Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Daniel Ortega: “el ALBA existe gracias a Cuba y Venezuela, esa es una realidad”

| 2
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

Discurso pronunciado por el Comandante Daniel Ortega Saavedra, presidente de la República de Nicaragua, en la   XIII Cumbre ALBA-TCP, La Habana, Cuba, 14 de diciembre  de 2014, “Año 56 de la Revolución”.

(Versiones Taquígrafas – Consejo de Estado)

Buenos días, hermanos presidentes, hermanos primeros ministros que representan a los pueblos que hemos asumido el reto de incorporarnos a este noble y extraordinario proyecto del ALBA-TCP.

Hace 20 años de la primera visita de nuestro hermano el Comandante Hugo Chávez a Cuba y de ese encuentro entre Fidel y Chávez, y me siento realmente privilegiado, gracias a la generosidad de Fidel, de haberme encontrado en esa ocasión con Chávez.  Me encontraba en La Habana y Fidel me invitó al encuentro que se realizó en La Habana Vieja, en la Casa Bolívar, y ahí escuché las palabras de Chávez, y al escuchar las palabras de Chávez, escuché las palabras de Bolívar, y me conmovió.

Luego Fidel nos llevó en su vehículo, y fuimos conversando.  Nosotros no estábamos en ese momento en el gobierno, Chávez tampoco estaba en el gobierno, año 1994.  Era, diría yo, a finales del pasado siglo y a comienzos de este siglo, los momentos más duros de la lucha que atravesaba el proceso libertario de nuestra América: Cuba sola batallando; Cuba bloqueada y viviendo los nuevos retos que impuso la desaparición de la Unión Soviética con toda la solidaridad y toda la generosidad incondicional que le supo brindar la Unión Soviética a Nicaragua durante toda una década y a Cuba, desde aquel encuentro entre Fidel y Jruschov.  A nosotros nos correspondió encontrarnos ya con Brezhnev.

Eran momentos amargos y Chávez andaba por ahí, como él solía decir; y todos andábamos por ahí, y Salvador Sánchez, quien era el Comandante de la Revolución salvadoreña, también andaba por ahí; andábamos por ahí encontrándonos siempre con Cuba. Cuba era el punto de referencia; Cuba era el baluarte de los luchadores revolucionarios de nuestra América y del mundo.  Y no solamente de los países desarrollados, era el punto de referencia de los luchadores y sigue siendo el punto de referencia de los luchadores por la justicia, por la solidaridad, por la paz que libran esas batallas en condiciones muy difíciles en los países desarrollados, en Estados Unidos, en Europa, en las potencias imperiales.

Luego llegó la victoria de la Revolución Bolivariana gracias a la tenacidad de Chávez, al espíritu de Chávez, a la firmeza de Chávez.  Y luego de Chávez, llegó Lula y con Lula llegó Kirchner, y entonces en el año 2004 nace el ALBA, en una América Latina que se está transformando radicalmente, donde se está abriendo un nuevo espacio, cuando todos ya cantaban el fin de las revoluciones; cuando algunos estaban solamente ya a la espera del hundimiento de la Revolución Cubana, lo pensaban, y lo creían, incluso algunos que antes habían encontrado solidaridad, amor, comprensión en la Revolución Cubana, entonces ya contaban los días para que la Revolución Cubana se hundiera, y ya renegaban de la Revolución Cubana, las ratas; cuando se hunden los barcos las ratas son las primeras en huir.  Y pensaban que se hundía el barco de la revolución en América Latina que estaba aquí en Cuba, defendido por Fidel, por Raúl, por este liderazgo heroico y por este pueblo heroico (Aplausos).

Y el triunfo de Chávez, de Lula, de Kirchner, y Evo participando en esas batallas; Evo andaba por ahí, por los caminos también, por los caminos de Bolivia y por los caminos de nuestra América.  Me encontré con Evo la primera vez allá en Venezuela.  Había una conferencia que había organizado Chávez y Evo expresó en su mensaje lo que era la realidad de Bolivia, de la batalla que estaban librando en Bolivia.  De ahí en adelante, diría, no hemos parado de andar y estoy seguro de que el ALBA, en esta América rebelde, ya no parará de andar jamás (Aplausos).

Es cierto, hemos tenido algunas bajas; no hay batalla en la que no se den bajas.

Un hermano centroamericano, el compañero Manuel Zelaya —el Comandante Vaquero, como le llamó Chávez en aquel encuentro en Tegucigalpa— no pudieron derrotarlo por los votos.  El imperio estaba ardido, que ahí donde habían convertido a Honduras en una base de agresión contra Nicaragua— hubiese llegado un presidente que rápidamente había entendido el valor de este proyecto y se había incorporado al ALBA.

Y tampoco podían perdonarle que luego, ahí mismo en Honduras, unas semanas después de la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, cuando el presidente Obama habló de nuevas relaciones con los pueblos latinoamericanos y caribeños, se toma aquella decisión histórica de desconocer la sanción que el imperio le había impuesto al pueblo cubano en relación con la OEA.  Fue en Tegucigalpa, en San Pedro Sula.  Y otra semana luego, vino el golpe, y la rebelión de toda nuestra América contra el golpe.  Porque no debe olvidar el imperio, no debe olvidar Estados Unidos, el gobernante norteamericano, que después del golpe en Honduras, inmediatamente nos convocamos en Managua y ahí fue determinante la beligerancia del Presidente Chávez llamando por teléfono a gobernantes de países que tenían mucho compromiso, que pensaban delegar en cancilleres, pero que al final decidieron llegar a Managua, y ahí estábamos todos en Managua, dejando un mensaje claro de condena a la política injerencista, a la política golpista, a la política terrorista de los gobernantes yanquis en contra de los pueblos de nuestra América.  Eso quedó claro, todos los gobernantes.

Esto significa que no solamente el ALBA, sino que a partir del ALBA se ha fortalecido la región; o sea, el ALBA ha sido el detonante y los iniciadores de este detonante Fidel y Chávez; dos revoluciones:  la Revolución Cubana y la Revolución Bolivariana, el detonante, y luego hemos venido multiplicando nuestra presencia, nuestra adhesión al ALBA.

Hoy nos acompaña otro hermano centroamericano, el comandante Salvador Sánchez Cerén, presidente de la hermana República de El Salvador, nos está acompañando en este encuentro del ALBA.

Es decir, los yanquis deben estar claros de que la América es rebelde; siempre ha sido rebelde y hoy más que nunca rebelde con la fuerza que hemos logrado construir.  Y pueden eliminar a un dirigente por aquí, pero luego saldrán otros dirigentes y se multiplicarán las luchas de nuestros pueblos.

Más de 50 años de sanciones y de guerra contra Cuba.  Han utilizado todas las formas para eliminar esta Revolución gloriosa, pero aquí está la Revolución Cubana, aquí está el Comandante Raúl, Comandante de la Sierra, Comandante de la Revolución.  Y aquí está presente también Fidel, nuestro gran Comandante en Jefe de la Revolución Latinoamericana y Caribeña (Aplausos).

Ya es hora, o ya debería ser hora de que los yanquis entendieran, de una vez y para siempre, que hay que suspender el bloqueo en contra de Cuba, que deben buscar la forma de normalizar las relaciones con la hermana República de Cuba; normalizar las relaciones en el entendido de que tenemos profundas diferencias, pero somos vecinos, y así como los yanquis han aprendido a entenderse con pueblos gloriosos como el pueblo de Viet Nam, después de aquella guerra de resistencia que significó la más vergonzosa derrota en la historia del imperio yanqui —los yanquis entendieron que tenían que aprender a entenderse con Viet Nam, a pesar de la paliza que Viet Nam les había dado a los yanquis, a entenderse con Viet Nam sin condiciones en cuanto a las decisiones internas y de política internacional que el pueblo vietnamita practica—, ¿por qué no lo hacen con Cuba?  ¿Por qué más bien ahora han cometido el crimen, la infamia de colocar a Cuba como un Estado terrorista, que apaña el terrorismo?

A partir de las sanciones que han anunciado en contra de la Revolución Bolivariana —y ya Nicolás se ha manifestado con la firmeza del pueblo de Bolívar, del pueblo de Chávez—, frente a esas sanciones, yo decía allá en Managua que nosotros tenemos que hacer nuestra lista también, lista de Estados terroristas, y en nuestra lista debería estar el Estado yanqui como primer país, como primer Estado terrorista, porque es un Estado que ha practicado el terrorismo a lo largo de su historia.  Incluso es el único país que ha sido condenado por la Corte Internacional de Justicia por terrorismo, cuando fuimos allá a acusar a Estados Unidos a la Corte Internacional de Justicia, y la Corte condenó a Estados Unidos por terrorismo.  La Corte es el más alto tribunal de justicia que tiene el planeta en Naciones Unidas, que deriva de Naciones Unidas.  Tendríamos que hacer nuestra lista.

Y yo comentaba también que ya en Nicaragua tenemos nuestra lista; nuestra lista para que no entren senadores, congresistas que andan soltando veneno por nuestras tierras; tenemos nuestra lista ahí.  Así como ellos se dan el derecho de tener su lista y no permitir el ingreso de funcionarios de muchos de nuestros países, también nosotros tenemos el derecho de tener nuestra lista y no permitir el ingreso de funcionarios, congresistas, senadores de Estados Unidos que andan envenenando el ambiente.

¿Cuántas expectativas creó el presidente Obama?  ¿Cuántas oportunidades ha tenido el presidente Obama?  Cuando incluso ya en Miami los votos que decidían las elecciones no son los votos que estaban a favor del bloqueo en contra de Cuba; ya la comunidad de Miami está en contra del bloqueo.  Ya no es un asunto electoral, ya se convirtió en un asunto de soberbia del imperio.  Ya no es un asunto de práctica política, porque vemos al imperio con prácticas políticas y muy buenas relaciones diplomáticas imponiendo, incluso, gobiernos a punta de bombazos, y luego reconociéndolos y dándoles todo el apoyo militar, financiero, económico, siempre y cuando, claro, se les subordinen.  Y vemos al imperio también que ha avanzado en reconocer algunas realidades, aunque está claro que, como todavía no terminan de entender que el mundo hegemónico, unipolar ya dejó de ser, quieren retomar ese control promoviendo políticas expansionistas en todas las regiones de nuestro planeta.  O sea, no ha cambiado el imperio, están ahí las políticas expansionistas.

Nosotros queremos aquí, una vez más, expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Cuba, con la Revolución Bolivariana, que estamos seguros, partiendo de sus propias fuerzas que son las determinantes y contando con toda nuestra solidaridad, donde nuestra solidaridad tiene un valor moral, un valor político, de donde todos sabemos que la batalla que ha librado Cuba y la batalla que libró Chávez y la batalla que libra Nicolás descansan, fundamentalmente, en sus propias fuerzas, en el heroísmo de su pueblo, en la conciencia de su pueblo, en la dignidad de su pueblo, ahí descansa esa fuerza, esa fortaleza para resistir y para vencer, porque se ha venido venciendo.

Estamos creciendo, decíamos, en el ALBA y dándole la bienvenida a San Cristóbal y Nieves, con el compañero, nuestro hermano Denzil Douglas, Primer Ministro, y a Granada.  Aquí está Denzil, sí, aquí lo tenemos cerca, y al Primer Ministro de Granada Keith  Michell, aquí está el hermano de Granada también, y le damos la bienvenida.  Y el ALBA creciendo.

Y quiero tomarme un poquito de tiempo, Raúl, discúlpame lo de los cuatro minutos (Risas), porque quiero hablar un poco del presente y el futuro del ALBA.

El ALBA existe gracias a Cuba y a Venezuela, esa es una realidad.  Cuando hablamos de los grandes programas sociales, cuando hablamos de los programas energéticos, cuando hablamos de los programas culturales, cuando hablamos de los programas de transporte navieros que se han desarrollado en el ALBA, cuando hablamos de los programas más sustantivos que tiene el ALBA y que tienen un impacto directo en las economías de nuestros países y, por lo tanto, tienen un impacto directo, desde el punto de vista social, en cuanto a la dignificación de nuestros pueblos y llevar justicia a nuestros pueblos, estamos hablando de la cooperación incondicional, solidaria de dos naciones:  Cuba y Venezuela.  La fuerza determinante para sostener este proyecto y para que crezca este proyecto son Cuba y Venezuela.

¿Nosotros qué representamos?  Representamos países, naciones con economías de pequeña escala; porque Cuba, a pesar del bloqueo, gracias a la Revolución y gracias al potencial de cuadros, técnicos, científicos y en todos los órdenes sociales, etcétera, que logró desarrollar, comparar la economía cubana con las economías de nuestros países…  No incluiría aquí a Ecuador, creo que Ecuador es un caso especial, de una economía ya de más alta escala, sino hablaría de los países de Centroamérica, sin incluir a Panamá; hablaría de los países del Caribe, Bolivia, y es porque entre los países más empobrecidos de la región, Haití, Honduras, Nicaragua, Bolivia.  Ahora Bolivia en todo este trayecto ha venido levantando, ha venido desarrollando, ha venido despegando Bolivia.

Yo te he escuchado Evo, ahí, con todos tus informes, cómo han venido despegando, y me imagino que ahora, en el ranking que establecen los organismos internacionales, que son los que monitorean lo que es la parte operativa de la estrategia de dominación del capitalismo global, ya Bolivia está en otro rango.  Y en la medida en que un país empobrecido pasa a otro rango, entonces inmediatamente ya recibe un tratamiento más duro en términos financieros, porque en términos comerciales nosotros nos debatimos frente a lo que es la política de libre mercado, que es la que está impuesta en nuestro planeta, y la política de comercio justo, solidario y complementario, donde se toman en cuenta las asimetrías de nuestras economías, que es la que ha venido poniendo en práctica el gobierno de Venezuela, con Chávez, y el gobierno de Cuba, con Fidel y con Raúl.

Son los únicos gobiernos de nuestra América que tienen esa práctica solidaria.  Por eso yo lo decía en la reunión de la CELAC:  ¿Hasta cuándo en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños vamos a romper el modelo impuesto por la economía de mercado capitalista globalizada, ¿hasta cuándo?

Porque es cierto, tenemos agrupamientos:  en el sur hay agrupamientos, en Centroamérica con México y Colombia hay agrupamientos, por todos lados hay agrupamientos; pero no se rompe el principio ese donde se impone la ley del más fuerte, en términos económicos, y al más débil no le queda más que aceptar esa regla, porque de lo contrario es el hundimiento de las economías que son frágiles.

¿Qué es lo que se ha impuesto?  Libre comercio.  ¿Y con el libre comercio qué se ha impuesto?  Se acompañan con el libre comercio las ventajas, lógicamente, de los países más fuertes.  Libre comercio, impuesto; es impuesto porque nos dicen:  “O lo toman, o, sencillamente, se acabó la relación que hemos tenido un tanto paternalista”.  Porque ahí sí se puede usar el término paternalista de parte de las potencias, se acabó la política paternalista de lo que ellos llaman ayuda y, por lo tanto, ahora viene el libre comercio:  libre comercio con Estados Unidos, libre comercio con Europa; pero, bueno, son los imperios.

¿Nosotros, los latinoamericanos y caribeños, vamos a apostar entre nosotros mismos por el libre comercio, o vamos a apostar entre nosotros mismos por mantener congelados los proyectos de integración regionales o subregionales simplemente porque en el fondo siguen pesando las reglas del libre comercio y no reconocemos las asimetrías que son las que nos pueden dar realmente, a partir de un comercio justo, complementario, solidario, nos pueden dar las condiciones en nuestra América, para que las economías de más pequeña escala, como son las nuestras, se puedan desarrollar, puedan adquirir mayor capacidad de compra, mayor capacidad de demanda y puedan entonces acceder a los bienes que se producen en las economías más desarrolladas de nuestra América?

Este es el mensaje que nosotros les hemos hecho a los europeos y que le hemos hecho a Estados Unidos, porque sabemos que ahí es chocar contra un modelo que sencillamente no tiene sensibilidad para entender que el camino mismo para que ese modelo pueda, si se quiere subsistir durante un tiempo, sería realizando cambios profundos en su propio modelo y no continuar hundiéndose en la crisis como se están hundiendo en estos momentos en Europa y en Estados Unidos.  Ahí hay miseria, hay hambre, hay desempleo.  Ellos nos ponen en la lista a nosotros, hacen las listas ellos, ellos monitorean y son los que deciden.

De tal manera que es nuestra posición y la hemos manifestado en todos los foros y la manifestamos en la última reunión que tuvimos aquí mismo en La Habana, a comienzos de año, en la CELAC.  Pero yo me pregunto:  Tenemos que empezar nosotros mismos aquí a dar pasos para fortalecer lo que se ha llamado un programa o un modelo económico, social, productivo, donde todos podamos aportar de acuerdo a nuestras posibilidades, que todos podamos aportar.  Pienso que todos podemos aportar y debemos aportar, todos podemos y debemos aportar al Banco del ALBA; todos podemos y debemos aportar a los programas educativos, a los programas culturales, a los programas sociales.

Nosotros estamos trabajando en este momento, en Nicaragua —esto surgió a raíz de la reunión que tuvimos aquí en La Habana sobre el tema del ébola, conversando con Bernardo y fue una idea de Bernardo realmente, Bernardo me la planteó—, en un centro ALBA de capacitación en tecnologías agropecuarias, que lo instalemos allá en Nicaragua, allí donde tenemos un proyecto agropecuario del ALBA, donde tenemos un centro de desarrollo ganadero —diría yo— de bastante tecnología de punta.  Es un proyecto del ALBA.  Realmente, cuando digo del ALBA, hasta el momento es un proyecto de Venezuela con Nicaragua, bueno, ese proyecto compartámoslo.  Nosotros nos comprometemos a hacer las inversiones correspondientes para que se instale el centro.  Nosotros les pediríamos a ustedes:   cuadros, técnicos especializados para que aporten y podamos entonces trasladar la experiencia que tenemos todos nosotros, intercambiar esa experiencia, intercambiarla.  ¿Para qué?  Para darles más calidad a las actividades productivas de nuestros países, elevar la productividad del rendimiento en el sector agrícola y en el sector ganadero.

¿Quiénes serían los que llegarían a este centro?  Pensamos que lo ideal sería llevar a este centro a productores:  productores pequeños, productores medianos, cooperativas, que están ahí lidiando en nuestros países con grandes dificultades, donde el tema tecnológico, el tema de las capacidades para lograr mayor rendimiento en la productividad lo tenemos ahí en Nicaragua nosotros.  Es un reto, un desafío, cómo agregarle más valor, y que de ahí incluso podamos avanzar hacia aquel sueño de nuestro hermano, el presidente Chávez, de la grannacional agroalimentaria.

Si nosotros logramos reunir productores que vayan por semanas allá a hacer los cursos, ellos mismos van encontrar la forma de entrelazar y sacar propuestas para fortalecer el intercambio y mejorar las capacidades de producción, incrementar las capacidades productivas.  Esta es una iniciativa que nosotros traemos aquí, que estamos trabajando y que vamos a presentarla cuando esté acabada, a fin de que vayamos adelante pues con esta propuesta.

Decía que es importante trabajar este tema de lo que se ha llamado…  Lo hablamos en la última reunión allá en Caracas, aquí lo tenemos en el documento.  Decimos:  “Instruir al Consejo de Complementación para que invite a PETROCARIBE, para consensuar la propuesta de instrumento de constitución de la Zona Económica de Desarrollo Compartido.”

No estamos hablando de una Zona de Desarrollo de Libre Comercio, estamos hablando de desarrollo compartido, que ahí incluye todo:  Desarrollo Compartido-ALBA-PTROCARIBE.  Está claro que este es un proyecto diferente, que parte de la confianza y donde el consenso es fundamental.

El consenso es un punto de partida para fortalecer la unidad.  El día que aquí empecemos a hacer votaciones, nos dividimos.  El consenso es fundamental y es lo que nos permite garantizar la unidad.

Las votaciones llevémoslas a las Naciones Unidas, demos la pelea en Naciones Unidas por las votaciones, para que en Naciones Unidas cuando se dé una votación como la que se da cada año en favor de Cuba, donde todos los Estados votan a favor de Cuba y solamente Estados Unidos e Israel y otro Estado votan en contra de Cuba, entonces que esa votación que se respete, ahí sí luchemos para que en Naciones Unidas se respete la votación mayoritaria de los pueblos, porque ahí tenemos que estar lidiando con los imperios, pero aquí estamos revolucionarios, estamos compañeros, estamos hermanos, que tampoco tenemos que estar lidiando, a la hora de cualquier situación que haya que resolver, venir a inventar ahora los sistemas de arbitraje que inventaron las transnacionales con los países capitalistas para volarles la cabeza a los países en vías de desarrollo.

Creo que si vamos a trabajar, y estamos de acuerdo nosotros con que trabajemos, lo que es la zona económica de desarrollo compartido ALBA-PETROCARIBE, tiene que ser bajo estos nuevos principios, bajo estos nuevos valores.  Este es un proyecto que no puede venir contaminado con todos los instrumentos de dominación que ha establecido el capitalismo en su llamado Tratado de Libre Comercio o a partir de sus famosas inversiones.

Finalmente, queridos hermanos, me disculpan por el tiempo, pero creo que en el día de hoy se está demostrando cuánta razón tenía Fidel, y tiene Fidel; cuánta razón tenía Chávez, y tiene Chávez cuando ellos dos se decidieron por el ALBA.  Generalmente estas iniciativas nacen y han nacido, las diferentes iniciativas, de integraciones entre ya un buen número de países; aquí no, esta fue una decisión audaz, una decisión revolucionaria, y aquí están los frutos:  hoy somos muchos más, ya hace 10 años, y aquí está Fidel y aquí está Chávez.

Gracias, Raúl (Aplausos).

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JUAN MANUEL dijo:

    Excelente discurso del comandante Daniel Ortega,una vez màs nos demuestra con hechos que un nuevo orden econòmico y social es posible,una vez màs en palabra de un revolucionario de “NUESTRA AMÈRICA”,reconoce los genios polìticos de Hugo Chàvez y nuestro COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO RUZ.Excelente discurso de Daniel,lìder de La Revoluciòn Sandinista.¡VIVA EL ALBA!¡VIVA NICARAGUA! ¿VIVA CUBA!

  • jose dijo:

    Muy bien por Daniel ortega está claro que no quiere ver tibieza en las relaciones comerciales entre sus hermanos es a única forma de desarrollo para los pueblos para mitigar todos los problemas que nos aquejan desde la educación hasta la alimentación yo que llevo años ollendo de la integracion de los pueblos ya han pasado unos cuantos años y no se ve el fruto, es muy discreto cuando a estas alturas deberia haber una revoluciòn de intrcambios entro todas la regiones

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también