Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Jardines del Vaticano abren este jueves con imagen de la Virgen de la Caridad

| 43 |
Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre será colocada mañana en los Jardines del Vaticano, informó hoy el papa Francisco, quien envió un saludo a todos los fieles católicos cubanos.

Durante su catequesis en español, el Sumo Pontífice saludó también a los obispos venidos a Roma para esta ocasión.

Proclamada Patrona de Cuba para los católicos en 1916 por el papa Benedicto XV, la Caridad del Cobre está ligada estrechamente a la historia nacional y a sus luchas por la independencia, señaló la Radio del Vaticano.

Esta imagen acompañó en los campos de batalla a las tropas del Ejército Libertador contra el colonialismo español y fueron, precisamente, los veteranos de esa guerra quienes escribieron al Sumo Pontífice para su coronación, y obtuvieron una respuesta afirmativa el 10 de mayo de 1916.

Ochenta y dos años después, el 24 de enero de 1998, el papa Juan Pablo II coronó personalmente a la virgen en la plaza Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, durante una visita a la isla.

Según cuenta la leyenda, en 1612 dos hermanos descendientes de indígenas y un niño de origen africano que buscaban sal en la bahía de Nipe divisaron la imagen de la virgen cuando flotaba en el mar.

Para protegerla fue construida una ermita al borde del yacimiento, la cual se desplomó en 1906 como consecuencia de explosiones y excavaciones.

Fue el 8 de septiembre de 1927 que se levantó el actual Santuario del Cobre, situado en lo más alto del cerro Maboa, a 27 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba.

Se trata de uno de los sitios religiosos más venerados, que recibe regularmente la visita diaria de unas 500 personas.

La imagen que será incluida en los jardines del Vaticano es de bronce fundido y fue llevada a Roma por los obispos cubanos en mayo de 2008.

Según fuentes consultadas por Prensa Latina, la ceremonia comenzará a las 09:00 de la mañana.

En ella participarán el cardenal Tarcisio Bertone, el arzobispo de Santiago de Cuba y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos, Dionisio García, otros obispos cubanos y miembros del cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano y el Estado italiano.

Algunos historiadores coinciden en señalar que la Caridad del Cobre ha devenido genuinamente símbolo de la cubanía.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Faustino Puig dijo:

    A fines de los 60 hice escala en Roma por un dia camino a la India para una reunion tecnica internacional. Esa mañana, decidi llegarme al Vaticano (a la Plaza y a la Catedral de San Pedro) pues la oportunidad de conocer uno de los lugares mas historicos y artisticos del mundo, era unica. La Catedral es una edificacion imponente, de acuerdo con mi memoria, tiene 3 (es posible que sean 5) puertas de entrada. Yo entre por la del extremo derecho. A todo lo largo de ese costado del edificio estan situados nichos o altares (no se bien como se les llama) como es comun en muchas iglesias catolicas. En el
    segundo altar, entrando, estaba La Piedad ya protejida por un cristal. Haciendo la “colita” para poder asercarme a la escultura, me pongo a observar con detenimiento el primer altar. !Que sorpresa! EN ESE ALTAR ESTABA LA IMAGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE. En uno de los costados habia una pequeña placa de laton donde se señalaba el nombre (y año) de la persona que dono la imagen (o el altar). Desafortunadamente no recuerdo esos datos. Ahora esta noticia de que la imagen sera colocada en los jardines me hace pensar a) ¿seguia hasta ahora la imagen en el altar en que yo la vi? ¿habia sido retirada?

  • Angelita dijo:

    Que nuestra señora de la Caridad del cobre tienda su manto sobre nuestro bendito suelo y nos proteja de todas las desgracias que hoy tiene el mundo, guerras,epidemias terribles,terremotos,y que le de mucha salud y prosperidad a todos sus sirvos y en especial a mi comandante Fidel.

    • Athen dijo:

      Que así sea

  • yohanni dijo:

    Que bueno, estoy muy contento con la noticia.

  • Eisner dijo:

    Concidero que es un motivo de orgullo para todos que nuestra Patrona esté situada en los Jardines del Vaticano

  • r@f@ dijo:

    virgen mambisa, que tu luz radie sobre cada cubano paz, entendimiento, tolerancia, y muchas cosas buenas

  • Luis F. Rodríguez Villavicencio dijo:

    FELICITO A TODAS LAS PERSONAS QUE TIENEN PARTCIPACIÓN EN QUE ESTE ROTATIVO INFORMATIVO CUBADEBATE, POR SER DE LOS PRIMEROS EN EL DÍA EN QUE SE PUEDE ACCEDER A LA INFORMACIÓN MÁS FIDEDIGNA Y OPORTUNA QUE PUEDE NECESITAR UN PROFESIONAL, UN FUNCIONARIO O UN DIRECTIVO PARA COMPLEMENTAR SU DESEMPEÑO CON MEJOR ACIERTO.

    FEICIDADES CUBADEBATE

  • Isabel dijo:

    Vaya nuestra Patrona a hacer historia en el Vaticano. Me siento inmensamente orgullosa.

  • carlo alberto dijo:

    gracias al vaticano al papa por alto honor con nuestra vigen patrona de cuba y madre de todos los cubanos que los acompano en la guerra de emancipacion gracias gracias por todo y por la fe que le tenemos

  • aida dijo:

    Hermosa…..

  • sachiel dijo:

    Cuba en el Vaticano. Bien.

  • armando dijo:

    Saludos:

    CON EL MAYOR RESPETO A LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE :

    EL CIUDADANO FRANCISCO , QUE HACE UNOS DIAS EN COREA DEL SUR ARREMETIO CONTRA EL MATERIALISMO, HACIENDOLO RESPONSABLE DE LOS MALES QUE AQUEJAN EL MUNDO,

    QUIERE GANARSE PUNTOS A COSTA DE LA PATRONA DE CUBA.

    PARA ESAS ACCIONES CON LA VIRGEN DE CUBA TENDRA TIEMPO,

    !! QUE PRIMERO CONDENE AL GOBIERNO DE ISRAEL Y A EEUU, POR EL GENOCIDIO QUE SE COMETE CONTRA EL PUEBLO DE PALESTINA, CUNA DE LA CIVILIZACION MUNDIAL !!

    ¿¿ EN QUE DIOS CREE “EL PADRE FRANCISCO ??

    • argentina dijo:

      y donde! señor superdotado! DICE QUE NO LO ESTA CONDENANDO! que este sitio no publica todas las noticias del mundo, superdotado! publica lo que quiere, señor intolerante

  • ALEJANDRO dijo:

    VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE CONTINUA CUBRIENDO CON TU MANTO A TODOS LOS CUBANOS Y CUBANAS QUE TE IDOLATRAN EN TODO EL MUNDO, ASI COMO TODO AUQUEL SER HUMANO QUE COLOCA SU FE ANTE TU SAGRADO PODER.
    Orgullosos todos lo cubanos que en el vaticano este nuetra patrona representada.

    • Dayan dijo:

      Alejandro: disculpame por corregirte, pero es necesario hacerlo. El católico bien formado reconoce que la idolatría es un pecado, puesto que no se idolatra a la Virgen, ni a ningun santo(modelos de fe), se veneran, se respetan, como mismo recordamos a nuestros abuelos y seres queridos que ya no se encuentran con nosotros. Si aqui en la tierra intercedemos unos por los otros, ejemplo en la oración, ¿por qué no pedir la intercesión de aquellos cristianos que se encuentran unidos con Cristo?. Los tenemos como modelos de fe, ya que San Pablo no los dice en la escritura: Sigan mi ejemplo como yo sigo el ejemplo de Cristo Jesús. Por último hacerte saber que el culto de adoración solo esta reservado a Dios.
      Dios te bendiga y la Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra te abrace con su maternal amor, asi como lo hizo con Jesus, luz del mundo.

  • Mercy dijo:

    Que nuestra querida Virgen esté siempre junto a nuestro pueblo y nos ayude y ampare a conservar la paz, el amor y la felicidad de nuestros hogares y que nuestras familias esten siempre unidas en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad porque la familia es sagrada y asi le pido a nuestra patrona para que nuestros hogares esten siempre a salvo y unidas nuestras familias.

  • siviera dijo:

    Dios vendiga nuestra imagen

    • isaac dijo:

      No se como Dios va a vendecir una imagen, cuando Dios mismo dice en su palabra en los 10 Mandamientos:

      No tendrás otros dioses delante de mí.
      No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni
      abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto. Exodo 20:3,4y5

      • argentina dijo:

        testigo de Jehova o evangelico, supongo

      • La princesa 100% cubana dijo:

        Respeta a tus semejantes y sus crencias en cada persona que ama a dios, la biblia esta escrita en sentido figurado y cada cual hace su interpretacion, me parece que atacas y tratas de menospreciar una persona que ama dios, noimportalacreencia, ama y respeta

      • argentina dijo:

        me imagino te refieras a Isaac no? digo es que es Testigo de Jehova o evangelico porque generalmente son los que esgrimen estos argumentos, por lo menos los catolicos, que no son mejores que nadie, no andan por ahi diciendo que ellos son los unicos elegidos y amados por Dios y que los demas son la representacion de Satan

      • isaac dijo:

        No soy nada de lo que han dicho, y les dire que su problema no es conmigo sino con la palabra de Dios, o la biblia se equiboca o ustedes estan errados. Adorar una imagen es pecado la biblia esta llena de ejemplos, los catolicos lo reconocen asi ¿y que excusa ponen? ….que ellos no la adoran, sino que la veneran….., que ipocresia.Lo acepten o no pero textualmente dice ….no te haras imagen…… lean la biblia, si de verdad creen en Dios alli el les va a hablar preocupense por lo que el tiene que decirles. Un saludo a todos

      • Dayan dijo:

        Isaac: niegas ser practicante de cualquier religion, pero defiendes el tema como si fueras un protestante. Espero que la pasion o la ignaracia no sea un obstaculo para entender lo que aqui te expongo. Saludos.
        Ante todo hay que aclarar que para cualquier católico bien formado, la adoración de una imagen (ya represente un santo, un ángel o la misma Virgen) es un pecado contra el primer mandamiento de la ley de Dios. Si un católico “adora” una imagen, no es católico sino idólatra. Pero esto no debe confundirse con la “veneración” de las imágenes sagradas y de los santos. Se trata de dos cosas muy diversas.
        Es cierto que el texto de Éxodo 20,4-5 prohíbe la fabricación de imágenes, pero al mismo tiempo también es cierto que en el mismo libro, apenas cinco capítulos más adelante, Dios manda hacer imágenes en el Arca de la Alianza: …dos seres alados de oro labrado a martillo en los dos extremos, haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro. Los querubines formarán un cuerpo con el propiciatorio, en sus dos extremos. Estarán con las alas extendidas por encima, cubriendo con ellas el propiciatorio, uno en frente al otro, con las caras vueltas hacia el propiciatorio (Ex 25,18-20). Más adelante Dios manda, por medio de Moisés, fabricar la imagen de la serpiente de bronce: hazte una serpiente como ésas y ponla en el asta de una bandera. Cuando alguien sea mordido por una serpiente, mire hacia la serpiente del asta, y se salvará (Núm. 21,8-9). David entregó a Salomón, su hijo, un plano en donde se detallaba: para el altar del incienso, oro acrisolado según el peso; asimismo el modelo de la carroza y de los querubines que extienden las alas y cubren el arca de la alianza de Yahveh. Todo esto conforme a lo que Yahveh había escrito de su mano para hacer comprender todos los detalles del diseño (1Cro 28,18-19). El profeta Ezequiel (41,18) describe imágenes grabadas en el templo: estaban cubiertos de grabados alternados de seres alados y palmeras. No debemos tampoco olvidar que la misma Biblia recurre a las imágenes de Dios, pues los primeros capítulos del Génesis y los libros posteriores nos hablan de Dios por medio de imágenes “antropomórficas”, es decir, asignándole a Dios rasgos humanos, para poder hacerlo comprensible a los primeros oyentes y –luego– lectores de esos libros: Dios es descrito por el autor sagrado como modelando con sus manos la arcilla para hacer al hombre (cf. Gn 2,7), acerroja tras Noé la puerta del arca (cf. Gn 7,16) para estar seguro que no se perderá ninguno de los moradores; tiene el universo en su mano y cultiva a su pueblo como un viñador (cf. Is 5,1-7); su Espíritu aleteaba sobre las aguas al comienzo de la Creación (cf. Gn 1,2); descansa el séptimo día de la Creación (cf. Gn 2,3); se pasea por el Jardín al caer de la tarde y sus pasos hacen ruido (cf. Gn 3,8); Dios hace las túnicas de piel para Adán y Eva y Él mismo los viste con ellas (Gn 3,21); y si vamos al resto de la Biblia vemos a Dios descrito con pasiones humanas: se enoja, se arrepiente, se goza, se agita, etc. Y el Libro de los Salmos nos inunda con imágenes de Dios: tiene una voz que descuaja los cedros del Líbano y enciende llamaradas (Sal 29), mira desde lo alto morando en el cielo (cf. Sal 33,13), tiene ojos (cf. Sal 33,18), Dios unge con óleo (cf. Sal 45,8); está sentado en un trono (cf. Sal 47,9); sale al frente del pueblo como un guerrero (cf. Sal 68,8); tiene alas y plumas con las que cubre a sus hijos (cf. Sal 91,4); se arropa de luz como un manto (cf. Sal 104,2); se desliza sobre las alas del viento, usa a las nubes como carro (cf. Sal 104,3-4), etc. Todas éstas son imágenes literarias, pero no menos imágenes que un cuadro de Dios o una escultura. Dios no tiene manos, ni camina como los hombres, ni tiene pies para que sus pasos se escuchen, Dios no cose vestidos, ni cultiva como un labrador, ni viaja sentado en una nube, ni tiene ojos, ni se viste de luz material, etc.; todas éstas son imágenes tomadas del mundo de los hombres para dar a entender a nuestros pobres intelectos, la majestad divina. Pero si el literato puede usar imágenes, ¿por qué no puede usarlas el pintor o el escultor? Si podemos hacer imágenes en nuestra imaginación, ¿por qué no pueden hacerse en el exterior?
        Evidentemente esto nos muestra que la intención y el alcance de este mandamiento de Dios es otro. Los autores sagrados (y Dios que los inspira) no pretenden reaccionar principalmente contra una representación sensible, pues, como hemos dicho, la misma Biblia está colmada de representaciones sensibles y la historia del pueblo de Israel nos muestra que Dios manda varias veces hacer representaciones de cosas espirituales (como los querubines o la serpiente salvadora), sino que lo que intenta este mandamiento es luchar contra la magia idolátrica y preservar la trascendencia de Dios. Dios prohíbe la fabricación de imágenes destinadas a la adoración, porque el culto de adoración sólo corresponde a Dios. Es, pues, pecado de idolatría el adorar una imagen, sea representativa de Dios o de un santo, como si ésta fuera Dios. No es en cambio idolatría el solo hecho de representar a Dios con imágenes, ni el rendir a las imágenes una veneración que no termina en ellas sino en la persona venerada o en Dios mismo, del mismo modo que un joven que tiene sobre su mesa una fotografía de su novia o de su esposa no está enamorado del papel que la representa, aunque de vez en cuando la bese, sino de la persona retratada en esa foto de papel. Y lo mismo se diga de quien lleva consigo fotografías de sus hijos o de sus padres. Así como estas personas al mirar esos retratos piensan en las personas de carne y hueso que están allí retratadas y rezan por ellos a Dios, de la misma manera quien mira una imagen de un santo o de la Virgen, no se detiene en el papel, la terracota, el yeso o la madera de que están fabricadas sino en la persona real que, desde el cielo puede interceder por nosotros ante Dios.
        Éste es el motivo por el que el Concilio de Nicea reunido en el año 325 afirmó lo siguiente: “Siguiendo la enseñanza divinamente inspirada de nuestros santos Padres y la tradición de la Iglesia católica (pues reconocemos ser del Espíritu Santo que habita en ella), definimos con toda exactitud y cuidado que las venerables y santas imágenes, como también la imagen de la preciosa y vivificante cruz, tanto las pintadas como las de mosaico u otra materia conveniente, se expongan en las santas iglesias de Dios, en los vasos sagrados y ornamentos, en las paredes y en cuadros, en las casas y en los caminos: tanto las imágenes de nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, como las de nuestra Señora inmaculada, la santa Madre de Dios, de los santos ángeles y de todos los santos y justos”2.
        Si bien la fe no depende de nuestra visión, tampoco debemos despreciar las imágenes. De hecho, el mismo cuerpo de Jesús presente en este mundo era una imagen para sus discípulos; como dice el Catecismo: “la Iglesia siempre ha admitido que, en el cuerpo de Jesús, Dios que era invisible en su naturaleza se hace visible”3. Y también: “lo que había de visible en su vida terrena conduce al misterio invisible de su filiación divina y de su misión redentora”4.
        Las imágenes de santos y otras cosas sagradas, cumplen una función muy importante en la vida de la Iglesia. No nos dan la fe, pero a través de ellas permiten a nuestra naturaleza, que es a la vez corporal y espiritual, remontarse a Dios de modo connatural.
        La Iglesia ha condenado siempre la adoración de las imágenes. Así, por ejemplo, en el segundo concilio de Nicea (año 787), hablando de la adoración de las imágenes, dice que “no está de acuerdo con nuestra fe, que propiamente da adoración a la naturaleza divina, aun cuando haya gestos que tengan apariencia de adoración, como aquéllos con los que se honra la figura de la vivificante cruz o los libros santos de los evangelios así como otros objetos sagrados”.
        El catecismo del Concilio de Trento (año 1566) enseñó que se comete idolatría “adorando ídolos e imágenes como si fueran Dios, o creyendo que ellos poseen alguna divinidad o virtudes que les dé derecho a recibir nuestra adoración, a elevarle nuestras oraciones o a poner nuestra confianza en ellos”. Y el Catecismo de la Iglesia Católica explica que “la Escritura constantemente nos recuerda que hay que rechazar los ídolos de plata y oro, la obra de manos de los hombres. Ellos tienen boca pero no hablan, ojos pero no ven. Estos ídolos vacíos hacen vacíos a sus adoradores, aquéllos que los hacen son como ellos, así como todos los que confían en ellos (Sal 115,4-5, 8)”5.

      • Dayan dijo:

        Isaac: Niegas ser practicante de cualquier religion, pero defiendes el tema como si fueras un protestante. Espero que la pasion o la ignorancia no sea un obstaculo para entender lo que aqui te expongo. Saludos.
        Ante todo hay que aclarar que para cualquier católico bien formado, la adoración de una imagen (ya represente un santo, un ángel o la misma Virgen) es un pecado contra el primer mandamiento de la ley de Dios. Si un católico “adora” una imagen, no es católico sino idólatra. Pero esto no debe confundirse con la “veneración” de las imágenes sagradas y de los santos. Se trata de dos cosas muy diversas.
        Es cierto que el texto de Éxodo 20,4-5 prohíbe la fabricación de imágenes, pero al mismo tiempo también es cierto que en el mismo libro, apenas cinco capítulos más adelante, Dios manda hacer imágenes en el Arca de la Alianza: …dos seres alados de oro labrado a martillo en los dos extremos, haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro. Los querubines formarán un cuerpo con el propiciatorio, en sus dos extremos. Estarán con las alas extendidas por encima, cubriendo con ellas el propiciatorio, uno en frente al otro, con las caras vueltas hacia el propiciatorio (Ex 25,18-20). Más adelante Dios manda, por medio de Moisés, fabricar la imagen de la serpiente de bronce: hazte una serpiente como ésas y ponla en el asta de una bandera. Cuando alguien sea mordido por una serpiente, mire hacia la serpiente del asta, y se salvará (Núm. 21,8-9). David entregó a Salomón, su hijo, un plano en donde se detallaba: para el altar del incienso, oro acrisolado según el peso; asimismo el modelo de la carroza y de los querubines que extienden las alas y cubren el arca de la alianza de Yahveh. Todo esto conforme a lo que Yahveh había escrito de su mano para hacer comprender todos los detalles del diseño (1Cro 28,18-19). El profeta Ezequiel (41,18) describe imágenes grabadas en el templo: estaban cubiertos de grabados alternados de seres alados y palmeras. No debemos tampoco olvidar que la misma Biblia recurre a las imágenes de Dios, pues los primeros capítulos del Génesis y los libros posteriores nos hablan de Dios por medio de imágenes “antropomórficas”, es decir, asignándole a Dios rasgos humanos, para poder hacerlo comprensible a los primeros oyentes y –luego– lectores de esos libros: Dios es descrito por el autor sagrado como modelando con sus manos la arcilla para hacer al hombre (cf. Gn 2,7), acerroja tras Noé la puerta del arca (cf. Gn 7,16) para estar seguro que no se perderá ninguno de los moradores; tiene el universo en su mano y cultiva a su pueblo como un viñador (cf. Is 5,1-7); su Espíritu aleteaba sobre las aguas al comienzo de la Creación (cf. Gn 1,2); descansa el séptimo día de la Creación (cf. Gn 2,3); se pasea por el Jardín al caer de la tarde y sus pasos hacen ruido (cf. Gn 3,8); Dios hace las túnicas de piel para Adán y Eva y Él mismo los viste con ellas (Gn 3,21); y si vamos al resto de la Biblia vemos a Dios descrito con pasiones humanas: se enoja, se arrepiente, se goza, se agita, etc. Y el Libro de los Salmos nos inunda con imágenes de Dios: tiene una voz que descuaja los cedros del Líbano y enciende llamaradas (Sal 29), mira desde lo alto morando en el cielo (cf. Sal 33,13), tiene ojos (cf. Sal 33,18), Dios unge con óleo (cf. Sal 45,8); está sentado en un trono (cf. Sal 47,9); sale al frente del pueblo como un guerrero (cf. Sal 68,8); tiene alas y plumas con las que cubre a sus hijos (cf. Sal 91,4); se arropa de luz como un manto (cf. Sal 104,2); se desliza sobre las alas del viento, usa a las nubes como carro (cf. Sal 104,3-4), etc. Todas éstas son imágenes literarias, pero no menos imágenes que un cuadro de Dios o una escultura. Dios no tiene manos, ni camina como los hombres, ni tiene pies para que sus pasos se escuchen, Dios no cose vestidos, ni cultiva como un labrador, ni viaja sentado en una nube, ni tiene ojos, ni se viste de luz material, etc.; todas éstas son imágenes tomadas del mundo de los hombres para dar a entender a nuestros pobres intelectos, la majestad divina. Pero si el literato puede usar imágenes, ¿por qué no puede usarlas el pintor o el escultor? Si podemos hacer imágenes en nuestra imaginación, ¿por qué no pueden hacerse en el exterior?
        Evidentemente esto nos muestra que la intención y el alcance de este mandamiento de Dios es otro. Los autores sagrados (y Dios que los inspira) no pretenden reaccionar principalmente contra una representación sensible, pues, como hemos dicho, la misma Biblia está colmada de representaciones sensibles y la historia del pueblo de Israel nos muestra que Dios manda varias veces hacer representaciones de cosas espirituales (como los querubines o la serpiente salvadora), sino que lo que intenta este mandamiento es luchar contra la magia idolátrica y preservar la trascendencia de Dios. Dios prohíbe la fabricación de imágenes destinadas a la adoración, porque el culto de adoración sólo corresponde a Dios. Es, pues, pecado de idolatría el adorar una imagen, sea representativa de Dios o de un santo, como si ésta fuera Dios. No es en cambio idolatría el solo hecho de representar a Dios con imágenes, ni el rendir a las imágenes una veneración que no termina en ellas sino en la persona venerada o en Dios mismo, del mismo modo que un joven que tiene sobre su mesa una fotografía de su novia o de su esposa no está enamorado del papel que la representa, aunque de vez en cuando la bese, sino de la persona retratada en esa foto de papel. Y lo mismo se diga de quien lleva consigo fotografías de sus hijos o de sus padres. Así como estas personas al mirar esos retratos piensan en las personas de carne y hueso que están allí retratadas y rezan por ellos a Dios, de la misma manera quien mira una imagen de un santo o de la Virgen, no se detiene en el papel, la terracota, el yeso o la madera de que están fabricadas sino en la persona real que, desde el cielo puede interceder por nosotros ante Dios.
        Éste es el motivo por el que el Concilio de Nicea reunido en el año 325 afirmó lo siguiente: “Siguiendo la enseñanza divinamente inspirada de nuestros santos Padres y la tradición de la Iglesia católica (pues reconocemos ser del Espíritu Santo que habita en ella), definimos con toda exactitud y cuidado que las venerables y santas imágenes, como también la imagen de la preciosa y vivificante cruz, tanto las pintadas como las de mosaico u otra materia conveniente, se expongan en las santas iglesias de Dios, en los vasos sagrados y ornamentos, en las paredes y en cuadros, en las casas y en los caminos: tanto las imágenes de nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, como las de nuestra Señora inmaculada, la santa Madre de Dios, de los santos ángeles y de todos los santos y justos”2.
        Si bien la fe no depende de nuestra visión, tampoco debemos despreciar las imágenes. De hecho, el mismo cuerpo de Jesús presente en este mundo era una imagen para sus discípulos; como dice el Catecismo: “la Iglesia siempre ha admitido que, en el cuerpo de Jesús, Dios que era invisible en su naturaleza se hace visible”3. Y también: “lo que había de visible en su vida terrena conduce al misterio invisible de su filiación divina y de su misión redentora”4.
        Las imágenes de santos y otras cosas sagradas, cumplen una función muy importante en la vida de la Iglesia. No nos dan la fe, pero a través de ellas permiten a nuestra naturaleza, que es a la vez corporal y espiritual, remontarse a Dios de modo connatural.
        La Iglesia ha condenado siempre la adoración de las imágenes. Así, por ejemplo, en el segundo concilio de Nicea (año 787), hablando de la adoración de las imágenes, dice que “no está de acuerdo con nuestra fe, que propiamente da adoración a la naturaleza divina, aun cuando haya gestos que tengan apariencia de adoración, como aquéllos con los que se honra la figura de la vivificante cruz o los libros santos de los evangelios así como otros objetos sagrados”.
        El catecismo del Concilio de Trento (año 1566) enseñó que se comete idolatría “adorando ídolos e imágenes como si fueran Dios, o creyendo que ellos poseen alguna divinidad o virtudes que les dé derecho a recibir nuestra adoración, a elevarle nuestras oraciones o a poner nuestra confianza en ellos”. Y el Catecismo de la Iglesia Católica explica que “la Escritura constantemente nos recuerda que hay que rechazar los ídolos de plata y oro, la obra de manos de los hombres. Ellos tienen boca pero no hablan, ojos pero no ven. Estos ídolos vacíos hacen vacíos a sus adoradores, aquéllos que los hacen son como ellos, así como todos los que confían en ellos (Sal 115,4-5, 8)”5.

      • burundanga dijo:

        Estimado Isaac, si tus bendiciones son con V allá tú, las mías y las de mi pueblo son con B

  • Dr: JLIZ dijo:

    Muy bien essa es nuestra patrona y yo le debo mucho va a estar en un sitio merecido para ella gracias

  • DAG dijo:

    Estoy muy de acuerdo contigo Mercy,que siempre nos proteja ,como toda buena madre,siempre me he sentido muy identificada con ella ,no solo por ser nuestra patrona,si porque además ese día es mi cumpleaños,así que me siento su hija

  • Liset dijo:

    Bendiciones a nuestra Madre y de ella, te amo, Caridad del cobre!!!!!!!!!

  • Marina dijo:

    Mi madre me nombró de la Caridad porque ayudó a que yo naciera y como toda una Maria el se;or es contigo ruega por todos los cubanos danos mucha paz ,salud y bienestar protegenos de todo mal Nuestra Patrona de CUBA orgullo de los cubanos

  • Hector IJ dijo:

    Virgen de la Caridad del Cobre, por mi madre aprendí a adorarte. Siempre estarás en mi corazón. Digamos no a las guerras y vivamos en paz, como hermanos.

  • Basilio dijo:

    En esta próxima celebración 8 de septiembre oremos porque nuestra Patrona derrame sobre nuestra Patria bendiciones de paz, concordia y amor.
    Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Cienfuegos

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también