Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

En fotos, Expedición al templo de la Serpiente Emplumada

| 6 |
Agujero de acceso a la excavación arqueológica. Foto: Sergio Gómez.

Agujero de acceso a la excavación arqueológica. Foto: Sergio Gómez.

Para llegar al inframundo, a las entrañas del templo de la Serpiente Emplumada, la pirámide de donde emanaba el poder de Teotihuacan, una de las sociedades más complejas y menos conocidas del México prehispánico, hay que bajar quince metros bajo tierra y empezar a recorrer un túnel sellado hace 1.800 años con 25 muros y toneladas de piedras y tierra. Fue descubierto en 2003 pero todavía guarda su mayor sorpresa: lo que los arqueólogos esperan que sea el cementerio de los gobernantes de la conocida como ‘ciudad de los dioses’.

“Es algo increíble”, dice el director del proyecto Tlalocan (‘camino bajo la tierra’ en náhuatl), el arqueólogo mexicano Sergio Gómez, que este otoño prevé anunciar los primeros resultados oficiales de la excavación.

Recorrer los cien metros del túnel que acaba en tres cámaras situadas justo debajo del eje de la pirámide es un viaje al ‘inframundo’, recreado a imagen y semejanza del mundo exterior. Los teotihuacanos excavaron hasta llegar a los mantos freáticos para que el agua inundara algunas partes, “como si fueran ríos”, explica Gómez mientras guía a EL MUNDO hacia “la región sagrada de los muertos. La emoción se refleja en su rostro.

A pocos metros de la entrada un agujero vertical perfecto conecta con el exterior. Hace 2000 años quizás fue un observatorio astronómico. Hace una década fue el lugar que se hundió por azar durante los trabajos de conservación de la pirámide de la Serpiente Emplumada y desveló a Gómez y a su colega francesa Julie Gazzola, la existencia del túnel.

Una vez en el interior, después de bajar por una instalación metálica similar a la de una mina, el silencio es sepulcral. Unas tablas de madera en el suelo permiten caminar sin dañar la excavación y atraviesan los muros que hace casi dos milenios quisieron evitar la llegada de intrusos. Al menos en una ocasión fueron reabiertos por los propios teotihuacanos y vueltos a sellar. En el techo hay polvo metálico (pirita, magnetita), era su cielo. “Cuando entraban con las antorchas, ese polvo, que molieron y con el que pintaron las paredes, debía brillar como si fuera la cúpula celeste”.

A mitad del túnel, que va de oeste a este, dos cámaras se abren, una a cada lado. En una de ellas, había “más de 300 esferas metálicas de tamaños que van de los 2 a los 25 centímetros cuyo simbolismo desconocemos”. “¿Tal vez gotas de agua?”, se pregunta Gómez.

A unos 30 metros del final, el túnel desciende. “A partir de aquí no se puede pasar”, advierte el arqueólogo. Al otro lado está el gran hallazgo en el que todavía trabajan, las tres cámaras que sospechan albergan a los gobernantes de Teotihuacan.

“Cuanto más nos acercábamos al final más ofrendas había”. En total, llevan rescatados 70.000 entre esferas, cuentas de collares de jade, miles de semillas (algunas de plantas rituales), esqueletos de felinos que podrían ser jaguares, miles de utensilios de madera aparentemente bastones de mando, cientos de esculturas…

“Tardaremos años en analizar todo lo que estamos encontrando pero lo más importante sería hallar las tumbas de los gobernantes porque nos daría claves para entender cómo se organizaba el poder”. “Por ejemplo -continua el investigador-, si hubiera varios cuerpos, hacer pruebas de ADN podría mostrarnos si el poder era hereditario”.

Robots, los guías del inframundo

El proyecto Tlalocan, financiado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) y en el que han colaborado medio centenar de expertos, desde físicos nucleares a ingenieros, es una excavación pionera en el uso de las más modernas tecnologías.

Se utilizó un escáner láser y un georradar para las primeras aproximaciones al túnel pero fueron dos robots creados por un ingeniero del Instituto Politécnico Nacional, Hugo Armando Guerra, los verdaderos guías al inframundo teotihuacano, algo que solo se había usado antes -y de forma mucho más puntual- en Egipto, en la pirámide de Keops.

Nombrados como el dios de la fertilidad (o dios de la lluvia), Tlaloc I y Tlaloc II son similares a coches todoterrenos teledirigidos y armados con cámaras infrarrojas. El segundo, más pequeño y sofisticado, tenía además un ‘robot insecto’ que se separaba de él para introducirse por las grietas más complicadas.

Gracias a los robots se pudo programar al detalle la excavación que también tuvo que lidiar con problemas como el exceso de gas radón en el túnel, que obligó al uso de extractores y a limitar el tiempo de trabajo de los arqueólogos en el interior.

Una ciudad llena de enigmas

Teotihuacan, patrimonio de la Humanidad y ubicada al norte de Ciudad de México, fue una de las sociedades más complejas de Mesoamérica. Se desarrolló del siglo II A.C.. al VII-VIII de nuestra era cuando fue abandonado, no sé sabe muy bien por qué.

En sus tiempos de esplendor llegó a tener una población de 200.000 habitantes de distintas culturas y abarcó 23 kilómetros cuadrados de los que solo se ha excavado un 5%.

Según explicó Gómez, era una sociedad extremadamente desigual, superpoblada, que desarrolló las ciencias de las élites (astronomía, por ejemplo) pero no las del pueblo llano y donde tenían lugar sacrificios humanos.

“Tenía vínculos con Tikal (Guatemala) y Copan (Honduras) lo que nos hace pensar en el inmenso poder teotihuacano pero tenemos muchas dudas sobre estructuras de poder, el sistema de gobierno, la lengua que hablaban o su sistema de escritura” porque se localizaron glifos pero todavía no han sido descifrados.

Ni siquiera se sabe cómo llamaban a la ciudad sus habitantes ya que el topónimo que significa “ciudad de los dioses” o “el lugar donde fueron hechos los dioses”, es de origen náhuatl y se lo pusieron pueblos prehispánicos más modernos que lo utilizaron como santuario.

Tres impresionantes pirámides, la del Sol (una de las más grandes de Mesoamérica), la de la Luna y la de la Serpiente Emplumada, ubicada en la plaza de la ciudadela, eran sus edificios emblemáticos. Pero, además, la ciudad estaba meticulosamente planificada, con palacios, conjuntos residenciales y barrios donde se hacinaban los trabajadores y con todos los muros y calles con exactamente la misma orientación. “Llegaron a destruir muchos edificios para cambiar la orientación ¡tres grados!”, apunta Gómez.

La pirámide del Sol (también con un túnel pero que fue saqueado) está relacionada con la fuerza, la fertilidad y el origen de la vida. La de la Serpiente Emplumada al poder político. Pero el investigador asegura que la ciudadela también se concibió como un santuario donde se hacían rituales para legitimar a los gobernantes”.

De hecho, creen que la gran plaza, que podría albergar a 100.000 personas, se construyó para ser inundada. “Los drenajes de la plaza están rellenos con ofrendas de todo tipo y en uno de los laterales encontramos 50 cuerpos decapitados y mutilados lo que hace pensar en un ritual para recrear el nacimiento del mundo”, indica Gómez.

Pero si se confirma que bajo la Serpiente Emplumada están los gobernantes de Teotihuacan no solo se podrá entender mejor esta sociedad sino también “el proceso de desarrollo de la humanidad”.

(Con información de El Mundo)

Templo de Quetzalcoatl. Foto: Sergio Gómez.

Templo de Quetzalcoatl. Foto: Sergio Gómez.

Muros localizados junto a la entrada del túnel, a 15 metros de profundidad. Foto: Sergio Gómez.

Muros localizados junto a la entrada del túnel, a 15 metros de profundidad. Foto: Sergio Gómez.

Uno de los robots 'guía' en los túneles de la excavación. Foto: Sergio Gómez.

Uno de los robots ‘guía’ en los túneles de la excavación. Foto: Sergio Gómez.

Imagen aérea de Teotihuacan. Foto: Sergio Gómez.

Imagen aérea de Teotihuacan. Foto: Sergio Gómez.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Judas dijo:

    como me gustaria estar alli sacando tierra y descubriendo historias

  • EL GARRAPATO dijo:

    !Que maravillas históricas debe encerrar ese templo! Las culturas precolombinas tuvieron un desarrollo muy amplio y desdichadamente muchas de sus creaciones se destruyeron, pero es bueno que se sigan descubriendo detalles de ellas como este túnel y como los nuevos dibujos de Nazca que han salido a la luz nuevamente y de los que tan poco se conoce…

  • Flavio dijo:

    Me impresiono sobremanera por la extraordinaria similitud entre todo lo concerniente a estas pirámides y las de Egipto, que distan miles de kilómetros y están separadas actualmente por un océano.
    ¿Alguien me puede sugerir alguna teoría o hipótesis que aporte una explicación satifactoria al respecto?

    Flavio, el arqueólogo.

  • Flavio dijo:

    ¿Cuánto valdrá cada pieza que ahí se encuentre?
    ¿Será protegido como Patrimonio de la Humanidad el 100% de todo lo que ahí se encuentre?
    ¿Tomarán partido en este asunto las mafias que gobiernan y controlan a México?
    ¡Ahí hay mucho billete: por la explotación turística del sitio y por el valor de las piezas ahí encontradas!

    Flavio, el arqueólogo.

  • Ono doken dijo:

    Tlalocan ” lugar bajo la tierra ” NO MAMEN DE DONDE SACAN ESAS ETIMOLOGÍAS ????? “DIOSES” y esos de donde los sacaron Teotiwakan ” lugar donde nacen se hacen etc. Los dioses ???? Pero qué españolada taaaan chafa!!!

    • anthony dijo:

      ehh?? en español por favor…

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también