Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

¿Estamos al borde de la deuda ecológica?

En este artículo: Deforestación, Medio Ambiente
| 4

crisis ecológica

Ecologistas advierten que se está arribando a un límite peligroso para la sostenibilidad de la vida en la Tierra debido a que la humanidad está explotando y gastando los recursos naturales del planeta más rápido de lo que puede producirlos.

Lo que nuestro planeta produce en un año nosotros lo gastamos en ocho meses. El mundo alcanzó el pasado 20 de agosto de 2013, el Día del Exceso de la Tierra, un momento del año en el que la humanidad ha agotado los recursos que producen el suelo, los bosques y el mar, sobrepasando la capacidad anual que tiene el planeta para compensar el gasto de su producción, incluyendo la absorción del dióxido de carbono.

Este problema, que se acentúa cada vez más, está empujando al planeta hacia una ‘deuda ecológica’. Ya en 1961 la humanidad hizo uso de cerca de tres cuartas partes de la capacidad natural del planeta para generar alimentos y madera y absorber la contaminación.

La organización Global Footprint Network calcula a diario el desgaste que producimos y advierte que “el mundo necesitaría dos mundos y medio para sostenerse”. En otras palabras, es como si el consumo de un país como Italia fuese cuatro veces mayor de lo que es capaz de producir el país por sí mismo. La organización también advierte que los países o Gobiernos que ignoran los límites de sus recursos a la hora de tomar decisiones están arriesgando su estabilidad y su sostenibilidad económica a largo plazo.

La desaparición de los recursos naturales debido a la deforestación, la contaminación y la pérdida de la biodiversidad, entre otras causas, provocará el colapso del sector agrícola y del pesquero, así como de la industria, obligándoles a aumentar el precio de sus productos y llegando a un límite en el que escaseen los recursos para satisfacer las necesidades básicas de la población mundial, lo que provocaría disturbios sociales y guerras, entre otras peores consecuencias.

“Estas crisis ambientales y económicas que estamos viviendo son los síntomas de una inminente catástrofe. La humanidad está usando más de lo que el planeta puede ofrecer”, denuncian desde Global Footprint Network.

(Tomado de Russia Today)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Habanera 45 dijo:

    Es cuando menos una gran falta de objetividad decir que “nosotros” gastamos en ocho meses lo que la naturaleza produce en un año, que “la humanidad” está usando más de lo que el planeta puede ofrecer cuando se sabe desde hace mucho y con cifras incuestionables de organizaciones mundiales reconocidas, que es el mundo industrializado el que con sus patrones erróneos de consumo agota los recursos de la humanidad por su explotación intensiva dondequiera que estén. Son los que más comen, los que más petróleo gastan, los que más contaminan, los que más participan en guerras; caen sobre la mano de obra y los recursos del resto de las naciones como buitres, descarnándolos.
    El consumo es desigual porque la distribución mundial de riquezas es desigual, porque se alienta el consumismo y no la satisfacción de las necesidades básicas, y ese es un aspecto de voluntad política, no planamente ecológica. Para mí estas denuncias se quedan cortas, describen nuevamente una verdad conocida y por lo visto se conforman con contemplar la muerte anunciada.

  • Ramón C dijo:

    Bueno, según la Fundación INternacional de la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), este 2014 le ganamos un día al año anterior en la fecha en que la humanidad cruza el límite de la capacidad del planeta para regenerar lo que debe ser consumido en un año. Si en 2013 el llamado día del rebasamiento ocurrió el 20 de agosto, esta vez el cálculo arrojó que adelantamos un día, el 19/8, cuando hace apenas 21 años el hecho ocurría en la segunda mitad de octubre, pues sucede que desde la década del 70 la humanidad está en situación de deuda ecológica con el planeta. Desde entonces nuestra “huella” es cada vez mayor, en detrimento de la propia vida. Qué vamos a legarle a nuestros nietos, si como atinadamente nos dice cada noche Walter Martínez en Dossier, esta es nuestra única y contaminada nave espacial.
    Humildemente les propongo leer este resumen que con análisis de varias agencias preparé para mi blog: http://www.fanalcubano.blogspot.com/2014/08/huella-ecologica-humana-consume-en.html#more

    Un saludo cienfueguero.

  • Francisco Gomez dijo:

    Miremos en Colombia hace aproximadamente 10 años eramos el segundo País en el Mundo rico en aguas (Hidrología) y ahora con el fenomeno del niño, vemos con preocupación como hay Deptos. que están pasando sequías, muriendosen los niños y los animales de SED y la culpabilidad de todo ello son las Políticas de los Gobernantes, que miran con ansias las riquezas de los poderosos, más no el bienestar de los Pueblos, ahora estamos de sextos en riqueza hidrica, sabiendo la riqueza que nos prevee la Naturaleza

  • Alicia dijo:

    COINCIDO CON HABANERA 45, LAS CLASES ALTAS Y MEDIAS DE PAISES INDUSTRIALIZADOS CONSUMEN MAS DE LO NECESARIO, LOS POBRES DE ESOS MISMOS PAISES, LOS HAMBRIENTOS SIN CASA VESTIDOS CON HARAPOS, VICTIMAS DE GUERRA O LA SEQUIA EN AFRICA, QUE CUENTAN MILLONES, ESOS,
    “NO CONSUMEN NADA”, LOS DESAMPARADOS FRUTO DE LA MALA DISTRIBUSION DE LA RIQUEZA, NO SON CONSIDERADOS ‘ESPECIES PROTEGIDAS’.
    LAS ORGANIZACIONES Y SUS VOCEROS DEBERIAN ANALIZAR MEJOR EL LENGUAGE QUE UTILIZAN EN SUS COMENTARIOS.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también