Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

El virus del ébola sobrevive escondido en el ojo de un médico

| 19 |
Antes de contraer el ébola, los ojos de Crozier eran azules. Después de haberse recuperado de la enfermedad, su ojo izquierdo se volvió verde. Foto: EMORY EYE CENTER

Antes de contraer el ébola, los ojos de Crozier eran azules. Después de haberse recuperado de la enfermedad, su ojo izquierdo se volvió verde. Foto: EMORY EYE CENTER

Cuando a Ian Crozier le dieron el alta del Hospital Universitario Emory (Atlanta, EE UU) en octubre tras una larga y brutal lucha contra el ébola que casi acabó con su vida, su equipo médico pensaba que ya estaba curado. Pero menos de dos meses después, volvía al hospital con problemas de visión, un dolor intenso y una creciente sensación de presión en el ojo izquierdo.

Los resultados de las pruebas fueron estremecedores: el interior del ojo de Crozier estaba repleto de virus del ébola.

Los médicos estaban atónitos. Se habían planteado la posibilidad de que el virus hubiese invadido el ojo, pero la verdad es que no esperaban encontrarlo ahí. Habían pasado meses desde que Crozier cayó enfermo mientras trabajaba en una sala de tratamiento del ébola en Sierra Leona, como voluntario de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cuando salió del Emory, en su sangre no había virus del ébola. Aunque el virus puede permanecer en el semen durante meses, se pensaba que el resto de los líquidos corporales estarían limpios una vez recuperado el paciente. Pero no se sabía nada de la capacidad del virus para seguir agazapado en el interior del ojo. A pesar de la infección ocular, las lágrimas y la superficie del ojo de Crozier no tenían virus, así que no suponía ningún riesgo para nadie que hubiese tenido un contacto ocasional con él.

Consecuencias de la enfermedad

Más de un año después de declararse la epidemia en África Occidental, los médicos siguen haciendo descubrimientos sobre el curso de la enfermedad y sus efectos a largo plazo para los supervivientes. La información sobre las repercusiones del ébola era escasa, ya que los brotes anteriores fueron pequeños: no más de unos cuantos centenares de casos, a menudo con una mortalidad del 50 al 80%. Pero ahora, con al menos 10 000 supervivientes en Guinea, Liberia y Sierra Leona, empiezan a verse ciertos patrones.

Crozier, de 44 años, se califica a sí mismo, con pesar, de ejemplo perfecto del “síndrome post-ébola”: además del problema ocular, ha padecido dolores articulares y musculares que lo han debilitado, un intenso cansancio y pérdida de audición. En África Occidental, se ha informado de problemas similares, pero no está claro lo frecuentes, graves o persistentes que son. Se ha hablado de supervivientes que se han quedado completamente ciegos o sordos, pero estos casos son anecdóticos y no se han confirmado.

Los médicos señalan que los problemas oculares, dado que ponen en peligro la visión, son el aspecto más preocupante del síndrome y el que requiere atención más urgente. El problema de Crozier, la uveítis—una peligrosa inflamación del interior del ojo— también lo han sufrido habitantes de África Occidental que han sobrevivido al ébola.

Cuando la epidemia estaba en su apogeo, los profesionales sanitarios estaban demasiado ocupados con los enfermos para preocuparse demasiado por los supervivientes. Pero a medida que la enfermedad remite, la OMS ha empezado a recopilar información para ayudar a quienes no se han recuperado del todo, según explica Daniel Bausch, asesor de la OMS y especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Tulane. Añade que los casos de problemas oculares son especialmente preocupantes.

En el Hospital ELWA de Monrovia, Liberia, dirigido por el grupo misionero SIM, John Fankhauser, el director médico, explica que el dolor crónico, las cefaleas y los problemas oculares son los problemas físicos más habituales entre los centenares de personas que acuden a una clínica especial para supervivientes del ébola. Algunas sufren dolores tan intensos que les resulta difícil caminar, añade. Alrededor del 40 % presenta dolor ocular, inflamación, visión borrosa y puntos ciegos en el campo visual. Algunos tienen uveítis.

“Estamos viendo síntomas en pacientes que llevan hasta nueve meses fuera de la unidad de tratamiento”, dice Fankhauser. “Los problemas siguen siendo muy graves y afectan a la vida cotidiana”. Estos pacientes necesitarán atención médica durante meses y puede que años, predice. Fankhauser dice que espera que los especialistas en oftalmología, reumatología y rehabilitación visiten el lugar. “Si ven al número suficiente de pacientes, pueden ayudarnos con los patrones que observen y esto puede servirnos para elegir algunos de los tratamientos que aplicaremos en el futuro, incluso después de que el equipo de especialistas se haya marchado”, añade.

En Sierra Leona, el panorama es muy similar, según John S. Schieffelin, médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Tulane que ha trabajado allí como voluntario. Afirma que hay un grupo de supervivientes consolidado y bien organizado que se reúne regularmente en Kenema.

“Los principales problemas de los que me hablan son los dolores en las articulaciones y el resto del cuerpo, las cefaleas crónicas y las mujeres que han dejado de tener la menstruación, en algunos casos durante varios meses”, dice Schieffelin. “Hay bastantes problemas de visión”. Y añade: “He visto a un antiguo paciente que parece haberse quedado sordo”. La pérdida de audición podría deberse a la inflamación cerebral o a una presión arterial muy baja durante un periodo prolongado, en ambos casos como consecuencia del ébola, explica Schieffelin.

Resultados alarmantes

Cuando empezaron los problemas oculares de Crozier, él y el equipo del Emory sospechaban que el ébola había debilitado su sistema inmunitario y lo había vuelto vulnerable a otros virus que habrían invadido el ojo, un problema que tal vez podría tratarse con algún antivírico. De modo que Steven Yeh, oftalmólogo, introdujo una aguja finísima en el ojo de Crozier, extrajo unas cuantas gotas de líquido de la cámara interior y las envió al laboratorio. Cuando llegaron los resultados, se quedaron impresionados.

Para Crozier fue tremendamente inquietante enterarse de que seguía infectado por algo que parecía extraño y malévolo. “Me tomé como algo casi personal el hecho de que el virus pudiera estar dentro de mi ojo sin yo saberlo”, relata. Se conocían casos de uveítis en algunos supervivientes del ébola de brotes anteriores y en el ojo del uno de los pacientes se había encontrado un virus, el de Marburg, emparentado con el del Ébola. Pero esos casos parecían poco frecuentes. The New England Journal of Medicine publicaba la pasada semana un artículo sobre el problema ocular de Crozier.

El interior del ojo está protegido en su mayor parte del sistema inmunitario para evitar posibles inflamaciones que afecten a la visión. No se sabe a ciencia cierta cómo son estas barreras, pero comprenden vasos sanguíneos diminutos repletos de células que impiden el paso de algunas células y moléculas, y unas propiedades biológicas únicas que inhiben el sistema inmunitario. Sin embargo, esta protección, denominada privilegio inmunitario, puede en ocasiones convertir el interior del ojo en un santuario para los virus, ya que ahí pueden replicarse a sus anchas. Los testículos también gozan de ese privilegio inmunitario, razón por la que el virus del ébola puede sobrevivir en el semen durante meses.

El hallazgo del virus del ébola dentro del ojo de Crozier desconcertó a los médicos. Yeh llevaba bata, guantes y máscara protectores cuando le extrajo el líquido, pero no se había puesto gafas. Los médicos llevan un equipo de protección mejor cuando tratan a pacientes que se sabe que tienen el ébola. Yeh no podía descartar la posibilidad de haberse contagiado, de modo que estuvo durmiendo en la habitación de invitados de su casa y no tocó a su hijo pequeño durante tres semanas, el periodo de incubación de la enfermedad.

También estaban preocupados por la sala de reconocimiento en la que Yeh había tomado la muestra. En cuanto recibieron los resultados, él y otros compañeros del Emory volvieron corriendo a la sala, comprobaron que nadie más la hubiese usado y desinfectaron todas las superficies.

Otras pruebas adicionales pusieron de manifiesto que en las lágrimas y la superficie exterior del ojo de Crozier no había virus del ébola, por lo que no representaba un peligro para otras personas. Pero su caso hace pensar que los médicos que practican intervenciones quirúrgicas oculares a los supervivientes del ébola podrían estar en peligro. No se sabe cuánto tiempo puede permanecer el virus dentro del ojo.

La gran pregunta era si los médicos podrían salvarle la vista a Crozier. Les preocupaban los dos ojos, porque los problemas de uno pueden extenderse a veces al otro. Pero no hay ningún antivírico que se haya comprobado que funciona contra el virus del ébola y, aunque lo hubiese, no había precedentes para el tratamiento de un ojo repleto de virus. Además, la fuerte inflamación indicaba que las barreras que normalmente protegen el ojo del sistema inmunitario se habían visto superadas. Por tanto, ¿qué estaba dañando el ojo de Crozier? ¿El virus, la inflamación o ambos? No podían saberlo con certeza.

La inflamación se suele tratar con esteroides. Pero pueden hacer que una infección se agrave. “¿Y si provocaban una nueva infección?”, recuerda Crozier. “Estábamos en la cuerda floja”. Los médicos pensaron que, tal vez, un antivírico experimental podría funcionar.

Semanas de temor

Aunque Crozier era el paciente, también formaba parte de su propio equipo médico, y el hecho de centrarse en los detalles científicos le ayudó a contrarrestar el creciente temor a quedarse ciego.

Mientras él y sus médicos se esforzaban por encontrar un equilibrio entre tratar la inflamación y combatir la infección, su vista seguía deteriorándose. Probaron con dosis altas de prednisona, un esteroide. El medicamento le provocó cambios de humor como los de un adolescente, un apetito voraz, aumento de peso, aumento de la presión arterial e insomnio. Y la visión seguía empeorando. Era como mirar a través de unas zarzas, relata. Llegó un momento en el que solamente podía ver el movimiento cuando Yeh meneaba los dedos.

También sufrió una pérdida de audición considerable en el mismo lado. “Toda la vida del lado izquierdo desaparecía”, dice. “Fue una época muy sombría y deprimente”. Se pasó las Navidades en el hospital con su hermano menor, Mark, que había permanecido constantemente a su lado durante la enfermedad y la recuperación. La presión intraocular, que había estado peligrosamente alta, empezó a bajar… demasiado. El ojo se volvió blando al tacto, como si se estuviera convirtiendo en papilla. “Tenía la sensación de tener el ojo muerto”, recuerda Crozier.

La mayor sorpresa llegó una mañana, aproximadamente 10 días después de que empezasen a aparecer los síntomas, cuando echó un vistazo al espejo y vio que el ojo había cambiado de color. El iris, que normalmente era de un azul brillante, se había vuelto completamente verde. Curiosamente, hay algunas infecciones víricas que pueden provocar esos cambios de color, normalmente de forma permanente. “Era como una agresión”, relata. “Era algo muy personal”.

A medida que pasaban los días sin que hubiera indicios de mejoría, Crozier y el equipo del Emory empezaron a pensar que tenía poco que perder. Jay Varkey, un especialista en enfermedades infecciosas que había estado al cargo de gran parte del tratamiento de Crozier, consiguió que la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense le diese permiso, excepcionalmente, para usar un antivírico experimental en forma de pastilla. (Los médicos no han querido decir su nombre, ya que prefieren reservar esa información para una futura publicación en una revista médica). Ni siquiera estaban seguros de que el fármaco lograse llegar hasta el ojo de Crozier.

Para reforzar el tratamiento antiinflamatorio, Yeh también le puso a Crozier una inyección de esteroides sobre el globo ocular, que liberaría poco a poco el fármaco dentro del ojo.

El fin de la oscuridad

Al principio, parecía que no se había producido ningún efecto. Pero una mañana, aproximadamente una semana después, Crozier se dio cuenta de que si giraba la cabeza hacia uno y otro lado, podía encontrar “espacios” y “agujeros” entre las obstrucciones del ojo y era capaz de ver a su hermano Mark, sentado a los pies de su cama.

Poco a poco, durante los meses siguientes, recuperó la visión. Sorprendentemente, el ojo se volvió azul otra vez. Hay un vídeo en el que se le ve, emocionado, leyendo en voz alta las letras de un panel y avanzando hasta los tamaños de letra más pequeños, mientras su hermano y los médicos lo observan riéndose. ¿Fue el antivírico? No está seguro, pero cree que sí.

“Yo pienso que la cura fue el propio sistema inmunitario de Ian”, dice Varkey, y explica que sospecha que los tratamientos mitigaron los síntomas de Crozier y sirvieron para conservarle la vista el tiempo suficiente para que el sistema inmunitario acabase con el virus (del mismo modo que el tratamiento de apoyo durante la peor fase de la enfermedad lo había mantenido vivo hasta que sus defensas naturales pudieron controlar la situación).

Crozier cree que la información de su caso podría ayudar a prevenirla ceguera en supervivientes del ébola de África Occidental. El 9 de abril, viajó a Liberia con Yeh y algunos otros médicos del Emory para ver a pacientes que se habían recuperado del ébola y examinarles los ojos. “Tal vez podamos cambiar el curso natural de la enfermedad en los supervivientes”, dice Crozier. “Quiero empezar a trabajar en ello”.

(Tomado de El País)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • nopasarán dijo:

    Oiga, ese virus es una maldición de la naturaleza, pero a la vez es algo inconcebible por su capacidad para adaptarse a todo tipo de entorno. ¡Tremenda calamidad!

  • @lin@ dijo:

    La naturaleza y sus seres haciendo por sobrevivir y luchando por la supervivencia; ahí esta jugando con la inteligencia del humano, se le escapo el Ebola en el ojo a los científicos, será que se desato en África y como arma de exterminio aun tiene trabajo que realizar?. De verdad que es escalofriante la noticia. Pero siempre habrá esperanza para la humanidad, tal vez por el momento sea cuestión de estadísticas!?.

  • santiagoNP dijo:

    Las medidas de seguridad para enfrentar a este vírus tienen que ser sin dudas en extremas, no se puede descartar ninguna, pués el virus para sobrevivir multiplicarse es capaz de atacar al parecer cualquier parte del cuerpo humano.
    Pero confío en que el intelecto humano será capaz de derrotar a este demonio como lo ha logrado en otras ocasiones con otros.
    Solo se necesita unidad de pensamiento y de acción internacionalmente para ganar esta batalla y todas las batallas contra todas las enfermedades. Así la humanidad sobrevivirá sin dudas.

  • Chinesse dijo:

    Supongo que nuestro medico salvado de este virus, se encuentre bajo estricta vigilancia, ya ven, no se pueden confiar ni aun curado

  • TonyM. dijo:

    Esto nos demuestra que aún nos queda tanto o más por conocer de nuestro propio cuerpo y su interacción con el medio, como del mismo cosmos.
    La virología es una especialidad médica súper complicada, además de interesante y fascinante, (siempre que uno logre aprenderse los incomprensibles nombres que se les suelen dar a esos “entes”, porque ni bichos se les puede llamar pues no están capacitados para completar un ciclo vital por sí mismo.
    Que en alto ponen el altruismo y la solidaridad esos médicos, de cualquier parte del mundo, que abandonan sus seguros medios para arriesgar sus vidas por otros, y por la humanidad entera!!. Con cuanto orgullo los cubanos podemos decir que entre esos hombres y mujeres hay muchos cubanos!!. Mis respetos.

  • el beriao dijo:

    ¿Y los ojos de nuestro medico Felix como estan?

  • Jsdm dijo:

    Wow, cuando se pensó q ya se habia logrado de cierta forma controlar y minimizar esta amenaza, ya vemos q quedan secuelas q hasta ahora casi no se habian hablado de ellas, cuantas personas no estarán en estos momentos en esas condiciones? y quizas hasta peor, pero se puede sacar de la experiencia y así poder ver mas alla de lo que hasta ahora solo se estaba atendiendo.

  • Alian Gonzalez dijo:

    PODRAN SURGIR ENFERMEDADES PERO, HAY 2 COSAS QUE TRABAJAN PARA COMBATIRLAS Y QUE SON MAS FUERTES, UNA EL SISTEMA INMUNOLOGICO HUMANO QUE AUNQUE NO PUEDA PASAR AL OJO ALGUNA ESTRATEGIA TIENE PARA DEFENDERLO DE VIROS,ETC, Y EL OTRO EL CEREBRO HUMANO EN CONJUNTO CON LA TECNOLOGIA QUE AUNQUE NO SE DEMORE ALGO ENCUENTRA SIEMPRE UNA FORMA DE CURRAR LAS ENFERMEDADES

  • MROCK¡¡¡¡ dijo:

    Mi dios que virus …es este que se esconde donde menos lo imagines .Mis
    Condolecías para esas personasque tienen semejante virus……..felicidades para esos médicos que se enfrentan día a día con semejantes enfermedades

  • Dumo dijo:

    ahora a vigilar todos los galenos que aterrizaron en nuestra isla ……..no se deben desconfiar en ningún momento ,este enemigo no se ha eliminado ,puede hasta mutar y enmascararse esto es como la película suspenso o tendrá segunda parte,sigo confiando siempre en la biblia vendrán enfermedades que nos pondrán a correr hacernos pensar de las modificaciones que puedan tener

  • EL OVNI dijo:

    Revísenle bien los ojos a nuestros medicos

  • Che dijo:

    Mis respeto para esos médicos, estan escapao. Crozier y su equipo, que se pongan a trabajar rápido en eso.

  • MAM dijo:

    Debemos estar todos alerta, son pocas las medidas que a veces tomamos, quien lo diría, Ébola en un ojo hermanos que aun están en Guinea aseguren los espejuelos y redoblen las medidas, aprovecho para felicitarlos ustedes son unos héroes.

  • pepa dijo:

    me gustan los ojo

  • jesusa dijo:

    GUAPAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • jesusa dijo:

    Pos mu bien

  • Massi la muñekita dijo:

    ESTOY ASOMBRADISIMA…WAOOOOOOOOO QUE DIOS LO BENDIGA

  • Jesusa dijo:

    Hola chabales, soy jesusa de los campos de mineecraft okai? :)
    Adios `pillines

  • Daniel dijo:

    Hay que rendir Homenaje a los Licenciados en Enfermería que se jugaron la vida luchando contra el Ebola en esos paises. La Mayor cantidad de profesionales de la Salud que participaron en esa contienda sanitaria fueron LICENCIADOS EN ENFERMERIA CUBANOS.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también