Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Crisis fiscal sacude sistema de salud en Puerto Rico

En este artículo: Crisis, Puerto Rico, Salud, Salud Pública
| 2
En el Hospital Damas, de Ponce, y el Hospital Santa Rosa, en Guayama, han notado una disminución en el volumen de pacientes, lo que ambas instituciones también le achacan a la falta de contrataciones de proveedores. (GFR Media)

En el Hospital Damas, de Ponce, y el Hospital Santa Rosa, en Guayama, han notado una disminución en el volumen de pacientes, lo que ambas instituciones también le achacan a la falta de contrataciones de proveedores.

La paralización de cirugías electivas a propósitos de problemas económicos del Plan de Salud del Gobierno (PSG), resulta el efecto primero que han sentido muchos hospitales de Puerto Rico, lo que atenta directamente contra la salud de los asegurados.

La interrupción del servicio en algunas áreas hospitalarias, el despido de empleados y la sobrecarga de los que quedan está trastocando la atención médica que reciben los pacientes, la razón de ser del PSG.

A este cuadro se suma la aparente restricción de las aseguradoras contratadas para administrar la Reforma de Salud por controlar gastos.

Lo anterior se manifiesta en una reducción en la autorización de hospitalizaciones, según consta en el censo de pacientes de varios hospitales.

Pacientes llegando en peor estado de salud es el resultado inminente que han notado algunas instituciones hospitalarias, dijeron administradores de hospitales entrevistados.

Suspenden cirugías. El Hospital de Niños San Jorge, en Santurce, es uno de los lugares que ha experimentado una baja en su volumen de pacientes. La situación, incluso, los ha obligado a cerrar algunas áreas del hospital.

“Como las nuevas aseguradoras están asumiendo todo el riesgo (financiero) van a tratar de mantener en (los hospitales de) su región a los asegurados. El problema es que cuando llegan aquí (al Hospital de Niños San Jorge) están más críticos”, dijo José Marrero, director de finanzas de esta clínica.

A esta situación se suma la falta de contratación de especialistas, como anestesiólogos, por lo cual se han visto obligados a cancelar cirugías pendientes.

De acuerdo con Marrero, el gobierno aún les adeuda $350 000 por servicios prestados durante el mes de marzo, cuando la aseguradora Triple-S fungía como un “third party administrator” de la Reforma de Salud. Esto significa que la compañía se encargaba de la parte administrativa de la Reforma de Salud, pero el gobierno retenía el riesgo financiero por la prestación de los servicios.

Según Marrero, a esta deuda se suma otra por $1.2 millones de servicios prestados durante el mes de abril y otros $250 mil por servicios brindados en lo que va de mayo.

Estas deudas son, en su mayoría, con la aseguradora First Medical, encargada de administrar la región de San Juan, donde ubica el hospital.

Los impagos, sin embargo, también aplican a las otras cuatro compañías que administran la Reforma ya que, por ser un hospital especializado en pediatría, recibe pacientes pediátricos de toda la Isla.

Considerando que el 60 por ciento de los pacientes que atienden son asegurados del PSG, Marrero lamentó cómo la limitación de efectivo les ha causado, además, atrasos en los pagos a suplidores, congelación de plazas, limitación de beneficios marginales (como el pago de cumpleaños) y la congelación de aumentos.

Según Marrero, hasta la fecha el hospital no ha tenido que despedir empleados, aunque sí ha enviado a algunos de vacaciones, lo que sobrecarga a los empleados que quedan.

“Tenemos un plan de contingencia y tratamos de que no se afecte el paciente”, sostuvo.

Falta de contrataciones. “Los pagos (atrasados) están afectando el flujo de caja y eso está creando un serio problema”, comentó Jaime Plá, presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales.

Esta situación, dijo, ha llevado a muchas instituciones hospitalarias a activar sus planes de contingencia para poder mantener sus operaciones a flote, como el cierre de algunas áreas y servicios hospitalarios.

“Lo que no van a cerrar nunca es su sala de emergencia”, aseguró.

Según Plá, uno de los efectos medulares ha sido la falta de contratación de especialistas fundamentales en la prestación de servicios altamente necesarios y especializados.

“Hay serios “issues” porque todavía hay proveedores no contratados que son neurálgicos al sistema (hospitalario), como anestesiólogos y cirujanos. Sin ellos contratados, ¿cómo van a operar?”, dijo.

Plá anticipó que la cancelación de cirugías electivas en los hospitales es un asunto que la Asociación de Hospitales discutirá en una reunión que tendrán esta semana con Ricardo Rivera, director de la Administración de Seguros de Salud (ASES).

De acuerdo con el directivo hospitalario, es inverosímil que a mes y medio de que hayan comenzado los nuevos contratos entre el gobierno y las cinco compañías de salud encargadas de la administración de Mi Salud no haya culminado la contratación de proveedores.

“Son especialistas que hay que contratar. Y ellos han estado dispuestos a ayudar (prestando servicios sin haber firmado contratos), pero no indefinidamente”, sostuvo.

Además, Plá recalcó que es vital que la red de proveedores contratados sea lo más amplia posible para beneficio de los pacientes, especialmente para que puedan seguir siendo atendidos por los médicos y especialistas a los que suelen acudir.

Nefasto efecto de los retrasos. Según explicó el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, lo que algunos consideran cirugías electivas que podrían retrasarse se pueden luego convertir en peligrosas emergencias.

Como ejemplo, mencionó que una condición de salud visual que se posterga puede complicarse y culminar en la ceguera del paciente. Señaló, además, cómo el retraso de la remoción de una vesícula podría desencadenar en una infección severa que podría poner en riesgo la vida del paciente.

“Al no estar la medicina preventiva, cosas que se pueden resolver en 24 horas están tardando dos y tres semanas en ser autorizadas (por las compañías de seguros de salud). Muchos pacientes de VIH, cáncer y salud mental han terminado graves en el hospital”, dijo.

El pediatra insistió que “no todo lo electivo significa que no es urgente”.

“Toda esta situación (causa por las dilataciones en los pagos a proveedores y falta de contratación de especialistas) es nefasta para los pacientes”, sostuvo.

Menos pacientes

El Sistema de Salud Menonita (SSM), que se compone de cuatro hospitales y varios centros de salud, también ha sentido los efectos de los pagos atrasados o incompletos.

Según explicó el licenciado Pedro Meléndez, director ejecutivo del SSM, en este sistema hospitalario tampoco se han terminado de contratar a especialistas necesarios para la otorgación de ciertos servicios como anestesiólogos.

Además, aseguradoras han reducido tarifas, lo que ha provocado que varios proveedores no hayan querido firmar contratos para continuar atendiendo asegurados de la Reforma, dijo al recalcar que eso significa menos especialistas atendiendo pacientes.

“PMC usó tarifas de hace dos o tres años y redujo los “fees” de los médicos hasta un 33 por ciento. Muchos no han firmado contrato porque no quieren ver pacientes en el hospital y que les paguen $10 por una consulta”, señaló al comentar que en algunos de sus hospitales, como el de Aibonito, también se han suspendido cirugías electivas.

El sistema de hospitales Metro Pavía, mientras tanto, ha recibido algunos pagos por servicios prestados a la Reforma, aunque también han notado una baja en su censo de pacientes desde hace varios meses, indicó Alfredo Volckers, vicepresidente de operaciones del sistema hospitalario.

En el Hospital Damas, de Ponce, y el Hospital Santa Rosa, en Guayama, también han notado una disminución en el volumen de pacientes, lo que ambas instituciones también le achacan a la falta de contrataciones de proveedores.

“Solo estamos haciendo cirugías de emergencia y la semana que viene posiblemente comencemos a despedir empleados y cerrar algunas áreas”, dijo el licenciado Fernando Alarcón, principal oficial ejecutivo del Hospital Santa Rosa, quien recalcó que el 80% de los pacientes que se atienden allí son asegurados de la Reforma.

“Estamos considerando despedir empleados, darle vacaciones a algunos y tal vez tengamos que cerrar algunos servicios (a pacientes)”, dijo el doctor Pedro Benítez, director médico del Hospital de Damas.

(Tomada de elnuevodia.com)

Hospital Ponce

 

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nestor Felix Rosa dijo:

    Soy una persona mayor de edad de 63 anos , mi salud esta bien complicada y si me quitan parte del medicare me voy a ver mas afectado. Mi salud se complica mas si me quitan parte de mi medicare.

  • Nestor Felix Rosa dijo:

    Soy una persona mayor de edad de 63 anos , mi salud esta bien complicada y si me quitan parte del medicare me voy a ver mas afectado. Mi salud se complica mas si me quitan parte de mi medicare. Espero por favor no nos quiten parte del medicare cada vez me encuantro mas mal de salud.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también