Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Escuela de Responsables de Milicias de Moa: Una historia por contar

| 6 |
Bajo el mando del Comandante Raúl Castro asentado en territorio oriental cuando el Comandante en Jefe en la etapa de niñez de nuestro proceso revolucionario, le impartió aquella orden, inmortalizada como frase histórica cuando le dijo: “Vete que si se salva Oriente, estará salvada la Revolución”. Se comenzó un trabajo de organización de estos centros docentes de preparación militar de Jefes para los batallones milicianos.

Bajo el mando del Comandante Raúl Castro comenzó la organización de los centros docentes de preparación militar de Jefes para los batallones milicianos.

Por Ventura Carballido Pupo

La escuela de Responsables de Milicias de Moa, estuvo antecedida por la Escuela de Resistencia en la Sierra Maestra. Incluía en su programa tres subidas al Pico Turquino a distancias largas, transportar al hombre materiales de construcción diversos desde las Vegas de Jibacoa hasta la Escuela Minas del Frio subiendo la empinada loma de la Vela -el plantel estaba sujeto a una ampliación bajo el mando del Comandante Aldo Santamaría Cuadrados-, y luego viajar para concluir la preparación desde las estribaciones de la Sierra Maestra hasta la ciudad de Holguín, en una caminata fatigosa, donde algunos no pudieron hacer el grado.

En el caso del Oriente Cubano, bajo el mando del Comandante Raúl Castro asentado en territorio oriental cuando el Comandante en Jefe en la etapa de niñez de nuestro proceso revolucionario, le impartió aquella orden, inmortalizada como frase histórica cuando le dijo: “Vete que si se salva Oriente, estará salvada la Revolución”. Se comenzó un trabajo de organización de estos centros docentes de preparación militar de Jefes para los batallones milicianos que apremiantemente se estaban formando.

Se crearon diversas escuelas para la preparación de soldados.milicianos como en Pedrito Santiago de Cuba, Güirabo en Holguín, y otra en Moa, esta última convertida posteriormente en la Escuela de Formación de Oficiales de Milicias, donde salieron importantes cuadros del Ejército Oriental y de otros territorios y tipos de armas.

Para preparar a los cuadros de mandos de los batallones de de las MNR nació con mucha fuerza la Escuela de Oficiales de Milicias de Matanzas, en aquel entonces el Capitán José Ramón Fernández Álvarez al frente, que hicieron historia en las arenas de Playa Girón durante el artero ataque mercenario de abril de 1961.

Obedeciendo a la misma estrategia de lograr jefes preparados en la técnica militar, surgió el 7 de enero de 1961, la Escuela de Oficiales de Milicia Pedro Soto Alba, en Moa. Antes de esta fecha, cumpliendo con las sindicaciones del Comandante en Jefe Fidel Castro y del Ministro Raúl Castro, los alumnos preseleccionados fueron sometidos, en la Sierra Maestra, a una fuerte preparación física, con el reto de escalar como mínimo tres veces al Pico turquino, u otros recorridos que tenían que hacer desde las Vegas de Jibacoa hasta Minas del frío cargando materiales de construcción y otros avituallamientos; requería someterse a un gran esfuerzo.

Antes de partir para el campamento Cansay, en la referida zona minera de Moa, actual provincia de Holguín, esta pléyade de jóvenes aspirantes a cuadros de mando de las milicias y de las Fuerzas Armadas después, hicieron la proeza de emprender un recorrido desde la Sierra Maestra, Vegas de Jibacoa hasta la propia Ciudad de los Parques. Luego continuaron su preparación con un internado en el Instituto Técnico de Holguín; desde el Puerto de Antilla, partieron posteriormente. A bordo de una patana fueron trasportados hasta Moa, para de esta forma dar continuidad al resto del programa que los convertiría en oficiales de las Milicias Nacionales revolucionarias

Como instructores o profesores captaron a alumnos de la Escuela de Cadetes, soldados del derrotado gobierno que se incorporaron al Ejército Rebelde durante la gesta libertaria o militares que el primero de enero de 1959 estaban detenidos o presos por discrepar con la derrotada dictadura, y algunos combatientes rebeldes. Significamos que, tanto la formación miliciana y sus batallones de combates como esta escuela de Moa, fueron monitoreadas sistemáticamente por el Comandante Raúl Castro Ruz, y en los pasos previos del proceso, en sus principios esenciales, se tuvo en cuenta la selección del personal que se sometería a un régimen de estudios militares, sobre la base de la voluntariedad y selectividad, según los territorios y sus características.

Esta fuerza voluntaria del pueblo estaba dispuesta a todo por defender sus conquistas frente a las amenazas y los peligros de agresión del Gobierno de los Estados Unidos. Así comenzó el entrenamiento militar a obreros, campesinos, profesionales —hombres y mujeres— convertidos en soldados, quienes se integraron de diferentes maneras como excelente cantera para nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias. Durante el segundo semestre de 1960, el archipiélago cuba-no, y en especial la provincia de Oriente, se convirtieron en una gigantesca escuela de combatientes revolucionarios.

En solo unos meses se realizó la hazaña sin precedentes de organizar, armar y preparar al pueblo con vistas a combatir a las fuerzas agresoras imperialistas si intentaban atacar y la activa acción de la contrarrevolución interna. Preparar las fuerzas resultó una máxima de la Dirección de la Revolución. El ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Raúl Castro Ruz, asentado la mayoría del tiempo en el Oriente Cubano por una estrategia, comenzó a buscar todos los espacios necesarios y el personal preparado para inculcar el conocimiento del uso de las armas y la preparación elemental, física y general del soldado.

Dos escuelas, una en San Pedrito en lo que fuera la Feria Agropecuaria de Santiago de Cuba y otra en Güirabo (Holguín), se convirtieron en centros docentes para la preparación elemental de los milicianos y milicianas. Estas tuvieron su prueba de fuego con la preparación de cinco mil milicianos de casi todos los municipios del actual territorio holguinero que, organizado en diez batallones, y bajo el mando del Comandante Eddy Suñol Ricardo, participaron en El Escambray, en 1961, en la llamada Operación Jaula.

De las aulas de esta escuela de Moa, se graduaron el 31 de marzo de 1961 192 oficiales, que contó, como alto honor para los participantes, con la presencia en la graduación del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Comandante Raúl Castro Ruz, acompañado de los comandantes Armando Acosta Cordero y Calixto García y del capitán Jorge Risquet Valdés. Los graduados fueron designados para resolver necesidades de la defensa de otros territorios, y, en el caso del Oriente Cubano, reforzaron las diferentes dotaciones milicianas.

Los batallones debidamente organizados con hombres como estos, frustraron los alzamientos de elementos contrarrevolucionarios en diferentes localidades de nuestro archipiélago así como otros actos contra el Poder Revolucionario.

Se opusieron tenazmente a los continuos ataques piratas, los planes subversivos, las diferentes operaciones diseñadas para atentar contra la vida de los principales dirigentes del país que pretendieron socavar las bases de esta nueva sociedad. Una vez más, se equivocaron nuestros adversarios; sus maniobras amparadas en las sombras oscuras de los cobardes, quedaba desarticuladas.

En lo que resultó el escenario donde se creó la Escuela de Oficiales de Milicias, se prepararon varios batallones de milicias residentes en zonas rurales. Tal como aparece reflejado en el periódico Surco, órgano del campesinado cubano del miércoles 21 de diciembre de 1960, “acompañado por el comandante del Ejército Rebelde Armando Acosta Cordero Jefe de la construcción de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos en las Mercedes, la combatiente Vilma Espin Guillot, el Capitán Juan Escalona, el poeta chileno Pablo Neruda y su esposa, y los poetas cubanos Raúl Ferrer y Manuel Navarro Luna, el comandante Raúl Castro Ruz, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, participó en la tierra roja de Moa, hoy provincia de Holguín, en el desfile y acto de graduación de varios batallones de las Milicias Campesinas que estudiaron en el sitio de Cansay.” La preparación militar del soldado como fuerzas listas para enfrentar las amenazas de invasión del Gobierno norteamericano y la contrarrevolución interna.

De las aulas de esta escuela de Moa, se graduaron el 31 de marzo de 1961 192 oficiales, que contó, como alto honor para los participantes, con la presencia en la graduación del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Comandante Raúl Castro Ruz. En la imagen, Raúl y Vilma Espín, compañera de luchas y de vida del General de Ejército.

De las aulas de esta escuela de Moa, el 31 de marzo de 1961 se graduaron 192 oficiales, que contó, como alto honor para los participantes, con la presencia en la graduación del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Comandante Raúl Castro Ruz. En la imagen, Raúl y Vilma Espín, compañera de luchas y de vida del General de Ejército.

Esto nos indica la importancia brindada por el segundo jefe de la Revolución, quien tuvo la conciencia que ubicar este centro de preparación militar de Moa obedecía a varios objetivos dentro de la estrategia general defensiva de la región y del pro-ceso revolucionario: Tener una fuerza lista, que pudiera entrar en acción desde el exterior, por parte de los dueños de las instalaciones mineras abandonadas por ellos y incautadas por el Poder Revolucionario; prepararon personal que pudiera dar seguridad defensiva a la zona costera Moa- Baracoa, por su proximidad con la Base naval de Guantánamo y por los anunciados planes de desembarco enemigo por esa geografía.

En esa época existía una organización militar del Ejército Rebelde nombrado Fuerzas Tácticas de Combate, diseminado por diferentes sectores, bajo el mando del comandante Calixto García Sánchez.

Si bien durante el desarrollo del curso hubo algunas bajas en aquellos que no pudieron resistir o por otras causas, los graduados del curso militar del Cansay se vincularon de lleno, sobre todo a partir del surgimiento del Ejército Oriental, donde por su entrega, superación y valentía demostrada alcanzaron grados superiores como generales, coroneles, tenientes coroneles, mayores y otros grados militares.

Corriendo el riesgo de significativas omisiones, queremos destacar dentro de los graduados de esta escuela, a los compañeros convertidos en generales de Brigadas: Luis Cuenca Pupo, Pérez Pérez, y Alfredo Igarza Duany; los coroneles Rubiel Zayas Ramírez y Eugenio Gregorio Almaguer Pupo; los teniente coronel: Ramón Blas Couso Betancourt, Ovisney A. Fernández Fernández, Rigoberto Ramírez Beltrán, Rogelio Ricardo Pérez y Rafael Cuenca Pupo. Loable fue la labor docente del cuerpo de profesores, teniendo como excelente guía por su alta preparación y entrega a Gerardo René Rodríguez Fernández. El actual Director de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, coronel ® Eugenio Suárez Pérez, fue uno de los graduados de esta escuela.

Los antiguos oficiales graduados de esta escuela en una imagen actual.

Los antiguos oficiales graduados de esta escuela en una imagen actual.

Cuando el Comandante en Jefe movilizó, en el primer trimestre de 1961, sesenta mil milicianos para El Escambray, lo hizo con un doble propósito: lograr la limpia de gusanos contra-revolucionarios alzados contra el poder estatal en esa región, y forjar a los bisoños combatientes para que fueran cantera de la organización de los ejércitos previstos como parte de los planes defensivo de la nación. Fidel, Raúl, el Che, visionariamente pensaron escoger a milicianos con cierto nivel escolar, y con algunas condiciones para estas escuelas que resultaron garante de valiosos y preparados jefes militares.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • J.A. Chan dijo:

    Si el periodista me pudiera comunicar su dirección electrónica le estaré siempre agradecido. debo decirle de antemanos que en Moa y otras regiones del país desde que leimos su artículo estamos debtiendo por correo electrónico y porsupuesto, los comentarios van creciendo y todos elogiamos su decisión de escribir sobre un tema un poco olvidado de esta tierra que algunos llaman sinhistoria.
    Gracias.
    fgghh

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    El eterno agradecimiento a CUBADEBATE por lo que representa esta publicación como importante estimulo a la Pléyada de cubanos que se convirtieron en cuadros de mandos de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias y que resultaron piezas claves en la creación del Ejercito Oriental: EL SEÑOR EJERCITO que para orgullo de todos, el entonces Comandante Raúl Castro Ruz, fue su primer jefe y otros Ejércitos y tipos de armas. Esta es una excelente oportunidad que propicia este prestigioso Sitio para que los protagonistas de esta escuela, incluyendo sus profesores puedan con sus vivencias en sus opiniones al final del trabajo, enriquecer el mismo. Muy merecidamente se ha ponderado a la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas, que bajo la tutela del General ® José Ramón Fernández Alvarez, hicieron historia cuando la artera agresión de los mercenarios en Playa Girón; pero muy poco de esta escuela de Moa, inaugurada y atendidas por nuestro actual General Presidente. Felicidades a los alumnos y profesores de la escuela de la tierra roja de Moa. USTEDES FORMAN PARTE TAMBIÉN DE LA HISTORIA PATRIA

  • -Jose- dijo:

    Excelente artículo, digno de admirar, miren que fracción de historia más interesante, y hasta con fotos poco comunes. Artículos como este merecen del reconocimiento de todos, la historia, nuestra historia, está llena de interesantísimas anécdotas y vivencias muchas de ellas aun sin contar. Se agradece por tanto este tipo de trabajo, Felicidades, ¿quién dice que en Moa no hay historia?, pues si la hay…. y mucha, solo investiguen y disfrutarán realmente y los hombres y mujeres de este lugar seguirán enlazando eslabones y enrriqueciendo su historia, ahora con proezas productivas. Moa surgió para hacer historia. FELICIDADES!!!

  • lelouch(MOENSE) dijo:

    En los 23 jóvenes años que cargo, pense ver un un poco de historia de mi municipio, tan pocamente reconocido en el pais y que tan importante ha sido a lo largo de los años.
    PD: Igual, con sus pors y contras, no cambio Moa por ningún lugar del país.

  • TURÏN dijo:

    La población de Moa está muy contenta con que se haya publicado este trabajo. Ellos se sienten muy orgulloso sobre esta historia, que pudiera concretarse en un texto como legado para las nuevas generaciones.

  • Jose R Oro dijo:

    Muy buen trabajo y excelentes fotos de ayer y de hoy, muchas felicitaciones al autor. Se ha escrito de la Escuela de Responsables de milicias de Matanzas, de gloriosa participacion en los combates de Playa Giron, pero nunca habia escuchado de esta de Moa, de crucial importancia para el desarrollo del Ejercito Oriental

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también