante portuguesa hizo un recorrido por su obra en el teatro Mella durante el Festival Las voces humanas. Foto: Anabel Díaz.

La cantante portuguesa hizo un recorrido por su obra en el teatro Mella durante el Festival Las voces humanas. Foto: Anabel Díaz.

Por Michel Hernández

Dulce Pontes nunca se había presentado en Cuba. Su obra, co­mo casi siempre sucede en es­tos casos salvo honrosas excepciones, también ha estado ausente de los medios de difusión locales. Estos, por otro lado, tampoco promovieron a ca­balidad el concierto de esta cantante, una de las voces cimeras del fado (canción folclórica portuguesa) cuya música es un pun­to de unión entre las tradiciones culturales de su país y los te­rritorios más interesantes y originales de las llamadas músicas del mun­do.

Pero Dulce Pontes no parecía una desconocida para el público que col­mó su concierto en el teatro Mella, inscrito dentro del festival Las vo­ces humanas; incluso algunos acos­tum­brados a ate­sorar en cualquier formato la obra obviada por los medios más establecidos, conservaban la se­gu­ri­dad de que iban a asistir a uno de esos conciertos que alivian la tensión diaria y dejan una noche para el recuerdo.

La fadista interpretó temas originales de su país y del repertorio universal y abrió un nuevo mundo pa­ra los cu­banos, repleto de paisajes oníricos, de nostalgias por el lugar que habita, de lamentos existenciales y de sueños de otra vida que regresan al presente para recordarnos la era en que la música cargaba consigo el placer de lo inesperado.

Pontes es una estrella mundial aunque no encaje en los estereotipos que la industria di­se­ña para vender a las celebridades del espectáculo. Su intensa sensibilidad es la de una artista que ha­bla con las tradiciones de su tierra, busca la belleza en la quietud de la naturaleza y se sobrepone a los descalabros del tiempo para darle lustre a las historias que han pasado en su país de generación en generación.

La cantante salió a recorrer un camino guiado por los amplios re­gistros vocales de su voz, a ve­ces intensa, a veces frágil, que hizo su­yos los cantos ancestrales, las raíces de la cultura portuguesa y sorprendió al público con un homenaje muy particular a la entrañable cantautora argentina Mercedes Sosa.

Cuentan que “La negra” hacía llo­rar a todos cuando cantaba Al­fon­­sina y el mar, dedicado a la poe­ta Alfonsina Storni. Cuentan que el público se la reclamaba a voz en cuello en cada concierto. Y la portuguesa estaba consciente del significado que conlleva defender esa can­ción entre los seguidores de la canción latinoamericana y de las verdaderas riquezas sonoras del mundo. De ahí que se empeñara en entregar este tema como si tuviera el corazón en la garganta para patentar su cercanía con la obra de una cantante que, aunque ya los tiempos no son los mismos, sigue expresando a plenitud el espíritu de América La­tina.

La reina del fado, que ha publicado más de nueve discos durante 30 años y ha mantenido colaboraciones entre otros con pesos pesados como Ennio Morricone o Caetano Veloso, también dio espacio para que se expresaran sus músicos, a los que se sumó el percusionista cubano Ruy López-Nussa.

Tras acompañar la trepidante voz de la portuguesa a lo largo del concierto, los instrumentistas dieron muestras de su destreza y permitieron que los sonidos de las gaitas, el bandolín y las guitarras flamenca y portuguesa alcanzaran su mayor expansión.

Dicen que el fado es un canto triste. Un desgarro. Un lamento que nace desde las entrañas. Pero para los cubanos esa noche con Dulce Pon­tes fue más que una revelación. Fue, sin duda, una de esas experiencias que obligan a volver la mirada sobre la música del circuito alternativo internacional y sobre la importancia de que se promueva sin remilgos la obra de aquellas figuras que no hacen concesiones y logran, sin tanto despliegue mediático ni tecnológico –que a veces solo sirve para esconder las carencias artísticas– abrir en los espectadores un nuevo mundo de experiencias sonoras y de intensidad espiritual.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cubaniche dijo:

    La verdad es que no la conozco pero si es tan buena propongo que transmitan el recital por la TV para los que no tuvimos la posibilidad de irla a ver al teatro.

  • Yanelis... dijo:

    Verdaderamente nunca había escuchado hablar acerca de esta cantante, bueno coincido con con el comentario de Cubaniche que si es tan buena como se relata que pasen el recital por la televisión para lo que no tuvimos la oportunidad de verla podamos disfrutar del recital…
    rep.infnorte@infomed.sld.cu

  • moadi dijo:

    Como se van a conocer voces como esta si no existe una política justa de promoción de la mejor cultura del mundo? aprendí a conocer y aceptar la musica diversa cuando mis amigos de berlin me hacían compilaciones de la musica de africa, europa del este, turca en fin de todas partes incluso la norteamericana no comercial o independiente. En realidad cuando uno sintoniza una emisora aqui es parecida a todas de la isla, es la misma boberia barata y repetitiva. Por favor analicen estas cosas.

  • flora dijo:

    tanto reaguetton y tanta porquería y nos estamos perdiendo la música de verdadera calidad. Realmente hemos entrado al siglo XXI practicamente en regresión de todo lo que logramos entronizar, en lo que a calidad musical respecta. Menos mal que Leo Brower insiste, persiste y no renuncia a difundir, a dar a conocer, a ofrecer calidad para comparar, pero este afán necesita apoyo de los medios de difusión. No es prohibir, es ofrecer opciones para que se vaya cultivando el oído escuchando cosas elaboradas que amplien el horizonte.

  • mmmm dijo:

    El concierto solo puede ser calificado de descomunal. Gracias a la sensibilidad de Leo Brouwer.

  • CARMEN dijo:

    Amigos, les aseguro que cuando la escuchen sentirán un gran pesar por no haber podido escucharla en el teatro, como yo, que sí la conozco y la admiro pero no pude conseguir entradas. Arte del bueno, les aseguro, y roguemos todos para que la Televisión nos obsequie con su concierto, un domingo, como este pasado, cuando se cubrió de gloria con el concierto de Lang lang y Chucho.

  • Felicia DM Padron dijo:

    “Si yo supiera
    Si yo supiera que muriendo
    Tú me habías
    Tú me habías de llorar
    Por una lágrima
    Por una lágirma tuya
    Qué alegría
    Me dejaría matar”
    -Dulce Pon­tes

  • isachi durruthy dijo:

    espectacular concierto!!!!! cada canción fue un viaje precioso que conmovió. artista única, sencilla, hermosa y amorosa con el público, eso se sintió.
    uno de los espectáculos más bellos que he disfrutado jamás!!!!!

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también