Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

¿Por qué han subido tanto las temperaturas?

| 6
Foto: Javier Cebollada / EFE.

Foto: Javier Cebollada / EFE.

Una ola de calor azota la ciudad. Las temperaturas superan con creces los 40 grados durante varios días seguidos. Las vías del tren se deforman. Los árboles se ponen mustios. Hay vidas en peligro.

Está claro que los veranos en la ciudad suelen ser cálidos. Pero este parece un poco más intenso que la mayoría. ¿Es por el cambio climático? Esto se preguntan cada vez más a menudo los ciudadanos de todo el mundo, mientras las sequías, las olas de calor y las inundaciones llevan la devastación hasta sus puertas.

Durante mucho tiempo, los climatólogos han dudado a la hora de responder. El tiempo meteorológico está sujeto a variaciones naturales que lo vuelven caótico y, por tanto, hacen que resulte difícil discernir, en medio del ruido del sistema, la función que desempeña el cambio climático en un acontecimiento extremo concreto. Pero cada vez hay más investigaciones que están cambiando por completo ese hecho. Y los científicos avanzan hacia un sistema que podría permitirles determinar, casi de inmediato, la influencia que el cambio climático ejerce sobre un fenómeno meteorológico extremo.

Heidi Cullen, del grupo de comunicación científica Climate Central, con sede en Estados Unidos, dice que se trata de algo más que un ejercicio académico. “Los ciudadanos y los responsables políticos son cada vez más conscientes de que el tiempo se está volviendo más extremo, y quieren saber por qué”, afirma. Cullen coordina una red mundial de climatólogos, conocida como proyecto de Atribución de Fenómenos Meteorológicos Mundiales, cuyo trabajo consiste en detectar las huellas del cambio climático en el tiempo meteorológico actual.

Se sitúa a cierta distancia del estudio climatológico, más conocido, de las temperaturas medias mundiales a largo plazo, la subida del nivel del mar y la desaparición del hielo polar, todos los efectos a largo plazo comprobados del calentamiento global. Esta es una prueba de la medida en que el cambio climático afecta a la vida de la gente corriente ahora mismo, no dentro de varias décadas.

De la red de atribución de fenómenos meteorológicos forman parte científicos de la Universidad de Oxford, la Universidad de Melbourne y otras instituciones. En el resto del mundo hay otros grupos de investigación que trabajan en estos mismos asuntos de manera independiente.

Todo ello se suma a una década de trabajos sobre la atribución de los fenómenos meteorológicos. Comenzó con un estudio de 2004 mediante el que unos científicos de la Oficina Meteorológica de Reino Unido descubrieron que el cambio climático había duplicado el riesgo de que se produjese la devastadora ola de calor que azotó Europa el año anterior y se cobró más de 70.000 vidas humanas.

Llegaron después numerosos proyectos centrados en otros fenómenos, que contaron con el estímulo de los avances técnicos de los complejos modelos informáticos empleados para realizar los análisis. Lógicamente, hay que ser cautos. La climatóloga Suzanne Rosier, del Instituto Nacional de Investigación Hídrica y Atmosférica de Nueva Zelanda, se apresura a advertir que los resultados no son definitivos y se basan en probabilidades.

El proceso conlleva la ejecución de dos simulaciones paralelas con modelos climáticos. Una tiene en cuenta los gases de efecto invernadero que se han acumulado en la atmósfera a causa de la actividad humana, mientras que la otra devuelve el sistema climático a la época preindustrial. Rosier explica que, a continuación, se ejecutan ambas simulaciones miles de veces, aunque en cada ocasión se modifican para que contemplen la variabilidad del sistema meteorológico.

A partir de ahí, se comparan los resultados de ambas situaciones para determinar la frecuencia o la magnitud con la que se ha producido un fenómeno concreto bajo las circunstancias actuales, frente a lo que habría sucedido en un planeta sin exceso de emisiones.

Esto no significa que los científicos puedan afirmar que “el cambio climático ha provocado esta ola de calor”. Pero pueden empezar a decir que un fenómeno es 5, 10 o 20 veces más probable como consecuencia del cambio climático. En algunos casos, este estudio no ha hallado pruebas de que el cambio climático haya influido sobre un acontecimiento extremo, como las inundaciones que se produjeron en Europa Central en 2013. En otros, el cambio climático redujo, de hecho, la probabilidad de un fenómeno extremo.

También depende de lo que se analice. Los resultados son más claros cuando se trata de olas de calor y temperaturas extremas, pero menos si son sequías y lluvias. Estudiar la influencia del cambio climático sobre la frecuencia de los acontecimientos extremos es más fácil que analizarla en relación con la magnitud de un fenómeno. Pero a lo largo del camino, también se han producido muchos hallazgos concretos. Un ejemplo ahora famoso es el registro de las temperaturas máximas de Australia en 2013, sobre las que dos estudios llegaron a la conclusión de que habrían sido “prácticamente imposibles” sin la influencia humana.

Uno de los científicos que participaron en aquel trabajo, el catedrático de la Universidad de Melbourne David Karoly, dice que todavía no hay criterios claros que permitan decidir qué fenómeno es lo bastante extremo para ser analizado. No obstante, se tiende a seleccionar acontecimientos que puedan simularse bien con los modelos climáticos actuales y que tengan repercusiones importantes para las personas o los bienes.

Pero, una vez que se selecciona un acontecimiento extremo y se ejecutan los modelos, todavía pueden pasar meses hasta que se publiquen los resultados, lo que supera con creces el recuerdo vivido de la mayoría de los fenómenos meteorológicos.

Karoly dice que el proyecto de Atribución de Fenómenos Meteorológicos Mundiales intenta reducir el tiempo que se necesita. En el caso de un fenómeno individual, puede que pronto sean capaces de obtener y publicar los resultados en una semana. Si se trata de las temperaturas de un periodo más largo, como una primavera muy cálida que se haya registrado, la rapidez puede aumentar a medida que las probabilidades de batir ese récord ya se hayan definido gracias a la aplicación previa de los modelos.

“El ciclo de los medios de comunicación es de una semana o menos. Nuestro objetivo consiste en hacerlo en ese mismo plazo”, añade Karoly. De hecho, Cullen afirma que, en el caso de ciertos fenómenos como el calor extremo, ya es posible hacerlo. Pero la validación de los modelos sigue siendo fundamental. “Por encima de todo, queremos acelerar el proceso para ofrecer una primera respuesta óptima cuando el problema climático sea una prioridad”, explica Cullen.

(Con información de The Age)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tito75 dijo:

    Mientras terminan los estudios seguiremos achicharrandonos sin remedio. Mientras la humanidad no tome conciencia sobre el daño que le hacemos diariamente a la naturaleza, seguirán incrementándose los desastres climáticos y naturales.
    Al final resultará que los golpes enseñan, aunque ya sea demasiado tarde.

  • Pachamama dijo:

    ————— Se empezó a hablar de cambio climático, cuándo ya el daño estaba hecho por la acción irresponsable del hombre a través de su paso destrucctor , consumista y desrrochador por la historia de vida de la naturaleza en la tierra, la primera señal de ese daño fué el debilitamiento de de la capa de Ozono y su posterior famoso hueco, que es como perforar el congelador o el térmostato de tu propio congeledor, que conduce a que ya no puedas tomar agua fría, si es que no te compra un nuevo congelador en un nuevo Refigerador, pero que en el caso de la Pachamama, el daño ya es irreversible y no hay más opción, que sufrir las extremas consecuencias a que hemos conducido la vida en Nuestro Planeta Azul e inclusive las futuras generaciones no tendrán ya la opción de pedirnos cuentas, pués hasta ese derecho y oportunidad les hemos quitado, por el actuar irresponsable durante el descursar en la vida del hombre, tan grande es el daño que les hemos causado, que ya no habrán más oportunidades, aunque seamos externos OPTIMISTAS……. Tan urgente es el llamado de preservar la vida en la tierra y necesaria la labor de hacer conciencia en los protagonista de esta Historia de vida, que mi mensaje no admite demora, pero si una nueva oportunidad en el proximo capitulo, ——– Nos Vemos por esta vía. El PACHAMAMA DE LA ISLA.

  • EL TITAN DE BRONCE dijo:

    YO TENGO AIRE ACONDICIONADO Y NO SIENTO TANTO CALOR POR ESO.

  • ELIECER LEON PEREZ dijo:

    NO ENTIENDO, ENTONCES POR QUE DISMINUYEN LOS CICLONES..SIEMPRE SE DICE QUE NECESITAN AGUAS CALIDAS PARA QUE SE DESARROLLEN.

    • Ronny dijo:

      No es el único factor implicado en la formación de ciclones, hay muchos. Recuerda también que la mayoría de las formaciones que afectan a Cuba no se forman en el mar Caribe, son del Atlántico donde las condiciones son diferentes por completo en comparación con la isla.

  • franklin dijo:

    la biblia lo dice bien claro ,que en los ultimos dias se cojera el agua con medida,asi que el gobierno debe construir mas presas y que cada cual en su casa construya su propia cisterna o compre dentro de sus posibilidades mas tanques,en guantanamo hay lugares donde llega el agua cada 7 dias o mas ,es hora de moverse para cuando llegue el tiempo bueno tener buenas reservas,y que Dios nos proteja.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también